Capítulo 13

"La segunda estrella de la derecha, y luego directo hasta el amanecer"

Extracto de "Peter Pan" de J. M. Barrie.

Las esferas lumínicas habían dejado en el "Nuevo Espacio" una verdadera sorpresa para la tripulación del SDF-3 una vez que partieron de la nave. En el espacio vacío, como por arte de magia, aparecieron miles de estrellas, incluso galaxias, que llenaron su telón negro de vacuidad en un Universo nuevo. Pero no todo era sorpresa y alegría para la tripulación. Las esferas habían partido haciendo desaparecer a 126 personas. 120 de la dotación del SDF-3 y 6 pilotos de combate, que habían corrido esa suerte al intentar agredir en presunta defensa a las esferas lumínicas. El Dr. Lang, aunque no intentó agredir a la esfera que lo examinó, tenía la secreta convicción de que la esfera dudó en llevárselo, y luego tras esto todas las esferas invasoras huyeron, abandonaron el SDF-3 sin razón aparente hacia el Nuevo Espacio, por donde habían venido.
Habían pasado aproximadamente seis horas desde la visita de las esferas y el advenimiento de las faltantes estrellas, que algunos veían como símbolo de esperanza, a pesar de las 126 personas catalogadas como "desaparecidas en acción".
Lisa Hayes y Rick Hunter se encontraban de pie, abrazados por sus cinturas, en el puente del SDF-3. Uno de los pocos lugares con vista panorámica al Nuevo Espacio de la nave. Ambos se demostraban se afecto mutuo y disfrutaban de la relativa paz después de la situación con las esferas mientras contemplaban el nuevo cielo de estrellas que se abría ante ellos.

- Rick, esto es hermoso. Pero no puedo reconocer ninguna constelación, ninguna galaxia de nuestro universo, ¿Tu si?

Expresó Lisa a su esposo. A lo cual él respondió.

- No, Lisa. Yo tampoco reconozco nada.

Lisa agregó.

- ¿Crees que podamos regresar a nuestro universo?

- Sinceramente no lo sé, Lisa. Espero que el Dr. Lang obtenga algunas respuestas.

Respondió Rick Hunter.

- ¿Qué hay de las personas desaparecidas? ¿Estarán muertas, o solo estarán desaparecidas? No sé que pensar de esas esferas…

Rick Hunter lanzó un breve suspiro antes de responder.

- Sinceramente, tampoco lo sé, Lisa. Más interrogantes para el Dr. Lang.

Lisa miro fijamente a Rick y le dijo.

- ¿Sabes? Creo que estas presionando demasiado al Dr. Lang. Después de todo esto es nuevo para él también.

- Puede que tengas razón, Lisa. Pero él es el científico. Necesitamos salir de aquí. Aun no sabemos que pasó con la Tierra y los misiles Neutrón-S. Si quedo alguien con vida, si los Invid fueron derrotados. ¿Me entiendes, Lisa?

Le respondió Rick Hunter. A lo cual Lisa Hayes respondió

- Si, claro, Rick. Te entiendo.

Las puertas del puente del SDF-3 se abrieron con su tradicional sonido, y el Dr. Lang las atravesó.

- ¡Ah! ¡Rick, Lisa! Sabía que los encontraría aquí.

Dijo el Dr. Lang tras saludar cordialmente a los tripulantes del puente del SDF-3. Después de todo el Dr. Lang era un Civil, aunque fue el líder de la Misión Pionero, que buscaba una solución diplomática con los Maestros de la Robotecnia en su viaje a su planeta Tirol, pero en vez de encontrarse con ellos, que partieron varios años antes hacia la Tierra, encontraron el planeta invadido por las feroces fuerzas del Regente Invid en busca de sus preciosas Flores de la Vida, de la cual deriva la Protocultura, fuente de poder de la Robotecnología. Además de ser reconocida eminencia en tecnología Robotech, el Dr. Lang era miembro del Consejo Expedicionario de la Fuerza Expedicionaria Robotech.

- Si, ¿Qué sucede, Dr. Lang?

Le pregunto Rick Hunter.

- Algunas buenas noticias, Almirante.

Dijo el Dr. Lang con una sonrisa en su rostro.

- ¿Y cuales son esas buenas noticias, Dr. Lang?

Pregunto Lisa Hayes-Hunter.

- Hemos solucionado el problema de propulsión del SDF-3, tanto el de impulso convencional, los Propulsores Réflex, como el de Transposición. Se debía a un conducto de energía averiado de la Caldera Réflex debido a la detonación del misil Neutrón-S. También creemos haber arreglado las comunicaciones hiperespaciales, pero es difícil afirmarlo ya que en este "Nuevo Espacio" no hay nadie con quien comunicarnos. Los sistemas de armamento, especialmente los Sincro cañones aun no funcionan, pero creemos que se trata de un problema similar. Tal vez en unas horas, o días más tengamos solución a eso.

- ¡Eso es increíble, Dr. Lang!

Expresó Rick Hunter, con una gran sonrisa en su rostro. Pero Lang continuó.

- Pero aun hay más noticias, Almirante.

Rick sorprendido, preguntó.

- ¿De que se trata, Doctor?

- Desde que aparecieron las estrellas en el Nuevo Espacio, Astrogación comenzó a cartografiar este Nuevo Universo, como debería llamarse ahora, e introducirlo en las computadoras de la nave. No se preocupe. Nuestro Viejo y querido Universo está a salvo en una copia de seguridad de los datos, por sí logramos volver a él. De lo que llevan cartografiado se encontraron dos estrellas cercanas, con lo que parece un planeta orbitándolas.

Los Almirantes estaban sorprendidos por la noticia, y Rick Hunter ansioso preguntó.

- ¿Un solo planeta?

- Si, uno solo. Tal vez sean sistemas estelares en formación. Pero nos da la posibilidad de movernos y explorar. ¿Qué le parece, Almirante?

Rick Hunter, aun sorprendido, respondió.

- Si, me parece una buena idea. ¿A que distancia nos encontramos de ellas?

El Dr. Lang respondió.

- Aproximadamente a 800 años luz de nuestra actual posición. Si no encontramos nada en uno de ellos, pues, nos moveremos al otro. Venga, le mostraré.

El Dr. Lang se movilizó seguido de Rick Hunter y Lisa Hayes-Hunter a las consolas ubicadas en la parte delantera del puente contra los ventanales, y al llegar allí preguntó a los oficiales que se encontraban allí.

- ¿Teniente Toler? ¿Teniente Hakawa? ¿Les molestaría prestarme una de sus consolas un momento?

- No, Señor. Adelante.

Dijo Toler.

Lang se acomodó en la consola de Toler, ejecutó algunos comandos e ingreso a la nueva cartografía del nuevo universo conocido disponible por la Sección de Astrogación. Buscó las estrellas en cuestión y las proyectó en ampliación total en dos Pantallas de Rayos Proyectores para la mejor visualización de los Almirantes. Aunque eran un pequeño punto más en el Nuevo Espacio, en las pantallas se veían impresionantes.
El Dr. Lang complacido y sonriente preguntó.

- ¿Y bien, Rick? ¿A dónde nos dirigiremos?

El Almirante Rick Hunter se quedo pensativo un momento mientras se tomaba la barbilla, y luego dijo.

- La segunda estrella de la derecha.

Rick Hunter no sabía porque había elegido esa. Un presentimiento tal vez. Creía que la frase era de un cuento de su infancia, pero no podía recordar cual.
El Dr. Lang acoto.

- Es su decisión, Almirante.

Rick miró a Lisa, buscando su aprobación. Ella le hizo un leve gesto de asentimiento y le dijo.

- Adelante, Rick.

El Almirante Rick Hunter en un par de zancadas estuvo en el asiento de Capitán del SDF-3 y dijo.

- Teniente Toler, ¿tiene las coordenadas del planeta seleccionado?

- Si, Señor. El Dr. Lang las dejó accesibles en mi consola.

Respondió el Teniente Toler.

- Prepárese a hacer una Transposición a esas coordenadas una vez que nos hayamos alejado prudentemente del horizonte de sucesos del agujero negro que nos trajo hasta aquí.

Ordenó el Almirante Rick Hunter, y luego se dirigió al Teniente Hakawa, su Oficial de Comunicaciones.

- Teniente Hakawa, haga un anuncio público al resto de la tripulación de la nave que procederemos a hacer una Transposición.

- Si, Señor. Enseguida.

El SDF-3 finalmente se alejó de la atracción gravitacional del horizonte de sucesos mediante sus propulsores Refléx milagrosamente funcionales. Una vez alejado lo suficiente, el Almirante Hunter ordenó.

- ¡Ejecuten Transposición hiperespacial!

Una esfera azul violácea cubrió completamente el casco de la nave y se curvaron las dimensiones del espacio-tiempo lanzando al SDF-3 a través de ellas con incierto destino.