Hola, ¿qué tal va su día, excelente? Espero que si, o al menos digerible.

Buenas noches o momento del día en en que te encuentras leyendo esto, estoy de vuelta con un nuevo capitulo, así que espero les guste.

DESCLEMIER : Hihg School Fleet (Haifuri), No me pertenece.


—¿Piratas? hoy en día es imposible.—Dijo la pelinegra exaltada y tapando una parte del teléfono para dar instrucciones de buscar a Akeno.

—Vimos la bandera que ondeaba, y como acomodaban a mi capitana para amarrarla. Solo nos dejaron su gorra.—Dijo la alemán que también pensaba extintos a este tipo de gente.

—Informare a la escuela y entonces...—Fue interrumpida.

—Si lo haces, nos sacaran del caso y yo al meno no voy a esperar me traigan malas noticias.—Dijo decidida la rubia y algo molesta.—Te llamare en un rato para darte la ubicación, pero si no aceptas eso, solo te pido no nos delates.—Pidió antes de cortar.

...

—Vaya, han venido, pensé que informarían a la escuela.—Opino la rubia mientras se anclaba el Harekaze cerca al suyo.

—Lo iba a hacer, pero ella nos importa.—Respondió la mujer pelinegre que había sido dejada por su mala suerte al punto de haber igualado la belleza de sus hermanas.

—Sobre todo a ti.—Comento con una sonrisa y alzando una ceja la rubia mientras guiaba a la mujer a la sala donde las segundas esperaban a empezar un plan.

—Bueno llevamos casi un año, no es cualquiera.—Dijo algo irritada Shiro que llevaba en mano la gorra de su capitana.

—Bien podemos empezar.—Dijo con emoción la rubia.

Isla rocosa. En una celda.

—Buenos días bella durmiente.—Susurro un hombre con cara algo malvada, haciendo brincar a Akeno.— Ya despertó la ultima.—Anuncio con una sonrisa de oreja a oreja.

—¿Por qué no hablan?—Pregunto con una sonrisa cínica el hombre de barba frente a ellas.

—Bevor sie tot sind, um zu reden oder um Informationen wie Steve in den Müll zu werfen. Idioten (Antes muerta que hablar, o revelar información a basura como ustedes. Idiotas.)—Dijo un chica de cabellos lila en su idioma natal.

—Dean, apártate.—Grito el de barba que tomo del cuello a la joven.

—Señor...—Dijo molesto y sin querer verlo.

—Jovencitas solo queremos sus nombres y algo de información.—Dijo calmado tomando el hombro del otro para que se apartara definitivamente.

—Nutzloser Müll.(Basura inútil)—Grito de nuevo.

—¿Qué has dicho?—Pregunto Dean sacando la espada que traía.

—Alguna de ustedes traduzca.—Ordeno el que al parecer era el líder.

—No entendimos que dijo.—Respondió y hablo por fin la única de las presente que se notaba mayor de cabellos café oscuro.

—Yo si.—Dijo un hombre de estatura promedia, fornido y de cabello castaño oscuro.— Y me sorprende que tan joven, y hablé así señorita. Vamos chicos retírense es hora de que tomen un baño aprovechando que están despiertas.—Finalizo el hombre que en automático consiguió que casi todos dejaran el lugar, y la gorra indicaba a una parte que se habían equivocado.

—Bestias, ninguna se desnudara frente suya.—Grito Akeno con una mirada amenazante.

—Nosotros pasaremos a retirarnos, mi esposa les ayudará. Y por cierto es buena con el cuchillo.—Dijo yéndose y cerrando con el candado que había atorado en la puerta.

... Cabina del Musashi

—Bien, aquí hay dos grandes preguntas, ¿Cómo supieron nuestra posición exacta? ¿ y como vencieron a nuestras capitanas?—Pregunto la almirante del Mushasi algo enfadada.

—Algún radar o comunicador con relaciones nuestras.—Opino una de las presente por parte del ...

—Bueno eso es, hay que investigar si algún barco se a perdido o hundido.—Dijo Mashiro mientras miraba el mapa que tenían y registraba las islas a los alrededores.

—No sería un problema sabrían que planeamos algo.—Dijo la rubia apoyada en una de las esquinas.

—No necesariamente, podemos solicitarlo por linea diciendo que es el reporte del que alguna quiere hablar.—Dijo la pelinegra revisando los registros que su sistema había detectado.— Porque la otra posibilidad es un infiltrado de la escuela o las instalaciones.

—No importa hay que buscar una forma para comunicarnos sin llamar la atención a la escuela y a los secuestradores de ser el caso de que tengan conexión con nuestros equipos.—Dijo algo desesperada la almirante de la otra tripulación afectada.

—Ahora, mi capitán dio pelea, es de las mejores en nuestra clase.—Dijo orgullosa la alemana, mientras veía la gorra de su capital y amiga.

—La nuestra está preparada en defensa personal.—Dijeron las que habían entrado del Mushashi.

—La mía no dudo la agarraron dormida. Todo porque no toma en serio cuando le quiero enseñar.—Dijo tras suspirar Mashiro.

Volviendo con nuestras capitanas.

—Bien, ¿quien será primera? —Pregunto una mujer de cabellos negros, un ojo azul, algunas arrugas, con una sonrisa amplia, y un parche negro.

—Estamos bien.—Dijo la mayoría tras verse.

—No, lo creo, además la próxima hora de baño y comer será hasta las 10pm, y recién son las 10am.— Confeso mientras terminaba de llenar la tina que hacia unos segundos unos hombres curpulentos habían dejado.— ¿Aguantaran tanto tiempo? —Pregunto sacando sus llave.

—Yo solo quiero la comida.—Dijo la mayor de las jóvenes que solo miraba enojada pues sus ojos cafés eran demasiado expresivos.

—No habrá, si ninguna se baña.—Explico algo molesta de que estas jovencitas fueran obstinadas.

—Aceptamos, iré yo.—Dijo la joven mas pequeña en estatura.

—Me dices tú nombre.—Pidió mientras le entregaba un jabón.

—No importa.—Dijo molesta retirándose su uniforme.

—Si lo hace; me llevaré sus ropas a lavar.—Indico al ver que muchas aun apenadas intento pelear con la mujer al ver que tomaría su ropa.

—Son demasiados amables.—Dijo con ironía Akeno que soltó sus prendas y recibía el jabón.

—No queremos lastimar a nadie,—dijo antes de volver a sonreír— pero el objetivo de mi esposo no será posible sin su ayuda.

—¿Cuál es ese?—Pregunto Moeka que miraba la tina donde entraría.

—Acaban de llegar, por ahora preocupe se de disfrutar el baño y comer.—Dijo que susurro algo a una de las chicas que habían entrado con ella, pues su esposo no la hubiera dejado sola con sus "nuevas miembros".

—Y vivir entre estos barrotes. —Bufo la joven que se estaba mordiendo la lengua para no hacer algo, pero sabia que tenia mucha información y no se arriesgaría a perder a las estudiantes que se ve pronto serian unas Blue Marmaids.

—El sarcasmo sobra.—Dijo con cierto brillo en sus ojos y sacando un cuchillo de su cintura.

—Capitana del Admiral Speed, Tea Kreutzer...—Dijo la la de cabellos lila sin mostrar importancia al cuchillo que apuntaba a su frente.

—Capitana del Mushashi, Moeka China.—Dijo la peligris con una pequeña sonrisa.

—Capitana del Defense, Misaki Sakura...—Dijo con frialdad la mujer joven, que tampoco oculto su necesidad por salvar a la otra chica, pero las ayudantes de la mujer la había agarrado.

—Capitana del Harekaze, Misaki Akeno.—Dijo sin poder ocultar su miedo.

—Cuidado.—Dijo una de las niñas que seguida a su "madre" siempre.

—¿Madre, estas bien?—Pregunto una de la que agarraba a Sakura.

—Si, un pequeño mareo.—Respondió mas por instinto que por estar bien.

—Nosotras nos encargamos, madre; usted vaya y descanse.—Dijo la mujer, que antes de ir con quien hablaba golpeo en el rosto a la castaña, que solo sonrió.

—Pero...

—No te preocupes.—Indico cambiando su porte, y dando ordenes a las dos niñas llevársela. Cerrando tras que se fuera y antes de dejar tocaran el agua, a Akeno y las demás le propinaron un par de golpes.

Cabina del Musashi.

—¿Donde buscamos?—Pregunto la jefa de torpedos del Mushashi.

—Alguna isla en medio de nuestras ubicaciones.—Dijo Kouko que no despegaba su vista de su tableta.

—La más cercana debe estar al menos a ocho a diez horas, si no es que sigue en el agua.—Dijo frustada la primer oficial del Musashi.

—Era una lancha, no creo que llegue lejos por si sola.— Dijo Mii-chan tras golpear la mesa y es que ella revisaba un mapa que la escuela les habia dado, aparte del que habían hecho.

—La ayuda de las blue mermaids va ser necesaria, entre nosotras no cubriremos mucho y solo podemos pedir que sigan dentro de nuestras aguas.—Dijo Munetani que no quería perder la esperanza todavía.

—Pero nos sacarán. —Recordó la rubia que no se pensaba quedar fuera.

—Tenemos que poner pruebas que muestren que ese caso no pertenece. Aparte de que nuestras capitanas fueron secuestradas. — Dijo Irikazi.

—El Harekaze demostró ser capas de pelear, las bombas de esta semana y sin ninguna baja. Demostramos ser confiables y maduras.—Dijo orgullosa.— Y todas ustedes demostraron también que son buenas, con sus misiones, ademas del suceso de hace dos años.— Recalco, pues ella tampoco quería quedar fuera pero sabia debían pedir ayuda.

—Esperen ¿bombas?—Pregunto con cierta mirada Mii-chan, y es que ellos tuvieron un par de lugares con ese problema.

...

—Así que, ¿son hermanas, Akeno?.—Pregunto la capitana del Speed que terminaba de comer. Pues ahora estaban solas.

—Es coincidencia, nada más... —Dijo enseguida Sakura que terminaba su agua.

—Entonces, te vas a presentar.—Dijo Akeno que realmente se estaba guardando el dolor que aquellas palabras le causaron.

—¿Por qué debería ?—Pregunto la otra Misaki que retaba con la mirada a la menor.

—Porque tendremos que trabajar en equipo si queremos salir de aquí, contactar con alguna flota y sobrevivir hasta que lleguen.—Dijo Moka-chan que abrazo a Misaki al ver que ya no podía contener las lagrimas.—Ademas tu ya eres una Blue Mermaid.

—Si, es cierto me gradué hace dos años, y gracias a mis notas, disciplina, y preparación fui seleccionada como capitana de una unidad nueva el Yukikaze numero D4670.—Dijo tras virar los ojos al ver la decisión de las que no conocía.

—Pues creo que enfrentamos la prueba mas grande de nuestras vidas hace dos años, crear un plan para salir de aquí y regresar sanas a casa no debería serlo.—Dijo China, en un intento de molestar a Sakura.

—Por ahora sera mejor dormir, despejar la mente, porque algo se nos debe ocurrir.—Indico Sakura, que cerro los ojos; y es que no sabia de las demás, pero a ella la habia tocado cubrir un tuno de casi 3 días corridos. Ademas ver la cara de hermana le estaba revolviendo el estomago.

.

.

.

Un poco de la historia, iniciamos con un escenario de hace 10 años atrás.

—¡Es tu culpa!— Grito una castaña tras empujar a su hermana en el piso.

—Yo... lo siento...—Repitió la castaña mas clara que hermana mayor, sin intentar levantarse.

—Eso es lo único que vas a decir, nuestros padres no volverán con eso.—Dijo llena de rabia la mayor, tirando la mesa de su cocina.

—Lo se, Sakura-nee, perdóname.—Dijo intentando tomar su mano mas la otra la aparto enseguida.

—Te dije que eso no los traerá de vuelta.—Bufo la otra tras darle una cachetada a la menor, que solo se soltó a llorar más.

Y es que Sakura, se había tenido que quedar por un campamento de estudio de la escuela pues su sueño era ser una Blue Mermaid y necesitaba mejorar sus calificaciones desde ahora. Así que despidió a estos junto con su hermana tras zarpar. Las vacaciones estaban por terminar y se le hizo extraño no regresaran aun, pero supuso que estarían por llegar, pidiendo que nada malo les hubiera pasado, se quedo en la casa de una amiga. Su mundo se volvió negro cuando una semana iniciando el nuevo año escolar, las Blue Mermiads aparecieron en su colegio buscándola, sus padres habían fallecido, y su hermana había tardado en poder hablar para decir de donde era. No tenían mas parientes. Fueron tomados por la institución para ser mantenidas hasta que ella cumpliera la mayoría de edad y no separarlas... pero Sakura formo un odio enorme contra Akeno, que nunca dijo nada de los abusos que sufría, hasta que una supervisoras la vio. La menor tuvo que perder un año antes de integrarse a la escuela de nuevo, Akeno empezó a vivir la familia de Moeka quien se transformo en su mejor amiga.

Mientras que Sakura, tuvo que asistir al psicólogo para tratar con ese tema y la ira que se formaba dentro de ella, si quería volverse una Blue Mermaid en el futuro, con otra familia; aquellas hermanas que anteriormente se protegían y amaban como muy pocas hermanas, terminaron siendo simples conocidas que la ultima ves que habían "hablado" fue un día cuando una Akeno de 14 años saliendo de escuela.

—Hola.—Dijo Sakura para llamar la atención de esta.

—Hola.—Dijo con miedo Akeno que no había visto a su hermana, sin duda era mas grande de lo que recordaba y bonita. Pero aprendió a no hablar hasta que ella lo pidiera.

—Sigues siendo un renacuajo horrible.—Dijo tomándola del brazo para irse alejando de la gente que las observaba.—Vamos a comer.—Agrego cuando la soltó, solo para ingresar al restaurante.

—Claro.— Dijo sin poder contener la emoción de estar a lado de su hermana, pues realmente nunca la odio. Y todo aquello era parte del pasado.

—Pagas tú.—Ordeno en tono bajo antes de tomar asiento.

—No tengo problema.—Dijo amable, y secundando a la mayor.

—Buenas tardes, ¿que les ofrezco?—Pregunto un joven con una amplia sonrisa.

—A mi tráeme un jugo de naranja, y un sándwich sencillo.—Dijo Akeno.

—Que sean dos, solo que mi sándwich de atún.—Dijo Sakura que sacaba de su portafolio unos papeles.— Y dime, ¿cómo te va en la escuela? ¿Has hecho amigos?—Pregunto cuando se encontraron solas.

—Pues me va genial, pero es suerte pues matemáticas de repente no entiendo nada.—Respondió con una sonrisa más grande que hace rato.—Y no, Moka-chan, esta en clases especiales así que no nos vemos mas que en la cena.

—Ah.—Bufo, denotando su falta de interés.—¿Las cosas entre tú y yo, están el olvido cierto?—Pregunto con cierta mirada, helando a Akeno.

—Sabes que si, yo se entiendo que estabas sufriendo y que si esa fue tu forma de llevar tu duelo; estamos bien.—Dijo Misaki algo nerviosa, esperando poder volver a tener a su hermana a su lado.

—Misaki Akeno, seré honesta porque a mi no ve mentir.—Dijo tras suspirar con fastidio y es que no quería dar la idea equivocada. Ademas el muchacho ya les había entregado sus ordenes.— La administración tiene mi historial y me pusieron ciertas condiciones para terminar de graduarme.— La menor solo escuchaba atenta.— Estos papeles son para retomar tu custodia, si ambas estamos de acuerdo; mis sesiones me enseñaron que enfoque mal mi ira, pero no me arrepiento de nada; sigo pensando que eres la culpable de la muerte de mamá y papá.—Aquellas palabras hicieron trizas el corazón de nuestra protagonista.—Pero la escuela me dejo en claro que tú y yo debemos volver a ser una familia. Conseguí un departamento, y al ser la mejor de mi clase tengo una oportunidad de trabajo casi en la bolsa, así que te pondré en mesa lo que ofrezco y lo que espero a cambio. Tu firmas esto, vienes a mi departamento y claro que correrá a mi cuenta todo aparir de ahora, como tus estudios hasta que te gradúes, una carta de recomendación para cuando salgas; —Akeno quería protestar ahora que tenia las agallas, pero la mano de su hermana le quitaron todas sus fuerza— lo único que harás sera hablar frente a una tribuna que somos de nuevo hermanas, que estas segura de que quieres vivir conmigo, que te doy seguridad; un par de cartas al año, diciendo que ansias verme, cuando ande fuera; cuando ande en la ciudad no hablamos, para evitas roses; y llegado el momento vueles del nido.

—Yo... a mi... eso...—La castaña clara, estaba nerviosa y confundida, claro que esperaba un día estar de nuevo con ella, pero no a base de mentiras.—Te sigo queriendo Sakura-nee, pero no me gusta mentir.—Dijo al fin.

—¿No te gusta mentir?—Cuestiono con sarcasmo.—¿Y como se llama lo que haces en la escuela, cuando me niegas o evades el tema de nuestros padres?¿Por qué sonríes cuando tu vida es un infierno?—Tomo su mano y la apretó con fuerza.— Me debes algo Akeno, me arruinaste la vida no solo me quitaste a mis padres, también tienes en curda floja que puede ser o no una Blue Mermaid, o una pescadora de tercera. Me lo debes.—Repitió antes de soltarla, y comenzando a comer de su sándwich.

—Puedo poner un par de condiciones.—Dijo tentando a la suerte.

—No deberías, pero dime y te diré si las apruebo.

—Uno, ya sea amigos o compañeros, tu eres mi tutor legal.—Aquello lleno de sorpresa los ojos de Sakura que sonrió.—Segundo, no puedes volver a echarme en cara lo de mamá y papá. ademas de nunca hablar de que me perdí un año y soy mayor que mis demás compañeros.—Puso sus cartas en la mesa, mientras sacaba un lapicero de su mochila.

—Me parece bien, solo que lo de no reclamar nada, no sera valido si tu sacas en una pelea un comentario idiota. Ademas que de eso nadie se debe enterar.—Agrego antes de extender el papel.

—Bien, solo en peleas, podrás usar eso.—Dijo tomándolo.—¿Donde firmo?—Pregunto algo molesta.

—Te indico aquí...—Tras cinco minutos y su comida terminada, se miraron una vez mas.

—¿Cuando y donde te veo para hablar con la tribuna?—Pregunto cuando termino de dejar el dinero en la mesa.

—Dame tu numero y te lo confirmo mañana.—Dijo sacando su celular.

Pero esa sera historia de otro día. O tal vez, nunca.


Bien, yo quedo aquí. ¿Qué les pareció? Espero de verdad les gustara.

En mi caso cualquier apoyo que des a esta historia es más que suficiente para hacerme feliz y saber si en un futuro traer más. Ya sera el apoyo, tiempo y mi imaginación quienes decidirán si me aparezco aquí de nuevo. O igual que piensan, ¿esto podría tener algunos capítulos? Tu opinión vale mucho para mi y decidirá si llegara, y en cuanto.

Observaciones, sugerencias y comentarios son recibidos...

Mil disculpas si hay algún error ortográfico...

Sin más, me despido; excelente día.

By : E.Y.79