El muñeco de felpa

- ¿Ginevra? -pregunto una voz masculina con diversión, la aludida miro de tras de su hombro, frente a ella se siente, un chico de cabello revoltoso con gafas redondas que le sonreía abiertamente, esforzándose por no soltar una carcajada, ella le sonrió algo confundida girandose completamente y enarcando una ceja.

-¿Harry? - como si su nombre fuera de lo mas gracioso en el universo, el chico de ojos verdes soltó una carcajada limpia y sincera que poco después ella imitó, incluso algo confundida.
Se encuentra en una pequeña casa, donde el sol entraba completamente atraído por la ventanal corredizo, iluminando así, toda la habitación que compartían desde su unión, ese día de otoño, desempacaban las múltiples cajas que contenían pertenencias de ambos, rememorando de vez en cuando .
El chico aun no paraba de reir y se tomaba el estómago con ambas manos, ella fruncio el ceño y lo miro preocupada.

-¿Q-que e-es es-est-esto? - la pregunta la había tomado por absoluta sorpresa, su joven y atractivo esposo aun reía a carcajadas mientras ella le miraba divertida y confundida a la vez, se incorporó (ya que estaba sentada en el piso) acortando la distancia entre ambos, lo que observo entre las manos de Harry la dejo en lo absoluto impresionada y se cubrió los ojos con las manos, mientras que un sonrojo extendido por todo su rostro, la idea de salir corriendo, era la vergüenza que tenía en ese momento ... las carcajadas se interrumpió rápidamente y pudo sentir como los brazos fuertes de Harry la envolvían con fuerza por la cintura y la atracción hacia el, sentando la de nuevo en el piso.

-perdóname Ginny - le dijo con voz dulce- es solo que ... - el chico soltó una pequeña risa que compuso al instante - lo siento linda - termino dandole en beso en su largo cabello rojizo.

-¡Oh cállate! - le reprendió ella aun con las mejillas carmesí y pegándole en el hombro lo más fuerte que pudo - no se como puedes mofarte de mi - le dijo indignada.

- lo siento mi Bella Vermelha - le dijo Harry propinándole un beso en la mejilla aun roja, Ginny aun no se acordaba de la primera vez que el chico le había dicho de esa manera, pero era un apodo que la causaba gracia y siempre conseguimos hacerla reir, aquella ocasión no fue la exepción.

- ¿me diría que es esto Sra. ¿Alfarero? - el pregunto de nuevo mientras la invitaba a sentarse entre sus piernas, lo que ella hizo rápidamente acomodarse sobre el pecho de su marido, este extendió sus brazos mostrando el objeto del sonrojo execivo de Ginny Weasley: un muñeco de felpa, si, a ella le daba profunda pena que el viera eso.

- Un muñeco de felpa Sr. Potter - contesto ella mientras especifica de nuevo el sonrojo sobre su rostro.

- no te eh visto tan sonrojada desde el primer día en el que te vi en la madriguera - le sonrió Harry - pero aun así así eras hermosa - ella golpeo ligeramente su pierna.

- una lastima que no te dieras cuenta antes - dijo ella

- y me arrepiento profundamente - le dijo mirándola directo a sus ojos castaños, el moria de curiosidad, quería saber por que Ginny tenía aquel muñeco de felpa - ahora, quiero saber ¿que es esto? - Ginny Weasley aparto la vista y cerro los ojos

- ya te dije que es un muñeco de felpa - dijo ella sonriendo inocentemente, el fruncio el ceño.

-vamos ... - insistió el - solo quiero saber - ella suspiro fuertemente y asintió

- bien - dijo rindiéndose finalmente - fue un regalo de navidad por parte de Hermione cuando entre un segundo año.

0o0o0o0o0o0o ... 0o0o0o0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0o0o0o0o ... 0o0o0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0o0 ...

El frio era cruel en aquella habitación, por la ventana, un rayo furtivo de luz, hacia evidente la llegada de un nuevo día provocando que la nieve se derritiera aunque sea un poco en aquel invierno; la luz golpeaba directamente los ojos de una pequeña pelirroja hecha ovillo en su cama, cubriéndose con las frazadas fuertemente y frunciendo suavemente el ceño, molesta por el sol que venia a interrumpirla en su sueño, algo adormilada, abrió los ojos peresozamente e instintivamente miro al pie de su cama donde varios paquetes sin forma se apilaban, ese día era navidad y ella había recibido más presentes que el año pasado, poco a poco abierto cada uno de ellos mientras su sonrisa se ampliaba cada vez más.

Pero había uno que ella no había visto este había caído bajo la cama, después, cuando busca sus zapatos lo descubrió, era un regalo pequeño, con envoltura dorada atada fuertemente con una lista roja, tomo la nota que este contenido: eran solo unas pocas palabras "De Hermione" esto le sorprendió mucho, Hermione le había enviado un regalo ¿La amiga de su hermano?, ¡Lo abrí con mucho cuidado y en cuanto lo vio reposar en el fondo de la caja con su cara! como si fuera una chimenea a todo su esplendor, ella tenía su cara ardiente hasta la raíz de su cabello, y de pronto la necesidad de tirar al suelo el suéter verde esmeralda que su mamá le había tejido.

Al fondo de la caja, un muñeco de felpa, un poco más grande que la palma de su mano, reposaba mirándola fijamente y sonriendo con una línea curvada de hilo negro, vestía una túnica negra con los colores de Gryffindor, tenía el cabello azabache realmente deoordenado de manera cómica, en el frente del muñeco podría contemplar con total claridad un rayo luminoso de color rojo, como la cicatriz de aquel chico y las gafas redondas también bordadas; era exactamente como el! era su retrato en felpa! su tez clara, sus ojos verdes ... todo estaba ahí, cuando pudo recuperar la impresión busco algo más en la caja, su largo cabello atado en dos bajas colitas cayendo le sobre los hombros ahora molestaban a sus ojos, en el fondo de la caja, bajo ese extraño papel de color encontrado un pedazo de pergamino.

"¡Hola Ginny!
Te deseo unas felices navidades, espero te guste este pequeño regalo y gracias por convertirme en mi amiga y confidente este año.
Un saludo.
Hermione"

Aun incrédula Ginny tomo el muñeco entre sus manos sonrojada y confundida, Hermione sabia que gustaba de Harry, pero le ocurrió una exageración aquel regalo ...

0o0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0o0o0o0 ... o0o0o0o0o0o0o0 ...

-¿Esa es la gran historia? - pregunto Harry

- ¿Queria algo mas Sr. Potter? - pregunto ella

- ¿Por qué lo guardaste tanto tiempo? - Ella se encojio de hombros y regreso a la caja que hasta hace unos momentos era el objeto de su atención.

- por un momento me asuste de ser objeto de brujería - ella rio de nuevo

- ¡Por favor, Harry! Soy bruja - el se acercó a ella con el pequeño muñeco entre sus manos

- ¿segura que no me hiciste budu? - pregunto divertido moviendo el muñeco entre sus dedos de forma extraña; ella rodo los ojos, estaba segura de que nadie había contemplado aquella cara de Harry, en la cual sacaba su lado burlón y romántico. Ella le quito el pequeño muñeco y lo contemplo con cuidado.

- no es un muñeco budu, ¿por quien me tomas? sabia que algún día te darías cuenta de que existo - dijo Ginny coqueta y sonriendole provocadoramente - en todo caso, fue Hermione la que me dio, ella también tiene uno de Ron -

- no puedo creerlo aun, ¿Hermione? - ella asintió con fuerza.

- ¿por que no lo botaste? - le pregunto el, ella aun absorta con el muñeco y sin apartar la vista del contesto con voz seria

- en primera: era el primer obsequio que recibí de una amiga, segunda: no podría - contesto con simpleza

- ¿no podías? - ella nego con la cabeza, lo había intentado una vez, Hermione y ella conservaban esos muñecos siempre que tuviste esperanza de estar con el par de amigos.

0o0o0o0o0o0 ... 0o00o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0 ...

-¡Hermione! - Grito la bruja pelirroja cuando la viola entra en la habitación de las chicas después de las navidades, la aludida le sonrió con un sonrojo particular.

-Hola Ginny - el saludo con un gran abrazo que corresponde a la chica.

- ¿¡que es esto!? - exclamo la pequeña pelirroja mostrándole el muñeco de felpa, Hermione mostró una mueca extraña.

- ¿te ah gustado? - Ginny se sonrojo y asintió

- si, me agrado, pero ... ¿por que me lo has dado? -

-¡Estas navidades me encontré con una gitana! - exclamo emocionada Hermione jalandola a la sala común, después de tomar una pequeña bolsa de su equipaje. - me dijo que tenia algo para mi y al principio no le crei ni media palabra hasta que saco esto - Hermione saco de la pequeña bolsa un muñeco parecido al mío, con la misma túnica de Howgarts, el cabello pelirrojo y ojos azules, mostrando una sonrisa simple bordada con hilo negro.

- ¡es Ron! - dijo en voz alta Ginny quien de inmediato gano una mirada de reproche por parte de la castaña - lo siento, pero es mi hermano-

Hermione asintió algo apenada.

- lo se, lo reconocí al instante y lo tomé entre mis manos, me ah dicho que me lo regalaba, que tenía un hechizo muy especial, después me dio el que te eh recogido y me dijo que se lo entregara a Ginevra Weasley -

- ¿no crees que fuera un brujo malo? - pregunto Ginny, - como es que puede saber de mi o de ti - Hermione asintió y se acercó al oido de ella

- yo tambien me asuste y de inmediato le entregue los muñecos, le dije que no recibiria nada hasta saber quien era ella; me dijo que era Angela, que estos muñecos eran mágicos, estarían siempre con nosotras, hasta que los botaramos, los muñecos regresarían si las personas en cuestion nos querían de la manera en los que queremos - Ginny parpadeo unas cuantas veces, sorprendida.

- y ... ¿crees que sea cierto? - le pregunto la pequeña pelirroja, Hermione alzo los hombros.

- antes de enviarlo, le pedí a un mago adulto que los revisara y yo dije que no había problema, eran normales, ¿deberiamos conservarlos? - pregunto la castaña, Ginny sonrió y asintió

- no veo problema en ello, además podemos botarlos cuando queramos - contesto la pequeña Weasley,
Hermione asintió mientras miraba a su muñeco pelirrojo con ojos brillantes, al igual que Ginny contemplaba a su muñeco de gafas redondas, ambas sonaron cercanas y los abrazaron con fuerza .

- no los botaremos a no ser que perdamos las esperanzas de estar con alguno de ellos - dijo Ginny

- hasta que perdamos las esperanzas - confirmamo la castaña ...

Durante mucho tiempo, aquellos muñecos habían permanecido en los baúles de embajadas, Hermione había intentado como mínimo 5 veces deshacerse del muñeco, pero este siempre regresaba a su baúl mágicamente.

- Ginny - aquella voz perteneciente indudablemente a Hermione Granger le grabó todo el cuerpo en un escalofrío a la joven Weasley

- ¿que sucede? - pregunto la aludida

- te eh dicho infinitas veces que no recojas el muñeco de felpa cuando lo boto - la regaño la castaña, quien con su vestido de gala y su cabello peinado se cree hermosa. sostenía entre sus manos a el muñeco de felpa con forma de su hermano.

- y yo te eh dicho, la misma cantidad de veces que no lo recojo, el muñeco siempre regresa - en esas cuestiones era mas facil decir las cosas con suavidad, pero si ella seguía reclamando, pronto Ginny perdería los estribos. Hermione la miro con desconfianza tal vez no creía lo que tenía y había una solución fácil para verificar, Le tendió unas tijeras a Hermione y abrió la ventana de la torre.

- si en verdad quieres deshacerte de el, cortalo y arrojalo - propuso Ginny, ella sabia como aquella noche Ron había arruinado la cita de Hermione y es que Ginny sabia que a su amiga le gustaba su hermano, si no era que ya estaba enamorada de el, tal vez el coraje que le tenía Hermione a Ron la había impulsado a arrojarlo por la ventana (sin cortarlo) pero casi al instante el muñeco apareció en las manos de Hermione; hecho que la dejo sorprendida y perpleja.

- te dije que el muñeco regresaba - le dije sonriente mientras la abrazaba

- si siente lo mismo que yo por el, ¿por que no me lo dice? - le pregunto la castaña

- por que es Ron ...

En su caso, Ginny lo había intentado una sola vez, cuando estaba enterado de Harry salía con Cho, si bien era cierto, ella salía con alguien más y se pensaba bien con Michael, por ese motivo, había pensado que era lo mejor.

- ¿en verdad quieres hacerlo? - Hermione tomaba el hombro de Ginny en señal de apoyo mientras se mordía el labio inferior.

Ginny asintió

- es lo mejor Hermione, además ... aceptemoslo, ya no hay esperanza alguna de que el salga conmigo, tiene un Cho ... -

- ¡pero ella es una manguera viviente Ginny! - exclamo Hermione, ambas contemplaron el lago e hijo redujeron ante la comparación de la castaña

- pero yo tengo a Michael - sentencia la pelirroja, - es lo correcto - su mejor amiga le sonrió y asintió

- esta bien, el muñeco regresara si Harry siente algo por ti - algo dentro de Ginny se movió, ella deseaba que el muñeco volviera, pero si no era así, ella no se derrumbaria por eso, sabia que había mas chicos que el, que aunque el no la quisiera de aquella manera, la quería como hermana, tal vez como amiga, además contaba con el cariño de su familia y sus amigos. Suspiro y lanzo con todas sus fuerzas, el muñeco al lago, contemplando como se hundía mientras Hermione tomaba de su brazo y la jalaba de nuevo al castillo.

- el muñeco no volverá Hermione - susurre y ella me abrazo por los hombros

- ahora no Ginny, pero estoy segura que te vera, esa gitana no tenía pinta de loca, a pesar de todo, tenía algo de razón con Ron y conmigo, se que Harry saldra de su letargo y te notara, ahora esta absorto en Vo -Voldemort y Cho solo es un gusto-

-¿Como puedes estar tan seguro de que me notara algún día? - pregunte

- por tradición - contesto ella

-¿La misma que me conto el profesor Lupin y Tonks? - pregunte, era cierto que tenían vacaciones en la casa de Sirius, Tonks, Lupin y el mismo padrino de Harry me
habían contactado aquella "tradición" y "maldición" de los Potter.

- eres pelirroja - contesto con simpleza Hermione mientras nos reíamos, regresando al castillo y dejando atrás aquel muñeco de felpa.

0o0o0o0oo0o0o ... 0o0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0o0o ... 0o0o0o0o0o0o0o0o00 ...

-Ginny - la llamo su esposo quitandole de improviso el pequeño muñeco - linda ... ¿en que piensas? - ella lo miro de lleno a los ojos y le sonrió con dulzura

-bueno ... en realidad lo hize una vez - el miro confundido y acaricio su mejilla, señalado particular de que no había entendido, ella alzo el muñeco - lo bote una vez, cuando supe que salias con Cho; pero al siguiente año, el muñeco apareció de nuevo -

-¿Como es eso? - pregunto el

- los muñecos regresan a nosotras cada vez que los botaramos si ustedes envían lo mismo por nosotras, cuando lo bote, al principio me había dolido saber que tu no estabas interesado en mi; pero fue en el quinto curso que el muñeco regreso -

Harry le sonrió con tristeza.

- Ginny, tu fuiste la mejor novia que tuve, - le acaricio de nuevo su mejilla y tomo entre sus dedos los cabellos rojizos de ella - lamento no haberte notado antes, además, tienes algo que Cho nunca tuvo y nunca tuvo - ella le miro a los ojos y el no resistió el impulso de besarla suavemente en los labios. - eres pelirroja amor - de nuevo una corriente facinante de energía grabado a Ginny de pies a cabeza, nunca se acostumbraria a recibir aquel apodo por parte de el.

- hay muchas pelirrojas en el mundo, ¿como supiste que era yo a quien querías? - Harry sonrió y beso su cabello, era tan romántico cuando se lo proponía ...

- facil, eras Weasley, eras prohibida, sabes que me gustan los desafíos - ella sonrió abiertamente - de casualidad, ¿quién muñeco regreso cuando te encontramos con Dean en aquel pasillo? - La cara de Harry se había transformado a una mueca de enojo y disgusto

- no - dijo Ginny sonriente, disfrutando de las caras de su marido

-¿No? - repitió de nuevo, ella nego

- fue el primer día de clases en mi quinto curso - Harry miro a lo lejos unos minutos mientras Ginny rememoraba como aquel muñeco había regresado y no solo a su baúl, al llegar a su habitación justamente recargado sobre su cama el mini-Harry se vio sonriendole de la misma manera desde aquella navidad ...

- el amortentia - dijo Harry con voz de triunfo

- ¿amortentia? - pregunto la pelirroja confundida

- el primer día de clases, en pociones aspire tu perfume en la amortentia, el principio no tenía la menor idea de que fueras tu, recuerdo el olor a flores que inmediatamente relacione con la madriguera - Ginny le sonrió radiante y decidida lo abrazo y beso efusivamente

- al final de todo, Hermione tuvo razón, algún día tu me notarias - Harry se encogió de hombros y sonrió tímidamente

- ese año me dijiste que en realidad nunca habías renunciado a mi, estando con Dean ... ¿pensabas en mi? - en las mejillas de Harry se extendió un adorable rubor que la hizo sonreir

- a medida que el tiempo pasaba el muñeco se aparecia en todas las partes era imposible no pensar en ti. - le dije sonriendo

- ¿así? - le pregunto el, acercándose peligrosamente a sus labios, ella asintió y lo abrazo, escondiendo el rostro en su pecho, recordando aquella tarde de primavera en la que el retrato de felpa de Harry apareció en sus manos ...

0o0o0o0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0 ...

Aquella primavera se mostraba radiante, el sol se colaba por todas las ramas de los árboles ante su inminente ocaso, tiñiendo el cielo de un color rojizo y clima agradable, en uno de los pasillos del colegio ella se recargaba sobre uno de los muros, las clases al fin habían culminado y ahora descansaba un poco; hasta que su novio la tomo de la mano y la jalo juguetonamente por el pasillo; Dean era una persona agradable y lo que quería muchísimo, la manera en que siempre la hacia reir y las muchas características que poseían la manera de alguna manera feliz a su lado.

Pero a la mitad del pasillo aquel trío: conformado por mi hermano, mi mejor amiga y el ... aquel chico de tez blanca y cabello rebelde, aquel chico que siempre pasa a un lado sin siquiera imaginarse lo que mi mente crea con solo verlo y sucede en aquel instante que aquella mirada esmeralda se posa en mi, es inevitable pensar que si siento tu mirada sobre mi eleva mi pulso, no quiero ni imaginar lo que sentiré cuando en un descuido toques mi piel, o en mis incoherentes y absurdos pensamientos tus labios y los míos jueguen suavemente, pero claro ... es solo un sueño, uno muy lejano por ahora pero no imposible; tanto la vergüenza como el miedo se hacen presentes en mi cuerpo y no es suficiente con lo que separas, seguro las notas por qué siento mi piel arder, se que enrojesi aun más al descubrir que era: ¡el muñeco de felpa! había aparecido en mis manos cuando se suponía, este se tenía en el baúl.

- ¡Oh no! - exclamó sorprendida y no con el tono bajo que pretendia, al parecer el trío también había parado su caminata por el pasillo para contemplarme, aquella mirada verde me golpeo impresionante y sentí de nuevo el color carmín en mis mejillas, - ¡Hermione! - llame a mi amiga guardando lo mas pronto posible un mini-Harry en el bolsillo de la túnica, era obvio que Dean había visto algo, pero lidiaria con el luego; mi amiga se acerco, despidiéndose de los chicos con un gesto de la mano mientras yo, aun algo avergonzado les sonreí tímidamente al verlos desaparecer por el pasillo.

- tengo que hablar con ella Dean - le dije con voz dulce a mi novio

- nos vemos en la sala común? - pregunto el acariciando mi cabello, sonreí.

- ya veremos - conteste guiñandole un ojo, poco después el chico desapareció de aquel pasillo-

- ¿qué tenían? - pregunté Hermione algo alarmada, con una gran sonrisa, deja escapar esa frase que se atoro en mi garganta desde que sentí aquel objeto.

-¡ Apareció en mi mano! - Grite, Hermione me miro confundida y le mostré el muñeco de felpa.

- ¿Regreso? - pregunto mi amiga, el muñeco no se vio diferente a la última vez, no parecía haber estado en el agua durante mucho tiempo como era de suponerse después de haberlo botado en el lago, la mirada de mi amiga se torno radiante. - ¿cuando? -

- el primer día de clases - conteste con algo de pena

- ¡y no me contaste! - exclamo la castaña llena de indignación fingida, - pero eso no quita el hecho de que ¡te quiere! - exclamo la castaña mientras una sonrisa se dibujaba en ambos rostros - ya sabia que tenían miradas significaban algo - añadido con entusiasmo, un hueco se abri6o en mi estómago con fuerza, entonces no imaginaba con miradas furtivas en la sala común

- ¿Harry me miraba? - pregunté inocentemente, Hermione asintió con entusiasmo - pero ... yo ya no siento lo mismo que temí hace un año ... mas bien creo que aun es un gusto - le dije suavemente; mi amiga ella contemplo el incipiente ocaso conmigo por un momento.

- entonces el gusto de ti - dijo con un suspiro la castaña - y un gusto puede convertirse en algo más ... yo se que aun te atrae Harry y se que no pasara mucho tiempo, para que ambos queden juntos ... - aquella llama de esperanza cobro intensidad, tal vez Hermione tuvo razón y ambos pudieron dejar de gustarce y empezar algo, aunque le remordiera mucho la conciencia, ella se sintió un gusto con Dean, era cierto que había tratado de dejar atrás a Harry, pero desde principios de año el muñeco había vuelto y con la esperanza de que Harry la viera como una chica.

-tienes razón, ahora tengo mas esperanzas - cumpliste son chicas chicas son ellas.

0o0o0o0o0o0o0o ... 0o0o0o0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0o0o0o0 ... 0o0o0o0o0o0o0 ...

Harry le tomo del menton y buscando sus ojos le pregunto.

- ¿y que pensaba en aquel tiempo Srita. Potter Weasley? en verdad pensaba en mi- ella sonrió ampliamente

- usted lo hacia Sr.?- el chico de mirada esmeralda rio.

- te sorrendería saber, lo mucho que pensaba en ti - respondió rápidamente.

-el hecho de tener novio, no quería decir que no pensara en alguien mas - ante eso el chico trato de disimular una mueca de desagrado

- ¿es decir que el hecho de que tengas esposo no te hace inmune a pensar en alguien mas? - preguntó Harry, Ginny soltó una pequeña risita ante los celos de su marido

- Harry - dijo acariciando su mejilla - eres el chico que elegí, no tengo por qué pensar en alguien más - el chico sonrió aun no tan convencido.

- retomando el tema ... ¿quieres conservar el muñeco? - le pregunto su esposo, ella sonrió con algo de pena y abrazo con fuerza aquel objeto suave.

- ¿si lo boto crees que regrese? - Le pregunté a la joven pecosa, Harry sonrió.

- ¡que pregunta mas absurda! claro que regresara -

- no lo se ... mini-Harry desapareció por mucho tiempo ...

- y lo mas seguro es que no desaparezca jamás, espero que no lo botes ...

- no lo botare, pero lo esconderé de tal manera que nunca lo encontrarás -

- ¿por que? - pregunto el chico confundido

- solo así sabré si aun mantengo las esperanzas ... y si tu aun me quieres ...

- nunca dudes de mi cariño Ginny, fuiste mi último pensamiento cuando pensé que moriría, no lo olvides, en cada instante de mi vida serás la luz más hermosa, el recuerdo más perfecto y mi felicidad plena -

- ¿Le han dicho lo romántico y cursi que puede llegar a ser? - pregunte

-solo usted tiene ese efecto en mi Srita. - Contesto Harry con una sonrisa radiante mientras ambos contemplaban al responsable del sonrojo de su esposa: aquel muñeco de felpa.