El estadio.

.

.

El joven pelirrojo caminó en medio de ese vasto campo de fútbol mientras arrojaba la colilla de cigarro a otro lugar. Revisó su reloj y vio que eran las tres y media de la tarde. Hizo un pequeño quejido de aburrimiento viendo que sólo habían pasado dos minutos, los cuales le parecieron casi eternos. De la nada su intercomunicador hizo una pequeña estática, lo tomó de su cinturón y presionó el botón de habla.

—¿Sí? —Preguntó en espera de una confirmación para poder avanzar.

—Justo en la puerta. Puedes acercarte, Chandler.

El chico —Chandler— hizo caso, apago su comunicador, lo guardo y comenzó a caminar con su pistola en mano hacia la salida del estadio. Paró cuando vio que estaba a punto de superar el límite de veinte metros que el mismo se puso y decidió parar. Apuntó su pistola a la puerta, y espero aproximadamente cinco segundos hasta que finalmente se abrió revelando dos figuras femeninas.

—Alto. —La voz de Chandler era firme, demostrando que no tenía tiempo para juegos.

El pelirrojo miró por un momento a Sid, saludando cordialmente, Chandler le levantó el pulgar dándole a entender que hizo un buen trabajo, luego volteó a la segunda chica.

—¿Cuándo tiempo pasó, Ronnie? ¿Seis meses? Sí, creo que pasó esa cantidad... Cumplí catorce años hace dos semanas, te hubiera invitado a la fiesta, pero... ya sabes. Estuviste desaparecida.

Ella no respondió. Chandler no suspiró al no recibir ninguna palabra en diez segundos.

—¿Qué estuviste haciendo estos meses? Lo único que tengo en mi informe es que estuviste siendo corista en algunos bares que admitían a niñas de tu edad, a veces tocabas piano... cantar y tocar piano, no sabía eso de ti...

—El murió, ¿Verdad?

La pregunta tomó por sorpresa a Chandler. Apretó un poco los labios para que toda esa ola de emociones no lo golpee y volteó a la niña asiática.

—Sid, tapate los oídos, es una orden.

Así hizo ella, con sus dos dedos índices tapó sus dos oídos tan fuerte para evitar que algún sonido pase por ahí. Chandler suspiró y volvió a ver a Ronnie.

—¿Sobre la muerte de Bobby? Sí... Lamento muchísimo tener que ser el que te diga que eso es cierto.

El cuerpo de Ronnie Anne se estremeció al escuchar eso y su cuerpo perdió todo color. Quiso llorar, pero no podía, no en un momento así. Además ya lo había hecho, lo hizo cuando escuchó el rumor y noches después lo hacía cada tanto. De cierto modo, no necesitaba la confirmación de Chandler, ella lo sabía, de alguna forma.

—Clyde y Jordan también murieron. Pero tranquila. No murieron en vano, al menos no en mi punto de vista. ¿Recuerdas lo que dijiste en ese entonces?

Ronnie Anne no respondió.

—"Lo lamento, hermano, pero no puedo. Están idealizando una traición que les saldrá mal. No puedo ser una traidora descerebrada. Perdónenme". Y sólo volteaste para salir corriendo. Ni siquiera viste partir a tu hermano, sólo te quedaste con su cara de decepción.

Ronnie estaba apunto de llorar, y lo habría hecho de no ser por lo que Chandler diría después.

—Pero después de eso... de camino a Roma, el se sintió orgulloso. Quería que tu tengas una buena vida, feliz. No quiero sacar esta clase de conclusiones, pero diría que en todo momento sabía lo que le iba a pasar. No que corría el riesgo, sino que sabía a la perfección que esa traición no terminaría con el vivo. La cara de él cuando te fuiste mas que decepción, creo que fue de orgullo. Como sea, cambiando de tema, ¿Oíste los rumores? Dime lo que sabes.

Ronnie tragó saliva, pero su garganta seguía sintiendose seca.

—Que... la identidad del jefe salió a la luz, y su nombre era Linco...

—Sobra decir que sabes a la perfección que eso es falso, ¿Verdad? —Interrumpió. —. Sabes que Lincoln se unió a nosotros siempre con intenciones de derrocar al jefe... o a la jefa. ¿Quien hubiera esperado que resultase ser mi maestra sustituta? El punto es que me parece estúpido que los rumores de que el jefe de Passione sea un chico de trece años el cual por su edad no se reveló su identidad, demasiado fantasioso... El punto es que yo veía obvio que más que Lincoln siendo un novato, era alguien más que trabajaba junto a Bobby, por no decir que parecía que el trabajaba para el chico, de hecho, diría que daba la vida por el sueño de Lincoln, y así fue, se llevó a Dimartino con él cuando murió.

—...

—Suena demasiado fantasioso, ¿Verdad? El oculto principe Gang-Star que ganó toda una organizacion dispuesta a dar su vida a por él y todo eso a tan corta edad... Maldita sea, ¿Por qué hablo como si tuviera cuarenta? Debería disfrutar más de mi juventud, si no tengo nada que hacer me iré al maldito arcade.

—Oí también que eres el segundo al mando. —Dijo en un intento por no ir al grano.

—Y eso, si que es falso. El segundo al mando es Polnareff. Yo estoy en el tercer lugar, es más seguro, ¿O acaso no sabes que si multiplicas el dos por el mismo número sacas el cuatro? Ese número es de mala suerte, ni de chiste me acerco ahí... Claro, eso tendría sentido en la cultura japonesa pero estamos en Italia, y... mejor olvida lo que dije... Mejor vayamos al grano. ¿Te consideras una traidora?

—¿Perdón?

—Nada de perdón, Ronnie, me escuchaste bien. Pese a que Bobby jamás te haya considerado una, me gustaría saber que piensas tú, ¿Te consideras una por abandonar a tu hermano cuando más te necesitaba? Quiero decir... Personalmente, no te culpo. Pienso que tuviste razón, maldita sea, murieron tres de nosotros y tu te fuiste porque sabías que pasaría algo como eso, por eso sobreviviste, estoy seguro que hubieras muerto en esa maldita batalla entre el King Crimson de Dimartino y el Smooch de Lincoln. Aunque claro, yo sobreviví porque soy demasiado genial como para morir... Pero tu previste eso y lograste llegar hasta acá por qué fuiste lista... creo que siempre lo fuiste.

Chandler le hizo una seña a Sid para que se destape los oídos, lo cuál hizo.

—Olvidalo, Ronnie Anne... Sacalo. Saca a tu Stand.

Si es que el rostro de Ronnie Anne recuperó su color, lo perdió nuevamente al escuchar eso.

—Muestrame a Fearless...

Ronnie Anne rechinó los dientes por un momento, pero asintió con mala gana. El cuerpo de Ronnie por un momento pareció por un momento y su doble tangible dio un paso adelante, mostrádose ante Chandler. Era un ser con una capaz oscura que cubría su brazo izquierda, con una hombrera desgastada en el mismo lugar. Demasiado delgado, con los brazos algo marcados, unos ojos grandes y rojizos, con un casco de un gladiador de roma con una cinta morada en el extremo de ese accesorio de su cabeza. Y con un enfermizo color morado, parecido al color del viejo abrigo de Ronnie el cual le gustaba usar.

Para tener un nombre el cual representaba la falta de miedo, irónicamente a la joven latina le aterraba verlo, o simplemente lo odiaba. Eso ya le daba igual, el punto es que no quería verlo.

Grrrrr...

Fearless gruñó un poco un poco al ver a Chandler y se puso en posición de pelea, con sus puños levantados. Chandler, aún con el arma apuntando a Ronnie, no se inmutó ni un poco. En vez de eso, sólo soltó una pequeña risa.

—Ronnie, controla a ese grandulón, pese a que tu Stand sea superior al mío... —Vacilante, apuntó hacía arriba, donde había sol. —. Tienes todas las de perder contra mi Lonely Boy... oye, es increíble que Passione haya podido retrasar un día un partido el cual iba a ser retransmitido por todo el mundo, ningún presidente puede hacer eso... —Luego de decir eso, Chandler quitó esa sonrisa. —. Es aterrador si lo piensas. Lincoln tiene más poder que cualquiera.

Quitando lo último que era algo que a Ronnie le daba igual, tenía razón con su stand. De la espalda de Chandler salió su Stand. Una especie de cráneo cubierto con una túnica y capucha. Con largos brazos esqueléticos, pero si rastro de piernas. Podía hacer que la pistola de Chandler comience a lanzar huesos extremadamente afilados en caso de que se quede sin munición. Claro, no era la gran cosa, pero era mejor que nada, quitando el hecho de que podía golpear también. Sumandole al hecho de que a diferencia de él, Ronnie no controlaba a Fearless completamente, y su habilidad no era la mejor. Era el stand estadísticamente más fuerte jamás visto por algún otro Stand User. Las estadísticas estaban al máximo, el problema es que esas estadísticas se reducían un cincuenta por ciento cuando le tocaba la luz solar, y su habilidad, la cual era lanzar rayos de los nudillos de su Stand, tampoco funcionaba con el sol debido a que sus manos sólo absorben luz lunar.

—Ya veo por qué dejaste que esta chica me lleve aquí, a un lugar aislado, con campo abierto, y en plena luz del día, cuando en estas condiciones mi stand sólo alcanza los seis metros cuando estás a veinte de distancia... sí, tengo todas las de perder. Honestamente, creí que eras más tonto.

Ronnie Anne rápidamente metió a su Stand dentro de ella otra vez. Detestaba verlo. Chandler al ver eso sonrió y retiró al suyo mientras guardaba su arma en la funda de su cinturón.

—¿Sabes por qué la mayoría se dio cuenta de que los rumores de que Lincoln siempre fue el jefe eran completamente falsos?

Ronnie movió su cabeza de un lado a otro un par de veces.

—Porque nada más Lincoln reveló que el era el jefe el índice de traidores hacia el aumentó exponencialmente, y todos ellos son...

—Los encargados de los narcóticos. El punto el punto es que Lincoln te rastreó para darte una última misión y probar tu lealtad al nuevo Passione. Así que no más esconderse para ti.

—¿Y si me niego? —Preguntó con dudas.

—Entonces te matamos —Respondió al instante. —. Mira... no quiero que preguntes si Lincoln es capaz de hacer eso, porque es algo que ni yo sé. Pero seamos honestos, él tiene más poder que nadie en este mundo, ¿Realmente quieres arriesgarte a comprobar si él es capaz de eso? Yo no, Ronnie, y estoy seguro que tú tampoco. Así que mira el lado bueno, te encargaremos para que mates con tu Fearless a alguien que quiere oponerse a Lincoln, y Sid te ayudará. Y cuando termines, podrás irte, y Lincoln te dará de paso una pequeña fortuna para que rehagas tu vida... Claro, si quieres, por otro lado, podrás estar en el cuarto o quinto mando de Passione, depende de que vaya a decir Stella al respecto.

Ronnie no tenía palabras ante eso. Miró a la tal Sid, quien estaba como si nada pasara a su alrededor. Tragó saliva, ¿Sólo sería alguien más?¿Y ya se podría ir? Pensó en Bobby, quien quería que ella tenga una vida feliz, en su hermano, quien fue abandonado por ella, una vil traidora, al menos eso era según ella. Miró a Chandler, con una mirada decidida que decía claramente "Ya estoy harta", y dijo:

—¿A quién y cuando empiezo?


Stand Name: Fearless.

Stand Master: Ronnie Anne Santiago.

Poder Destructivo: A

Velocidad: A

Precisión: A

Rango: A

Durabilidad: A

Potencial de desarrollo: A

Habilidades: Puede lanzar rayos de sus puños siempre y cuando haya luz solar. En el caso de haber sol o ser de día, sus estadísticas se reducirán a la mitad.


Ficha de Stand #2

Stand Name:

Lonely Boy

Stand Master: Chandler McCann

Poder destructivo: A

Velocidad: B

Precisión: B

Rango: D

Durabilidad: E

Potencial de desarrollo: D

Habilidades: Una vez que la pistola del usuario se quede sin munición, el Stand usará partes de sus huesos como munición para el arma, el Stand puede disparar usando sus propios dedos, pero la precisión y el rango podrían bajar considerablemente.


NA: Quiero que este fic sea tan corto como la novela que estoy adaptando. Uff, realmente quería hacer un fic con un prota que no sea Lincoln (Aunque el personaje principal en un principio era pensado para Chandler y no Ronnie, pero me arrepentí), y si, use para las fichas de Stand la idea de otro fic de JoJo's xD. En fin, díganme que les pareció.