Al llegar al hospital no me permitieron entrar a ver a Nanoha hasta que terminaran de hacer las pruebas, sé que habían pasado varios meses y querían asegurarse de si estaba bien o en su caso qué secuelas causó el accidente en su cuerpo. No se cuanto tiempo estuve esperando, pero se me hizo eterno, estaba en la sala de espera cuando el doctor que atendía a Nanoha se acercó:

La paciente se encuentra estable, sus signos vitales están bien, en las pruebas efectuadas tiene capacidad de razonamiento, que es lo más importante ya que con el golpe recibido durante el accidente podía ser el caso que pudiera haber sufrido amnesia. Es muy afortunada en ese aspecto, pero muestra muy poca sensibilidad en las piernas, tendrá que ser operada de la clavícula, pero no puedo garantizar que con ello pueda recuperar el movimiento. Lo siento

No tiene que preocuparse doctor, sé que sabía que podían haber algunas secuelas, lo importante es que haya despertado, gracias…

Después de ello me dirigí a la habitación, Nanoha estaba mirando hacia la ventana, al llamarla una sonrisa apareció en su rostro, rápidamente corrí a abrazarla, ambas comenzamos a llorar.

Luego que nos calmamos Nanoha comenzó a hablar:

En todo el tiempo que estuve en coma, me sentía como si estuviera en el fondo del abismo, aunque no tenía miedo, a veces me llegaban imágenes de mi vida, del accidente de mis padres, de mi enfermedad, pero gran parte del tiempo me sentía muy cansada, ví una luz y sentí que debía seguirla, al ir hacia ella unas manos me detuvieron, eran mis padres me dijeron que aún no era mi tiempo, que alguien me esperaba, que tenía todavía un futuro por delante y que no importara las dificultades siempre había que seguir adelante, fue cuando escuché tu voz y desperté..

Aunque me impactó lo que me dijo de que podía haberse ido a descansar para siempre, tomó la elección de seguir conmigo, seguíamos abrazadas cuando me estuvo relatando por lo que me senté a su lado, agarré su cara y le dí un beso poniendo todo mi amor en él. Entrelacé mi mano a la suya, con la otra saqué la cajita de mi bolsillo y le pregunté si quería ser mi esposa.

Nanoha abrió los ojos en sorpresa y comenzó a llorar, me alarmé pero me dijo que era de felicidad.

Te amo demasiado Fate, encantada de ser tu esposa

Volvimos a besarnos. Me preguntó cuando lo había decidido, le conté que el día del accidente planeaba hacerlo, pero ahora no iba a esperar más.

Días después Nanoha fie operada, la cirugía fue un éxito pero la rehabilitación fue lo más pesado, muchas veces Nanoha no tenía la suficiente fuerza en las piernas y se caía pero poco a poco comenzó a mostrar mejoría, los doctores estaban asombrados por la fuerza de voluntad que tenía.

Pasaría otro año cuando Nanoha fue dada de alta, su recuperación fue total. Días después nos casamos, tuvimos una pequeña ceremonia con algunos de nuestros amigos más cercanos. Shamal y Signum estaban muy felices por mí.

Nuestra vida de pareja era genial, teníamos problemas como cualquier matrimonio pero siempre lo solucionábamos, a veces nos gustaba ir a la playa en mis días libres del trabajo, sabía Nanoha que me encantaba ver el atardecer. Sentadas en la arena con nuestras manos entrelazadas hablábamos de nuestro día, de lo que no nos gustaba de la otra para mejorar ese aspecto. Nanoha se recargó en mi hombro mientras seguíamos viendo el atardecer.

Sabes Fate, me siento muy afortunada de que el destino nos haya dado la oportunidad de encontrarnos, has sido una luz en mi vida, me siento muy feliz de estar a tu lado, te amo demasiado, y sé que juntas podremos salir adelante.

Abracé a Nanoha y le dí un beso, le dije que la amaba bastante, y que también agradecía la vida por haber permitido que nuestros caminos se encontraran. Al terminar de ver el atardecer vimos que una estrella fugaz pasó, pedí que ésta felicidad que ambas sentíamos durara para siempre. Al voltear a verla le pregunté a Nanoha que pidió.

Es un secreto,,, aunque sabes creo es tiempo que la familia se haga más grande no crees?

Mis ojos se abrieron más, una sonrisa apareció en mi rostro, lo espero con ansias.

Meses después la escena que ví en mi visión se hizo realidad, Nanoha y yo decidimos adoptar, era una niña con ojos bicolor, Nanoha decía que se parecía bastante a mi, decidimos ponerle Vivio, y como en mi visión fuimos a un picnic aunque nos acompañaba Signum y Shamal, también llevaban a sus hijos.

Al ver la escena de Nanoha cargando a mi hija, recordé lo que Alicia solía decirme:

Llegará un día en que encontrarás a alguien que te complemente, con el que quieras pasar el resto de tu vida, que hará que la vida sea magnífica, y cuando llegue ese momento da gracias por ello.

Y tenía razón… la vida es maravillosa. Cerré mis ojos y agradecí al universo, mandé un beso al cielo a mis familiares y me fui a reunirme con mi familia.