El teniente Gavin Reed estaba energético, animado, sobresaltado. Haber conocido al teniente Jayden era algo asombroso.

Tuvo una cita con él, estaba con su típica ropa de calle marrón y negra aunque, está vez fue andando ignorando a su alrededor en las manos en sus bolsillos. Planeaba bailar con él para tener su cuerpo cerca del suyo y… ¿Quién sabe? Quizás marche por estrechar su relación para ser una pareja.

Cuando llegó a su cita que había planeado su objetivo, encontró dos sorpresas al encontrarlo después de ver el móvil varias veces para encontrar el lugar…

La primera sorpresa era… que el lugar de encuentro era en un bar de varios pisos, parecía una posada o un hotel. Y la segunda es encontrar a Norman trajeado con sus ojos azules le hacía nombrar y pensar Reed… "Oh dios… ¿Cómo no me he fijado antes en este teniente?".

-!Hey, Jayden!

-!Gavin, hola!

Se saludaron a su manera. Gavin aprovechaba para sonreír de una manera burlona avisando que iba a hacer un chiste salida de sus palabras.

-¿Sabes algo de Connor? La mascota de plástico de Hank Handerson… -Trató de hacer un monólogo para divertirlo- Ese androide es un pesado y no para de ser educado cuando toca las narices… ¿no crees?

El teniente vio cómo reía su compañero. La verdad es que, le daba por intentar tocarle alguna parte pero… se aguantó aún era pronto. Cuando entraron, no hubo nadie, era aislado pero con una decoración agradable la vista y cristalina.

-¿Qué es este lugar? -Preguntó el pelimarrón sorprendido, pues era la primera vez que estaba en ese lugar-

El Otro teniente se quedó callado con una expresiòn molesta. Esto a Reed le parecía haber faltado su respeto desde que lo dijo burlescamente.

-¿Te eh molestado? -Puso su mano en su hombro derecho y se le ocurrió la idea de abrazarlo aunque, parecería no ser él mismo… lo era- Ya sabes que mi humor es demasiado irónico…

-No es por ti…

-¿Entonces? -Lo miró perplejo-

-Es por el lugar… -Dijo finalmente- Antes, tuve problemas de drogadicción y con suerte lo deje. Pero ahora, el pasado es como lo respirar aquí…

Gavin estaba atónito mirando sus ojos azulados, una vez más pero está vez porque brillaban por sí mismo. Cuando volvió en sí, sin saber mucho la causa, se alejó de él un poco y tosió con poca frecuencia queriendo causar su atención.

-No pienses en ello, piensa que vas a disfrutar y todo saldrá bien… -Iba a decir algo impropio de él pero se quedó callado-

Asintio Norman, su pelo daba por hecho que también estaba perfecto como estaba, le quedaba perfecto tener muy pocas canas y el marrón no sobresaltarse de ello.

-Si, eso es lo que haré… -Se alegró-

Reed no podía aguantar mucho, quería que fuera como él quería… ser finalmente el que tenga el control de aquella escena e incluso relación.

-¿Qué planeas, Gavin? -Le echó de su pensamiento algo egocéntrico-

El ojimarrón ido de querer ayudar que vaya bien su plan dándole igual lo que pensase el otro, agarró una de sus manos y lo acorralo cuanto menos se lo esperase…

-¿!Qué haces!? -Preguntó ruborizado y algo molesto-

-Oh, perdona mi teniente de ojos azules como el mar pero este es mi turno… -Dijo irónico- ¿Piensas rehusarte a tu realidad de que la cita no será tranquila?

-¿De qué estás hablando, Gavin? -Lo miró con cierta idea de a donde iba a llegar eso y se rehusó- No quiero que en este momento sea extraño para los dos.

-¿Hm? -Le llamó la atención, su inocencia le parecía característica de él- ¿A qué te refieres?

-Yo no estoy acostumbrado a que una persona de repente se avalance sobre mí de está manera… te lo aseguró que no… -Se calmaba al decirlo y expresarse como le resultaba esa escena-

El que acorralaba, le parecía bueno jugar con él. ¿Quién sabría si era bueno para los dos?

-¿Aún sin ser yo? -Preguntó irónico siguiendo el ritmo de sus bromas- Vamos Jayden… solo somos tú y yo, confía en mí. En tu colega y frecuentemente la persona que te hace reír por las mañanas.

Empezaba Jayden a entender lo, podría seguirle el juego y que le dejase, ya que tenía la misma ironía que él.

-Vaya, ¿Y piensas que yo me crea tú mentira teniente Gavin Reed? -Le empujó flojo, dejado el espacio vital-

Parecía un juego, hecho ironía sacada de ellos (sin apenas serlo). Nadie estaba en aquel restaurante… era para ellos un buen momento para divertirse…