Naruto No me pertenece

Capítulo 2: viviendo juntos.

Hikari se despierta completamente desorientada cuando se sienta en la cama, ha tenido un extraño sueño lleno de pasteles quemados que la quieren llevar fuera de la cocina, mientras ella chilla cómicamente que no lo volverá hacer, un sueño demasiado raro. Se pasa una mano por el rostro, sintiendo un extraño frio poco inusual, que seguramente será un frente frio. Siente que ha dormido más de lo normal, por lo que debe apresurarse para hacer el desayuno a Naruto y correr a su trabajo.

¿Es sábado?

No tiene ni idea.

Pero de pronto todo parece tener más claridad, mientras ve alrededor descubre que esta no es su habitación. Comienza a sudar nerviosamente sintiéndose desorientada, ella no es buena madrugando y aunque lo ha hecho toda la vida por sus trabajos, siempre ocupa unas horas para estar al 100%. Gira el rostro notando que es una habitación que nunca ha visto, que esta cama es enorme y al bajar la vista descubre que esta desnuda.

Sujeta la manta azulada contra su pecho, al tiempo que chilla estúpidamente.

¿Qué hizo?

¿Qué ha pasado?

—Parece que olvidaste todo ayer, me siento ofendido — fue una voz que habla desde su lado derecho.

Su rostro se mueve casi robóticamente, antes de que este se vuelva completamente rojo de la incredulidad. Kakashi la mira de forma algo aburrida, únicamente vistiendo unos pantalones de dormir, pero, aunque su cuerpo es impresionante lo que le quita el aliento es ver las múltiples marcas en su torso.

Los destellos de lo que paso ayer, llegan como una bola de demolición y chilla antes de meterse bajos las sabanas.

Es una pervertida.

Piensa con ambas manos en su rostro, sintiendo humo salir por sus orejas. Ella jamás había hecho algo por el estilo con sus citas anteriores, sus besos han sido tan tiernos y mágicos, que es difícil reconocerse la noche anterior con Kakashi. Había sido algo doloroso al principio, pero, aunque este fue dominante, siempre el trato de manera dulce, conforme la noche avanzaba era ella quien pedía que fuera más… demandante.

Ahogo un chillido contra la almohada.

Se moriría de vergüenza.

Lo haría.

Tiene que existir.

Unos segundos de completa miseria, lo cual aumenta cuando recuerda que esta desnuda de bajo de unas sábanas, terminan cuando Kakashi alza un poco la sabana para verla. Ella espera que se burle, pero solamente arroja una de sus camisas de forma grosera en su rostro. Gimotea cómicamente antes de alejarla y verlo de mala manera, pero este la ignora.

La caminata de la vergüenza.

Piensa colocándose la camisa negra, que le queda casi nadando, se siente levemente humillada al ser tan pequeña comparada con Kakashi. Pero tomando aire y descubriendo que el resto de su ropa no está por la habitación, se golpea mentalmente al recordar que todo había empezado en el comedor.

Camina roja como un tomate fuera de la habitación, para ver que el hombre está sentado frente a su comedor comiendo tostadas, huele bien. Su estómago gruñe y camina tímidamente hasta sentarse frente a él, tomando una tostada de otro plato, que parece haber sido para ella.

Cuando prueba la tostada no puede evitar hacer un sonido de placer, odia que este sea mejor cocinero que ella, para hacer saber una tostada tan buena. Ignorando los modales que siempre le obliga a Naruto, se come el desayuno descubriendo que tiene demasiada hambre.

Después de todo el ejercicio que hizo ayer no se extraña, gimotea al sonrojarse de la vergüenza y se tapa el rostro con ambas manos. Sabe que ahora Kakashi la está viendo y no leyendo el estúpido libro que siempre lee. Niega con la cabeza sintiéndose demasiado avergonzada, mira entre sus dedos notando varias marcas en el cuello del hombre y quiere que la tierra se la trague.

Es una pervertida.

—¿Te arrepientes? —Fue la pregunta casual de Kakashi que hace que ella se quite las manos del rostro para verlo incrédula.

Quiere gritar que no, pero se muerde el labio para no ser tan descarada.

¿Arrepentirse?

Esta loco.

Ignorando sus diferentes grados de perversión, que ella no conocía del hombre y de ella, solo un idiota se arrepentiría de lo que paso a noche. Agradece a los cielos sus problemas hormonales de joven, que los médicos han controlado con pastillas anteriormente, pastillas que impedirían que estuviera embarazada como efecto secundario, algo que ella siempre ignoro, pero Anko se burló en ocasiones.

No es que no estaba interesada en tener hijos, pero no quería que fueran por estar un poco caliente con su vecino, amigo, héroe e interés romántico.

Pero era tan vergonzoso admitirlo en voz alta, se sintió como Anko, que Anko tenía razón todo el tiempo.

Se niega admitirlo en voz alta.

Nota la mirada curiosa del hombre, pero que parece algo amarga también en la espera de su respuesta. Se decide por tomar mire antes de ver el café a su lado. Kakashi ha admitido no ser fanático del café anteriormente, a diferencia de ella que lo usa como droga.

¿Cómo consiguió café?

Otro día pensaría en eso.

—No me arrepiento — dice algo tímida alzando sus hombros y viendo otro lado sonrojada — solamente me avergüenzo de mis acciones — admite sintiendo su orgullo algo herido por decirlo en voz alta.

Ahora Kakashi parece claramente confundido, ella por otro lado prefiere tirarse de un puente a tener esa conversación. Pero bueno, esperaba que este hombre no lo usara a su beneficio, a quien quería engañar, se burlaría de ella toda la vida, ya lo veía venir.

Tosió un poco intentando recuperar la compostura, pero sus mejillas seguían rojas y ella avergonzada.

—Ayer me comporte, de una manera que no pensé que podría y… —su boca comienza a temblar al ver el brillo divertido en los ojos de Kakashi, señala su cuello antes de enterrar su rostro entre sus manos de nuevo — soy una pervertida— confiesa con horror de pensar en lo que paso a noche.

Porque no se arrepentía, ni un poquito, había disfrutado mucho.

Se siente sucia.

—No me molesta, le doy el visto bueno — dice Kakashi con diversión y ella gira verlo atormentada con el rojo en su rostro.

—No me digas esas cosas — gruñe superando su nivel anterior de vergüenza.

Pero este sigue manteniendo una sonrisa y ella quiere morirse ahí mismo, porque la sonrisa queda bien en sus labios y comienza a sentir algo cálido en su vientre. Recuerda la forma en la beso la noche anterior, la forma en como la toco y como ella prácticamente se derritió entre su cuerpo.

Quiere repetirlo.

Vuelve a cubrir su rostro con ambas manos.

Jamás tuvo tales pensamientos con sus parejas anteriores, jamás pensó llegar tan lejos, jamás pensó que esto era posible.

De un pronto a otro (maldice las habilidades ninja) se ve sentada en el comedor y suelta un chillido cuando Kakashi se encuentra entre sus piernas, sujetando su cintura y con el rostro demasiado cerca del suyo, sin la máscara. Odia eso, verlo sin la máscara es malo para ella, hace que su corazón se agite al pensar que las últimas dos veces que paso, termino besándolo y en su cama.

Su cuerpo quiere más.

Pero ella esta atormentada.

—Entonces no te arrepientes, eso es bueno, yo no lo hago, tampoco me importa que seas una pervertida, eso siempre lo supe — admite y esquiva su rostro del puñetazo que pensaba darle en su rostro.

Ella lo ve molesta, pero sintiendo aun el corazón agitarse en su interior.

Voltea a otro lado, se siente avergonzada de ella, pero no se va apartar de donde está, se siente cómoda.

Se siente claramente dividida por dentro.

—Sabes tengo que ir a casa, Naruto ocupa el desayuno y debo trabajar — dice su lado responsable, sin querer irse, pero sintiéndose demasiado nerviosa para querer correr.

Su interior la patea para que se calle, pero ella se mantiene firme.

De reojo nota a Kakashi casi disfrutar de verla nerviosa, lo que la hace sentir molesta, pero no menos nerviosa.

Odia su cuerpo.

Parece controlarla para que se quede quieta.

Entonces siente las manos de Kakashi sujetar suavemente los muslos de ella, mientras la atrae un poco más a él, se sigue acercando. Ella siente que en cualquier momento va a explotar del rojo en su rostro o se va a desmayar por las emociones tan intensas en su interior.

—Naruto se fue al campo de entrenamiento hace horas, debe estar esperando que llegue temprano, pobres ilusos — dice eso ultimo con pena, ella lo ve con mala cara por ser un profesor que siempre llega tarde — no pasa nada por abrir tarde un día , no quiero que te vayas aun — son esas últimas palabras.

No cargas de erotismo, lo cual es ridículo, por todo el ambiente, lo que la destinataria.

Él no quiere que se vaya.

Él nunca ha dicho la palabra querer en realidad, siempre parece indiferente cuando indica algo, pero no lo demanda, no dice sus emociones. Ella pestañea confundida con la boca levemente abierta al pensar, que Kakashi ha admitido que no quiere que se vaya, que, aunque parezca poco, para ella significa algo importante.

Manda al carajo su moral y ella lo sujeta de las mejillas para iniciar ella el beso.

Este no se queja antes de comenzar atraerla más contra él.

Las ropas no son muchas por dicha.

Kakashi llega tarde con una excusa tonta y ella pasa toda la tarde siento más torpe de lo usual en su trabajo.

.

.

No dicen nada, en realidad ella le suplica que no le diga a Anko o su vida acabara en miseria, a lo que Kakashi simplemente rueda los ojos, no era de las personas que andan contando su vida personal. Naruto parece ser el único que sabe que algo pasa entre ellos, aunque no tenga nombre, este solamente le señala a Kakashi que, si le hace algo malo, lo matara, con simplicidad mientras comen ramen instantáneo una tarde, este se encoge de hombros aceptando el trato.

Ella no sabe que pensar.

La relación de ambos no cambia drásticamente, no es como Ryuji que llega a la librería con un ramo de flores por que cumplen meses, tampoco comienza a decirle poemas o tiene alguna fase sumamente romántica. En realidad, parece ser incluso más descuidado a su lado, apareciendo con piyama en su casa porque no tiene algo que tomar, le dice gorda cuando la ve viéndose al espejo y roba sus libros de forma descarada. Pelean más de lo normal, por cosas estúpidas y peleas que rozan lo cómico.

En las noches a veces solo pasan sentados leyendo, ella gruñe algo sobre que ICHA ICHA es ridículo a lo que él dice que de ahí saca sus ideas. Es completamente vergonzoso pensar en eso, porque realmente no son ideas del todo malas, pero ella prefiere morir a aceptarlo.

Naruto la mayor parte del tiempo los obliga a jugar cartas con él y a veces, se pone posesivo con ella abrazándola y viendo mal a Kakashi, quien lo llama infantil y ellos discuten ridículamente.

Cualquiera que los viera diría que son unos amigos de años, lo cual no tiene del todo mentira.

Hikari, aun así, nota cambios sutiles que le hacen sentir orgullo, ya que no es ninja. Kakashi parece algo relajado a su lado, a veces de forma que sospecha no es no intencional, se lo topa por las calles y caminan de regreso juntos a su departamento. Este a veces compra cosas que deja en su despensa, como su café favorito o los chocolates que Naruto y ella disfrutan en secreto. Cuando ella comenta mucho sobre un libro, misteriosamente aparece en su biblioteca, este suele dejarla dormir en el sofá cuando está cansada y llevarla a su cama en las tardes.

Muchas cosas más, pero esas son las que piensa ahora.

Además, su vida privada.

Se sonroja de pensarlo y cubre su rostro con ambas manos.

Va bien.

Muy bien.

Muy activa.

Quiere morirse de la vergüenza ante sus pensamientos.

No es algo que ella busque, hay muchas ocasiones donde ellos solo pasan en el departamento del otro y discuten cómicamente en el lugar de pensar en tener sexo como conejos. Hay veces que incluso si ella tiene ganas, prefiere contenerse a decir algo, pero él parece leerla muy bien y la besa, entonces ella sede fácilmente. Hay veces que Kakashi solo llega cansado por una misión difícil al igual que Naruto, donde todos duermen por el exceso de trabajo. Pero hay otras noches donde, solamente pasa.

Pero sobre todo en el departamento de Kakashi, se moriría de vergüenza que Naruto los atrapara en el acto, aunque este comenta descaradamente que son ruidosos. Ella lucia sumamente petrificada, mientras Kakashi asiente diciendo que es su culpa por gemir muy alto.

Ninguno de los dos se fue sin un castigo, sabiamente aprendieron a no volver a decir nada.

Era humillante, al menos Naruto parecía aprobar su relación con Kakashi.

—¿Exámenes chunin? —Comenta ella con curiosidad en medio de la cena.

Kakashi curiosamente ese día comento algo sobre tener que ir a una reunión con el Hokage y Naruto aprovecho para pasar tiempo con ella.

Naruto comenta emocionado sobre los exámenes chunin, sobre ser más fuerte y que derrotara a sus oponentes. Hikari por otro lado parece seriamente preocupada porque algo malo pase, pero después de todo han pasado varios meses y han tenido muchas misiones últimamente.

Es el siguiente paso.

¿Verdad?

—¿Me apoyaras? —Pregunta el niño con una sonrisa radiante.

Es un niño, con doce años apenas, se siente dividida entre apoyarlo u ocultarlo en el cuarto lejos de la maldad del mundo.

Pero no lo hace.

Él tiene que vivir su vida.

—Por supuesto, estoy segura que mi bebé va ganar — dice apretando las mejillas del niño que se queja infantilmente.

Esa noche lava los platos pensativa y cuando se acuesta en su cama, no puede dormir, pero tampoco sale al balcón, solo se queda viendo a la pared pensativa.

Tiene un mal presentimiento en su interior.

.

.

¿Cómo termino dentro del hospital?

Piensa ella meditando de forma irónica, todo había estado saliendo bien, Naruto había pasado las primeras partes del examen, incluso se había estado entrenando seriamente con ese hombre llamado Jiraiya, un pervertido. Recuerda cuando este toco descaradamente su trasero cuando se conocieron, Naruto prácticamente estaba por matarlo, pero el kunai de Kakashi en el cuello del hombre y mirada mortal, le enseñaron a que esa acción no se repetiría con ella.

Luego paso el torneo, todos fueron convocados y ella en primera fila gritaba el nombre de Naruto en su examen. Nunca se había sentido tan aterrada como orgullosa al ver a su niño ganar, ella chillo emocionada al tiempo que este le levantaba los pulgares en su dirección y ella lo imitaba cómicamente.

Entonces todo fue un caos, ella termino dormida en algún momento de la situación. Cuando despertó estaba en medio del hospital, con un brazo enyesado sin entender quien había intentado atacarla inconsciente. Una de los médicos comento que ella había estado en una parte donde la gradería se derrumbó, cuando todos los demás parecían ilesos, ella fue la única herida.

Mala suerte.

Como de costumbre.

Naruto había entrado corriendo para abrazarla, diciendo que todo estaría bien, aunque este fue quien había luchado contra un monstruo en esa batalla. Lo calma diciéndole que estaría bien, pero al final nuevamente vuelve a ser sobreprotector.

Anko se burla de su mala suerte.

Kurenai suspira al verla.

Guy se ofrece a llevarla a su departamento.

Asuma le palmea la cabeza condescendientemente.

Se siente humillada de ser la única herida de tantas posibles víctimas.

Al final regresa a su departamento sin ayuda de Guy, le explica mil veces que es su brazo y no sus piernas las heridas, haciendo que este se deprima. Al final lo invita una tarde a comer, debido a lo preocupado que estaba por su alumno. Hablando sobre hombres preocupados por sus alumnos, Kakashi parecía estresado, incluso cuando nadie parecía darse cuenta, ella notaba que estaba preocupado.

Por Sasuke.

Recuerda al niño que a veces ha logrado arrastrar con Sakura para que coman en su departamento, este parece tan solitario y alejado. Pero es amable, al menos con ella siempre fue tranquilo y agradeció sinceramente cuando ella le envió comida en algunos paquetes para que tuviera en casa.

Ella siempre molestaba a los niños con que era su madre postiza falsa, a lo que Naruto rápidamente destacaba que él era el preferido. Sasuke pareció fastidiado, pero incluso así, cada que ella le palmeaba la cabeza o cuando ella comenzó abrazarlo a Sakura y él cuando se iban de misión, nunca se quejó.

Pero Kakashi estaba preocupado.

—Me recuerda a mí — musita una noche cuando Naruto está dormido y ella estaba leyendo atentamente un libro sobre cocinas con tomate, para prepararle algo a Sasuke — yo era como él, no entendía el trabajo en equipo y mucha gente que me importaba murió— añade a nadie en realidad, como si hablara con él mismo.

No dice más, no lo presiona porque realmente, aunque siente curiosidad, Kakashi hablara cuando tenga que hablar.

Toma asiento a su lado en el sofá de su departamento, este parece confundido cuando ella hace que su cabeza se estampe contra su regazo, pero no se queja cuando ella acaricia vagamente su cabellera. Sigue leyendo su libro ágilmente con una sola mano.

—Bueno entonces si eres como él, sabes que ocupa ayuda, no te deprimas por lo que paso y piensa en cómo ayudarlo—

—Sasuke es terco—

—Conozco a un hombre de cabellera blanca que es igual—

-… -

-… -

Piensa que no va a decir nada más, pero sus siguientes palabras la sorrenden.

—No merezco gente que se preocupe por mí, no deberías estar a mi lado, la gente que me importa suele morir — dice con una frialdad que la deja helada.

Pero cuando baja la mirada, aunque ve la seriedad de Kakashi, también puede notar casi desesperado porque se quede, como un niño. Su sorpresa cambia a una mirada cálida al tiempo que baja para darle un beso en la frente al hombre de 26 años, que le sigue recordando al mismo niño que la despertó una noche sin querer por tener pesadillas.

Los ojos de este parecen aliviados de que haga caso omiso a su advertencia.

Suspira.

—Todos merecemos amor Kakashi, es la única forma en que la oscuridad no nos consume — musita con el pensamiento de sus padres.

Como en el último segundo, ellos dieron sus vidas por el amor que le tuvieron a ella.

El amor de ellos, es el amor más fuerte que conoce.

Kakashi no comenta nada, pero por primera vez lo ve dormir en su regazo sin ninguna preocupación, generalmente es ella quien queda dormida y este siempre esta alerta. Sigue acariciando la cabeza del hombre, media hora después Naruto aparece y se acuesta a su otro lado en el sofá, diciendo que se siente solo.

Rueda los ojos.

Ambos son unos críos y ella no puede quererlos más.

.

.

Esta vez ella camina al hospital de forma pensativa, siente que su vida cada vez da un giro más rápido. Casi parece ayer cuando ella le dio comida a Naruto por primera vez cuando era niño, pero ahora parecen que las batallas solo siguen incrementando a su alrededor, ser amiga de un grupo de Ninjas no parece tan bueno como en un inicio, pero jamás los dejaría . Entro a la habitación saludando a las enfermeras, que no dejaban de cotillear sobre quien sería la siguiente en darle un baño de esponja a Kakashi Hatake.

No las culpo ni se sintió celosa, después de ver el cuerpo de ese hombre, como culparlas.

Sintió algo de sangre salir por su nariz, que se limpió rápidamente antes de abrir las cortinas de la habitación.

Suspiro.

Según le comentaron, Kakashi había enfrentado a un ninja poderoso y peligroso, quedando en estado de coma, al mismo tempo Naruto y el viejo pervertido de Jiraiya estaban buscando una vieja conocida de este último. Desde la muerte del Hokage todo estaba con las patas arriba, como diría su madre.

Vio de reojo a Kakashi dormir plácidamente, en un estado en coma, tomo asiento a su lado con un suspiro.

Se veía tan lindo durmiendo, era una pena que fuera en estas condiciones que lo viera.

Le había agradecido profundamente a Guy salvar a Kakashi, este parecía arrepentido de que no hubiera llegado antes, ahora solo quedaba esperar. Confiaba en Naruto, sabía que traería a esa famosa doctora y lo rescataría del sueño profundo, tenía que ser así, no quería perder a más personas preciosas para ella.

Comenzó leyendo un libro en voz alta, se burló de este en voz baja diciendo que odiaría un libro tan romántico, luego comenzó a comentarle las noticias nuevas, también se burló de que Kurenai tal vez por fin hiciera un paso con Asuma. Un poco entrada la tarde Sakura entro tímidamente a la habitación y ella la recibió con una sonrisa.

—Me gustaría ser tan fuerte como Hikari-nee — habla Sakura al verla con esa sonrisa.

Esta tiembla, antes de transformarse en una sonrisa más melancólica.

Sonríe por sus padres.

Sonríe porque ellos amaban su sonrisa.

Sonríe para no llorar en la desesperación que siente.

¿Qué pasa si Kakashi no despierta?

¿Qué pasa si Naruto no regresa?

¿Estará sola de nuevo?

Siente un leve ataque de pánico iniciar, pero se logra controlar a pura fuerza de voluntad, sobretodo porque Sakura aún espera una respuesta.

—Ya lo eres Sakura-chan, solo sigue sonriendo — le dice palmeando la cabeza de esta.

Le dice que cuide de Kakashi mientras va hacer unos encargos, esta asiente animada de su misión y ella suspira al caminar por las calles. Cuando detecta el departamento de Sasuke vacío, frunce el ceño, ella lo había estado visitando durante la semana que estuvo en el hospital, este jamás dijo nada, pero acepto la comida que ella puso en sus manos y cuando lo abrazo, no la separo. Deja la comida de este frente la puerta, esperando que regrese de donde quiera que esté.

Odia no ser un ninja, podría ir a buscarlo, aun no estaba del todo recuperado.

Camina un poco más por las calles, antes de llegar al cementerio de Konoha, primero saluda a sus padres y deja sus flores habituales, luego camina a la tumba de Sakumo Hatake. Fue mera sorpresa en realidad, un día había ido a visitar la tumba de sus padres, cuando vio a Kakashi alejado de ella frente a una tumba, claro que eso fue mucho antes de que quisieran amigos o buenos vecinos. También recordó que Asuma comentaba que Kakashi siempre iba al cementerio todos los días, lo cual significaría porque siempre llega tarde a todos lados o que unas horas al día lo pierde de vista.

Cuando ellos comenzaron, lo que sea que tengan, sin nombre, Naruto había comentado que Kakashi se tardaba aún más.

Se sonroja ante la leve implicación y la mirada incriminatoria de su pequeño.

Jamás lo diría en voz alta.

En fin, Kakashi está en coma y alguien debe visitar el cementerio, luego de suplicarle a Guy para que le dijera el nombre de las tumbas que visitaba Kakashi, comenzó a ver que ocupaba muchas flores. Primero se detuvo en la tumba del padre de Kakashi, donde se arrodillo para hablar un poco.

—Sakumo-san estoy segura que usted creo un hijo maravilloso, pero es muy vago, aun no se despierta y me estoy volviendo loca, por favor cuídelo desde arriba y no lo deje morir todavía, o juro que lo matare yo misma por dejarme sola con nuestras tres bendiciones, Naruto, Sasuke y Sakura, aun ocupan al bastardo de su maestro / padre — dice cómicamente en voz alta, haciendo que algunos cercanos se alejen de ella.

Al principio había hablado tímidamente a la tumba, pero después de varios días y sentirse en pánico, decide ser sincera. No conoce a Sakumo, solamente sabe que este fue un Shinobi, que se suicidó por no terminar una misión, pero rescato a su equipo, ignorando lo que le dijo la bibliotecaria con desprecio ella piensa que es un héroe.

Piensa que fue amable, Kakashi seguía visitando su tumba, no lo haría de ser un mal padre.

Entonces espera que por muy ridículas que fueran sus palabras, la hubiera escuchado.

La siguiente tumba que visita es la del cuarto Hokage, que no recuerda por ser muy niña, pero que descubre que es el maestro de Kakashi. Su tumba siempre tiene flores, por lo cual parece algo torpe llegar con unas tan sencillas, pero tampoco es que este bañada en oro.

—Minato-san su alumno es un idiota, sé que usted fue un gran Shinobi que nos salvó a todos, aunque admito que usted también es un idiota, sellar al Kyubi dentro de un niño tan adorable como Naruto, o al menos eso escuche, viéndolo de esta forma no me extraña que su alumno fuera un idiota, espero descanse en paz — recibió malas miradas de las personas.

Pero se encogió de hombros.

Las últimas dos tumbas están cercas, una es de Uchiha Obito y otra de Nohara Rin, Kurenai y Asuma revelan que son los compañeros de Kakashi en su infancia, también revelan historias de ambos. Rin parecía ser amable y enamorada de Kakashi (no la culpa ya que ella está igual), mientras que Obito parece ser un revoltoso que le recuerda un poco a Naruto según las historias de sus amigos.

Sonríe antes de poner las flores en sus tumbas.

—Estoy segura que ambos estarían decepcionados de saber que Kakashi aún no se despierta, les juro que lo intento, pero es un vago de primera — inicia con un suspiro decepcionado — según escuche Nohara era un ninja médico, estoy segura que Nohara-san hubiera pudo hacer algo en esta situación — dice encogiéndose de hombros — sobre Uchiha-san, bueno me recuerda a un niño que conozco que es como un hijo para mí, seguramente me hubiera llevado bien con él, tal vez me hubiera escuchado quejarme del vago de su compañero — agregó con una risa.

Entonces sintió algo, un frio en su cuerpo y giro la cabeza, un hombre estaba a su lado.

¿Cuándo llego ahí?

Sintió algo de pánico al ver que estaban solos en el cementerio, también por no haber escuchado sus pasos, un ninja supuso sin entender el pánico dentro de ella. El hombre tenía una capucha que dejaba ver poco de su rostro, pero noto que una de las partes de su rostro parecían magulladas. Se congelo cuando noto unos ojos fríos verla, ella sonrió nerviosa.

Se incorporó algo asustada, pensando en correr, pero decidió quedarse con una sonrisa.

—Lo siento, sé que digo incoherencias, pero me gusta hablar con la gente que no está, me hace pensar que nos escuchan — hablo tímidamente rascando su mejilla.

Se sintió avergonzada.

Este no se movió, antes de ver a las tumbas.

—¿Los conocías? —Pregunto con voz ronca, ella pestañeo confundida, antes de negar con la cabeza.

Este la vio con una mirada llena de dudas, pero ella siguió sonriendo.

—Tengo un amigo que los conocía, pero ahora no puede venir a visitarlos, así que comencé a venir para explicarles su ausencia, pero quiero seguir visitándolos para que no se sientan solos — explico encogiéndose de hombros.

La verdad es mejor que cualquier otra cosa, por muy ridícula que fuera la suya.

Noto una mirada de incredulidad en los ojos del sujeto, pero no dijo nada y bajo la mirada a las tumbas. Su rostro parecía mortificado y el dolor en sus ojos la dejo sin aire, todo pensamiento de que algo podría ser peligroso desapareció al ver el dolor del hombre.

—Mi nombre es Nakamura Hikari — se presenta de pronto queriendo ayudar.

Este la ve unos segundos, antes de volver a ver la tumba.

Tal vez no quiere conocerle.

—Tobi — es lo único que dice, pero ella asiente.

Tiene un nombre ahora en su mente.

—Tobi-san no sé si los conoció, pero, puede hablar con ellos, estoy seguro que ellos serán felices si les habla — dice con una sonrisa en su rostro.

Tobi pestañea, antes de ver que ella pone una flor en su mano, luego señala la tumba indirectamente. Hay una lucha en los ojos del hombre, que se arrodilla y coloca la flor en la tumba de Nohara Rin. Vagamente se pregunta si también conocerá a Kakashi, pero no está segura, hay veces que las conexiones no son tan largas.

—Te extraño Rin — susurra el hombre en voz baja.

Ambos se quedan en silencio hasta que la noche parece caer, se despide con una sonrisa del hombre prometiendo que si no puede ella cuidara la tumba de Rin. Este la ve con duda, antes de asentir y marcharse diciendo que recuerde esa promesa.

Camina de regreso a su hogar.

Se siente solitaria esa noche.

.

.

Hikari salta sobre Naruto cuando lo ve regresar a la aldea, lo llena de abrazos y besos que lo avergüenzan, pero que no se queja. Este le cuenta la más grande aventura de su vida, agradece a Jiraiya personalmente el haberlo cuidado, cuando este intenta abrazarla Naruto le pega un puñetazo en el vientre. Esta tan ocupada con Naruto, que cuando se da cuenta que Kakashi ha despertado, se da cuenta al mismo instante que fue enviado de misión. Bufa por bajo ante la idea de salir con ninjas que son así de ocupados, pero espera pacientemente en casa.

Pero cuando se da cuenta que este regresa, solamente lo ve regresar con Naruto y con una mirada de dolor.

—Sasuke se ha ido — es lo que este dice.

Y el mundo se siente caer bajo sus pies.

Sasuke Uchiha se convierte en un desertor de la aldea, puede notar el dolor en el rostro de Naruto y Sakura cuando esto pasa, ella siente la carga en su pecho. Sasuke había estado solo, su familia había sido masacrada y ahora había desertado. Era casi doloroso pensar que el chico algo alejado y serio, pero que se sonroja cuando ella le comenta divertido sobre sus admiradoras, ahora es un ninja que abandono la aldea.

Le duele, porque de alguna forma ridícula, si lo había aceptado bajo su ala.

Ve como Naruto incrementa su entrenamiento, como Sakura le pide a Tsunade que la entrene, como Kakashi parece algo perdido de haber fallado.

Ella solo palmea sus mejillas y decide que es hora de ponerse en los zapatos de la madre de una familia. No están unidos por sangre, tal vez ella no ha vivido lo que ellos vivieron juntos, pero es su deber de cuidar los restos de la familia que quedan.

Sin piedad lanza a Kakashi de su cama, este se queja cuando golpea el suelo y le lanza una mirada enojada, que ella le regresa con una peor.

—Vamos arriba, no hay lugar para perezosos, toma un baño que apestas — le ordena antes de ir a la cocina del hombre y comenzar a limpiar.

Le ha dejado que tenga dos semanas de luto por la pérdida de su estudiante, que no está muerto, pero no le puede dar más. Sabe que el dolor es grande, ya que ella siente dolor y se imagina que este siente el doble, pero no lo puede dejar entrar en la oscuridad. No quiere que vuelva a ser el hombre que había sido, silencioso, solitario, que parece oculto tras una máscara.

Se queda inmóvil cuando siente unos brazos rodearle por la espalda, suspira cuando siente que este se apoya en ella, pero oculta su rostro en el arco de su cuello. Deja el plato que está limpiando, se seca las manos antes de darse la vuelta y abrazarlo de regreso. Este no llora, pero parece algo destruido y olía mal, tiene el amor para no decirle eso en voz alta.

Lo siente estrujarla aún más fuerte contra él, pero n de forma dolorosa, más bien parece derrotado.

De perder algo más.

— No está muerto Kakashi, está vivo y tomo una decisión — dice acariciando la espalda del hombre — pero Naruto dijo que lo traería de regreso, puede que sea un niño, pero jamás ha roto una promesa antes — añade recordando como el niño había llorado noches atrás con ella.

Se parecen en algo, Kakashi y Naruto, en no demostrar sus sentimientos oscuros a los demás, pero con ella, parecen cómodos de hacerlo.

—¿Tú crees que regrese? —Lo escucha preguntar.

Se aleja un poco de él para poner sus manos en las mejillas de este, se preocupa al ver sus dos ojos, incluso el rojo del Sharingan, algo hinchados. Aprieta ambas mejillas antes de estirarlas, este se queja infantilmente cuando ella lo suelta, viéndola resentido.

Sonríe.

—Por supuesto, somos su familia, él va regresar — dice con voz tranquila antes de atraerlo para darle un suave beso en los labios.

Este parece suspirar cuando lo besa, pero en lugar de hacer algo indecoroso, luego solo la abraza.

—No me dejes — es lo único que dice Kakashi y ella rueda los ojos.

—Como si Naruto y tú me dejaran—

.

.

Siente que se están robando a su bebé, piensa con lágrimas en sus ojos mientras abraza a Naruto con fuerza, mientras fulmina a Jiraiya con la mirada. Se lo va llevar para entrenar, ella entiende porque pasa eso, pero no puede evitar sentir culpa y soledad ante la noticia. Ha pasado la semana amenazando de muerte a Jiraiya, abrazando a Naruto y llorando sobre los niños que abandonan el nido demasiado pronto. Cuando Naruto se despide de la puerta, parece un poco contrariado y eso la hace dejar de llorar.

—Probablemente me hubiera ido sin decirle a nadie si no te hubiera conocido — musita Naruto tímidamente rascando su mejilla, ella siente que va a volver a llorar — pero me siento un poco feliz, porque sé que alguien va estar esperándome cuando vuelva — agrega con una sonrisa que la rompe.

Esta vez lo vuelve abrazar, pero no de forma comida, en realidad lo rodea tiernamente con los brazos y le acaricia la cabeza.

Siente dolor, de pensar que pudo pasar si ella no le hubiera dado comida esa tarde, si ahora el niño se fuera sin saber si alguien estaría esperándolo cuando regresara. Pensamientos aterradores de este sintiéndose solo, de este llorando la perdida de Sasuke sin ella, viviendo solo con sus compañeros de día y en la soledad en la noche.

Dolía.

Muchísimo.

Se separa de este y le sujeta las mejillas, este se sonroja cuando ella besa su frente.

Parece abochornado, pero sus ojos brillan felices.

—Por supuesto que estaré esperando, esperaría años porque mi hijo regrese conmigo — admite con ojos algo lagrimeantes.

Los ojos de Naruto parecen congelados, casi al punto de soltar al llanto, pero la sorprende cuando es él quien la abraza ahora con fuerza, como si no quisiera dejarle. Sonríe mientras lo abraza de regreso, siempre han hecho bromas sobre madre e hijo, sobre este metiéndose a su vida y como ella siempre se ríe diciendo que está cansada de las juntas escolares con Iruka.

Ambos siempre lo dieron por hecho, que ambos eran familia.

Pero ahora era diferente.

Lo siente en su abrazo, que no quiere dejarla, al mismo que ella no quiere que se vaya.

Lo separa suavemente antes de limpiarle una de las lágrimas en su mejilla, es demasiado adorable.

—Pero tienes que hacer esto, vas a volverte fuerte, porque es tu camino ninja — le dice pellizcándole la mejilla.

Naruto se queja débilmente, pero asiente antes de caminar donde Jiraiya. Le da una mirada suplicante para que lo cuide, este asiente en su dirección, pero aun así lo detiene de la muñeca. Tanto Jiraiya como Naruto giran a verla confundidos, pero ella sigue viendo intensamente a Jiraiya.

—Vuelve también Jiraiya, eres parte de la familia más rara de Konoha ahora — dice con voz nerviosa.

Al igual que Naruto, parece impresionado por sus palabras, pero suelta una carcajada prometiendo volver.

Los ve hasta que se pierden de vista.

Suspira.

Se siente sola.

.

.

Es cuando pasan cuatro meses de que Naruto se fue, que se siente deprimida mientras toma una copa con Kakashi en un bar. El hombre ha estado con muchas misiones, así que se sorprende cuando lo invita a tomar, en realidad nunca salen juntos, siempre ocupados en sus cosas. Pero ignorando la falta de citas románticas, ella comienza a tomar y sollozar sobre que su hijo creció para abandonarla. Kakashi es paciente y la deja emborracharse hasta altas horas de la noche, paga su factura y la lleva a caballito a su departamento. Se niega entrar al suyo, no quiere entrar porque solo le recuerda que Naruto se fue.

Entonces la lleva al suyo que está al otro lado, la deja en su cama mientras ella solloza abrazando una almohada.

Naruto le prometió volver, pero no puede evitar sentirse desesperada.

¿Cuándo seria?

¿Estaría una salva?

¿Estaría bien?

¿Había comido algo en el día?

—Estas al borde de un colapso mental — dice Kakashi tomando asiento a su lado, bajando su máscara y tomando aire.

Lo ignora para abrazar su almohada.

—Jamás pensé que me pasaría, pero es mi hijo Kakashi, no lo parí, pero lo quiero y ahora puede estar en una situación peligrosa y no puedo hacer nada — no es como si pudiera hacer algo si estuviera aquí, no era una ninja, pero se desespera no verlo.

Sollozo infantilmente.

Tomo entre sus manos la rana de cartera que tenía, se la había comprado desde que Naruto le mostro la suya verde. Este había regalado una rana igual, pero en color morado para ella, haciendo que fuera su primer regalo incluso cuando era un crio de ocho años.

Abrazo la rana contra su pecho.

Su bebé.

Kakashi le pica cómicamente un costado, pero ella lo aparta de un manotazo, no tiene ganas para sexo cuando su hijo podría estar en peligro. De pronto este se coloca sobre ella, lo gira a ver con las mejillas rojas por el alcohol y por el llanto, sus ojos la traicionan para bajar su vista, notando que no tiene camisa el muy desgraciado. Buen cuerpo 10/10, pero no se piensa dejar dominar.

Gira su rostro ignorándolo.

De pronto este coloca una mano sobre su mejilla, suavemente y lo ve de forma molesta.

—Podríamos vivir juntos — dice este de forma tan casual.

Que su cerebro deja de funcionar.

—¡¿EH?! - grita incrédula antes de sentir los labios del hombre sobre los suyos.

Lo odia, porque eso hace que se olvide de todo por unos momentos, que lo abrace desesperadamente y que su parte salvaje aparece. Se siente derretir cuando este la acaricia como sabe que le guste, y aunque sabe que la mañana siguiente va estar muerta de la vergüenza, no puede evitar gemir cuando este marca su cuerpo.

Este hombre la va volver loca.

.

.

Hikari en realidad piensa que Kakashi solo bromeo y le jugo una broma para llevarla a la cama, pero cuando la invita un día a salir por la aldea, se sorprende de ver que están visitando posibles departamentos. Ella patalea, chilla, se sonroja y piensa en huir, pero este la atrapa rápidamente y la obliga a ver departamentos con él. No sabe que pensar, nunca han hablado sobre su relación, pero aparentemente es más serio de lo que ella imaginaba, no se queja, solo que la sorprende.

Sinceramente no pensó que Kakashi le importaran esas cosas, pensó que solo eran, como novios o algo similar, pero ahora.

Llegan a visitar el 7 "departamento" del día, se sorprende por lo amplio que es, tiene tres habitaciones, dos baños y es más una jodida casa gigante. Se siente algo intimidada por lo que podría costar, pero si tiene que ser sincera, le gusta mucho gracias a la vista del balcón.

—Esto es muy caro — se encuentra diciendo cuando la vendedora se aleja un poco.

No piensa huir, piensa disfrutar de salir con Kakashi un rato, pero es mucho un pez que sigue la ola.

Este se encoge de hombros.

—No tanto, mi salario podría pagarlo — admite sin inmutarse.

Lo gira a ver sorprendida.

—Si tienes tanto dinero, ¿Por qué sigues viviendo en un departamento de mala muerte? —Cuestiona incrédula ante la revelación.

Este la ve como si fuera una idiota.

—Para estar cerca de ti — dice sin pelos en la lengua.

Ella queda roja como un tomate, no le gusta la idea de que alguien pague cosas por ella, siempre ha sido de defenderse por sí misma económicamente, aunque a veces se arrastre por llegar a fin de mes. Pero Kakashi parece saber que amo el lugar, por lo que al día siguiente prácticamente la obliga a mudarse.

Cuando Anko aparece una semana después, asustada en la librería diciendo que pensó que la secuestraron porque no estaba en su departamento, ella menciona que se mudó. Cuando Anko descubre que se mudó con Kakashi, no puede apartarla hasta que le cuenta toda la historia.

Anko deja de llamarle virgen para decirle pervertida.

No entiende como siguen siendo amigas.

.

.

Un año y medio pasa rápido, piensa Hikari cuando se despierta con pereza ese domingo, ya casi se cumplen dos años que su hijo se fue y aunque duele, en realidad poco a poco se va acostumbrando a su vida monótona. Kakashi a veces la encuentra deprimida en un sofá con un tarro de helado, pero amablemente no comenta nada al respecto. A veces ella se imagina a Naruto regresando, más alto y guapo para las chicas, se pregunta si le gustara la habitación que ella preparo con mucho esmero para él, sintiendo dolor de que ya no compartirían la vieja litera como antes. Vivir con Kakashi realmente ayuda mucho.

Kakashi siempre está entrenando, seriamente, no en broma como a veces piensa, entrenando seriamente y acepta que en un futuro tendrán batallas peligrosas. Ella se asusta, pero mantiene su rostro firme por este, por Naruto, por Sakura y por Sasuke que ella sabe va regresar.

Sakura ha crecido para ser una hermosa jovencita, ha ayudado mucho en el hospital y ella siempre la abraza diciéndole lo orgullosa que esta. Ambas se han hecho buenas amigas, siempre la invita a tomar té cuando tiene tiempo libre y comentan sobre buenos tiempos. La alumna de Kakashi realmente parece feliz de que ella sea la novia de Kakashi.

Novia.

Esa palabra se escucha tan extrañamente correcta.

La primera vez que alguno la uso, fue cuando Guy, Kurenai y Asuma los acorralaron en una comida, que era una trampa para saber que pasaba entre ellos, a pesar que vivían juntos querían escucharlo de ambos. Ella pareció un venado a punto de ser cazado, cuando Kakashi comento de forma inocente que eran pareja, ella le reprocho frente a todos que nunca había preguntado, sorprendiendo a este diciendo que no recordaba que fuera necesario.

Kurenai tuvo que sujetar con fuerza de su persona para no matar al chico, mientras Guy le gruñía a Kakashi que las chicas ocupan saber eso.

Como Guy sabía eso, era un misterio para todos.

Kakashi le pregunto y ella se negó antes de darle un puñetazo, no quería que le pidieran ser novia de esa forma. Dos semanas después, este se lo pregunto en su departamento, sin la presencia de amigos viéndolos y con una edición especial de uno de sus libros.

Esta vez sí acepto.

—Te veo muy pensativa — habla Kakashi aburrido mientras sale del baño.

Solamente vistiendo unos pantalones, mira descaradamente su trasero, antes de suspirar y meterse más en el sofá de la casa. Ama la casa, es grande y espaciosa, le recuerda mucho la casa donde creció con sus padres, aunque algo más lujosa. Eso sí, había obligado a Kakashi a que, si pagaba la renta o las mensualidades, ya que este quería comprarla, ella pagaría lo que sería la comida, la luz y el agua, este decía que no era necesario, pero ella no de dejo engañar.

Ella quería ayudar económicamente, una relación es de dos.

—Estaba pensando en Naruto — admitió sin sentir pena de verso deprimida.

Kakashi tomo asiento a su lado, ella medito en el tarro de helado sobre sus piernas.

—Él estará bien, es fuerte—

—Lo sé, me preocupaba si le gustara su nueva habitación, cuando vuelva va ser tan adolecente, no sé si pueda con los adolescentes—

—Eres como su madre, estará bien—

Noto la mirada algo alejada de Kakashi, recordó vagamente que una vez este le fue sincero sobre haber conocido a los padres de Naruto, ella no dejo de molestarlo hasta que le dijera la verdad, y lo dijo. No debe ser revelado a nadie, que Naruto es el hijo del cuarto Hokage, por mucho que ella quiera, no puede decirle nada. En su lugar pregunto por su madre, Kakashi se entretuvo por horas hablando sobre Kushina Uzumaki, sobre su forma de ser, sobre como murió por su hijo, sobre que esta era amable.

"Me recuerdas un poco a ella", había dicho al final de su historia.

Ella deseo que fuera así.

Quiso ser como la madre de Naruto, porque este merecía la mayor de las felicidades.

—Tú también te pareces a su padre — añade con una sonrisa cómplice, este parece algo perdido, antes de suspirar y acomodarse mejor en el sofá.

Ella se acomoda un poco bajo el brazo de este, quien la acerca casi por inercia, suspira entre los brazos de Kakashi. Su colonia llega a su nariz y se hace una bolita sobre este enterrando su rostro en el pecho desnudo de este, se sintió como en el cielo.

—Estas engordando — musita este divertido sujetando uno de sus costados.

Le pega un puñetazo en la barbilla que este no puede evitar.

Ella es rápida.

.

.

Hikari deja caer su bolsa de compras cuando un grito indiscutible sale de una persona con su nombre. Cuando gira el rostro, queda inmóvil mientras ve a un chico rubio, que tiene un poco más de su altura y viste ropas entre naranjas con negro. Este la envuelve en un abrazo y ella suelta al llanto antes de abrazarlo de nuevo. Se queda sorprendida que este tenga la fuerza para alzarla y darle una vuelta en el aire, ha crecido tanto que cuando este se aleja con su característica sonrisa, ella no puede más que aplastarle las mejillas antes de abrazarlo entre risas.

—Estoy en casa — dice en medio del abrazo.

—Bienvenido — responde con un rostro algo sollozante.

Este salta diciendo que tiene tanto que contarle, a lo que ella solo se deja llevar con este sujetando su muñeca, ella lo detiene cuando ve que caminan a su anterior hogar. Cuando ella comenta algo apenada que tienen un nuevo hogar, este parece confundido. Luego de explicarle vagamente que vive con Kakashi, este la ve con incredulidad y un aura asesina, pero ella le explica que tienen una habitación para él.

Este la ve confundido.

—Jamás dejaría solo a mi hijo por un hombre — dice con un puño en alto.

Naruto ríe carcajadas, antes de abrazarla de nuevo. Entonces se encuentra con Sakura, luego con Kakashi a quien Naruto amenaza de forma de asesinarlo, usando el término "oto-san" burlón. Los tres pueden hacer algo similar a un examen, ella los deja diciendo que ira a preparar la cena.

Pero horas más tarde solamente llega una nota, algo sobre una misión urgente y ella aprieta el papel con pesar.

Estarán bien.

Piensa al recordar al nuevo Naruto, más alto y lleno de confianza.

Para su sorpresa Jiraiya llega a la puerta de su nuevo hogar, lo hace pasar emocionada, lo amenaza con un cuchillo cuando su mano está muy cerca de su pecho. Mientras le sirve la comida al hombre, quien comenta amablemente gran parte de las aventuras de Naruto, ella no puede evitar sonreír al imaginarlo en algunas situaciones. De un pronto a otro el hombre la ve con duda, antes de sonreír divertido, ella ladea la cabeza.

—¿Estas embarazada? —Cuestiona este con diversión.

Ella se sonroja como un tomate, antes de negarlo de forma eufórica.

No.

No.

No.

No se supone que es así que alguien se entere, ella apenas lo sabe desde la tarde anterior. Había sentido malestares últimamente, como Kakashi siempre está entrenando se ha salvado de una ronda de preguntas incriminatorias, pero cuando vomita por cuarta vez, piensa que tiene un malestar estomacal.

Que resultó ser un bebé.

¿Cómo se dio cuenta?

Con la duda en sus ojos el hombre suelta una risa descarada.

—Tengo buen ojo niña, puedo ver que tus medidas han incrementado — esquiva uno de los cuchillos embarazadas ágilmente cuando se lo lanza — además que una mujer brilla, me sorprende que tu pareja no se ha dado cuenta — dice Jiraiya con una sonrisa emocionada.

Ella se sonroja y ve a otro lado apenada.

—No es que lo hubiéramos planeado — musita algo acomplejada, pero el hombre sonríe tiernamente.

No.

No es planeado.

Jamás hablaron de tener una familia o en este caso, aumentar la familia. Hikari sabe que ya son una familia, Kakashi, Naruto, Sasuke, Sasuke y ella, siempre han sido una familia y ella pensó que estaban bien así. Ella ama a Kakashi, los años simplemente han hecho que sus sentimientos crezcan, han estado juntos en tantos momentos que piensa que tiene que ser así.

Ella toma pastillas.

Esto no debería suceder.

Pero como Shizune confirmo, no todos los métodos son 100% efectivos, fue una suerte que lograra hacerla guardar el secreto por el momento. Secreto que Jiraiya se ha dado cuenta de inmediato, lo ve con indiferencia y algo molesta.

—Sin duda es un pervertido — musita con pesadez.

Este se ve indignado.

Entonces algo pasa, como si Jiraiya la viera y al mismo tiempo no la viera, como si estaba en medio de un recuerdo entre doloroso y triste. Ella no sabe si quiere decir algo, pero se siente algo preocupada por el dolor que pasa por los ojos del hombre.

Quiere cambiar de tema rápidamente.

—Bueno supongo que el bebé crecerá con amor, pienso amarlo como amo a Naruto, ambos son mis hijos después de todo — dice viendo por la ventana con una sonrisa tranquila — aunque me preocupa la batalla que se hará por el padrino del niño, por ahora apuesto por Guy y Anko, pero la vida da tantas vueltas — dice con la frente oscura sin saber como decirlo a sus amigos.

Al girar su rostro ve al hombre, que parece algo serio en ese momento, ella sonríe tiernamente.

—Serás un gran abuelo Jiraiya, ya lo eres con Naruto, espero que lo sigas siendo con este niño — habla con una sonrisa.

El rostro de Jiraiya parece incrédulo, antes de sonreír con melancolía.

—Lo prometo — es lo que dice con tristeza, antes que cambien la charla a una más animada.

Cuando Jiraiya pregunta por su ropa interior, lo envía volando fuera con una patada.

.

.

—Eres un idiota — gruñe Hikari a su novio cuando lo ve acostado en la cama del hospital.

De nuevo.

No solamente había sido preocupante ver a Guy trayendo a cuestas a Kakashi, había lanzado todos los libros asustada antes de correr con ellos al hospital. Le contaron brevemente la historia de lo que paso, se alegró de ver que Sakura y Naruto regresaron sin herida. Abrazo ambos jóvenes diciendo que les haría una cena para celebrar más tarde, después de todo ella tenía antojo de pescado.

Pero cuando regreso al día siguiente al hospital, miro enojada a su novio que se había excedido con su habilidad ocular.

Este sudaba nervioso mientras ella lo regañaba, pero luego de una hora de regaño, ella tomo asiento a su lado sintiéndose extrañamente cansada. Naruto la había escuchado la noche anterior vomitando, pensando que estaba enferma casi la lleva al hospital, ella menciono que el pescado no le cayó bien.

Pero era cuestión de tiempo.

—Estas más enojada de lo normal, ¿estás en tus días? —Cuestiono Kakashi con duda, lo vio con ojos de monstruo y este se encogió en su lugar.

Iba a matarlo.

Pero de repente se sintió algo mareada, así que tomo asiento con una mano en sus ojos.

—Estoy algo cansada, ustedes ninjas me van a sacar canas y hacer lucir vieja — gruñe cuando ve los ojos preocupados de su novio por el mareo.

—Incluso luciendo como anciana te voy a querer — dice Kakashi con un pulgar en alto.

Cuando Tsunade entra a la habitación con Sakura, ambas se sorrenden de ver que quiere asesinarlo con una almohada.

.

.

Sabe que no tiene mucho tiempo antes que su novio e hijo se den cuenta que está embarazada, por suerte Shizune ha guardado el secreto y Jiraiya no comento nada. Han pasado varios días desde entonces, pero no fueron el momento apropiado. Primero Kakashi había estado algo deprimido porque Naruto y Sakura fueron asignados como equipo con otros ninjas, un hombre amable llamado Yamato y un chico serio llamado Sai. Luego ellos se encontraron con Sasuke, este no parecía querer y ahora Kakashi estaba entre volverse duramente con Naruto.

Eso la dejaba sola en el departamento para comer todo lo que quisiera, vomitar cuando se sintió mareada y no respond a preguntas de los demás.

Solo tiene dos meses.

Pero no sabe cuándo dirá algo, la semana pasada Anko había mencionadoda maliciosamente que parecía subir un poco de peso y sus pechos eran más grandes, pero todos lo tomaron como sus bromas subidas de tono, incluso la misma.

Nadie sospechaba nada.

¿Pero por cuánto tiempo?

Las batallas parecían parecer más complejas cada día para sus seres queridos, no sentí que fuera un buen momento para tener un bebé, pero no podía hacer nada.

Ella se miró al espejo notando que su vientre comenzó abultarse, se preocupó por el destino que tendrían, pero entendió algo diferente. Ella daría la vida por este niño, así como cuando quería correr frente a Naruto para que nada le hiciera daño, ella debía ser fuerte.

Se fuerte Hikari, se decía a sí misma, se fuerte como tu madre.

Entonces ese día alguien llamo la puerta en medio de la lluvia, se sorprendió al penar que Naruto y Kakashi llegaran temprano, pero cuando la puerta se abrió el rostro demacrado de Kurenai fue lo que recibió. La sujeto confundida cuando está casi se cae sobre si, mientras la sujeta por los brazos suelta un llanto descontrolada.

Dice unas palabras que la dejan muda.

Asuma está muerto.

Y siente que su alma cae a sus pies.

.

.

Hikari mira en silencio la tumba de Asuma, todos se han ido, incluso Kurenai fue llevada a casa por Kakashi y Guy, pero ella se quedó mirando la tumba con sus ojos sin expresión. El recuerdo del joven Asuma, quien siempre le sonríe, que le cuenta tímidamente que le gusta Kurenai, que suelta risas divertidas cuando pasa por la librería, atacan su mente while deja una flor en su nombre. Ella no es un ninja, así que no se molesta cuando las lágrimas salen de sus ojos, entierra su rostro entre sus manos y evita los sollozos que quieren salir de ella.

Asuma quien siempre está con Kurenai, que comenta descaradamente sobre su noviazgo con Kakashi, quien le dice en secreto que le pateara el trasero si la lastima.

Su amigo.

Su amigo está muerto.

No sabe cuánto llora, no sabe si llora por ella o Kurenai, quien le había dicho entre lágrimas sobre su embarazo, sobre el bebé de Asuma y ella. No quiere volver a casa, no quiere ser la fuerte que debe apoyar a los demás, quiere derrumbarse ante la muerte de un ser cercano que no merece morir.

La lluvia empieza, ella no podría importarle menos.

De pronto la lluvia parece detenerse y ella gira el rostro incrédula, un hombre está a su lado con un paraguas sobre ella, pero no es Kakashi.

—Tobi-san — dice cuando reconoce el rostro marcado del hombre.

Quien se arrodilla a su lado, quedando en la lluvia y tapándola a ella en su lugar. Su rostro parece ver la lápida de forma indiferente, pero siente un rastro de culpa y frustración en sus ojos. Sorbe su nariz de forma infantil.

—La muerte es inevitable pero dolorosa, ojalá no existiera dolor en este mundo, es un infierno — dice con voz fría y carente de emociones.

Por un segundo lo entendido, recuerda el dolor de la muerte de sus padres, donde sintió que todo parecía un infierno. El dolor se repite ese día ante el funeral de Asuma, pero no piensa del todo así, el sentimiento cálido en su vientre le recuerda, que hay esperanza.

Sonríe tímidamente con lágrimas en sus ojos.

—No todo es malo, es doloroso, esta vida no es justa y sin duda a veces solo quiero que todo termine — dice acariciando su vientre, Tobi parece verla con incredulidad — pero hay esperanza, en este mundo podrido, hay esperanza — asegura doblemente al recordar la sonrisa de Naruto.

Esperanza.

Hay que seguir adelante.

—Estas… —el hombre parece incrédulo mientras ve su vientre, ella se sonroja y se rasca la mejilla tímidamente.

—¿Embarazada? Bueno, sí, es curioso, todos parecen saberlo menos el padre del bebé — dice algo deprimida de no poder ser sincera con este.

De reojo nota que Tobi parece contrariado en sus pensamientos, antes de darle el paraguas que ella acepta confundida. Se levanta al mismo tiempo que este parece querer salir corriendo, pero antes de irse la ve unos segundos, ella pestañea confundida al ver uno de sus ojos rojos como el de Kakashi, pero antes de poder hablar este desaparece.

Pestañea nuevamente, pero mira el paraguas sobre ella.

Que hombre más raro, como todos los ninjas.

Gira su rostro a la tumba de Asuma.

—Prometo venir a visitarte, cuidaremos de Kurenai, tu hijo y él mío serán amigos — dice con seguridad antes de ver al cielo.

Sigue lloviendo, pero siente que está bien, Asuma los va cuidar a todos, como siempre.

.

.

Fue la tarde que Kakashi y Naruto regresan, que ella decide que es hora de ser sincera. Ambos hombres han estado en misiones muy seguido, también enfrentándose con los famosos "Akatsuki" y es hora que ella sea sincera, teme que pase lo que sucedió con Kurenai y prefiere darles una idea de que va pasar de ahora en adelante. Ambos al llegar comentan vagamente sobre la misión que fue un éxito, ella no pregunta mucho por los nervios y los sienta frente a ella. Ambos intercambian miradas nerviosas sin saber que he hecho mal ahora.

Toma aire, pone ambas manos sobre la mesa, los hombres se estremecen.

—Tengo algo importante que decirles, así que espero su seriedad completa sobre el tema — dice con seriedad, ambos se ven petrificados.

—Es culpa de Kakashi-sensei, él dijo que era una buena idea, yo le dije que debíamos decirte que mojamos tu libro favorito — rápidamente explota Naruto confundiéndola y señala a Kakashi nerviosamente.

Este se ve traicionado.

Ella pestañea confundida, bueno al menos eso explica que paso con su volumen favorito de la historia de dragones que estaba últimamente en su mente.

—Tu dijiste sobre querer dominar el jutsu de agua, es tu culpa, además fuiste tú quien se comió todo el pastel el mes pasado — contrataca Kakashi señalándolo dramáticamente.

Naruto gime.

Hikari siente una vena estallar en su frente, en realidad el pastel le molesta un poco más, porque había tenido antojos. Golpea sin piedad ambos hombres en la cabeza, que quedan cómicamente con chichones en su cabeza, luego de verlos con furia unos segundos, suspira.

Esto ocupa seriedad, pero ellos no lo hacen fácil.

Rápido y sin dolor, como quitar una curita.

—Estoy embarazada — dice en voz alta.

Los dos chicos se quedan petrificados, entonces Naruto ve de reojo a Kakashi, quien se señala estúpidamente lo que incrementa el enojo.

—Si Kakashi, eres el padre — habla no queriendo pensar que inconscientemente pregunta si ha estado con otros hombres.

Porque está segura que lo mata.

Naruto se señala así mismo con duda, siente una vena estallar en su frente.

—Si Naruto serás un hermano mayor — habla con incredulidad y enojo.

Entonces sucede, ambos se desmayan al mismo tiempo, ella suspira antes de ir por el bote de helado que era el postre.

Más helado para ella.

.

.

Los meses pasan rápido, piensa con diversión recordando lo sobreprotectores que Kakashi y Naruto con ella, aunque no podría serlo todo el tiempo, las misiones aumentaban y ellos ocupaban estar ahí, deben proteger la aldea, ella lo entiende. Se emociona cuando ve a Naruto abrazarle y hablarle a la panza que no se nota (Kakashi comento divertido que estaba gorda una mañana, ese día aprendió a no comentar algo así nunca más) diciendo que será un gran hermano mayor. Kakashi por otro lado parecía más reticente hablar con su vientre, pero eso no quitaba el hecho que la cuidaba cada paso cuando estaba cerca. Lo bueno es que cuando regresaban de misiones siempre parecían traerle comida, eso era un punto a favor.

Solía visitar a Kurenai, esta sonreía con tristeza, pero la vio realmente feliz cuando ella comento que sus hijos serian buenos amigos, Shikamaru también pasaba un poco con ella debido a que siempre cuidaba a Kurenai. Guy alababa el poder de la juventud de ambas, Anko solía acompañarla a las visitas médicas.

Era feliz, que ese bebé sería feliz en sus vidas.

Solo ocupan pasar por toda la tragedia antes de llegar a la paz.

Espera.

Una tarde luego de visitar al hospital, se sorprendió de ver a Jiraiya hablar con Tsunade, ambos se despiden en una banca antes de ir a su lado. este dice que se ha vuelto más hermosa ahora que espera un bebé, ella sonríe tímidamente antes de aceptar que este la acompañe a su casa.

Pronto ira a una misión, no sabe porque, pero su expresión en su rostro parece indicar que será serio.

—Jiraiya-san — lo llama cuando llegan a su casa, este parece verla con una sorpresa porque use su nombre — Naruto lo aprecia mucho, yo también lo aprecio, es un buen hombre, prometa que volverá a salvo para comer con todos la próxima vez — solicita tímidamente con las mejillas sonrojadas.

Jiraiya parece sorprendido, pero sonríe antes de atraerla en un abrazo, lo deja porque no parece involucrar nada de su usual parte pervertida.

Eso le preocupa.

Se aferra a él con su barriga en el medio.

—Como negarme ante la solicitud de una mujer tan hermosa — habla luego de alejarse, ella se siente preocupada por algún motivo — te prometí que cuidaría de ambos pequeños, no te preocupes volveré antes de que te des cuenta — añade antes de alejarse con una sonrisa.

La de ella desaparece.

Jiraiya no regresa.

.

.

Naruto está destrozado, al igual que ella ante las palabras de que Jiraiya está muerto, ella se aguanta el llanto y las ganas de gritar al hombre por romper su promesa. En su lugar pasa dentro de la habitación de Naruto, con este sobre abrazándola como un niño, totalmente perdido. Hikari lo deja llorar todo lo que puede, lo hace hasta que duerme y lo arropa en su cama. Le cuesta levantarse un poco de su lugar, aunque su embarazo no es tan notorio como el de Kurenai (Kurenai tiene unas semanas más que ella), comienza a dificultar para levantarse. Camina de forma algo ida a la sala de estar donde se sienta en el sillón.

Toca su vientre descuidadamente, todo va estar bien, se obliga a pensar.

Aunque no sabe cómo algo así va estar bien.

¿Cuántas muertes faltan?

¿Quién sería el siguiente?

¿Ella podría soportarlo?

Baja la mirada al ver a Kakashi sentado en la mesa de te frente a ella, quiso decirle que las mesas no eran para sentarse, pero no tenía ánimos. No dijo ninguna palabra, pero se quedó muda cuando este puso suavemente una mano sobre su vientre abultado. Sus ojos se abrieron levemente ya que eso no había pasado antes.

Siempre pensó que Kakashi no tenía idea de cómo ser padre, perdiendo el suyo tan joven junto a su maestro, nunca pensó que odiaba al bebé, solo que parecía… asustado.

Asustado como ella de ser padres.

—Lo siento mucho, tu madre está preocupada, pronto va a ser como antes y volver a comer como vaca para tu gusto — dice este acariciando suavemente el vientre.

Siente una vena hincharse en su frente, pero en lugar de enojarse, un sollozo sale de su boca.

No dice nada cuando Kakashi la levanta entre sus brazos para llevarla a su habitación, la deja acurrucarse donde él mientras le acaricia la cabeza. Esa noche duerme pensando en Jiraiya riendo divertido mientras entra a su tienda, diciendo que sus libros son populares.

.

.

Todo parece oscuro y tenebroso, piensa Hikari cuando Naruto se ha ido a entrenar con esa mirada cargada de dolor, ha crecido como ella no quería, por medio de muertes de seres queridos. Para su alegría, al despedirse le abraza y habla a la barriga diciendo que volverá para protegerlos. Entonces se marcha y ella se siente perdida. Quiere que todas estas luchas acaben, sobre todo porque todo parece tener sangre y destrucción últimamente. Sale de su casa esa mañana pensando en comprar un poco de fresas, Kakashi había querido ir, pero debe ir con la Hokage.

Todo está bien.

Parece normal.

Pero de repente algo no está bien, una sombra aparece a su lado y antes de darse cuenta, siente un revoltijo en todo su cuerpo. Todo parece girar y cuando por fin descubre que pasa, se arroja al suelo a vomitar, un viaje de esta manera no es buen recibido.

Pestañea al ver que está en medio del bosque, gira confundida en todas direcciones, antes de ver al hombre frente a ella.

—¿Tobi-san? —Habla confundida, pero este la mira con molestia en su mirada, que la hace sentir pequeña.

¿Qué pasa?

Entonces siente algo en su espalda, una gran cantidad de aire y el sonido de una explosión a lo lejos, la hace casi salir volando, pero es sujetada por Tobi. Cuando todo pasa, ella pestañea confundida de que algo malo hubiera pasado, de no saber dónde está y sentirse confundida.

—Konoha fue destruida — declara Tobi y ella abre la boca incrédula.

Se pone sobre sus pies, pero descubre que estos fallan y cae al suelo, siente el aire fallar en sus pulmones.

—¿Como? —Musita casi sin aire, pero deja de pensar cuando este se pone frente a ella.

Su ojo rojo brillante, la hace caer en un sueño, donde sus padres están con vida y ella corre a saludarlos.

.

.

Es secuestrada / salvada, piensa Hikari cuando despierta en medio de una habitación en medio de la nada, ella mueve sus pies e intenta no pensar en que Konoha puede estar destruida, hasta que no lo vea no piensa creerlo, ella sabe que Naruto y Kakashi están bien, lo siente en su corazón. Pero también piensa que no están muy contentos cuando ella desapareció, unos extraños hombres blancos, que le recuerdan a las plantas, son amables con ella y le dan toda la comida que se le antoja.

—Delicioso — dice cuando le traen un poco de pollo en salsa blanca.

Su bebé está feliz.

Ella está nerviosa.

Pero intenta ser positiva.

No la han matado todavía.

Pasa de esa forma una semana, agradecida por Zetsu de que le traiga libros para entretenerse, el estrés no es bueno para él bebe, pero sabe que si toman su presión ahora mismo seria internada.

Tobi aparece algunos días más tarde, mientras ella ha convencido a Zetsu de prepararle sushi frente a ella, aplaude emocionada por la técnica que tiene. Tobi despide a Zetsu antes de sentarse frente a ella, sin la máscara y mostrando el Sharingan en su ojo, mientras que el otro tiene algo morado.

—Sabes no pienso escapar, estoy embarazada y pronto daré a luz, sería una mala idea — habla con un dedo en alto.

El hombre no se inmuta.

Tampoco dice nada.

Ella se siente aburrida de repente, prefiere dormir, aunque le duele mucho la espalda últimamente.

—¿Por qué me trajiste aquí? —Pregunta de repente con curiosidad.

Este la sigue viendo, antes de ver a otro lado.

—La aldea de Konoha iba ser destruida, ibas a morir, salve tu vida—

—¿Por qué? -

—No tengo idea—

Su ceño se frunce al pensar que el tipo frente a ella, se parece un poco a Kakashi, ambos eran un dolor de culo cuando querían.

Pero técnicamente ella estaba secuestrada o salvada.

Como fuera.

—¿Iba ser destruida? —Cuestiona ahora con duda.

—Fue destruida, pero la mayoría de personas sobrevivió — admite a regañadientes el hombre.

Oh.

Piensa vagamente en Naruto y Kakashi, no solo en ellos, Sakura, Anko, Kurenai, su hijo, incluso en Teuchi y su hija. La Hokage también había sido tan amable con ella, some ninjas que la saludaban, dándole bendiciones a su hijo.

Esperaba que estuvieran bien.

Tenían que estarlo.

—Tu bebé… ¿cómo se llamará tu bebé? —Cuestiona Tobi viéndola fijamente al vientre.

Ladea el rostro pensativa, coloca una mano en su barbilla.

¿Cómo llamarlo?

—No tenía ni idea, con todo lo que ha pasado no he pensado nombres, no quiero llamarlos como mis padres, mi novio tampoco, pensé en llamarlo Menma para que combinará con Naruto, pero todos se negaron — hablo con un dedo haciendo círculos a su lado deprimida.

Anko la había amenazado con una kunai.

Loca.

Se dio cuenta, que, a pesar de estar aquí contra su voluntad, no estaba mal, era un buen secuestro y era bien atendida. Comparado a cuando la secuestraron para traficar con humanos, esto era un buen avance.

—Hoki — fue el susurro de Tobi que la hizo ladear el rostro confundido, él parecía meditabundo — nunca conocí a mi padre, pero me dijeron que fue un ninja honorable hasta el final, se llamaba Hoki — agregó con por algún motivo.

Lo vio apretar los puños.

Ella lo vio directamente a los ojos, una sonrisa suave se posó en su rostro. Se acercó con dificultad antes de tomar su mano tímidamente, este pareció sorprendido por el tacto, pero ella sonrió aún más.

—Me gusta mucho ese nombre, Hoki, será el nombre de mi bebé y será un honor para su padre — le dice para levantarse el ánimo.

Mentalmente se disculpó con Kakashi por no pedirle opinión sobre el nombre, pero parecía importante ahora. Más adelante le diría a su hijo o hija, que probablemente pensó mucho más el nombre y no lo eligió porque su secuestrador parecía humano y estaba sufriendo.

Este parecía conmocionado, antes de levantarse e irse violentamente.

Cuando Zetsu regreso, continuó con el acto del sushi.

Ella volvió aplaudir emocionada.

.

.

Fue una sorpresa total que un día mientras ella se le vendría bien salir para conocer la cueva donde estaba encerrada (cueva con grandes comodidades) se topara con Sasuke quien la vio incrédulo. Tobi y Zetsu la dejaron salir porque sabían que no escaparía, estaba a punto de tener a su bebé en cualquier momento. Pero toparse con Sasuke la dejo con la boca abierta, el niño que ella recordaba ahora era un hombre (atractivo) que pareció perturbado de verla ahí. Entonces nuevamente fue secuestrada y ella volvió a vomitar cuando la dejaron en el suelo.

Es una mujer embarazada, no es buena para secuestros.

Gira el rostro algo enfermo para ver a Sasuke, quien parece verla con seriedad, demasiado seriedad, le gustaba más su mirada de niño.

—Sasuke — hablo una anciana que parece un gato por algún motivo.

Ella la ve confundida, tal vez todo está un extraño sueño al final de cuentas.

—Naruto y Kakashi comentaron que estabas muerta — fue lo que dice Sasuke con expresión sin vida.

¿Eh?

Su rostro se llena de ira, esos idiotas pensaban que estaba muerta.

¿Como?

Se toca el vientre sintiendo un extraño dolor, si no se equivocaba esto podría ser una contracción.

Mal momento.

Muy mal momento.

—Hay una guerra, será mejor que te quedes aquí — fue lo único que dice dispuesto a irse.

¿Guerra?

Su boca se abre con incredulidad, pero atiende a sujetar la muñeca de Sasuke con fuerza, este parece sorprendido cuando voltea a verle. Ella gimotea cuando otra contracción o tal vez la misma de antes, la hace gimotear al suelo. Traga aire antes de verlo con seriedad en sus ojos, este parece confundido con ojos rojos que la intimidan.

—Tenemos mucho que hablar jovencito, no es la forma en que quería que conocieras a tu próximo hermano — masculla antes de caer sobre sus rodillas con dolor en su vientre.

Maldición.

Jamás volvería a tener hijos.

Sasuke parece como si hubiera sido abofeteado, pero desaparece en una nube de humo, malditos ninjas.

La mujer que pronto conoce se llama Nekobaa grita órdenes a una chica llamada Tamaki. Ay muchos gatos, piensa mientras es pasada a una extraña habitación, siente dolor en todo su cuerpo y por la sensación en sus piernas, o reventó la fuente o se orino, ambos parecen igual de vergonzosos ahora. Quiere y llora cuando el parto inicia, de todas las formas que pensé que querría su hijo, pensé que sería en medio de la nada, con muchos gatos y dos mujeres que no conoce que intentan salvarle la vida.

¿Una guerra?

Piensa en medio del dolor de pujar, era lo último que ocupaba ahora, sabe que estuvo muchos días con Tobi y Zetsu, pero ahora entiende que fue mucho más tiempo del que pensaba.

Un grito escapa de su interior al sentir un dolor horripilante.

Ser madre es horrible.

Quería que todos fueran como Naruto, tenerlos sin este dolor y que fueran así de monos.

Chilla un poco más.

Y aún faltaban muchas horas más.

.

.

El parto fue un éxito, o eso dice Nekobaa quien le entrega a su hijo recién nacido, es un niño, Hoki decide por algún motivo sin sentido que la ha guiado a hacer caso a su anterior captor. El pequeño tiene pulmones, un poco de cabello más oscuro que ella, y según Tamaki ojos azul oscuro. Lamentablemente no puede estar mucho con este, aunque el bebé nace perfecto y sin imperfecciones, ella ha sufrido mucha pérdida de sangre, Nekobaa no es medida, pero hace milagros para mantenerla con vida.

Ella se desmaya varias veces durante una operación improvisada que hace, junto con sellos y lo que los ninjas consideran chacra.

Vuelve abrir los ojos, no sabe cuánto tiempo pasa, pero Nekobaa la saluda con diversión de que este con vida. La mujer gato anciana, admite que pensó más de una ocasión que pensó que no sobreviviría y ella entiende que tiene razón, su cuerpo duele horrores. Pero cuando Hoki es entregado a sus brazos, no puede más que sonreír enamorada de su bebé. Le amamanta algunos minutos, mientras Tamaki informa sobre la guerra.

Gatos ninja.

Dice cuando no entiende como saben de la guerra.

—Quiero ir a Konoha — suplica con su hijo en sus manos, pero ambas mujeres se ven preocupadas.

—Sera mejor que esperes niña, si esta guerra la pierden las naciones ninja, Konoha será destruido de inmediato — admite Nekobaa de mal humor.

Eso la destroza, abraza a su hijo contra sí misma.

Ella solo quiere ir a casa.

—Además es un milagro que estés con vida, aunque dices no ser un ninja, pareces irradiar demasiado chacra, en las últimas semanas que alguien te dio chacra de sobra para sobrevivir la operación — musita Nekobaa con curiosidad.

No puede evitar pensar en Tobi, pero solo suspira sin saber ni cómo funciona el chacra.

El resto del día se enfoca en Hoki, el adorable niño abre los ojos más rápido de lo que piensa, sus ojos azules la ven brillantes llenos de inocencia. Sonríen mientras le besa la cabeza, no quiere pensar, pero lo hace.

.

.

La guerra ha terminado.

Le dice Tamaki una semana después con una gran sonrisa, ella también la imita mientras alza a Hoki emocionada. Nekobaa prácticamente les echa a patadas de su hogar, pero, aunque parece violenta, en realidad hace que una carreta que pasaba por ahí la lleve, no sin antes decirle que venga cuando el niño sea mayor para darle un gato. Al ver la expresión de Tamaki, supone que no es algo que pase a menudo.

Tiene nervios mientras viaja en la carreta con una pareja mayor, que también ha escuchado las buenas nuevas de la guerra. La alaban por tener a un hijo en medio de la guerra, a lo que ella ríe nerviosa, ya que no fue muy planeado. Hoki en su regazo parece bostezar y ella arrulla emocionada que tiene al bebé más hermoso del mundo.

Odia cambiarle los pañales.

Pero es hermoso.

Quien diga lo contrario se las verá con ella.

La pareja anuncia que pronto llegaran a la ruta que la llevara a Konoha, parecen discutir con dejarle a las puertas, pero ella anuncia que el camino no es tan largo.

Siente un extraño viento frio, antes que algo caiga frente a la carreta asustando un poco a los pasajeros como al caballo, entonces de repente un destello amarillo se posa frente a ella y su boca se abre incrédula.

—Naruto — llama aterrada de verlo bien.

Todo lleno de vendajes, parece una momia y con un brazo menos.

Quiere gritarle al idiota que dejo que eso pasara, cuando este la abraza torpemente con su único brazo, ella maneja bien a Hoki para que no muera asfixiado. Entonces lo siente, Naruto está llorando desconsolado contra ella, por lo que hace malabares para abrazarlo torpemente.

Se siente asustada de verlo tan mal.

—Pensé que te había perdido, no sabía si Nagato podría regresar todas las almas, pero pensé que moriste y no regresaste, pensé que había vuelto a perderte — solloza el chico que, parece un niño de seis años nuevamente contra ella.

Le palmea la cabeza torpemente, quiere abrazarlo, pero no puede hacerlo del todo.

Los gemidos del bebé hacen que Naruto se separe incrédulo, abriendo los ojos como platos al ver al bebé que parece alzar las manos. Lo atrae contra ella para calmarlo, antes de acomodarlo en una mano y posar la otra en la mejilla de Naruto.

Le sonríe.

Este parece querer volver a llorar.

—Estamos de regreso — dice señalando al bebé y Naruto suelta una risa nerviosa.

—Bienvenidos — dice antes de soltar al llanto, abrazándola con más cuidado y viendo con ojos brillantes al bebé.

.

.

—No le dijiste a nadie que con tus poderes mágicos nuevos sentiste mi chacra y saliste a buscarme — dice Hikari con una vena palpitando en su frente.

Al regresar a Konoha, que parecía en plena reconstrucción debido al ataque, sorpresa, Tobi había tenido razón en la destrucción masiva. Se topó con la sorpresa que todos parecían en caos porque había desaparecido de la nada. Lo fulmino con la mirada, este se rasco la nuca nerviosamente.

—Gomene, apenas regresamos Sasuke nos comentó que te encontró, Kakashi ha salido a buscarte con un equipo ninja, pero pensé que regresarían pronto, sentí tu chacra y no me di cuenta que estabas sola — explico este con inocencia.

Quiere golpearlo, pero solo niega con la cabeza.

Camina con Naruto haciéndole muecas a Hoki, quien parece enamorado del chico aun sin conocerlo, porque parece verlo con grandes ojos brillantes. Ella mira con cariño al notar que Naruto parece brillar al lado del niño, mientras tímidamente hace un resumen sobre lo que paso.

Sobre Pain.

Sobre los hokages.

Sobre la guerra.

Un resumen muy resumido para su dulce corazón que no soportaría saber todo lo que debió haber pasado.

—¿La casa fue destruida? —Pregunta con lágrimas en sus ojos.

Naruto asiente algo apenado.

Coloca al bebe con cuidado entre el brazo bueno de Naruto, que la ve con nervios cuando ella cae a llorar cómicamente de rodillas al saber que su librería también fue destruida. Ignora que este dice que ahora que Kakashi es Hokage podrá comprar todo de nuevo, pero para ella significa sus años de esfuerzo y trabajo.

Camina deprimida con Naruto y el bebé en su brazo, quien parece feliz de conocer a su hermano.

Entra a una de las tiendas donde hay personas en todo el lugar, se sorprende cuando Sakura llega de la nada para envolverla en un abrazo. La joven también parece haber pensado que murió, como lo hizo también Kurenai y Anko cuando la abrazan. Tímidamente al lado de Naruto, les presenta a su hijo, el bebé es calmado y se deja alzar por los desconocidos.

—Es un buen niño — saluda Guy desde una camilla, ve con dolor las vendas sobre su pierna — Es bueno ver que estas viva, Kakashi no ha sido el mismo — musita este cuando es el turno de tener un Hoki en sus brazos.

Tal vez.

No ha pensado mucho en como reaccionara Kakashi al verla, ella estaba tan adolorida por su hogar y librería, que solamente, no lo pensó. Claro que ha pensado en ese hombre durante todo este tiempo, pero todo fue tan raro, como un extraño sueño en su vida. Claro que es un sueño, comparado con la pesadilla de los que están presentes ahora, las pesadillas de la guerra.

Ella estuvo bien.

Todo estuvo bien.

—Sera un casanova — dice Anko pinchándole una mejilla al niño.

Este suelta un babeo, todos hacen un "awww" incluyendo a Naruto, lo que la hace sonreír divertida.

Iba a comentar como el niño sin duda los tiene a todos en su mano, cuando chilla ante el abrazo repentino que recibe por la espalda, agita sus manos de forma confundida sin saber quién ha faltado de saludar. Pero de repente es volteara con fuerza y unos labios atacan los suyos, completamente queda en shock, como la mayoría de personas a su alrededor, antes de que los labios la dejen.

Su boca no podría abrirse más, aunque quisiera, pestañea perdida cuando Kakashi ríe antes de volver a besarla.

Odia sentir la debilidad ante los besos del hombre, porque lo atrae a su cuerpo ignorando los chillidos escandalizados, comentarios de jamás haber visto a Kakashi sin mascara y sobre algo de mantenerlo para todo público.

Que se jodan.

Había querido besar a ese hombre desde hace mucho tiempo.

.

.

Hikari siente una gota de sudor correr por su nuca al ver que Yamato les había dado una casa con su elemento madera, una casa incluso más grande que la anterior. Después del todo el ajetreo, los demás los dejaron ir para descansar, Naruto seguía enamorado de Hoki quien no dejaba de abrazar con su mano, Kakashi no la soltaba a ella y no pensaba que la dejara ni ir al baño sola. Al entrar descubrió que la mayoría de muebles eran nuevos, pero casi lloro de alegría al ver que su biblioteca de alguna forma fue salvada milagrosamente.

Lloro de rodillas por un dios que todo lo ve.

De reojo noto que Naruto le pasaba a Hoki a Kakashi, quien parecía nervioso pero acepto alzarlo, rio divertida ante Naruto dándole lecciones que ella le dio apenas unas horas atrás.

Entonces, llegaron con la historia.

Naruto comento su parte de la invasión, sobre la destrucción de Konoha y como muchos estoy muerto, ella miro incrédula a Kakashi que aceptó a regañadientes haber muerto. Ambos dijeron apenados que uno de los Pain (aun no entendía como había más de uno) les dijo a cada uno que ella había muerto para cabrearlos, funcionando, aunque Naruto comento tímidamente que él exploto cuando una chica fue casi asesinada frente a él.

Choco una mano contra su frente.

Solo Naruto no se daba cuenta que la pobre Hinata Hyuga estaba enamorado de él.

Entonces cuando todos regresaron a la vida, pero ella no apareció por ningún lado, pensaron que el jutsu que usaron para resucitarla, no había funcionado con ella.

Entonces luego llego la cumbre de los kages.

Luego Kakashi fue promovido a Hokage.

La guerra.

Sobre su padre y madre, como los conoció, como ellos le dieron fuerzas cuando estaba destrozado por perderla a ella, que era su madre ahora.

Ella miro todo con seriedad, agradeciendo que Hoki parecía demasiado cansado y dormía como piedra. Los comentarios sobre Tobi la sorprendieron, pero sobre todo cuando Naruto explico que Tobi resultto ser Obito Uchiha, el anterior compañero de Kakashi. La imagen del hombre que la había secuestrado intentando salvarla, que le había imbuido de chacra y que gracias a él sobrevivió, no dejaban de rondar su mente.

Ese idiota.

Pensó con una media sonrisa.

Entonces llego su turno, ella sonrió.

—Me secuestraron, un buen tipo, luego Sasuke me encontró y me secuestro nuevamente — relato rápidamente sin entrar en detalles con un pulgar en alto.

Naruto la vio indignado, Kakashi solo suspiro.

—¿No vas a contarnos más? —Gruño Naruto, ella se encogió de hombros.

—En mi primer secuestro el hombre hizo sushi, no sé si podía comerlo embarazada, pero Hoki ha nacido una preciosura — hablo al bebé que ahora estaba en sus brazos.

Naruto se quejó de que nada tenía sentido, ella farfullo que esperaba que no la volvieran a secuestrar, haciendo que Naruto y Kakashi gritaran que jamás lo permitirían.

Noto a Naruto quejarse del dolor, lo envió a dormirse, este pareció decepcionado, pero le prometió que a primera hora ella cocinaría, este se fue a dormir a su habitación mucho más emocionado. Camino con Kakashi a una habitación para el bebé, chillo emocionada when noto que todo estaba decorado, dejando a Hoki en la cuna con una expresión amorosa.

Todo termino.

Se dijo a si misma algo temblorosa, antes de caminar a su habitación, en todo momento seguida por Kakashi. No dijo nada cuando Kakashi hizo un clon de sombra para cuidar al bebe durante la noche, por ahora lo dejaría, todo estaba demasiado resiente.

Se sorprendió que apenas entro a la habitación, este la envolvió en un abrazo y se acostó con ella en la cama. Quiso moverse, pero este no la dejo, prácticamente dejándola sin aire en su abrazo.

—Pensé que te había perdido — susurro este con una voz llena de dolor.

Sonríe de medio lado, tiene que luchar para dar la vuelta y envolverlo en un abrazo.

—Pues no, no pienso dejarlos en muchos años, señor Hokage — dice divertida, pero con alivio de ver los ojos de Kakashi nuevamente.

Pensó que, por un momento, tanto este como Naruto podrían morir y eso la asusto, solamente estaba a flote por Hoki si era sincera.

Kakashi la beso nuevamente, antes de abrazarla durante toda la noche, aunque ella cayo dormida enseguida, duda que este durmiera algo.

.

.

Esta despierta y presentable el día de la despedida de Sasuke, al lado de ella esta Kakashi (quien no le quita la mirada casi nunca) y Sakura. Se ríe no tan discretamente cuando Sasuke le dice a Sakura que no fuera con este, se nota que la pelirrosa sigue enamorada de su compañero. Kakashi le dice algunas palabras de despedida, pero cuando es su turno, pone a Hoki en los brazos de su padre. Abraza a Sasuke dejándolo desconcertado, al tiempo que lo estruja y se aleja de él con una sonrisa, luego pone unos onigiris que ha comprado de camino.

—Espero tengas un buen viaje, regresa a menudo para que Hoki no olvide a su hermano — habla con una sonrisa en su rostro.

Sasuke parece petrificado, pero inesperadamente le da una media sonrisa.

Ella no lo juzga.

No le reclama.

No pregunta.

Solamente le sonríe y le desea un buen viaje, este promete regresar antes de seguir su camino.

Suspira, Sakura parece avergonzada ante su mirada y dice que ira al hospital rápidamente apurada. Ya la acorralara en algún momento de la semana para preguntar.

Acepta a Hoki nuevamente quien hace un bebé, que ella le parece adorable.

—Tengo que ir a trabajar — dice Kakashi no tan divertido de ser Hokage.

No lo culpa.

Jamás pensó que ser Hokage fuera tanto trabajo, dado que no tiene su librería y ahora cuida a Hoki, a veces aprovecha para caminar a la torre del Hokage y ayudar a su esposo con el papeleo. No es el trabajo que hubiera querido, pero él lo hace por proteger la aldea, ella por adicta al trabajo que se aburriría de estar en casa sin hacer nada.

Toma la mano de Kakashi con una media sonrisa en su rostro.

—Vamos señor Hokage — dice juguetonamente caminando a la torre.

Hoki babea de su otro lado.

.

.

Cuando Hoki tiene dos años sucede el desastre de la luna, Kakashi casi muere de su estrés cuando ella descubre que Naruto también termina involucrado en todo el asunto. Hoki tiene casi tres años cuando Naruto se va a casar y ella no puede llorar ante la pérdida de su bebé nuevamente. Sabe que Hinata es una chica perfecta para Naruto, quien por fin dejo de ser ciego y se va poner los pantalones en la relación, por su bien o ella le dará una lección. La ceremonia es todo lo que ella siempre imagino, nada comparada a la apresurada que tuvo con Kakashi poco después de la guerra de forma civil entre amigos.

No es que ella hubiera querido una ceremonia en realidad, solamente que está feliz que su hijo tenga una.

Se ve tan adorable sonrojado al lado de Hinata.

—Lograste que todos vinieran, buen trabajo cariño — dice ella en tono burlón mientras le levanta el pulgar a Kakashi.

Este suspira con Hoki en sus brazos, que no deja de saltar divertido por su ultimo regalo de cumpleaños, una máscara igual de su padre que solo deja ver sus ojos azules y cabello castaño oscuro. Mira con ojos brillantes cuando Hoki corre en dirección a Mirai la hija de Kurenai, ambos entretenidos con Shino quien se deja hacer por ambos niños.

Se imagina la pareja que harían ambos cuando crezcan.

Comienza a chillar emocionada, causando que Kakashi solo suspire.

Cuando la boda termina, ella chilla como ha hecho en toda la boda, saltando en los brazos de Naruto, quien como siempre luce avergonzado, pero se deja hacer. Luego de soltar a su hijo abraza a Hinata dándole la bienvenida oficial a la familia. Se siente como la madre más joven de la historia con apenas 32 años, un hijo casado y otro que aún sigue tomando chupón.

—Me siento tan feliz y triste al mismo tiempo, si no me visitas te matare — le gruñe a Naruto, quien se asusta y asiente de forma rápida.

Sonreía más amablemente a Hinata, quien parece no perturbarse por como actúa.

De reojo nota como Guy parece hablar con Kakashi, quien solo suspira diciendo que ser Hokage no es tan divertido como piensa. Ignora ambos cuando se meten en medio de una competencia estúpida que prefiere no ver por su salud mental.

Mira enternecida cuando Iruka saluda a Naruto.

Luego ella se va para saludar a Kurenai, ambas hablando divertidas antes que Mirai llegue con Hoki a su lado.

—Oka-san puedo ir a dormir donde Mirai, Shino-nii nos va a enseñar marionetas — dice Hoki con ojos brillantes.

Ve a Shino quien solo asiente tranquilo, ella sonríe antes de asentir.

—Pero primero debes felicitar a tu hermano, no lo veras en un tiempo, así que aprovéchalo ahora — le recuerda con seriedad.

Este asiente antes de correr.

Naruto un experto ninja, sabe darse la vuelta para recibir entre sus brazos a Hoki, quien une su mejilla con las de Naruto, antes de reír divertido. Le felicita, aunque no sabe porque, hablando con Hinata quien le cae bien al pequeño. Luego Naruto lo pone sobre sus hombros y Hoki ríe divertido acompañándolos a saludar a los demás presentes.

Suspira emocionada.

Naruto ama a Hoki desde el primer momento, conforme va creciendo, Naruto salta siempre y aplaude por lo que hace el niño, lo defiende a muerte, aunque el pequeño pillo tenga la culpa. Hikari siempre le recuerda a Naruto que ambos son sus hijos y este siempre le sonríe con ojos brillantes, comportándose como buen hermano mayor.

Quién lo diría.

Chilla cuando alguien la abraza a su lado, pero deja de sorprenderse cuando ve a Kakashi a su lado con expresión tranquila.

—Un pajarito me dijo que Hoki estará en la casa de Kurenai hoy, entonces pensé que el Hokage podría disfrutar un rato de su hermosa esposa — dice este sin ninguna vergüenza.

Ella lo ve incrédula.

Bueno hoy se siente hermosa. Ha pasado la mañana con Sakura e Ino vistiéndose para la ocasión, ahora que su cabello es corto (tener hijos y cabello largo no es una buena idea, menos con pegamento cerca), se ha puesto un vestido azulado para la situación, agradeciendo que por fin está en su peso ideal luego de hacer dietas y entrenamientos con Guy, para horror de Kakashi y Naruto.

No es que fuera frívola.

Pero era la esposa del Hokage, debería dejarle en claro a todas las chicas que lo miraban, que estaba casado.

—Usted señor Hokage, es un pervertido sin remedio — lo reprende, pero le da un beso en la mejilla.

Este se encoge los hombros sin sentir vergüenza.

Ella ríe antes de correr con Kakashi para la foto de la boda.

No se arrepiente, de irse a vivir al departamento al lado del de Kakashi, de vivir luego con él, de tener un hijo con este y adoptar a Naruto.

Porque todos en ese momento de la fotografía, ella no puede dejar de sonreír.

El camino fue duro.

Pero el presente parecía brillante.

Y eso era lo que ocupaban todos ahora.

Aleta

Si soy sincera, desde que escribí el capitulo anterior quería escribir este, para abarcar la mayor parte de la historia. Me encanta que algunos vieran con buenos ojos esta idea, por lo que un two-shot fue lo que termino being, un two shot que es muy largo: v pero que espero les guste con todo mi corazón.

Sachiko fue la gran persona que me dio la idea de ingresar a Hoki a esta historia. Si no saben quien es él, es un niño que tiene un parecido increíble a Kakashi en la saga de Boruto, pero no tienen relación sanguínea. Claro que ahora será mucho mayor al original porque debería la misma edad que Mirai.

Espero disfrutaran de esta segunda parte.

Como explicación Tobi/Obito en realidad había planeado matar a Hikari en un inicio, pero al darse cuenta que no es una ninja y esta visitando las tumbas, se siente mal de matarla frente a Rin. Luego se da cuenta que aunque esta con Kakashi no es mala persona, incluso una parte de él quiere salvarla sintiendo arrepentimiento de lo que hizo con Naruto.

Los amo por apoyarme en mis locuras: 3

Por si no lo saben en mi perfil tengo un enlace de mi página en Facebook donde publico mis actualizaciones y donde chateo con los chicos sobre temas de anime, manga, juegos, libros, series ... etc por si alguno quiere comunicarse conmigo o visitar un rato para conocerme mejor.

Sayonara sexys lectores.