La Cenicienta

Érase una vez en un reino muy lejano, llamado Cuautitlán donde habitaba una joven con su familia hasta que llego el momento en que su vida dio un giro inesperado, ya que su madre había enfermado, llevaba meses en cama sin poder recuperarse, hasta que una noche donde el claro de la luna alumbraba aquella habitación de la madre donde con sus ultimas palabras y ultimo aliento llamaba a su única hija, fue en ese momento donde ambas se despidieron para siempre.

Después de aquella trágica noche y al transcurrir los días, en el momento menos esperado cuando el padre regresaba de laborar arduamente llegaba con la noticia de que había conocido a una mujer, pero esa no era la única noticia, sin ocultarle nada a la joven, le confeso su compromiso con aquella mujer, cuando la mujer llego a la casa, apareció con dos hijas, volviéndose hermanastras de la joven, aquellas hermanastras tenían una actitud muy negativa con la joven, tratándola como sirvienta y haciéndola sentir inferior, su padre jamás actuó en defensa de su hija, pese a ser testigo de los malos tratos que recibía.

La joven era responsable de hacer tareas tan complicadas como limpiar chimeneas hasta lavar la ropa, es por eso que las hermanastras le apodaron "Cenicienta"

Un día llego un comunicado de parte de la corte real, haciendo invitación a todas las doncellas solteras del reino a ser parte del baile que el príncipe ofrecería para buscar una esposa.

Al enterarse las hermanastras y "Cenicienta" del baile, las hermanastras ordenaron a la joven preparar sus mejores vestidos y el padre salió a buscar algún accesorio para las hijas, la primera le pidió un collar de perlas relucientes, la segunda un brazalete y unos aretes, cuando le preguntó a "Cenicienta" que quería ella respondió: Padre yo solo quiero que me traigas la rama de un árbol de avellanas.

El padre emprendió su camino, mientras tanto la joven le preguntaba a su madrastra si podía asistir al baile, a lo que la madrastra respondió que solamente la dejaría ir con una condición, terminar todos los quehaceres, así mismo la joven paso toda la tarde realizando sus labores para que así le pudieran otorgar el permiso de asistir al dichoso baile, cuando "Cenicienta" concluyo con sus tareas, le repitió la pregunta a la madrastra, la madrastra al ver que cenicienta terminó todas sus tareas, le encomendó una nueva, le pidió que le trajera una coca de tres litros y unos cacahuates especiales, los cuales eran difíciles de conseguir, después cenicienta estuvo buscando las cosas que le encargaron hasta que por fin regresó con el encargo, la madrastra sorprendida al ver que le consiguió sus cacahuates importados, le dijo a la joven: "Pues que esperas si quieres ir con los otros deberías de arreglarte", cuando cenicienta entro a su habitación a cambiarse, la madrastra le encerró en su cuarto poniéndole llave, en ese momento se puso a llorar debido a que no pudo acompañar a sus hermanastras al baile, ya que lo que realmente quería era echarse un taco de ojo con el príncipe, pero de pronto algo dentro de su closet se movía, hacia un ruido tan escandaloso que hasta ella misma se asustó, cuando logro abrir las puertas del closet salió un hombre vestido de hada madrina, cenicienta asombrada le pregunto ¿eres tú acaso mi hada madrina? A lo que la extraña criatura le respondió: "Pero por supuesto mi ciela, tus deseos son órdenes para mí, dime en que puedo ayudarte" cenicienta respondió sollozando: "Es que mi madrastra no me comprende y me dejó encerrada" cuando el hada madrina logro abrir la puerta, cenicienta desconsolada le dijo "No tiene caso, no podre ir al baile, mira como estoy" el hada madrina le contesto, "Mi niña eso no es problema, ahorita te echo una manita de gato" cenicienta quedo irreconocible, el hada madrina hizo casi casi un milagro, aparte de darle una manita de gato, le presto su carruaje para ir al baile, cenicienta al disponerse salir de su casa para ir al palacio, el hada madrina le dijo "Mi niña, no demores tanto, lo que pasa es que tengo que pagar alquiler del carruaje y no tiene que pasar después de media noche" cenicienta atenta a lo que le dijo su hada madrina decidido encaminarse rumbo al palacio, cuando cenicienta arribó al palacio, todo el mundo quedo asombrado por su belleza, todos al verla decían "Mira ese cuerazo" cuando entró al ala oeste donde se encontraba el príncipe ellos se miraron y pareció amor a primera vista, cuando por fin se hablaron, el tiempo se fue volando y las risas jamás se detuvieron, hasta que el reloj marco la primer campanada de las 12, cenicienta recordó lo que su hada madrina había dicho, por lo que se dio a la fuga, al llegar a las escaleras, rodo tropezándose, cenicienta reincorporándose, se subió a su carroza, sin darse cuenta que una de sus zapatillas quedaron en las escaleras, transcurrido el tiempo, el príncipe emprendió una gran búsqueda hacia la joven que le robo el corazón, hasta que por fin dio con la casa de cenicienta y en cuanto la familia se entero que el príncipe llamaba a la puerta, todos se emocionaron y decidieron usar sus mejores garras, cuando el príncipe entro a probarles la zapatilla, a ninguna de las hermanastras le quedaba y decidió partir, pero en ese momento cenicienta regresó de las tortillas y al encontrarse al príncipe decidió probarse la zapatilla, al ver que le quedaba a la perfección, supo que era ella, el príncipe de inmediato se percato que era ella, por el mismo perfume y vestido, al pedirle matrimonio, cenicienta se sacudió la ceniza y regreso a cachetear a sus hermanastras, diciéndoles en la cara "Ahora la criada se vuelve su ama" el príncipe la cuestiono por su actitud negativa, ella contesto "Todos los años que viví con ellas me trataron de la patada" a lo que el príncipe ordenó ejecutarlas a la mañana siguiente, el padre al oír la noticia decidido huir, sus hermanas arrepentidas suplicaron perdón, cenicienta al ver que pedían perdón, decidió cambiar la ejecución y volverlas sus sirvientas por el resto de sus días, a la madrastra jamás se le volvió a ver, algunos dicen que encontró un nuevo amor a quien estafar y otros dicen que murió de soledad, pero en fin, lo importante fue que el príncipe y cenicienta vivieron felices por siempre y así fue, ellos vivieron felices para siempre.

FIN.