Disclaimer: No soy Jotaká ni Warner. Inherentemente Harry Potter no me pertenece.

Este drabble participa en el TanitDribs Readhead fireworks organizado por TanitBenNajash.

Palabra: Ética.

Personaje: Minerva McGonagall.

Palabras: 250.


dos pizcas, después una.

...

Capítulo doce: Satisfacción.


Febrero, 1990.

Minerva McGonagall es una mujer de conducta intachable; sus padres la educaron para ser una mujer con ética y valores, le inculcaron un sentido estricto de justicia. Por ello, controla las expresiones de su cara al permitir la entrada de los jóvenes Weasley a su despacho.

Fred y George Weasley son estudiantes de su casa en segundo curso; hermanos de William, un muchacho juicioso, y Charles, el bateador estrella de Gryffindor, Weasley. Fred y George Weasley son los mismos niños que llenaron el despacho del profesor Snape con bombas fétidas.

—Profesora McGonagall.

—Hoy se ve estupenda.

—¿Se cambió algo en el pelo?

Minerva endurece aún más sus gestos, tal vez encuentre ligeramente satisfactorio el delito de esos dos, pero no tolera los abusos.

—Señores Weasley, siéntense —ordena impasible. Ambos niños obedecen—. ¿Saben por qué están aquí?

—Eh...

—Creo, profesora, que se nos inculpa falsamente.

—¿Falsamente? El profesor Snape aseguran que ustedes, jovencitos, son los responsables del desastre en su oficina. ¿Le están llamando mentiroso a un profesor?

—Bueno, profesora, usted lo ha dicho.

Minerva tensa los labios hasta volverlos una fina línea. La pequeña satisfacción por la incomodidad de su colega queda sepultada por la falta de vergüenza de los niños frente a ella.

—Están castigados —resuelve con contundencia; en ningún momento deja de verlos a la cara—. Dos semanas limpiando los trofeos del colegio. Y créanme, señores Weasley, son suficientes para que reflexionen el por qué no deben vandalizar las áreas, y mucho menos los despachos privados, del colegio.