Los personajes pertenecen a nuestra amada S. Meyer de la saga Twilight y la historia es de mía.


Aclaraciones

Mire con curiosidad la caja que estaba sobre la mesa tenía más de una hora que el encargado del edifico había tocado a mi puerta para entregarme la correspondencia de la semana no le tome mucha importancia ya que quería terminar mis deberes lo antes posible. Me entusiasme mucho cuando supe de quien era y ni idea de que sería pero mi curiosidad y entusiasmo se fue cuando revise las otras cartas que le acompañaban, una venía con remitente de Forks era raro ya que mis padres no estaban ahí, mi madre había estado aprovechando que ya no estábamos en casa para poder acompañar a mi padre en sus viajes de negocio y de amigos en el instituto había tenido pocos y con los que había entablado una buena amistad o compañerismo estaban fuera del pueblo así que las opciones eran escasas.

No sabía si abrir las cartas o esperar a que fuera más tarde en cualquier momento los chicos llegarían, era jueves y ese día de la semana nos juntábamos para ver alguna película aunque solo éramos Henry, Thomas un chico que Henry conoció en la cafetería gracias a unos panques que según mi compañero de departamento eran para morirse también venia Rachel una chica con la cual compartía todas mis clases y por supuesto Anabell con quien en un principio se negó pero la buena persuasión de mi amigo la convenció, habían pasado ya algunas semanas desde mi cita con Renée, a ella la había topado en algunas ocasiones en la universidad pero la buena Rachel la repelía, enserio esa chica tenia agallas las que a mí me faltaban para decirle a Renée que dejara de molestarme.

Flashback

Aún faltaba algo de tiempo para salir de la universidad, tenía dos horas libres antes de entrar a mi siguiente clase, casi todo mundo andaba ajetreado ese día y la biblioteca estaba casi al reventar, había quedado de ir con Rachel pero su impuntualidad hizo quedarse un rato más con el profesor de nuestra última clase haciendo que saliera sin ella así que la esperaría debajo de la sombra del gran árbol frondoso que se encontraba en medio del campus en lo que ella iba por sus libros, me dispuse a leer para empezar el trabajo que tenía pendiente, estaba tan metido en mi lectura que no preste atención a mi nueva acompañante hasta que hablo.

He tratado de buscarte su voz inconfundible hizo que despejara mis ojos del libro para verla

Renée, buenas tardes

Basta de formalidades Charlie, no me has llamado tratando de hacer un berrinche como niña pequeña

No tengo razones para hacerlo trate de levantar el libro nuevamente para que viera lo ocupado que estaba pero como siempre ella era más rápida estoy ocupado, agradecería mucho si me lo devolvieras

Solo dime que somos

Dos personas casi adultasrespondí con impaciencia

Sabes a lo que me refiero

Renée agradecería que me devolvieras el libro de mala gana me lo regreso

Me gustaría hablar sobre nosotros solo un momento por favor

Gracias por esperarme Charlie la voz de la chica ojiazul que tenía como amiga se hizo presente besando mi mejilla cortando la conversación de Renée por lo cual estaba demasiado agradecido, susurro a mi oído diciendo "sígueme la corriente" Hola ¿Quién eres? Examino con su perfecta ceja alzada en dirección a nuestra espectadora

¿Quién eres tú?

Te he preguntado primero pero no soy maleducada, Soy Rachel la chica de este joven apuesto dejando otro sonoro beso sobre mi mejilla, en ese momento me sonroje y observe como Renée estaba casi con la boca abierta no emitió ninguna palabra y se marchó del lugar sin decir más.

Que maleducada esa señorita

Así que eres mi chica

Cállate Charlie sé que tu hermana y madre estarán agradecidas por hacer esto

Definitivamente si

Vamos que tengo hambre jalo impacientemente mi mano para ir por nuestros alimentos del día dejando el tema a un lado

Fin del flashback

Estaba demasiado agradecida con ella, era como mi amuleto antiRenée cada que ella se quería acercar mi buena amiga Rachel estaba a mi lado haciendo que tomara otro camino y no me molestara aunque a veces no tenía buena suerte y una chica Dwyer insistente me acorralaba en los pasillos de la universidad.

Mi amistad con Anabell era otra historia entre las pláticas grupales empecé a conocer varios de sus gustos y eso porque le sacaban platica, Henry decía que era raro en ella, suele ser muy espontanea. Cuando nos quedábamos solos nuestra conversación eran casi nulas al parecer el plan de mi amigo no iba bien, a veces pensaba que me evadía tal vez eran alucinaciones mías.

Vi que aún faltaba tiempo para que diera la hora acordada, Henry y Bell's llegaban un poco más tarde, se había elegido ese día porque ellos salían de sus clases de música así Bell's no podía escaparse. Tanto Thomas y Rachel teníamos libre la tarde del jueves ya que los demás días estábamos en clases y en fin de semana Thomas trabajaba en el negocio de su familia.

Tome la carta misteriosa, en definitiva era un misterio ese papel no había ningún remitente, abrí con cuidado el sobre y sacando solamente una hoja blanca doblada. Estaba siendo un poco dramático simplemente era una hoja doblada, un simple hoja blanca donde venía escrito el nombre de Sasha, me sorprendí a mí mismo para observar nuevamente ese nombre ¿Sasha? ¿Mi exnovia? pensé que pasaría un tiempo sin saber de ella, tras varios años de conocernos no tenía ninguna duda de que era su letra, cuando terminamos no le di muchos detalles a donde iría ahora me preguntaba cómo había dado con mi dirección estaba por desdoblar la hoja para leer lo que contenía cuando sonó el timbre, rayos ¿quién sería? era temprano para que fuera algunos de los chicos ninguno de ellos era puntual. Abrí la puerta y me sorprendí nuevamente cuando vi a la persona que estaba en el marco de la puerta. Al parecer hoy era día de sorprendamos a Charlie.

—Hola— no conteste a su saludo aún seguía sin creer lo que pasaba, no sabía si por la carta o porque ella estaba aquí y sola— ¿llegue en mal momento?

—No, discúlpame — mire el reloj cerciorándome que aun faltaban casi 30 minutos de la hora normal— solo no pensé que llegarían antes ¿Henry?

—Paso a la bella Alice— la bella Alice era el nombre del local donde acostumbramos visitar cuando Henry no quería cocinar o cualquier otro día cuando nos queríamos despejar de nuestra vida universitaria y era el lugar donde trabajaba Sue

—Aun no pierde la esperanza ¿verdad? — Pregunte en tono divertido a Bell's

—No— sonrió ante su respuesta— él está seguro que es la indicada

—Vaya, ese hombre

—Si — nos quedamos mirando en diferentes direcciones sin saber que más decir y me golpee mentalmente la frente por dejarla parada en la puerta

—Lo siento, pasa— quite la caja que estaba sobre el mueble, me había empezado a acomodar sobre el para revisar tranquilamente el contenido de lo que me habían mandado — toma asiento, sabes que estas como en tu casa

— Gracias ¿Correo?

—Sí, apenas lo estaba viendo por eso me sorprendiste

—Lo lamento, si quieres vuelvo más tarde —parándose de donde había tomado lugar

—Cómo crees Bell's, esto puedo esperar— aunque mi ser curioso estaba impaciente por saber que decía la carta

— O puedes leerlo, no molesto

—Nunca molestas— mis mejillas se enrojecieron en ese momento haciendo que ella también lo hiciera

—Gracias — de un momento a otro su semblante en la mirada cambio— Rachel ¿no ha llegado?

—No, aún es temprano y ella no es la señorita puntualidad

— ¿Sabes dónde está?

—No sé, supongo que en su casa o la biblioteca tenemos un trabajo pendiente para mañana dijo que tal vez lo terminaría pero con ella nunca se sabe

—Entonces no sabes donde esta— su tono era acusatorio casi de enojo eso hizo confundirme

— ¿Debería?

—Si deberías

— ¿Por qué?

—Eso hacen los novios, cuidarse y todo eso— alzo los brazos para señalarme— mínimo deberías estar seguro donde estaría ¿dónde quedo el hombre de los buenos modales? —de toda su palabrería solo comprendí una

— ¿Novios?

—Si Charlie novios, acaso estas sordo

— ¿Quiénes son novios?

—Sí que eres lento —eso hizo irritarme, primera vez que cruzábamos más de un hola ¿Cómo estás? Y ella se ponía con esa actitud

—Deberías calmarte— pero eso hizo que se alterara más, nota mental hacerle caso a Esme y no decirle a una chica que se calme porque hará lo contrario

—Estoy calmada Charlie —ya de pie y caminando hacia la ventana que daba una buena vista a la ciudad

—Se nota — murmure aunque creo que si me escucho porque volteo para verme con los ojos entrecerrados

—Tú y Rachel son pareja— cada palabra mencionada era como si le estuviera enseñando a un niño pequeño a hablar, el gesto que había hecho más su declaración hicieron que empezara a reír — no es gracioso Charlie

—Para mí lo es— haciendo que saliera de mi otra carcajada

—No le veo el chiste a que tú y ella estén saliendo

— ¿De qué hablas? — Le pregunte un poco más calmado

—Que tú y Rachel están saliendo o eso ha dicho Renée— ese comentario de chismes no lo esperaba de ella

—Has estado con nosotros conviviendo, en nuestras platicas y ves como interactuamos no puedo creer que digas eso

—He oído lo que dice la gente— bajo su mirada — y las pláticas con Renée es sobre ustedes como pareja

—Deberías de dejar de creer en lo que dice la gente al igual que tu hermana— tome camino rumbo a mi cuarto tomando mi correspondencia necesitaba una distracción para que desapareciera mi coraje no quería enojarme y menos con ella, solo escuche un Charlie espera y cerré la puerta, agarre la carta de Sasha para distraer mi mente.

Charlie

Hola no se ni por dónde empezar sé que es raro que te escriba y hasta te preguntes como obtuve tu nueva dirección solo diré que tuve contactos para poder obtenerla.

Ahora tenía que tener más cuidado a quien le daba información no me sorprendía porque la consiguiera ella siempre obtenía lo que quería.

Estas semanas separados me he dado cuenta que realmente te llegue a amar, eres el hombre ideal para cualquier chica guapo, atento, amable como todo un caballero. Algo que yo no valore en su momento pero que quiero devuelta porque te amo.

Esas palabras jamás las había dicho durante nuestra relación casi dos años juntos y nunca escuche estoy enamorada de ti Charlie o un te amo de su parte aunque yo tampoco había colaborado con eso, solo los te quiero que espontáneamente se daban entre los dos ni cuando tuvimos nuestra primera vez después del baile de primavera salieron aquellas palabras.

Mi carta es para pedirte una nueva oportunidad tal vez no la merezca pero nada pierdo por intentar pedírtelo sé que no fui la novia ideal pero eso cambiara, te amo y sé que serás el hombre que más amare en la vida

Sinceramente esas palabras no parecían ser de ella, Sasha no era de ser una persona romántica ni de palabras dulces, era fría muchas veces pensé como se dio nuestro noviazgo oficial, en las ocasiones que quise finalizar nuestra relación terminábamos en la cama y me vería poco caballeroso si terminaba con ella después del sexo así que descarte esas ocasiones.

Lo arruine por ser una persona fría contigo pero mi amor por ti ha hecho reflexionar de lo que realmente quiero, espero tu respuesta mi dirección estará al final de la carta.

Por supuesto que tenía clara mi respuesta, no regresaría con ella de eso estaba seguro, contestaría a su carta para que viera que no había ninguna posibilidad de que hubiera nuevamente un nosotros.

Sé que será un amor a distancia aunque si nuestro amor es fuerte podemos cambiar nuestras direcciones, yo iré a donde tu estés no lo dudes.

No, ella y yo no teníamos los mismos sueños. Nuca lo hablamos pero al recibir nuestras respuestas de las universidades lo tenía claro. Sabía que no la amaba de eso estaba completamente seguro.

Te amo Charlie por siempre tuya Sasha

Solté la carta dejándola caer al suelo cuando el sonido del teléfono interrumpió mis pensamientos
agradecí tener un teléfono en mi recamara, no quería salir aun para ver a Bell's cuando conteste escuche como se cerró la puerta principal, suspire tal vez otro día arreglaríamos las cosas.

—Bueno

— ¡Oye hombre! soy Thomas solo para avisar que hoy no iré

— ¿Todo bien? — Tal vez había pasado algo, sentía una sensación extraña en mi pecho como si fuera a recibir malas noticias.

—Sí, solo que acompañare a mi hermana a sus clases de baile

—No pasa nada, nos vemos mañana

—Adiós Charlie — colgó antes de que yo pudiera responder algo más. La sensación de que algo malo pasaría aún seguía en mi tal vez solo era mi imaginación o el mal sabor de boca que me había dejado al leer la carta de Sasha.

Coloque el teléfono nuevamente en su lugar y busque alguna hoja para poder contestar a la petición de mi exnovia, sería mejor si la llamara pero no había ningún teléfono escrito sobre la hoja o el sobre, tendría que ser la carta solo esperaba que le llegara antes de mi visita a Forks, quede con mis padres de ir unos días a casa por las festividades tal vez llevaría a Henry ya que no podía costear un viaje a Chicago y no quería ningún préstamo para pagarlo. El viaje a Forks sería más fácil por los contactos que tenía mi padre aparte de que ellos lo querían conocer, mi madre había conseguido unos boletos de regalo para que fuera de visita con su familia en las fiestas navideñas, sería una gran sorpresa para él.

Escuche algunos pasos en la sala tal vez Henry había llegado en lo que estaba con mis pensamientos, dieron un toque a mi puerta era raro ese hombre entraba como en su casa.

—Pase— conteste dándole la espalda a la puerta, seguía en busca aun de alguna hoja blanca cuando sentí unos brazos a mi alrededor, me quede completamente quieto esto era demasiado raro Henry y yo no teníamos esa confianza aun y definitivamente estos brazos no eran de él, demasiado delgados para un chico.

—Lo siento — escuche la suave voz de Bell's quien sorbía su nariz ¡Dios! Había estado llorando, me zafe de sus brazos para corroborar que no me estaba equivocando, tenía la mirada hacia abajo.

—Bell's, mírame— negó con la cabeza, tome con cuidado cada lado de su cara para levantar su rostro y me mirara, sus grandes ojos verdes estaban cristalinos y rojos de tanto llorar— ¡oh rayos Anabell! ¿Por qué estabas llorando?

—Porque soy una tonta

—No lo eres

—Si lo soy, te juzgue y desde el primer día que nos conocimos me contaste que odias ese tipo de personas, yo lo siento— cada palabra lo decía entre hipidos

—Bell's cálmate

—No puedo, soy una tonta

—Deja de llorar odio verte así

—Solo discúlpame

—Lo hare, debes calmarte solo dime que no vas a querer una cita

—No — ella empezó a reír aun con lágrimas en sus ojos, no importaba como estaba para mi seguía viéndose muy hermosa.

—Me gusta cuando ríes— ella dejo de hacerlo y sus mejillas se tornaron más coloradas, empezó a morder su labio viendo la posición en la que estábamos, demasiado cerca y mis manos en su cara, no lo pude evitar mi pulgar acaricio su mejilla trazando con cuidado hacia sus labios, no podía perder su amistad aun ni siquiera habíamos empezado una, la solté ahora envolviéndola en un abrazo.

—Lo siento Charlie, enserio no quería decir eso, es que yo solo estaba—lo último lo dijo entre susurros que no alcance a escucharlo a pesar de que la tenía muy cerca de mí — yo solo lo siento

— ¿Tú estabas qué? — me sentí curioso

—Esto no está bien— la solté con cuidado para que me explicara

— ¿Qué es lo que no esta bien?

—Tú y yo— señalándonos a ambos

—No entiendo

—Charlie por favor

—Solo explícate Bell's

—Entre tú y yo

—Sigo sin entender

—Charlie saliste con mi hermana

—Sabes que fue por compromiso

—Pero saliste con ella

—Sí y sabes que salió pésima esa cita

—Pero— no deje que terminara a lo que tenía que decir

—No me interesa ella si es lo que te preocupa— me senté sobre mi cama, entonces era por su hermana que me evitaba no había sido mi imaginación

—Trato de evitarte pero todo de ti me atrae—su confesión me hizo levantar mi rostro, la cual había bajado para poder ordenar mis ideas

— ¿Qué?

—Lo que oíste trato de evitarte Charlie primero por mi hermana y después por Rachel, pero me es imposible.

—Rachel, es solo una amiga la conoces

—Hace semanas Renée me platico que había una chica de tu clase que siempre estaba contigo al parecer era tu nueva conquista— fruncí mi ceño por eso— ella la investigo y descubrió que es hija de un gran medico reconocido de la ciudad así que estaba dentro de tu círculo social es de las chicas que te conviene

—Sabes que eso no me interesa

—Lo sé y también sé que Rachel es una grandiosa chica

—Lo es y es una gran amiga, es mi repelente para tu hermana pero no le digas eso

— ¿Y solo de mi hermana?

—Claro es la única que me sigue

—Estas ciego

—Un poco —señalando los lentes de lectura que llevaba puestos — pero eso que tiene que ver

—Al menos una parte de las chicas anda detrás de ti ya sea por tu dinero o porque eres muy guapo— lo último hizo que mordiera nuevamente sus labios

—No lo creo

—Tu no lo vez, Henry tiene razón nunca vez a las chicas que están detrás de ti cuando sepan que no tienes nada que ver con Rachel varias chicas al fin se acercaran a ti— eso hizo que ella bajara su vista y que su zapato lo hiciera el objeto más interesante del cuarto porque yo también lo estaba viendo mientras procesaba todo lo que me había dicho, ella estaba interesada en mí, existía una pequeña esperanza de que fuéramos mas que solo amigos. Tras un largo momento de silencio al fin hable.

—Pero yo no quiero que alguien se acerque a mí — mis palabras la sobresaltaron haciendo que diera un paso atrás, llevándose una hoja tras su paso en ese momento me di cuenta que era la carta de Sasha, la mire casi horrorizado cuando la tomo entre sus manos y fui consciente que leyó algunas palabras que estaban plasmadas en aquel papel

—Ahora entiendo porque no quieres que alguien se acerque a ti— me entrego la hoja y salió de la recamara, me quede estático por un momento sin saber lo que acababa de pasar. Mi cerebro andaba un poco lento salí de ese trance para ir por ella y explicarle las cosas

—Bell's espera

—No tienes que darme ninguna explicación Charlie— escuche como susurraba algunas palabras mientras recogía sus cosas del mueble "eres una tonta, él nunca se fijaría en mi"

—No, yo te quiero explicar así que para por favor a lo que estás haciendo

—Charlie no importa

—Para mi si, te puedes sentar por favor—dejo de protestar ante mi petición sentándose en el mueble de una pieza — ¿puedes mirarme? por favor

—Charlie yo

—Solo escúchame ¿sí? — Ella asintió jugando un poco con sus manos — Sasha la autora de esta carta— agite ante nosotros la hoja que me había dado momentos atrás — fue mi novia de instituto desde que nos graduamos no habíamos tenido contacto alguno e inclusive en las vacaciones fue imposible vernos, finalizamos en buenos términos — omití algunos detalles, eran cosas que no debía de saber

— ¿Tu ex novia? — titubeo un poco

—Si mi ex novia de instituto, no tengo ni idea como obtuvo mi dirección pero lo hizo y me escribió

— ¿Qué quiere? — Su tono de voz era como si estuviera celosa

—Regresar conmigo

—Piensas regresar con ella— negué— ¿por qué no?

—Ella y yo ya no podíamos continuar con la relación, tenemos sueños diferentes

—Tal vez cambio sus sueños

— O tal vez no, mira Bell's la conozco de casi toda mi vida y sé que es una persona que no sacrificaría sus sueños por alguien más aparte de que mi madre o mi hermana o si es que ambas me matarían si regreso con ella

— ¿Te importa lo que digan ellas?

—Sí y mucho, sé que ellas quieren mi felicidad

—Te aman

—Lo hacen, si yo soy feliz ellas lo son y saben que mi felicidad no está con Sasha

—Lo siento

—Deja de disculparte

—Solo pienso en todas esas chicas y me dan celos, si por fin lo dije, vaya hasta me siento aliviada — alzo cómicamente sus brazos y se sentó lo más cómoda que pudo sobre el sillón

— ¿Celos? No lo entiendo

—Vaya, Henry no me dijo mentiras

—Ahora que tiene que ver Henry con nuestra platica

—El me conto que tus citas con chicas eran demasiado escasas y eras lento en el ámbito con las chicas— hablando de ese hombre a donde se había metido solo esperaba que no llegara en un momento oportuno

—Bueno, solo he tenido una novia — rasque sobre mi nuca pensando si era correcto o no decirle lo siguiente— prácticamente con ella tuve mi primera vez en todo

—´¿Todo?

—Si todo

—Eso es lindo, supongo— contesto en voz baja

—Sí, pero que haya sido mi primera vez en todo no significa que aun la ame, si por supuesto le guardo un gran cariño pero enserio Bell's no pienso volver con ella

— ¿No?

—Bell's lo he dicho varias veces, no me interesa Sasha o Rachel ni ninguna chica de la universidad que según ustedes andan detrás de mí— conteste exasperado

— ¿Ninguna?

—Hay una excepción

— ¿Si? — tome con cuidado su mano para que se pusiera de pie, era momento de decir algunas cosas, quería una oportunidad con ella, ya resolveríamos con el tiempo lo de Renée solo veía un futuro donde Bell's fuera feliz

—Bell's

—Charlie no, mira te lo he dicho todo de ti me atrae pero no somos iguales

—Según la anatomía no lo somos

—Sabes a lo que me refiero

—Solo por una vez en tu vida pon tu felicidades antes que los demás

—No puedo

—Claro que puedes Bell's, permíteme hacerte feliz

— ¿Tú me quieres?

—Permíteme hacerlo

—No soy como las demás

—Y agradezco por ello—me acerque más a ella y junte nuestras frentes— solo una oportunidad señorita Dwyer — asintió y apenas rozamos nuestros labios cuando un fuerte golpe en la puerta nos hizo saltar.

—Aun no terminamos esta platica— Camine lo más rápido posible antes de que tumbaran la puerta o saliera algún vecino— ¡Voy!

— ¡Charlie!

— ¿Sue? Rayos Henry ¿qué paso? — una cansada y llorosa Sue venia cargando lo mejor que podía a un golpeado Henry

—Larga historia amigo

—Pasa Sue, yo tomo a este hombre

— ¡Henry!— la voz de Bell's hizo que mi amigo regresara a su buen humor

—Tú y yo tenemos una plática

—Claro y de nada por esa ayudita

—Muy gracioso, debo curarte esas heridas y definitivamente debo llevarte a un medico

— ¡No!

—No digas que no amigo ni idea si tienes algún golpe más feo o fractura

—Está bien mamá

—Anabell en el baño hay un botiquín, tráelo por favor— ella corrió hacia donde le había dicho— Sue puedes ir a la cocina a preparar un té de favor

—Claro — tomo camino a la cocina mientras sentaba con cuidado a mi amigo sobre el sillón más grande

—¿Puedes explicarme que paso?

—Defendí a Sue— llego con el botiquín la chica ojiverde a quien le sonreí— Bell's puedes ir a ver a Sue — estaba un poco reacia a ir para no dejar a Henry —por favor — suspiro y nos dejó a ambos en la sala

—Cuéntame más

— ¿Recuerdas a su novio?

—Claro, como olvidarlo cuando el buen hombre me regalo un puñetazo porque le ofrecí un abrigo a Sue — había sido una tarde después de la universidad, Henry no llegaría a casa temprano por la clase de música así que pase al local donde trabaja Sue, una lluvia acompañada de un frente frio sorprendió a la ciudad aquella tarde, Sue iba de salida con el uniforme que portaba el cual solo consistía en una falda y blusa con el logo del lugar, paso a mi mesa para despedirse al interrogarla sobre si traía algo con que cubrirse se negó al igual que pagar un taxi para que la llevara a casa, acepto a regañadientes mi abrigo , tarde un poco más dentro del lugar cuando ella salió para poder disfrutar con calma de mis alimentos al doblar la esquina para tomar algún taxi me recibió un puñetazo junto con mi abrigo acompañado de algunos insultos, después de eso Sue paso varios días sin dirigirse a mí al final de dos semanas evitándome se disculpó a nombre de su novio, parece que las buenas chicas me repelían.

—Duele— lloriqueo aquel hombre más alto y fuerte que yo

—Discúlpame

—Esa cosa duele amigo— sujeto mi mano que llevaba el algodón alcoholado

—Bueno si te sigues moviendo te va a doler más

—Charlie por favor

En ese momento Sue entro a la sala con Bell's quien llevaba la taza de té en sus manos entregándosela a mi amigo

—Gracias— dirigió su mirada a la pelinegra quien miraba a todos lados menos a el

—Hare una llamada — informe a mis acompañantes, tome el teléfono que estaba en la sala para poder marcar a Caius un viejo amigo de la familia y que por suerte era médico, sonó algunas veces hasta que alguien tomo mi llamada

—Consultorio del doctor Vulturi— una voz femenina atendió mi llamada

—Buenas noches, quiero consultar al medico

— ¿Quiere agendar una cita?

—No, quiero saber si me puede atender en este momento

—Ok de acuerdo permítame— pasaron varios minutos, Henry me miraba impaciente al igual que las chicas, vimos cómo se tambaleaba nuestra amiga mesera. Bell's tomo la mano de Sue para salir de la sala e ir a otra habitación agradecí por ello, pasaron unos minutos más cuando el llanto de una de las chicas hizo que alzáramos nuestra mirada en dirección a las habitaciones, Henry intento pararse pero algo en mi mirada hizo resistirlo alzando las manos en rendición. Una voz ronca se escuchó al otro lado del teléfono.

—Doctor Vulturi al teléfono

—Padrino soy Charles

—Hijo le hubieras dicho a mi secretaria que eras tú ¿todo bien? Me ha dicho que ocupas de mis servicios

—Sí, es para mi amigo Henry

— ¿Qué paso?

—Lo golpearon unos maleantes— mi acompañante me miro cómicamente por mi mentira haciendo que solo alzara mis hombros no podía decirle la verdad, aun

— ¿Es al departamento de tus padres?

—Sí ¿podrá venir?

—Hasta la pregunta ofende, sabes que estoy para ustedes siempre

—Muchas gracias— colgó y me coloque a un lado de mi amigo quien tenía los ojos cerrados tras un breve silencio Henry hablo

—Tal vez arruine las cosas

— ¿Por qué lo dices?

—Ahora si me va a querer lejos de su vida, ella me dijo que me alejara y nunca le hice caso

— ¿Sue, te había pedido alejarte?

—Si

—No me habías dicho

—No quería preocuparte

—Henry

—Lo sé, debí decirte para que me dieras un consejo pero solo pensé en ella, en mí y que esto se arreglaría

—Le hemos causado algunos problemas a esa chica

—Creo que sí, mírame me molió a golpes ese tipo y Sue está desahogándose con Bell's tal vez maldiciéndome

—No lo creo

—Charlie yo la quiero en mi vida, soy egoísta lo sé pero yo la quiero a ella

—No es un objeto a quien puedas poseer

—La quiero, cada gesto de ella me hace quererla

—Henry por dios apenas la conoces

—Al igual que tú, apenas conoces a Anabell, Charlie el amor es irracional pero cuando sabes que es la indicada no hay duda— no quería hablar del tema hasta saber en qué términos quedaría con la ojiverde

—Me contaras que paso— fue más una declaración que una pregunta

—Fui al local por unos panques para la cena, no la vi pero no me era raro ya desde varios días me había evitado así que todo normal, salí del lugar y estaba guardando algunas cosas en mi mochila para venir aquí cuando escuche algunos gritos en el callejón de la vuelta solo escuche un suéltame me estas lastimando—empuño su mano golpeando su pierna y con ello un quejido junto con una maldición salió de su boca

—Aguarda boxeador te estas lastimando mas

—En ese momento pensé en buscar algún policía para que ayudara a esa persona pero escuche un "Sue serás mía quieras o no, estoy harto de esperar" — ahora fue mi turno de empuñar mi mano Sue era una chica buena ella ni ninguna otra mujer merecían ese trato

—¿Fuiste en su búsqueda?

—Sí y no me arrepiento amigo

— ¿Qué más paso?

—Deje mis cosas tiradas a un lado, empuje al tipo hacia unos botes para ver que ella estuviera bien y sentí más coraje cuando vi su uniforme todo desarreglado y sus ojos amigo , esos ojos que siempre había visto hermosos estaban llorosos cuando baje para ver su demás rostro su mejilla estaba roja como si la hubieran abofeteado varias veces— fue tanto mi impacto al ver todo mallugado a mi amigo que no había reparado en ver a la chica— su ropa interior estaba casi a sus tobillos—cerro sus ojos y pequeñas lagrimas mojaron su enrojecida mejilla por los golpes jamás lo había visto tan vulnerable — llegue tarde Charlie

—No, llegaste en el momento que debiste llegar están aquí a salvo en mi casa

—No lo sé ¿sabes lo que me dijo ese tipo? que era nuestra culpa nuestra maldita culpa si no hubiéramos llegado a interrumpir en su vida nada de eso hubiera pasado

— ¿Nosotros?

—Si, dijo que nuestra gente le estaba mostrando un mundo donde ella nunca iba a poder vivir y ella quería ese mundo

—Ella puede estar en donde quiere estar

—Que ella estaba cambiando ya no era su Sue

—No es culpa nuestra, ella tiene en mente grandes sueños y su novio no dejaba ser libre lo sabes, haz estado en nuestras platicas y de su boca ha salido lo que quiere.

—Él lo dijo y ella no lo negó

—Ahora soy yo quien quiere golpearte, está en shock ¡por dios Henry! después de vivir ese trauma y querías que ella te digiera algo coherente— me miro ahora con culpabilidad

—Yo...Solo— titubeo cada palabra

—Calla y mejor descansa

—No quiero terminar de contarte

—Está bien

—Bueno, antes de que me dijera todo eso, me tomo por la espalda para ahora yo caer sobre los botes, la tire sin querer cuando él me agarro, por cada golpe que me dio me dijo todo eso, Sue gritaba que me soltara pero eso lo motivo a darme con más fuerza

— ¿Quién te defendió? — el bajo la cabeza— ¿Henry?

—Sue le aventó un block a la cabeza

— ¿Qué?

—Lo dejamos tirado en aquel callejón— eso era algo que teníamos que resolver después— como pudo ella me levanto ni tiempo me dio de voltear a verlo la adrenalina me hizo caminar rápido ni siquiera se en que momento tomo mis cosas, tomo la mochila que estaba a su lado sacando un paquete en bolsa de papel— ¿quieres?

—Rayos Henry no es el momento

—Siempre es un buen momento para unos buenos panquecitos— lo tome al parecer su momento de dramatismo se había ido

El timbre de la casa sonó, haciendo que Bell's se asomara desde mi habitación, me sonrió a lo cual yo le correspondí con una sonrisa regresándome un beso con un guiño al parecer no había mucho que aclarar entre ella y yo. Regresando a la realidad abrí la puerta un hombre rubio ya mayor de ojos azules como el cielo junto con una joven rubia que yo conocía muy bien.

— ¿Rachel?

—Estaba con papá

—Padrino

—Hijo

—Pasen, por favor

—Así que no ibas a venir a los jueves de película

—Se me había olvidado, pase con este guapo señor a revisión

— ¿Cómo vas?

—Las cosas marchan bien ¿verdad padre?

—Gracias a Dios, si

—Me alegro escuchar eso

—Así que cárgame — me puse de espaldas para que ella pudiera subir y llevarla a la sala , así es mi pequeño repelente de chicas ha sido mi amiga desde que éramos unos bebés , Rachel es como una hermana para mí, su padre era amigo de la familia desde antes que se conocieran en la universidad, los dos junto con Esme y su hermana Rebecca odiábamos los eventos a los que teníamos que asistir con las demás familias adineradas y estiradas, cuando coincidíamos escapábamos de aquellos lugares, meses atrás había estado enferma haciendo que cayera en cama como buen medico su padre le hace chequeos cada mes para prevenir cualquier cosa

— ¿Rubia, que haces aquí?

—Oh, ahora soy enfermera del Dr. Vulturi aparte de que es jueves de películas

—A ver checaremos al joven— empezó a acomodar unas cosas sobre la mesa de la sala en ese momento una preocupada Bell's apareció en la sala

—Chica doble

—Hola Rachel, medico buenas noches— mi padrino solo asintió concentrado en lo que estaba haciendo y fui consciente que aun traía a mi espalda a mi amiga

—Servida señorita Vulturi

—Gracias joven Swan la tía debe estar orgulloso por el buen caballero que eres

— ¿Tía?

— ¿No les has contado?

—Bueno, Henry lo sabe

— ¿Saber qué?

—Guarden silencio por favor— le regañaron e hizo seña de simular cerrar su boca con seguro y tirando la llave, Rachel tomo lugar en el mueble individual

—Rachel es como una hermana para mí, no sabía que estudiaría aquí hasta semanas después que se incorporó a las clases

—Si aparte que le hago el favor a Esme de alejar a las caza fortunas

—Sí y porque me amas

—Amo que tengas un ego muy alto

—Déjense de tonterías niños— los dos hicimos una señal de soldado y sentándonos a ver lo que hacía con Henry

—Iré a ver cómo sigue Sue

—En un momento ira mi padrino a verla

—Está bien—salió de la sala para entrar nuevamente a mi recamara

—Hasta le quite un peso de encima

— ¿A quién?

—A tu chica

— ¿Mi chica?

—No te hagas Charlie, llevo casi una vida conociéndote, ella te gusta y viceversa

—No sé de qué hablas

—Hazte tonto todos lo ven menos ustedes

—Lo que tú digas

—Su mirada se tornó más tranquila cuando mencionaste que soy como una hermana para ti

—Así es y lo sabes

—Pero ella no lo sabía y está igual que los demás pensando que tú y yo somos algo más

—Gracia por eso

—Para eso son las hermanas postizas— bese el tope de cabeza y me recargue sobre ella, su compañía en la gran ciudad me era de gran ayuda

—Solo son contusiones en el cuerpo nada grave como alguna fractura si esa era su preocupación, debe tomar algunos analgésicos al igual que estos medicamentos para disolver los moretones —como me iba explicando ponía cada caja de medicamento sobre la mesa— después del baño, se colocara esta pomada para aminorar el dolor

—De acuerdo

—Por el momento le inyectare un medicamento para poder limpiar las heridas de su rostro—el semblante de Henry se volvió blanco como si hubiera visto un fantasma

—In-yec-tar — titubeo

—Si joven— Rachel empezó a reír, yo hice una mueca para no acompañarla en las risas

—Rachel—le regaño su padre y tomo camino fuera de la sala para entrar a mi cuarto donde estaban las chicas

—Henry por el amor de dios es solo una inyección y es para quitarte el dolor

—Pero dolerá

—Solo el piquete

—No

—Henry no hagas este drama necesito que limpien tus heridas

—Ok, ok solo denme unos minutos ¿puede revisar a Sue mientras yo me preparo mentalmente?

—La revisare si termino de revisarte a ti

—Ok— al parecer el nombre de Sue resulto un buen chantaje, se acomodó sobre el mueble mas grande.

Mi padrino empezó a preparar el medicamento, la expresión de Henry era para reírse pero no era el momento tal vez este sería una buena anécdota para recordar si es que las cosas terminaban bien, solo esperaba que las decisiones que tomáramos en este momento no perjudicaran nuestro futuro.


Lo siento mucho por no estar actualizando pero mi computadora ha muerto, y me es difícil estar escribiendo en el celular. Invoquemos al dios de las computadoras para que me compre una nueva.