Disclaimer: No soy Jotaká ni Warner. Inherentemente Harry Potter no me pertenece. Los gemelos Weasley, desgraciadamente, tampoco.

Este drabble participa en el TanitDribs Readhead fireworks organizado por TanitBenNajash.

Palabra: Inteligencia.

Personaje: Angelina Johnson.

Palabras: 250.


dos pizcas, después una.

...

Prefacio.


Angelina coloca la carta sobre la mesa. El té frente a ella olvidado.

Angelina piensa que ya no está para estas cosas. Está subiendo los peldaños que la llevan a los cuarenta; no tiene ni la misma fuerza y paciencia que cuando sus hijos nacieron, que cuando tenía veinte. A su esposo lo vuelve loco, lo sabe, el correr del tiempo, la vejez manifestándose en su cuerpo. Inevitablemente, sus pensamientos se van hacia él, su marido.

Cuando se conocieron, Angelina lo consideró un bruto. Estaban en la Sala Común luego de la Selección y él tropezó con un niño y siguió derecho, muy campante. Debe serse honesta: todavía sigue considerando a su esposo un poco bruto. Bruto cuando tiene que darle consejos a su hija, bruto cuando tiene que corregir a su hijo. George es un poco bruto, sí, pero también es inteligente.

Angelina suspira un poco tontamente; un rubor le quema en el cuello. Estaban en tercero, ya sabía diferenciar entre los gemelos problemas, y le tocó hacer un trabajo con él. Se conocían un poco del equipo de Quidditch, pero en general ella prefería no estar en el radar de esos dos. Estar en su radar significaba problemas. El profesor Snape la obligó a ponerse en el radar de George Weasley.

Para cuando terminaron aquel trabajo, Angelina había aprendido algo más que pociones. Aprendió a no juzgar a las personas sin conocerlas. Aprendió a que la inteligencia era una característica inherente de George al igual que las bromas.