Disclaimer: Harry Potter es obra de J. K. Rowiling

Este conjunto forma parte del reto #ReggaetónMágico (#RMVol2) de Tanit Ben Najash (tanitbennajash). Participa en la categoria Angelito.


LOS CHICOS CON MIEDO EN LOS OJOS

Lo de nosotro' e' un secreto

Que nadie se entere (Uah)

Baby, yo siempre me vengo contigo

Cuando tú te viene'

Ante el mundo somos amigo'

Y lo hacemo' escondido' (Oh-oh-oh)

Y yo solo en mi cama

Y Merlín es el testigo (Uah-uah)

Olía mal, estaba todo lleno de escobas estropeadas; esperaba que Hooch no lo encontrará allí cuando fuera a devolver los balones. Había esquivado a Penélope y a Michael, su compañero de habitación, con bastante destreza. No sería él quien lo dijese pero cada vez era mejor en encontrar escondites para poderse ver.

Había ganado aquel partido. Había ganado y estaba contentísimo. Harry era un prodigio y sin duda el mejor fichaje que había hecho. Reían todos mientras volvían al vestidor. Otra victoria, por fin. Aquello seguro que le iba a ayudar en la oferta del Puddlemere United de caras a salir de Hogwarts. Se dio cuenta de la luz en el armario de escobas justo antes de entrar en el vestidor y sonrió. Doble victoria.

Su último encuentro había sido un par de noches atrás, justo cuando Percy acababa la ronda con Penélope. Lo había metido dentro de un aula, asustándolo un poco. Se divertía viendo como el chico no podía regañarle, a pesar que lo intentará. «Un día te voy a robar puntos por esto, Oliver». Siempre tan cabezota.

Cada vez, sin embargo, era más y más difícil. Oliver Wood y Percy Weasley, los que siempre se pelean. Percy Weasley y Oliver Wood, los compañeros de habitación. Oliver Wood y Percy Weasley…, los chicos esos que son tan amigos.

«Un día va a ser McGonagall quien nos pille y no Merlín», murmuró Percy antes que Oliver cerrara las cortinas de su cama.

Baby, conmigo tú te sientes vivo

Pero siempre nos matamo'

Los secretos siempre se saben

Baby, tarde o temprano (Temprano)

Cómo Penélope se había enterado de esos encuentros a escondidas en las aulas de Hogwarts con Oliver, el pelirrojo no lo sabía. Pero lo que le había llamado la atención de la chica era su inteligencia, así que Percy se respondía solo a la pregunta.

Según su teoría había sido en una de sus peleas entre clases, en una de las aulas. Seguramente, por los gritos, la chica se había acercado y los había encontrado discutiendo (o besándose). El Premio Anual prefería la primera, sin duda alguna.

Había sido comprensiva pero tajante, algo que él agradecía. Podría haber montado una escena, podría haberlo dicho en medio del Gran Comedor, pero se lo había guardado. «Lo hago por la carrera deportiva de Oliver, Percival» había dicho ella. En el fondo Percy esperaba que fuera porque le tenía estima.

―¿Qué vamos a hacer, eh? Si tiene razón en algo es en que nuestras carreras profesionales pueden acabar antes de… ¡empezar siquiera!

Aquella mañana Michael los encontró abrazados, sin las cortinas y con los ojos llenos de miedos. Pero como Penélope, eligió que fuera tarde y no temprano.

Imposible el celibato, sin ti me mato

Y tú eres mío, yo no comparto

Hasta la muerte hicimo' un pacto

Lo paró justo cuando iba a salir de la Sala de los Menesteres y lo llevó al primer cruce de pasillos que vio. Percy Weasley, su Percy Weasley, volvía a estar delante de él con el mismo miedo que tenía en los ojos la noche de Penélope le confesó que lo sabía. El mismo miedo de la mañana en que Michael había decidido callar.

―Estás aquí ―murmuró por fin. Y lo besó.

Cuando Percy decidió unirse al Ministerio sus caminos empezaron a separarse. Oliver empezó en el Puddlemere y entonces surgieron los rumores de Voldemort. Sabía que el pelirrojo no iba a acceder a creer que la máxima autoridad en el mundo mágico inglés se equivocaba, decidiría equivocarse con ellos.

Cuando por fin salió a la luz el moreno tuvo que esconderse por ser sangre mestiza. Él y toda su familia. Percy se sentía culpable. Le incomodaba lo extendido que tenía ese sentimiento por todo el cuerpo cada vez que había pensado en Oliver durante el ascenso del Lord Oscuro, tanto que parecía que el pecho le iba a explotar.

―Mira, como te pase algo te prometo que será mucho peor cuando me encuentres ―amenazó Oliver con la varita en el pecho del pelirrojo―. Ahora tenemos una guerra que ganar.

Lo de nosotro' e' un secreto

Que nadie se entere (Uah)

Baby, yo siempre me vengo contigo

Cuando tú te viene'

Ante el mundo somos amigo'

Y lo hacemo' escondido' (Oh-oh-oh)

Y yo solo en mi cama

Y Merlín es el testigo (Uah-uah)

Lo esperó en la puerta de los vestidores como si fuera un viejo amigo que lo visitará. Hacía unas semanas que Percy había tenido que marcharse por labores del Ministerio y Oliver había vuelto a empezar la liga. Habían estado un par de veces juntos después de la caída de Voldemort, pero el pelirrojo había necesitado tiempo para superar todo lo que la guerra había conllevado a su familia.

Pero volvían a estar de nuevo en un mismo lugar, con sus carreras a flote y un secreto adolescente decorando sus caras con una enorme sonrisa.

―¡Erwin! ¿Te importa si le enseño a Percy Weasley el estadio?

El armario donde guardaban los equipamientos era amplio y olía a una extraña mezcla de madera y limpieza a la que el pelirrojo no estaba acostumbrado. Oliver dejó ese armario para el final, cuando los equipos de limpieza pasaban a la zona rival. Sabía que Erwin dejaría la puerta abierta si no lo veía salir y cerraría el siguiente encargado de seguridad.

El moreno aún tenía el pelo mojado y desprendía olor a jazmín. «El mismo jabón que utilizaba en el colegio, este chico no va a cambiar nunca», pensó Percy, admirando el modelo nuevo de escoba.

―Sabes… Esta corbata es un poco fea, ¿no?

―Merlín, Oliver…, tienes un apartamento para algo, ¿no? ―dijo Percy escondiendo una sonrisa.

Lo de nosotros es un secreto

Pero siempre nos vemos (Nos vemo', eh-eh)

Y to' el mundo habla de nosotros

Rita Skeeter los seguía por donde podía. Al final, habían decidido no decir nada pero comportarse como que sí y aquella mujer era su mejor carta para contar al mundo lo que llevaba años sucediendo. Se lo puso realmente fácil.

Erwin cogió por costumbre dejar la puerta del estadio lo suficiente abierta como para que el capitán del United cerrara los días en que las duchas (y las visitas) parecían alargarse hasta primera hora de la mañana, en el siguiente entrenamiento.

Percy escuchó como sus hermanos mayores (Charlie) comentaban lo extraño que era que Oliver apareciese en cada comida familiar y por el reflejo del espejo en el salón vio a su madre sonreír. Y notó que ya no había culpa.

Oliver se encontró con Michael por la calle, acompañado de Penélope; ambos contentos de que hubiera llegado el tardío momento en que Percy Weasley y Oliver Wood dejaran de ser los amigos, los compañeros de habitación, los que siempre se pelearan para poder ser los chicos que ya no tenían miedo.

Oliver Wood y Percy Weasley mantuvieron el secreto, pero por fin el mundo lo compartió.


Secreto - Anuel AA ft Karol G : Perciver (Percy ft Wood)


NA: Intenté participar en el primer reto que lanzó Tanit pero no funcionó muy bien. Este me lo voy a tomar con calma, intentando publicar los cinco para participar en el reto antes de la fecha limite. Creo que no lo conseguiré porque tengo el cerebro seco de imaginación, pero algo es algo.

Beteado por Nea Poulain (¡Muchas gracias!).

Muchas gracias por leerme.