Disclaimer: Los personajes no son míos, la historia sí.

.

.

.

Pepper.

Terminó de aplicarse el rubor cuando la puerta de la recamara se abrió, revelando a su esposo, quien traía una mirada de indignación pintada en la cara.

─ ¿Qué es lo que pasa ahora? ─se obligó a preguntar, dándose un ultimo retoque en el maquillaje.

─ Harley─ contestó el hombre de inmediato─. Fui a verlo y lo único que me dijo fue─ imitó la voz del chico rubio─: ¿puedes decirle a mamá que venga?

Pepper sonrió.

─ Quiero que me digas qué eh hecho para que mis hijos clamen por sus madres aún cuando trato de estar para ellos─ se quejó el moreno, Potts se negó a contestar aquello, más por evitar recordarle cosas dolorosas que por otro motivo.

La rubia se levantó de donde estaba sentada y se encaminó a la habitación de su hijo, tocó la puerta y después de un rápido y nervioso "pasa" por parte del rubio, ella entró.El corazón se le estrujó al verlo parado delante de ella. Se pasaba la mano por el cabello con nerviosismo, despeinándolo, tenía la camisa del traje a medio abotonar y parecía aquel niño perdido de hacía años.

─ Gracias a los dioses que estás aquí─ dijo en cuanto la vió─. Es un desastre, no sé qué estoy haciendo…

Pepper se acercó a él y lo apretó en un abrazo tranquilizador.

─ Calma, cariño─ le susurró al oído, Harley recargó la cabeza en su hombro, aspirando el olor del perfume caro de su madre─. Dime qué pasa.

─ Estoy muy nervioso y asustado, y…

─ ¿Y qué? ─preguntó, sin soltarlo─. Si no quieres hacer esto, dímelo ahora, no importa lo que hayamos gastado, el dinero es algo material, algo que va y viene…

─ ¡No! ─ se separó de ella de golpe─. No se trata de eso.

El rubio se dirigió a uno de los elegantes sofás de la habitación, su madre lo imitó.

─ ¿Entonces de qué, amor? ─lo cogió de la mano.

─ ¿Qué pasa si no soy suficiente? ─soltó en un susurro. Pepper se enderezó, sorprendida.

─ Harley Stark, mira a tu madre cuando te hable─ usó su tono más autoritario y el muchacho, aun con veintidós años, obedeció como un niño─. Eres uno de los mejores muchachos que puedan existir, y si alguien... y si tú no lo entiendes, pues entonces, querido, déjame decirte que tu padre y yo no hemos hecho un buen trabajo educándote.

─ Claro que lo hicieron, es solo que ella es tan buena, tan perfecta…

─ Y te ama locamente─ terminó por él, hizo que se pusieran de pie, le abotonó correctamente la camisa y la pajarita, después lo sentó frente al tocador para peinarlo, tomó la costosa loción y aplicó un par de gotas detrás de las orejas y en la camisa.

─Listo─ dijo en cuanto terminó─. Mira que guapo estás.

Harley sonrió y se puso de pie, abrazó a su madre después de besarla repetidamente en la mejilla.

─ Gracias, mamá─ le ofreció el brazo.

─ Está bien, mami está aquí y lo estará siempre─ Pepper le sonrió─. Ahora vamos, el novio no puede llegar tarde el día de su boda.

─ Felicia va a enloquecer si no me ve ahí ─bromeó Stark, la rubia rodó los ojos y se dijo que, tarde o temprano, aceptaría definitivamente a aquella muchacha que había robado el corazón de su pequeño.


ACLARACIONES.

Por si quedó duda, Harley es el hijo adoptivo de Pepper y Tony en el universo que creé jejeje, sip, el mushashon está por casarse con nada más y nada menos que Felicia Hardy, nuestra Gata Negra, no sé que piensen de eso, déjenmelo saber, ya sé que en los comics es pareja de Peter, pero pues el otro no puede tener a todas las nenas, aquí es chica del rubio.


Hola, ya había anunciado que estaba por publicar estos one-shots, terminé Papi está aquí, ojalá que disfruten estos como los otros.

Entonces qué, ¿Review? ¿No? Ok.

Harry.