.1.

Día 1 – 19:32 p.m.

Noodle

No me creo aún la suerte que tuve al lograr escapar del barco, unos segundos más en el… no importa. Tengo una balsa, algo de comida y… mi guitarra, observe por breves momentos a mi amiga soltándole una sonrisa melancólica, al menos podré apaciguar la soledad contigo… aunque siendo realmente cruda, hubiese sido mejor quizá quedarme en el barco y desaparecer con el mismo. Me recosté en la balsa apreciando el cómo desaparecía el brillo del cielo frente a mis ojos, poco a poco sentí como mis ojos se cristalizaban recordando el porque me encontraba en este lugar, tanto por lo que pase para terminar en la deriva del océano, vino a mi mente todo aquello que amaba, Kong Studios, componer, sonreír, Mike, Russel-san… y a Toochi… este último recuerdo fue el detonante para empezar a llorar en completo silencio, pues… quien me oiría llorar, preferí guardarme todo para mí. Tanto tiempo en soledad, tanto tiempo sufriendo, parecía ser que todo acababa aquí, en pocos días mi vida daría fin sin más, sola…

Narrador

La situación podría empeorar, pero siempre la naturaleza nos tiene sorpresas, imprevistos, muchos de ellos que solucionan nuestra situación actual o la empeoran, sería el caso en que un nuevo camino de esperanza azotaría a una naufraga Noodle. Un leve movimiento en las aguas del mar llamaron la atención de Noodle, cada vez azotaba con más fuerza, observaba al cielo en vista de que se asomase alguna tormenta que provocase cambios en los movimientos de las aguas, Noodle sentía que su vida acababa ahí, cuando de repente, siente como su balsa se alzaba poco a poco, la confusión la invadía, más el miedo era un sentimiento que había perdido hace mucho tiempo, pero que aún muy en el fondo podía lograr percibir.

Noodle

Y hasta aquí llegue, pensé, la suerte parecía acabar aquí, capaz la muerte era el único escape que tenía a tantos años de sufrimiento, sentía como era levantada por los aires, posiblemente una ballena levantándome con su cabeza para luego tirarme por los aires y seguidamente comerme, me aferre lo más fuerte a la balsa; un camino de esperanza apareció frente mío, no lo podía crear, un hombre gigante me coloco frente a él sostenida en mi balsa gracias a su gran mano, era tan surrealista la situación que lo único que pude hacer fue quedarme inmóvil ante lo que veía, quién tenía frente a mí...

-Señorita, ¿se encuentra bien? Pude ver a lo lejos como estallaba el barco- me cuestionaba preocupado, pero mi sorpresa era tan grande que no lograba sacar las palabras que pasaban por mi mente.

- ¿Señorita…? Vaya… capaz mi gran tamaño la dejo perpleja…

-Russel-san…- el nombre de quién consideraba mi padre fue lo primero que pude decir tras varios segundos muda.

- ¿Cómo…? ¿Russel-san? ¿Noodle…? ¿mi… mi pequeña? - veía como Russel-san me acercaba más a su rostro para tratar de reconocerme, claro que no habría manera con está máscara de mariposa que cubría mi rostro.

-Soy yo Russel-san…- recalque a mi gigante amigo.

-No puede ser…

Ahora el perplejo ante mi era Russel-san, no creía posible que fuera yo, portando un vestido blanco sucio, unas medias rayadas de colores gris y blanco que sobrepasaban mis rodillas, que decir de mi altura, y más aún por la máscara que portaba. Russel-san trataba de creer mis palabras previas, capaz creía que alucinaba, no lo culpo, seguramente todos piensan que morí en el accidente de "El Mañana", pero con mucho esfuerzo de mi parte deseaba que Russel-san pudiera creerme al cien por ciento. Sería la primera vez que alguien vea mi rostro en mi mucho tiempo, esta máscara me ha ayudado mucho combatir mis miedos, pero era hora de mostrarme ante una de las personas que tanto amaba y respetaba, con mucho temor de su reacción lleve lentamente mi mano a la máscara, poco a poco fue levantando mi máscara para al fin, después de tanto tiempo observar con claridad lo que tenía a mi alrededor y más importante a quién tenía en frente. En cuestión de segundos pudo apreciar como el rostro de Russel-san cambiaba a un rostro de tristeza, alegría, melancolía; sentía lo mismo que él, pero tanto tiempo bajo esta máscara que yacía en mi mano separada de mi rostro que pesé a sentir lo mismo que él, no lo podía demostrar. Unas lágrimas empezaban a navegar por el rostro de Russel-san, sentía como acercaba más a su rostro y en un acto reflejo lo primero que se me ocurrió fue abrazar lo que podía de su rostro, lágrimas también desbordaban de mis ojos; no sé por qué, pero desde ese instante… sentí que pronto me reencontraría con todos los demás.

Narrador

Poco después de volver a encontrarse, Noodle volvió a colocarse su máscara de mariposa, Russel con extrañeza total, cuestiono el porque ocultar su rostro otra vez, ya no era necesario seguir así, pero en Noodle aún yacía la incomodidad de ver a las personas de frente, la máscara era su única fuga de todo pensamiento o recuerdo al pasado. No solo eso la incitaba a seguir con su máscara su rostro no era el mejor en ese momento, un ojo aún lastimado por peleas y pequeños cortes en cerca a ese ojo. Russel intento que Noodle dejará la máscara, darle a entender que ya no había nada que temer, no más, Noodle negó, pero entendía que todo podía cambiar, y que ese cambio se dará poco a poco como su confianza con el mundo. Para él lo más importante era ver que Noodle se sintiera bien y si eso la reconfortaba no objetaría más.

-Bueno pequeña, creo que ambos nos dirigimos al mismo lugar- mencionaba Russel colocando a su pequeña en su hombro derecho.

-Si te refieres a Plastic Beach, así es Russel-san- decía al acomodarse y viendo hacia el horizonte recordando la finalidad de su viaje- Ese viejo verde debe pagar por estos años- susurró con total frialdad, un susurro el cual logro escuchar Russel, al cual solo pudo responder de una manera.

-Acomódate bien en mi hombro pequeña, descansa, y deja que Russ se encargue del viaje, mañana ambos saldaremos cuentas con Mudz.

-No te dejaré solo Russel-san, te acompañaré hasta que lleguemos.

-Esta bien pequeña, en ese caso sujétate bien, que iré a toda prisa.

El resto del viaje inicio, ambos con un solo propósito, aclarar las cuentas con Murdoc, sea por las buenas o por las malas.

Noodle

Tienes mucho que responder Murdoc, pero lo más importante; pronto estaré contigo Toochi, ya quiero tener a mi familia completa otra vez.