Estaba enamorada.

Vivio estaba enamorada.

Sin embargo, por más que intentara alcanzar esa gentil mano que estuvo con ella desde su niñez, no lograba alcanzarla. Estaba fuera de su alcance, y las bromas de sus compañeros hacían más evidente aquella realidad.

Vivio estaba enamorada, de alguien trece años mayor que ella.

A veces se preguntaba si su cabeza de verdad estaba tratando de torturarla al elegir alguien tan inalcanzable como esa persona. ¡Trece años! Decía que para el amor no había edad, pero empezaba a dudar mucho de esa frase.

Aunque tenía la suerte de no haberle gustado algún Wolkenritter donde la diferencia de edad ascendía a números infinitos, hallaba complicado acercarse de manera romántica… o más bien, ser tomada como tal. Después de todo, se trataba alguien responsable, seria, amable y algo traviesa.

Adulta.

No podía compararse, apenas tenía quince años, apenas empezaba a aprender del mundo en que esa persona vivía día a día.

Ah. Ya podía escuchar los chistes que Corona y Rio le harán mañana; estaba acostumbrada, incluso diría que era parte de su ritual de buenos días en la academia St. Hilde. Con amigas así ¿para qué necesitaba enemigas?

Debía dar el primer paso, tomar el coraje y acercarse sin ser vista como 'la pequeña Vivio' sino como una mujer… no muy desarrollada, pero una mujer, al fin y al cabo. No es que le desagrade ser tratada con esa calidez familiar, pero quería algo más. Tomarse de las manos, salir juntas y reírse por cualquier tontería… aunque hacían ya todo eso… ¡Pero es diferente! ¡Lo que Vivio quería era diferente!

Por lo menos tenía la ventaja de ser más alta. Honestamente, debía agradecer a su desarrollo, cuando apenas creció tres centímetros a los doce años, creyó que viviría siendo enana como Rein o Agito. O quizás como Vita, o su mamá a la edad de… ¡no te desvíes del tema, Vivio!

Dejando todo eso de lado. Pensó que sería su oportunidad de iniciar con su estrategia, poner en marcha de conquistar a comandante de las Fuerzas Terrestres de Midchilda.

Después de todo, estaba enamorada de Yagami Hayate.


Nota de autor: Hola a todos, espero le haya gustado este pequeño fic. No pensé mucho a la hora de escribirlo, simplemente quería ventilar esta idea que tenía desde hace días.

Esta ship se me hizo extraña, pero después de haberme leído varias historias de Vivio y Hayate, terminó por gustarme, así como hallé ppor arte de magia una artista que apoyaba esta pareja. ¡Quién lo diría!

En fin, espero le guste. 3