Capítulo 11; Llamada del Destino.


Como cada tarde que tiene tiempo y después de terminar sus deberes, luk tomá la bicicleta y se marcha por el camino que conduce a el parque público.

años antes de que el naciera, el municipio implementó y modificó aquel nido de ratas en un espacio para la salud y el ejercicio.

Tenía juegos infantiles, si, pero lo que la gente más usaba era su ciclopista.

Pero luk no solía utilizarla, él solo agarraba la bici para llegar más pronto a su destino.

Siempre dejaba la bici en el mismo espacio de siempre y se preparaba de la misma forma.

Se paraba en el carril de siempre, estiraba un poco.. y comenzaba a caminar, sus pasos comenzaban a acelerar y era entonces que sentía que el mundo se volvía a mover.

Está era su conexión con el mundo que su madre dejó atrás, correr era la forma en que se sentía más cerca de ella, y correr era la única forma en que se olvidaba de los problemas.

Había comenzado esa rutina desde los 8 años cuando escuchó la discusión de kaname con su... padrastro.

En realidad… le gustaría mucho culpar a esa mujer.

Pero eso había sido entonces, ahora comprendía muchas cosas y entendía en parte la frustración de esa señora.. pero lo que no podía perdonar era su posición para con su hermanita.

Por esa actitud habian dejado Hokkaido, luk podía soportar la indiferencia de su madrastra, pero Hanna no, Hanna necesitaba una madre a quien admirar y que la amara, y dolía admitir que no la encontrarán ahí.

Por eso cuando el tío Mamoru se presentó y se los llevó frente a las narices de kaname... pues digamos que no hubo llanto.

Ni siquiera por parte de su padre, en los ojos de Gabriel solo había arrepentimiento y un amargo sabor de boca.

Ahora el hombre que él llamó papá durante años rara vez llamaba y dejó de llevarse a Hanna al cine o al parque de atracciones cuando visitaba kamakita.

Actualmente seguía viviendo en la ciudad de Sapporo en hokkaido con su nueva familia... y su nueva esposa.

2 niños que probablemente no les tocará conocer a su hermana mayor.

Solo mandaba un cheque con la suma establecida por la ley de manutención.

Pero ninguno de ellos tocaba ese dinero, el tío Mamoru lo deposita mes con mes en el banco para la universidad.

Su tío Mamoru y su tía Akane tenían buenos trabajos y un horario bien organizado para no desatender a los niños. Pues aunque vivían el la casa de Sora y ella los criaba… no eran padres desobligados.

No fue fácil, Hanna tardó un poco en adaptarse. La niña no entendía por qué su madrastra no la quería cerca, pero Mamoru si.

Hanna era una copia idéntica de su madre, por un tiempo fué la adoración de su padre, pero él trataba de rehacer su vida y a la vez quería sobrecompensar la ausencia de Hitomi kanzaki.

Y no estaba resultando bien.

Ahora que era un adolescente .. de alguna manera hannah también comprendía la posición de esa mujer... Y sus celos.

Más aún.. a luk le habría gustado seguir creyendo que Gabriel era su verdadero padre, el día que dejó la casa, también dejó el apellido atrás.

Oficialmente era Goan lacour kanzaki, los nombres nunca se los quitaría, eran los nombres que su madre eligió para el.

Lo mismo era para Hanna varie kanzaki, habían dejado el apellido Ferrara y ni siquiera encontraron oposición de su padre.

Después de descubrir la verdad… luk pretendió que todo estaba bien… pero en realidad para él.

Todo se fue al carajo, kaname consiguió trabajo y salía de casa con el propósito de verlos el menor tiempo posible, les dejaba sopa instantánea y no regresaba hasta que ellos estaban dormidos.

Solo comían recién hecho cuándo Gabriel regresaba de sus viajes de negocios.

Pero la farsa terminó el día que luk se hartó de comer sopa y trato de cocinar por primera vez.

Su hermanita le suplico que no lo hiciera, que las cosas terminarían mal, pero luk estaba cansado de comer sopa fría o recalentada en el microondas.

quemó la cocina y termino en urgencias por inhalar humo. Kaname no apareció por ningún lado pero su tío Mamoru si y le quitó la custodia de los niños.

La siguiente vez que volvieron a ver a Gabriel fue cuando él firmó los documentos que cedían la adopción de los niños.

Pero en retrospectiva.. eso fue lo mejor que les pudo haber pasado en mucho tiempo.

Los niños dejaron de estar solos, y al tener un primo casi de su edad Hanna dejó de ser introvertida, Hikaru era un niño muy inquieto y ocurrente.

las cosas mejoraron para ella cuando conoció a Yuki Amano.

La niña era vecina y sus padres habían sido amigos íntimos de su mamá.

Hanna pasaba casi todo el día en casa de los Amano y cuando luk fue por ella comprendió por qué.

Hanna se pasaba horas viendo viejos vídeos de su mamá en competencias deportivas, tía Yukari era maestra de deporte en la misma escuela secundaria y preparatoria de kamakita.

Tenía horas y horas de material exclusivo donde ella y su madre se veían de 10 hasta los 15.

Los niños aprendieron mucho de la cortés y alegré Hitomi, en los vídeos se veía que era un entusiasta de los 100 metros, era muy buena pero lo que le llamó la atención fue algo más.

"¿Qué es lo que mi mamá hace con esas tarjetas?" Había preguntado la niña.

" Les está leyendo la suerte a unas amigas" contestó tía Yukari "solía hacer eso todo el tiempo, cada que teníamos competencia o había un examen, o cuando alguien se lo pedía, nunca cobraba, pero a veces pedía una golosina."

Después de eso lacour y Hanna se adentraron en el ático y buscaron las tarjetas por todos lados pero no las encontraron.

Yukari hizo copias de todos los videos de su mejor amiga y se los obsequió a los niños.

Cuando su tío Mamoru supo que Luk había dejado el Kendo, él mismo lo llevo al club de la escuela kamakita.

El chico recuperó su amor por la espada y Yukari los ayudó a inscribirse en la escuela. Para los hermanos… la vida fue más llevadera desde entonces.

Nunca hablaban de su padre, los chicos decidieron seguir con su vida y dejar las cosas por la paz.

Cuando Hannah cumplió los 10 años, Mamoru le regaló el paquete de cartas que le perteneció a Hitomi.

"¿Porqué no dijiste que las tenías tu papá?" Pregunto Hikaru a su padre mientras Hannah revisaba emocionada tarjeta por tarjeta. Su padre se encogió de hombros.

"No pensé que fuera el momento adecuado para eso" aseguró él. "Estás cartas tienen un valor histórico y sentimental. Eran de mi abuela Yuri antes de pertenecer a mi hermana."

La niña abrazó a su tío y le agradeció con un beso. Los niños estaban acostumbrados a un estilo muy occidental, pero a los kanzaki no les molestaba.

"Te prometo que las cuidare siempre…" dijo felíz. Su tío se le quedó viendo y le advirtió.

" Tu mamá dejó de usar las cartas porque se dio cuenta de que dependía mucho de ellas ¿Entiendes? no quiero que las uses para consultar… de hecho prefiero que no las uses…"

"Seré cuidadosa tío." Si… Claro.

Después de adquirir las cartas, Yuki y Hannah imprimieron todo lo que encontraron sobre la lectura de el tarot.

Cuando Yuki las usaba, sus lecturas no eran del todo correctas, pero cuando Hannah las usaba eran más precisas

La adivinación nunca era algo preciso … pero hannah se las arreglaba para adivinar correctamente.

Pero recordando la promesa de su tío… Hannah y Yuki se prometieron algo. No usarían las cartas para adivinar su propio futuro.

De esa manera, no dependieran de ellas para tomar decisiones.

El tiempo pasó casi volando, el dolor crónico que luk sentía se calmaba sólo cuando asistía a la acupuntura. El ejercicio también le ayudó bastante… pero tanto sus tíos como su abuela sabían que era solo cuestión de tiempo y no sabían cómo introducir el tema.

Escuela preparatoria de el distrito de kamakita.

- ¡¡Hemos estado entrenando para este momento, muchos de ustedes han perdido familiares a lo largo de el año. pelearemos otra vez por nuestra libertad. No de la tiranía, la opresión, ni la persecución, sino de la aniquilación. Pelearemos por nuestro derecho a vivir, a existir y saldremos victoriosos. El día de el festival deportivo ya no será recordado sólo como una festividad sino como el día en que el mundo dijo a una voz, No iremos por las sombras! No desapareceremos sin pelear! Vamos a subsistir, vamos a sobrevivir. Hoy celebramos nuestro Día que ganamos más medallas que las demás escuelas!.-

- ¡Hikaru ya siéntate por el amor a Dios… buda o Bob esponja, pero ya cállate! - el entrenador le aventó un giz a la cabeza de Hikaru dándole de lleno en la frente.

- ¡ Y deja de repetir el discurso de el día de la independencia cada vez que nos reunimos!… y para empezar faltan meses para el festival interescolar…- Gracias a la tendencia de Hikaru de dar discursos motivacionales a la mitad de las prácticas, el profesor de educación física siempre cargaba una caja de gises en la bolsa de el pantalón.

Los chicos se rieron en carcajadas, la mayoría solo lo dejaba hablar porque Hikaru era perfecto para levantar el ánimo de las personas.

A unos dos asientos su prima Hannah se encontraba platicando con Yuki. El instructor aplaudió para llamar la atención y los separó en grupos de chicos y chicas.

Algunas se preparaban para correr, otras como shizuka y su pandilla estaban tomándose selfies con la cámara.

Estás jovencitas eran unas pretenciosas y para la mala suerte de Hannah. Su líder tenía un encaprichamiento con el capitán de el equipo de Kendo.

Un Capitán alto, moreno claro y de ojos garnet muy llamativos.

Su apariencia occidental de ganaba muchos suspiros y la mayoría aprovechaba las clases de atletismo para ir y echarle un vistazo a Lacour.

Tenía un maldito club de admiradoras que él odiaba con pasión. Y procuraba nunca quitarse la camisa a diferencia de los otros compañeros de Kendo como youta que gustaban de mostrar sus músculos. Luk si se tomaba en serio su posición de capitán y se quedaba tarde practicando con uno que otro desdichado que quisiera mejorar su técnica.

Shizuka siempre trataba de llamar su atención, pero luk no tenía interés en niñas tan melosas y escandalosas como shizuka .

- ¡Hey kanzaki! ¿Podrías echarme las cartas por favor? Quiero saber si mi novio tiene un segundo aire.- le preguntó una compañera de clases.

- ¡La respuesta es sí! ¡Y no solo te pone los cuernos, sino que es un fundashi de closet que te engaña con su mejor amigo!.- le gritó Hikaru.

- ¡ Cállate idiota… no te decía a ti!- le grito la chica muy molesta.

- Sakura… cuando termine la clase te echaré las cartas ¿Okay?- la muchacha Dio saltitos y agradeció. - por cierto … hoy venden flan natural en la …-

- Entendí el mensaje… ya lo compre por adelantado.- grito Sakura mientras se acomodaba en el carril.

Hannah sintió que tocaban su hombro y se volteó para ver a la peste a un lado de ella.

- Mi papi me dejo hacer una fiesta de cumpleaños. Quizá a "gon-kun" y a ti les guste ir.- dijo la chica con esa voz melosa que desesperaba a Luk.

- ...es "Goan-san" no Gon-kun y la verdad no sé si podamos ir… es el aniversario luctuoso de nuestra madre y todos iremos a presentar nuestros respetos.- le dijo hannah educadamente. Shizuka torció los labios en desagrado.

- ¿Todos?-preguntó ella y Yuki levantó la mano.

- Inclusive yo voy… mis padres fueron muy amigos de la mamá de "luk"- Shizuka miró con reprobación a Yuki, era una de las pocas que podía llamarlo sin el "San" o el "Kun" y de vez en cuando tenía el privilegio de llamarlo "chan".

- No me veas así Kuroko-san… tenemos años de conocernos. Creo que mi mamá tiene una foto de el y yo bañándonos desnudos..- Shizuka abrió la boca horrorizada, Hannah hizo todo lo posible por no reírse. - ¡Por dios Kuroko-san. teníamos como 3 y 5 años. ¡Que mente tan sucia!- Yuki jaló a Hannah de la mano y la alejó de una muy roja Shizuka.

- Ugg "vanna" no sé cómo haces para tolerar a esa presumida…- las chicas se dejaron caer en las gradas para esperar su turno en la pista.

Hikaru se les pegó y se recargo en el hombro de su prima.

- Dios estoy tan cansado … el profe me puso a hacer el doble de ejerció, dice que subí de peso… ¿Te lo puedes creer?-

- ¡ Yo sí!- aseguró Yuki- eres el capitán de el equipo de atletismo varonil, si no te pone a correr para que bajes esa lonja lo haré yo.-

- ¿Con el permiso de quién?.-

- ¡ Tu MADRE!-

- ¡ Eso suena más como una grosería!- dijo el chico con consternación.

- Mueve el trasero y no seas flojo… por eso Kasumi-chan te llama oso perezoso… en primer lugar si no te gusta tanto correr ¿Por Qué entraste al equipo de atletismo?-

Hikaru meneo la cabeza en dirección a el campo de fútbol y vio a unos chicos que los miraban atentamente, entre ellos un chico alto y atlético les prestaba atención, específicamente a su prima.

El entrenador les silbó y los muchachos se agruparon.

- Yamaha Kouta …- susurró hannah - pensé que había dejado de molestarte…-

- Y así es… ¿Sabes por qué empezó a molestarme?.-

- ¿Porque parecías chica y eras linda? - pregunto Yuki.

- Lo sé soy bello… pero no… el muy infeliz me dio a escoger.- volteó a mirar la cancha y achicó los ojos con desagradó al recordar las golpizas ocasionales. - el dejaría de molestarme si yo te conseguía para el…-

-... Hikaru…¿por qué nunca me lo contaste? Luk y yo podríamos hablado con yamaha-san - el muchacho negó con la cabeza.

- mi amadísima prima… ya deberías saber que hay personas con las que no se puede dialogar. ¡Por ejemplo Shizuka sigue tirándole el calzón a Luk y él solo lo esquiva!... y sabes que no me gusta meter a Luk en situaciones así... Ese mismo día decidí que nunca me atraparía y asi entre a el grupo de atletismo.-

- Ese chico… lo conozco bien, lo mordí una vez..- los chicos se le quedaron viendo y ella se rió, les contó de su infancia en la ciudad de sapporo.

- Mejor no se separen ¿de acuerdo?, No sé si sea Cierto lo que dicen de él, pero es mejor no inmiscuirse en caso de que sea hijo de un Yakuza..-

- ¡párense derechos! - grito el instructor mientras los alumnos de Kendo hacían una fila y cortaban el aire con la katana de madera.

Luk como siempre estaba al final de la línea, media la distancia y la velocidad de el golpe de sus compañeros.

se rumoraba que un hombre de la asociación nacional deportiva estaría en el público evaluando la capacidad de los alumnos.

También se rumoraba que buscaban a los elegidos para participar en las olimpiadas y eso no le parecía posible pues eran para el 2020.

Como fuera… luk vacío su mente y siguió su rutina de calentamiento. Al terminar el día escolar siempre terminaba cansado. No solo por la rutina… luk hacía un poquito de trampa.

Su katana de madera tenía un centro de acero que la hacía tan pesada como una verdadera katana.

Era un regalo de… Gabriel, aunque ya no lo veía. hacía unos 6 años le llegó por correo la katana de madera… trato de llamarle para agradecerle pero nunca contestaba las llamadas.

La escuela contaba con duchas algo que agradece enormemente, pues su espalda le dolía cuando pasaba más de 2 horas sin parar, el agua siempre salía caliente y era de gran ayuda. Últimamente ni la acupuntura ayudaba…

Su clase estaba en el tercer piso, así que siempre salía al último, cuando llegaba a las puertas de el colegio su "familia" lo esperaba para regresar juntos.

Casi parecían gansos siguiendo a Luk, en el interior de el tren cada quien se perdía en sus asuntos, pero luk siempre estaba pendiente de que algún "chikan" apareciera. Además… Yamaha-san tomaba la misma ruta que ellos y no le gustaba que se le quedara viendo a su hermana.

- Te ves pálido luk.- le susurró Hikaru para no alarmar a las chicas.

- Me duele un poco la espalda eso es todo, con un baño caliente se solucionará.-

- Você é um mentiroso.- aseguró Hikaru.

- ¿Sigues creyendo que los extraterrestres hablan portugués?.- le preguntó con una medio sonrisa.

- Si mi papá dice que así es, entonces tiene que ser verdad.-

- ¿Y qué tal si hablan Klingon?.-

- ¡SuH arrival!-

- ¿Y eso qué significa?-

- Estoy preparado para su llegada…-

- ¿Todo eso en 2 palabras?-

- Lo sé… el portugués fue más fácil, el idioma élfico es más educado…."

- ¿Sabes que?... ya no quiero saber "spooky"-

- Awwwww hacía mucho que no me llamabas así.- exclamó poniendo ojos de cachorrito.

Luk empezó a sudar frío y el dolor le atravesó el cuerpo, necesitaba ponerse de pie para aminorar el dolor.

Se aferró de una agarradera que colgaba de el techo pero el dolor no se detenía.

-¿Luk… te duele mucho?- preguntó su hermana preocupada. El muchacho trató de negarlo pero sintió como el dolor lo atravesó y luk se dobló.

Al pasar el tiempo… el dolor de espalda era cada vez era más intenso y los doctores no encontraban explicación.

Luk sofoco un grito de dolor, pero era tan intenso que su visión se nubló y solo alcanzo a ver como su familia se levantaba de los asientos y lo miraban asustados.

- ¡Luk!- fue lo último que escuchó antes de caer desvanecido suelo.

Luk abrió los ojos, se sintió confuso cuando repentinamente se encontró en un hermoso campo verde, la brisa era agradable y una que otra hoja era llevada por el viento. El aire era frío pero no le molestaba.

A la distancia vio a una pareja que se acercaba a él caminando de la mano. Se quedó con la boca abierta cuando reconoció a la muy joven mujer que se aproximaba.

" ¡Mamá!..."

Se veía tan joven como como el, sí mucho tendría 16 o 17 años. El muchacho a su lado…

"¡Es como mirarme a un espejo!" se dijo anonadado.

No había duda que ese era su padre, quizá era más joven que él… su piel era más oscura y era tan joven como su madre

El chico se detuvo y puso la rodilla en el suelo. tomó delicadamente la mano de Hitomi.

- Eu não posso imaginar uma vida sem você, seu coração me guiou para onde eu estou ... Eu te amo hitomi kanzaki ... você me faria a honra de ser minha esposa? .-

Ella le sonrió de oreja a oreja y dio saltitos de júbilo

- Claro que sim, eu te amo e quero estar sempre ao seu lado!-

Repentinamente todo se volvió negro y sintió escalofríos.

"¡No tengas miedo… no debes temer, eres fuerte Lacour!"

Conocía esa voz, pero no estaba seguro de quién era, a su derecha había un hombre joven y mucho más alto que el.

Tenía el cabello corto y… ¿Verde… azul?... Su ropa era "inusual", al menos no era un conjunto que usarías para salir en la calle en Japón… a menos que fueras un cosplayer.

El desconocido se rió sin motivo aparente. Inclusive su risa le era familiar.

"No soy un cosplayer Lacour… y lo que estás viendo no es un sueño…" su rostro jovial mostró una dolorosa tristeza. Sus labios se movieron pero ninguna palabra salió de él y se desvaneció.

La oscuridad pareció hacerse más densa y algo en la oscuridad se movió.

Un gran ojo reptiliano se abrió a unos metros de luk y el muchacho se estremeció. Era un ojo verde o así lo parecía… parecía ...estaba muerto.

Un rugido lo estremeció hasta la médula y despertó de golpe.

Cuando abrió los ojos lo primero que vio fue un techo blanco.

Se removió entre las sábanas y se enderezó para sentarse en la cama. Tenía una intravenosa en el brazo.

No estaba solo, junto a la ventana estaba su abuela Sora. Miraba pensativa el cielo nublado.

- ¿Abuela?...- la mujer se estremeció y volteó para mirarlo, sus ojos estaban rojos.

- ¡Goan-chan!- la anciana mujer corrió a su lado y le tocó la cara con las temblorosas manos, le beso las mejillas y sollozo.

- ¡Mi niño pensé que no despertarias!..-

- Abuela porqué dices eso… -

- Mi niño… estuviste dormido por 3 días.- luk se quedó boquiabierto. Movió los hombros, no le dolía la espalda… pero se sentía un poco incómodo por el tiempo en cama.

¡LUK! - Hannah exclamó asustada cuando vió a su hermano mayor caer al suelo.

Tan rápido como pudo se aproximó a él y lo zarandeo, en cuanto lo hizo un escalofrío le recorrió el cuerpo.

Todo se volvió negro y frente a ella vio un muchacho con media armadura, un escudo y una espada.

Frente a él estaba un enorme dragón.

- ¡VANNA!- gritaron a su oído y ella despertó para encontrarse de nuevo en el tren.

- ¡No te quedes ida kanzaki-san!- un muchacho de cabello castaño oscuro estaba frente a ella y estaba ayudando a Hikaru a levantar a Luk cargando de el otro hombro.

- ¿Ko… kouta?...- el muchacho se le quedó viendo por un momento y pareció complacido de que recordara su nombre.

La gente les dio espacio y las puertas se abrieron. Sacaron a Luk a rastras y lo dejaron en el suelo, Yuki llamó a sus padres mientras un buen samaritano… o varios informaban a una ambulancia. Los paramédicos no tardaron tanto en llegar.

Luk fue canalizado pero los exámenes no mostraron nada raro en su espalda, lo que sí les preocupaba era su presión tan baja la cual no podían regular.

El chico debería estar bien… pero no despertaba, Sora estaba tan preocupada por su estado que incluso llamó a Gabriel para decirle lo ocurrido.

Mamoru se molestó con su madre, quizás mamoru tenía mucha razón en que Gabriel era un cobarde por dejar las cosas así… pero ese hombre era el único padre que luk conocía.

- ¿Y de quién es la culpa de que Luk no lo conociera?...- le preguntó su hijo muy molesto. Sora lo miró con tristeza.

- ...se necesitan dos para hacer un niño Mamoru… las cosas fueron así y no se puede cambiar.- intervino Akane y su marido se quedó callado. - tú también estabas feliz de que Hitomi no se fuera a Portugal…- Akane conocía la extraña historia detrás de todo. No sabían si era real.

Pero había visto muchas peculiaridades. Hannah tenía una gran intuición que incluso daba miedo, era más precisa que su madre.

Había leído el libro que su marido escondía en su recamara para que no cayera en manos de los niños. Entre sus páginas estaban metidos los pequeños retratos de van Fanel y Merle.

¿Para que dibujarle cola y orejas de gato a la chica?

Mamoru dejo la discusión por la paz, una vez que nuera y suegra se unían no había nada que las venciera.

Hannah espero pacientemente a que su hermano despertara, pero parecía que no sería pronto. Ni su tía, ni su abuela la dejaron quedarse. durante ese tiempo Yuki se quedó a dormir con ella.

-…¿Yuki-chan?...-

- …¿si?...-

- ...crees que deba leerle a Luk las cartas?- preguntó la rubia muy seria. Yuki dejó a un lado el manga de skip beat que estaba leyendo, se enderezó y sentó en la cama.

Hannah estaba haciendo la tarea en su escritorio pero lo dejo a un lado para centrarse en su amiga.

- ...no lo sé,...nunca le hemos echado las cartas a nadie de la familia…- contestó nerviosa. - ¿Qué tal si no nos gusta lo que encontremos ahí…?-

- … le han hecho todo tipo de exámenes a Luk y ninguno sabe lo que tiene, escuché que su presión sanguínea bajó tanto que su corazón se detuvo por unos segundos. - Yuki palideció.

...eso…¿eso es normal? Digo, como que no tiene sentido, ¿no debió de haberse acelerado su pulso y causar un paro cardíaco?- Yuki se tapó la boca y Hannah palideció.

- ¡Lo lamento vanna-chan no fue mi intención!- Hannah negó con la cabeza.

- Se supone que así es como funciona… no saben que está ocurriendo con el…- las muchachitas se miraron mutuamente y Yuki le preguntó inquieta.

- ¿ Vanna-chan, Viste algo raro cuando tocaste a tu hermano?...- Hannah asintió.

- Si… pero no sé qué fue realmente… quizá era un simbolismo o algo similar.- yuki fue a la maleta de Hannah y sacó el paquete de cartas que siempre estaban envueltas en el pañuelo rojo.

Yuki se arrodilló y extendió el pañuelo en el suelo mientras Hannah preparaba las cartas.

- … echaré 12 cartas…- una por una las fue acomodando y volteando.

. El ermitaño

. El loco

. El mago

. La papisa

. La estrella

. El juicio

. El diablo

. la rueca

. La luna

. El dragón

- Son muchos Arcanos mayores…- dijo Yuki pero no trato de interpretarlos.

- … voy…Voy a echarlas 3 veces.- dijo Hannah. El resultado fue el mismo.

- ¿ Qué es lo que ves?-

- Veo… veo nuestro pasado…-

- Pásate esa parte… ya me la sé.- Hannah sonrió sin querer, ni en situaciones así era capaz de tener seriedad.

- Veo que mi hermano se a estado preguntando sobre su verdadero padre desde mucho tiempo atrás. También veo un encuentro con el peligro y una …¿herencia?.- Hannah se enderezó y miró a Yuki.

- ¡Hay muchas cosas aquí y siguen saliendo los mismos Arcanos!-

- No la va a tener fácil ¿verdad?- preguntó su amiga preocupada. Hannah no supo qué decir.

- Veo que hará un viaje impredecible y conocerá gente nueva…- Hannah sonrió abiertamente - conocerá el amor… - Yuki bufo con disgusto y quizá celos. Pero la rubia la ignoro.

- Y ….-

- ¿ Y?...¿Van a romper verdad?- preguntó Yuki esperanzada. Pero Hannah le mostró la carta en blanco. - diablos… malditos finales abiertos.-

Hannah volvió a juntar las cartas y echarlas.

- ¿No estás satisfecha con su resultado?...- preguntó su amiga. Hannah negó.

- No son para luk… son para mi.- Yuki le detuvo la mano.

- ¿Estás segura de querer esto?.- Hannah asintió y Yuki la soltó.

- Lamento no poder ayudarles más…. De verdad que es un caso inusual… no puedo decir que es hipocondríaco… yo mismo le revise… no conozco ningún especialista que pueda recomendarles, solo puedo darle medicamento para el dolor y volver a hacer una tomografía para descartar algún tumor…-

- Está bien doctor… por el momento lo llevaremos a casa y lo contactaré si pasa algo…-

Mamoru le agradeció a el doctor y les firmó el alta para permitirle salir.

Luk y su tío recorrieron el camino a la salida con el regusto de el fracaso, Mamoru por no poder hacer nada y luk por no saber qué pasaba con su propio cuerpo… eso sin mencionar que el sueño vivido le intrigaba de sobremanera.

- ¿Tío mamoru a donde vamos..?- pregunto después de media hora de camino.

- A un restaurante… en el 4 seasons… -

- ¿Nosotros 2 solos o nos esperan los demás?..-

- ...nos están esperando.- Mamoru estacionó el auto pero no bajo de el.

- ¿No vienes tío?- preguntó al ver que su tío no bajaba. Este último lo miró indeciso.

- Espérame en el restaurant, no confío en el valet parking. Yo mismo iré a estacionarlo..- y con eso lo dejo en la entrada.

Le preguntaron su nombre en la entrada y lo llevaron hasta una mesa en la sección más privada. Miró a su alrededor pero no vio a nadie de su familia. Tomó la carta y comenzó a buscar lo más económico.

" Siento que pierdo dinero con solo mirar los precios. Con el dinero de 4 platillos podría pagar la universidad." Luk sintió nostalgia, de niño solía comer en restaurantes con su padre… era muy joven pero lo recordaba.

Gabriel cortaba pedacitos de bistec y se los metía en la boca a pesar de que ya podía hacerlo él solo, Hitomi aún vivía y Hannah era una bebé de meses.

escuchó que alguien se sentó en la silla delante de él. Pero no apartó el menú de su cara.

- No veo a nadie más, supongo que seremos sólo nosotros dos… si el pan es gratis yo lo quiero… de lo contrario hipotecamos la casa para pagar la cena.-

- Creo que ese humor te lo contagio mamoru y Yukari… no te preocupes por la hipoteca y pide lo que quieres.-

Luk bajo el menú y se alegró de ver al hombre frente a él.

- ¡Papá!- el regocijo en la voz de luk fue tan honesta que Gabriel sintió un nudo en la garganta.

NA; No odien a Gabriel chic@s, no todos los papuchos mexicanos y bien dotados son emocionalmente fuertes.

Fundashi; es la contraparte masculina de las Fujoshi; literalmente "chica podrida". Se les llama así a las fan extremistas del yaoi.