" Mientras cae el cielo arrastraré mis alas retorcidas en un último vuelo frenético para dar el golpe de gracia.Merecemos un mundo sin paraisoMerecemos ser aplastados por el peso de nuestros pecados"

– en resumen: es mío– su mandíbula cayó ante la descarada y absoluta locura que Tord, Tord de entre todas las personas, acababa de soltar como si fuese un hecho irrefutable a un hombre trajeado y viejo. Habría reído, claro que sí, habría reído hasta que su estómago se retorciera en un calambre doloroso y sus piernas cedieran si hubiese sido en cualquier otra circunstancia, pero amordazado, encadenado y parcialmente cedado solo podía sacudirse débilmente con horror ligeramente teñido de pánico ante la conversación que había tenido lugar frente él cuando estaba casi inconciente.

Fugitivo

Monstruoso recuperado

Grandes avances

Sabré que hacer con él

Tom luchó contra el sueño y se sacudió nerviosamente en sus restricciones, el tintineo de cadenas llamó la atención de los presentes y de repente un montón de ojos curiosos y horrorizados estaban sobre él

Lo fabriqué

Prometo resultados

Es mío

–¡No puedes estar hablando en serio! – gruñó o quizás rugió, la vibración en sus cuerdas vocales fue mucho más profunda y potente de lo que creyó humanamente posible, las cadenas se tensaron a su alrededor cuando intentó levantarse–¡Soy humano!–

La sorpresa parpadeó brevemente en el rostro del noruego antes de convertirse en una sonrisa descarada y maliciosa.

– no, ya no– desvió su atención al hombre trajeado y asintió ligeramente en espera de una respuesta – ¿Señor ministro?– El ministro solo le dedicó una mirada estupefacta y asqueada como si estuviera presenciando una aberración de la naturaleza antes de volverse a Tord

– cumpla con lo acordado y el resto podemos resolverlo, ahora saquelo de mi vista– Tom asintió viéndose increíblemente satisfecho consigo mismo e hizo un gesto con la cabeza a uno de sus subordinados para que avanzara hacía al frente

– le agradezco, ¡Patryck!– el hombre que había avanzado no necesitó otra indicación, apuntó con un arma similar a una escopeta en su dirección y halo del gatillo.

Lo siguiente que supo es que había un dardo clavado profundamente en la carne de su muslo, el pinchazo profundo y caliente como una puñalada fue instanteo, pero no tuvo demasiado tiempo para procesar la sensación y se apresuró a arrodillarse en el suelo para no ejercer presión sobre su pierna lastimada, sus pensamientos se volvieron demasiado lentos demasiado pronto para sentirse alarmado por ello y demasiado difíciles de hilar en algo más complicado que un par de palabras y se preguntó estúpidamente que necesidad habría de colocar un pompón rojo en el extremo del dardo. No sé veía bien, el rojo nunca fue su color.

Una risa divertida llamó su atención mientras su visión empezaba a tambalearse, Tord reía.

Tord, el rojo siempre fue el color de Tord

Y todo se había sumido en la oscuridad de repente.


Despertó en una celda fría, el piso de hormigón estaba helado bajo su cuerpo y aún se encontraba encadenado de las muñecas y los tobillos con gruesas esposas que estaban anexadas a cortas cadenas, notando con horror que se encontraban soldadas al suelo sobre una placa metálica. No parecía que tuviesen intención de dejarlo salir en absoluto.

Sintiéndo su temperatura corporal insualmente baja, confundido y alarmado. Trató de levantarse pero las cadenas no le permitieron llegar muy lejos antes de tirar dolorosamente de sus muñecas, esperaba que el metal hundiéndose en su piel no hubiese conseguido cortar y siseo de dolor.

–¡Oh! Estás despierto– la voz lo sobresaltó y maldijo por haberse distraído con las esposas, un hombre apareció tras los barrotes repentinamente y su apariencia no lo sorprendió; llevaba un uniforme azul bien conocido, con la peculiaridad de que un cigarrillo colgaba de sus labios y una ligera barba crecía en su mentón, lo reconoció al instante como uno de los hombres que participó en su cacería y quién permaneció en todo momento a la izquierda de Tord.

–¿Qué demonios? ¡Déjenme ir!– gruñó, tirando con más fuerza de las cadenas, pero el hombre no se inmutó en absoluto –¿¡Por qué demonios me secuestraron?! – El soldado suspiró y se sentó frente a su celda, sacó de su bolsillo una libreta pequeña seguida de un bolígrafo y se preparó para escribir.

–¿Sientes náuseas, calambres, temblores o realizaste alguna evacuación inesperada?– Tom se tambaleó internamente ante las preguntas, aún más confundido y el doble de alarmado, su respiración comenzó a agitarse y su ritmo cardíaco se disparó.

–¿Qué? ¡No!– El soldado pareció haber captado su alteración y pareció compadecerse de él, bajando la libreta al suelo

– entonces... ¿Qué es lo último que Recuerdas?– intentó amablemente en su lugar

– estar corriendo por el bosque porque algunos locos con armas decidieron que iban a perseguirme – gruñó, exhausto – ¿No van a... Abrirme, verdad?– preguntó, cayendo finalmente de rodillas

– oh Dios no, nada de eso– se apresuró a contestar negando con ambas manos

– ¿Entonces qué estoy haciendo aquí?– El soldado se tensó como si hubiera arrojado una pregunta difícil y frotó nerviosamente su nuca con una de sus manos

– es... Una historia difícil– la respuesta crispó los nervios de Tom

– ¡No hice nada!– El soldado suspiró, desviando la mirada hacía el suelo de la celda

– eres... Oficialmente propiedad de la armada roja– abrió y cerró la boca un par de veces inseguro de haber escuchado bien

–¿Propiedad de la armada roja?– repitió lentamente como si las palabras fuesen incomprensibles para él

– por tu ... Condición especial y los fines de la investigación desarrollada en usted cómo potencial arma biológica, el gobierno de Inglaterra ha revocado su ciudadanía temporalmente y su custodia completa ha pasado a manos del líder de la armada roja: Tord Larsson hasta que pueda recuperarla total o parcialmente– La incredulidad vino primero, luego la ansiedad y por último llegó el desconcertante y absoluto pánico arrasando con todas las anteriores como un tren de carga a toda velocidad

–¿¡Qué?! ¡Tengo derechos! ¡No pueden hacer eso!– el soldado se encogió de hombros luciendo ligeramente culpable

– lo siento, pero así son las cosas– dio un par de golpesitos incómodos sobre la libreta con el bolígrafo mientras Tom hacía un infructuoso esfuerzo por digerir la situación – entonces... ¿Supongo que no tienes hambre?–

– ¿¡Estás bromeando?! – el soldado suspiró pesadamente ante su respuesta, pero no parecía sorprendido en lo absoluto

– será una larga noche, sin comida o una cama cómoda, ¿Estás seguro de que ni siquiera quieres cenar?– ¿De noche? La súbita revelación de que pudieron haber pasado días lo golpeó con fuerza, pero hizo un esfuerzo por tranquilizarse y pensar.

Tomó aire y examinó ( a lo que supuso que era) un soldado frente a él, no parecía especialmente amenazante o duro, pero evidentemente estaba ahí para vigilarlo y quizás tenía algún conocimiento médico basándose en las preguntas que le había hecho, aunque le pareció muy extraño que nada lo distinguiera de un soldado común y corriente ¿Para que necesitaría él un guardia enfermero?

– bastante seguro– respondió, su humor se estaba agriando rápidamente – ¡No entiendo nada de lo que está sucediendo!–

– Entonces pregunta – respondió simplemente – veré si puedo contestar– Tom se sorprendió por lo casual que parecía al respecto, pero no iba a desperdiciar la oportunidad

–¿Por qué me convertí en propiedad de una maldita armada?– el soldado pareció reflexionar durante un par de segundos

– Porque Tord te fabricó– pareció dudar un poco y escoger con más cuidado sus próximas palabras – no conozco la historia completa, sólo sé que él estuvo trabajando por un tiempo con la experimentación orgánica antes de centrarse en el metal por completo, pero repentinamente apareció un monstruo indestructible en medio de la ciudad y comenzó a hacerlo frecuentemente. Los superiores perdieron la cabeza ya que su pasatiempo favorito era masticar y pisotear todo Londres y no importaba cuántos militares enviaran para someterlo, siempre era una carnicería unilateral y nunca conseguían atraparlo– Se detuvo para verificar la reacción de Tom y su rostro tenía una expresión de disgusto evidente

– ¿Y?– instó

– entonces Tord hizo una sugerencia, recogió ADN de la escena y lo revisó, fue una gran sorpresa cuando nos enteramos de que coincidía con un viejo proyecto que creyó fracasado. Entonces el ministro de defensa tuvo curiosidad por toda la situación y movieron algunos hilos bajo la mesa, no sé mucho más al respecto, lo siento– La historia no era correcta, pero no se molestó en corregirla ya que no sería un movimiento inteligente en su posición, en su lugar resopló con disgusto

– ¿Y qué planean hacer conmigo? Si el commie no tiene el cerebro lo suficientemente podrido por el hentai, creo que sabe bien que no puedo controlarlo– El soldado volvió a encogerse de hombros

– en realidad tampoco lo sé– Tom murmuró una maldición entre dientes

– ¿Quién diablos eres? ¿Qué es la armada roja?–

– Soy Paul, sólo Paul– aclaró, Tom supuso que no quería preguntas al respecto –soy algo así como un primer oficial, estaré a cargo de ti cuando Tord no pueda estarlo y la armada roja... Bueno, digamos que realizamos trabajos varios, pero estamos estrechamente relacionados por ahora con el gobierno inglés y operaciones especiales aunque operamos con agentes externos y fuera del país– Tom parpadeó confundido – lo averiguaras luego, no puedo explicarlo de otra manera– Tom probablemente no necesitaba más explicaciones, estar en la parte no convencional del poder implicaba métodos no convencionales; en resumidas cuentas, probablemente estos tipos estaban cubiertos de la ley y podían jugar fuera de las reglas tanto como quisieran.

Era hombre muerto

– oh diablos– murmuró bajando los hombros con resignación – ¿A qué te referías con recuperar la ciudadanía total o parcialmente? ¿Y que significa que la revocaron?–

– bueno, lo más seguro es que no la recuperarás– inicio lentamente, inseguro de cómo explicar lo que tenía en mente – ahora eres un apátrida, eso significa que ninguna legislación te cobija ahora en ninguna parte del mundo, ya no eres un inglés, por lo tanto, en realidad el gobierno no está obligado a responder por ti ni revisar tu caso, además... Bueno, Tord pudo moverse lo suficiente como para hacer tretas legales: como se duda de tu humanidad, entonces los derechos humanos no se aplican a ti, como no calificas como un animal, los derechos de los animales tampoco lo hacen, por lo tanto, tu única propiedad ante la ley es la de ser un ser vivo ¿Sabes en qué te convierte eso?– Tom negó con la cabeza

– sin nacionalidad ni derechos, prácticamente eres una cosa de nadie, por lo tanto, estás en condiciones de ser propiedad de alguien, estás registrado oficialmente como parte del armamento de la base, literalmente le perteneces a Tord y por eso aún estás vivo, el día en que Tord decida lo contrario, puede disponer de ti en la manera en que mejor le parezca– parpadeó estupefacto

–¿Estás bromeando? – Paul negó con la cabeza

– Tom Ridgewell, 23 años, madre como único familiar vivo( creo, es una bola de boliche) no registra contacto en los últimos años , última recidencia: ninguna, trabajo: ninguno y como no tienes permitido salir de la base, tus probabilidades de interactuar con alguien son del 0% y según nuestros registros, nadie te está buscando tampoco, por lo tanto, nadie te extrañará y tratará de buscar explicaciones, además todo es legal– Tom bajó la cabeza desanimado cuando la gravedad de la situación se hundió finalmente, la definición de "solo en el mundo" nunca antes había pesado tanto sobre sus hombros.

No sabía que había estado esperando, no después de todo lo que había hecho

Se acomodó sobre el suelo para juntar sus piernas contra su pecho y rodearlas con sus brazos, la pose lo hacía verse pequeño y patético, pero no podría importarle menos en ese momento, deseaba estar ebrio, realmente ebrio, al menos así la idea de dormir en el suelo helado no parecía tan lejana.

– lo lamento, te conseguirán instalaciones más adecuadas luego, la primera noche siempre es la más difícil– Tom no respondió, no habría podido hacerlo de todos modos y Paul se levantó y se marchó silenciosamente, sólo escuchó una puerta cerrarse con un chirrido metálico a la lejanía y eso fue todo el sonido que hubo por el resto de la noche.

Nota: esto se desarrolla en la versión de los personajes Cartoon.