Capítulo 12

Los Haydonitas parecían no parar de depararle sorpresas a la Fuerza Expedicionaria Robotech, como el descubierto por el Almirante Aldershot en el sistema Briz'dziki.

Extracto de "La REF y Los Hijos de la Sombra" de Joseph Gordon.

El mensaje en video de Eric Darrick, Capitán del SDCL-135 UES Atlas, Clase Garfish, había sorprendido a todos en el puente del SDBB-2 Jutland.

- ¡Haydon IV ha desaparecido!

Habían sido las palabras del Capitán Darrick en una comunicación de video dirigida al Almirante Nigel Aldershot.
Esto sorprendió inesperadamente al Almirante, al igual que a su tripulación del puente, como a sus invitados, Cabell, el Dr. Harry Penn y el Capitán John Jefferson.
El Almirante se levantó rápidamente, aunque con dificultad, de su asiento y con rostro enojado se dirigió al Capitán Darrick.

- ¡¿Cómo dice?! ¡¿Se ha vuelto loco?! ¡Expliquese!

El Capitán Darrick aun con su tono dubitativo respondió.

- Lo que escuchó, Almirante… No tengo explicación. Solo que Haydon IV desapareció de su lugar. Este se encuentra vacío… ¡No hay nada allí!

El Almirante Aldershot incrédulo, de pie, se quedo estatico, en silencio pensando las palabras del Capitán Darrick, cuando fue distraido por una risa alta que no se detenía. Era Cabell, quien con su actitud llamó la atención de todos los presentes. Aldershot lo miro con una mirada fulminante y le dijo.

- ¡¿Qué le pasa?! ¡¿Usted también se volvió loco?!

Cabell, aun riendo a carcajadas, le respondió pausadamente mientras reía.

- Yo tenía razón… El Universo esta desapareciendo… Haydon IV ha desaparecido… Las irregularidades en la rotación de su luna son comprensibles ahora…

- ¡Basta!

Gritó enojado el Almirante Aldershot. No quería dar el brazo a torcer y darle la razón a Cabell. Aunque era inexplicable la desaparición de todo un planeta, Haydon IV no era el Universo. El Almirante Aldershot se dirigió nuevamente al Capitán Darrick.

- Gracias Capitán Darrick. Regrese a su posición de escolta del UES Argo.

- Si, Señor.

Respondió el Capitán Garrick, y cortó la comunicación.
El Almirante Aldershot se dirigió nuevamente a su Ingeniero en Jefe.

- Cabell, regrese a la Sección de Ingeniería.

Cabell, aun riendo y secándose algunas lágrimas producidas por la risa, abandonó el puente sin decir palabra. Luego el Almirante Aldershot se dirigió al Capitán Jefferson y al Dr. Penn.

- Caballeros, regresen a su nave. Brevemente recibirán órdenes mías.

- Si, Señor.

Respondió el Capitán John Jefferson. El Dr. Penn no dijo nada y ambos atravesaron las puertas neumáticas del puente con destino al hangar del SDBB-2 Jutland.
Afuera del puente aún se encontraba detenido el vehículo APC que los había transportado del hangar al puente de la nave. Cabell no lo había utilizado para regresar a la Sección de Ingeniería, por lo cual el Dr. Penn y el Capitán Jefferson aprovecharon la ocasión de utilizarlo para regresar al hangar donde se encontraba el transbordador que los llevaría de vuelta al UES Argo. Al llegar al transbordador encontraron a su piloto y co-piloto fuera del mismo, en el hangar, estirando sus piernas.
El Capitán Jefferson al bajarse del vehículo APC, se dirigió al piloto del transbordador.

- Comandante, prepare la nave para despegar. Regresamos al Argo.

- A la orden, Capitán.

Respondió el piloto, mientras comenzaba a realizar los preparativos del despegue.
A los pocos minutos, el transbordador pedía permiso al Control de la nave para despegar y abandonarla. Al recibir del Control la autorización requerida, el transbordador elevó sus alas a una posición de 90° conjuntamente con sus motores, y los encendió elevando la pequeña nave en forma vertical. Flotando a pocos centímetros del piso volvió a girar las alas a 0° permitiéndoles moverse horizontalmente muy cercano al piso, recorriendo el hangar, lleno de Veritechs, hasta la entrada de la bahía de atraque ubicada en la parte inferior de la proa del UES Jutland.
El Capitán Jefferson y el Dr. Penn ubicados cómodamente en la parte posterior del transbordador, finalmente iniciaron una conversación privada, ya que mientras viajaron desde el puente hacia el transbordador no se dijeron palabra, para no ser escuchados por el conductor del vehículo APC, e iniciar rumores que pudieran afectar la moral de la nave o la reputación del Almirante Aldershot, o la del científico Tiroleano Cabell.
El Dr. Penn finalmente le dijo al Capitán Jefferson.

- Parece que tenías razón J.J. El Almirante Aldershot y Cabell estuvieron discutiendo abiertamente, ¡Muy abiertamente!

- Si, sobre todo me sorprendió la actitud de Cabell en el puente.

Respondió el Capitán Jefferson.

- Sus razones tenía, pero encuentro muy peligroso que un Capitán y su Ingeniero Robotech estén discutiendo. Ellos tienen un papel muy importante sobre el control de la nave. Espero que Cabell sepa controlarse, aunque no puedo decir lo mismo del Almirante Aldershot.

- Si, entiendo lo que quiere decir.

Dijo el Capitán Jefferson. Y agrego.

- Ahora, ¿Qué opina de la desaparición de Haydon IV?

El Dr. Harry Penn le respondió.

- Bueno. Es muy bien sabido desde la Campaña de los Centinelas que Haydon IV era un planeta artificial, al igual que sus habitantes y controlado por una IA que llaman la Consciencia. No me extrañaría que el planeta pueda movilizarse para cambiar su orbita.

La conversación quedó interrumpida, pues el transbordador comenzó a hacer sus maniobras para entrar en la pequeña bahía de atraque de babor del SDCV-116 Argo. Una vez atracado y descendido sus pasajeros en la nave, estos se despidieron y el Capitán Jefferson se dirigió al puente de la nave y el Dr. Penn a la Sección de Ingenieria. John Jefferson, como era su costumbre habitual caminó hacia el puente. Al llegar allí y tras los saludos formales de rigor, el Capitán Jefferson preguntó al Teniente Colton.

- ¿Alguna novedad en mi ausencia, Teniente?

- No, Señor. El Garfish del Capitán Darrick aún no ha regresado de su misión.

Respondió el Teniente Colton.
John Jefferson, se quitó los guantes y la gorra del uniforme. Los tiró en la consola de su asiento de Capitán y se sentó a esperar alguna novedad del Almirante Aldershot, mientras pensaba en las palabras de este, Cabell y el Dr. Harry Penn.
Pasaron 45 minutos hasta el regreso y reposición en la formación del SDCL-135 UES Atlas del Capitán Eric Darrick. John Jefferson se sentía un poco más seguro con su nave escolta faltante de nuevo en su lugar. Quince minutos más tarde todas las naves de la pequeña flota recibían un mensaje del Almirante Aldershot, que la Teniente Blane puso en una enorme Pantalla de Rayos Proyectores en el puente del UES Argo. El Almirante Aldershot se encontraba sentado en su puesto de Capitán aferrándose a los apoyabrazos del mismo, sin la gorra del uniforme puesta, con expresión seria y de pocos amigos.

- Damas y Caballeros. La reciente misión de reconocimiento del Capitán Darrick realizada a Haydon IV demostró que el planeta ya no se encuentra en su posición. Allí no hay nada. El como y el porque de esto es desconocido por nosotros, lo que hace que nuestra misión sea un fracaso. Por consejo de mi… hmm… Jefe de Ingenieros Robotech, el científico Tiroleano Cabell, el personal de Astrogación del UES Jutland realizó un barrido por el sistema Briz'dziki, y el planeta Haydon IV no fue encontrado en ningún lado, con lo cual no corremos riesgo alguno. Por lo cual, por consejo de Cabell también, he decidido que nos acerquemos hasta la posición original de Haydon IV a ver si descubrimos alguna pista de su paradero actual, aunque tengo mis dudas. Así que prepárense a movilizarse de inmediato. Almirante Aldershot fuera.

El Almirante Aldershot terminado su mensaje cortó la comunicación y la enorme pantalla se desvaneció. Sorprendido el Capitán John Jefferson se dirigió al Teniente Colton y le dijo.

- Teniente Colton, prepárese a movilizarse hacia la anterior ubicación de Haydon IV, cuando el UES Jutland lo haga.

- Si, Señor. Enseguida.

Respondió rápido y eficientemente el Teniente Martin Colton. Luego el Capitán Jefferson se dirigió a la Oficial de Comunicaciones Susan Blane.

- Teniente Blane, ¿Hay registro de la transmisión del Almirante Aldershot? ¿Esta grabada?

- Si, Señor.

Respondió la Teniente Blane, a lo cual el Capitán agregó.

- Retransmítala al Dr. Harry Penn en la Sección de Ingeniería. Creo que la encontrara interesante.

- Enseguida, Señor.

Veinte minutos después el SDBB-2 UES Jutland comenzó a movilizarse con sus Propulsores Réflex al epicentro del desaparecido planeta Haydon IV. Las naves en formación tras esta nave comenzaron a hacerlo también, incluido el SDCV-116 UES Argo.
Rodearon la roca inestable en que se había convertido la luna de Haydon IV y establecieron un vector de aproximación a la ubicación del desaparecido planeta. Un par de horas después estaban en el epicentro de la nada que ahora existía en lugar de Haydon IV.
Una vez allí, el Almirante Aldershot volvió a comunicarse con su flota.

- Damas y Caballeros. Nos encontramos en la orbita donde se encontraría Haydon IV. El planeta no ha sido destruido porque no hay asteroides que lo demuestren, por lo cual debió moverse por sus propios medios. Cabell, nuevamente sugiere una Transposición, ya que mediante propulsores convencionales seríamos capaces de encontrarlo en los alrededores. Por lo cual buscaremos el destino mediante la búsqueda de una firma de una enorme Transposición mediante los sensores de búsqueda de las naves de la flota. ¡Así que comiencen a buscar! Aldershot fuera.

El Capitán Jefferson ordenó a la Teniente Blane retransmitir la comunicación al Dr. Penn nuevamente y luego se dirigió al joven Teniente Thomas Sebastian, Ingeniero Robotech del UES Argo, sentado en la consola izquierda de la del Capitán.

- Teniente Sebastian, por favor realice un rastreo de la zona de una firma de Transposición de un objeto enorme, dado que no tenemos almacenada la firma en nuestros sistemas.

- ¡Si, Señor!

Respondió entusiasmado el Teniente Sebastian.
Las firmas de Transposición eran rastros dejados por los Generadores de Transposición y eran únicas en cada nave. Dependían de las rasgaduras de Continuidad del espacio-tiempo, cantidad de Protocultura gastada o de mineral monopolar empleado.
Los rastreos de firmas de Transposición eran muy comunes en las viejas naves Zentraedi. Es así como el Comandante Breetai finalmente encontró el SDF-1 en la Tierra en 2009 en lo que llamaban un "Rayo Buscador". En las naves de la Fuerza Expedicionaria Robotech sistemas similares fueron instaladas en las naves post actualización Sombra, en dos antenas que sobresalían de la proa de las naves de la flota. Estas antenas también eran ahora las encargadas de las comunicaciones hiperespaciales, las que recorrían enormes distancias a través del Hiperespacio.
El Teniente Sebastian introdujo varios comandos en su consola en búsqueda de la firma de Transposición. Un breve momento después el Teniente Sebastian se dirigió al Capitán.

- Capitán, he encontr…

Las palabras del Teniente Sebastian se vieron interrumpidas por la Teniente Blane.

- Capitan, tengo una comunicación entrante del Almirante Aldershot.

El Capitán Jefferson hizo una seña con la mano al Teniente Sebastian para que se detenga y le dijo a la Teniente Blane.

- Teniente Blane, ponga la comunicación en una Pantalla de Rayos Proyectores.

La Teniente Blane obedeció. El rostro del Almirante Aldershot apareció en una enorme pantalla semitransparente en el puente, y sin demasiado preámbulo anunció.

- Hemos encontrado una firma de Transposición no identificada de un objeto enorme, probablemente de Haydon IV. Su destino parece ser el Sector Omicrón. ¡Prepárense a hacer una Transposición a ese lugar inmediatamente!