Capítulo 17

"Las sorpresas seguían ocurriendo en el Nuevo Espacio, pero en esta oportunidad no solo me alteraron a mi. Esta vez el pobre Dr. Emil Lang fue el primero en sorprenderse con un disgusto que creyó que solo le pasaría una vez en su vida".

Extracto de los Diarios Compilados del Almirante Rick Hunter.

El SDF-3 comenzó su Transposición Hiperespacial ordenada por el Almirante Rick Hunter con destino a un planeta solitario en un sistema estelar desconocido, después de que un nuevo universo de estrellas y galaxias se hubiese materializado tras la visita de las esferas lumínicas hostiles e inteligentes hubieran desaparecido con 126 personas de la tripulación del SDF-3.
Rick Hunter estaba excitado ante la idea de encontrar un planeta habitable y tal vez alguna pista de sus 126 tripulantes desaparecidos.
El Almirante Rick Hunter se dirigió al Teniente Toler.

- Teniente Toler, ¿Cuál es el tiempo estimado de nuestra llegada al planeta?

El Teniente Toler le respondió.

- No tenemos un cálculo exacto sobre el tiempo estimado de llegada, debido a los daños sufridos en los sistemas de propulsión de la nave, pero nuestra mejor estimación es alrededor de tres horas. Media hora más, media hora menos.

- Gracias, Teniente Toler.

Respondió Rick Hunter, y miró al Dr. Lang, quien se encontraba en el puente, junto a la Almirante Lisa Hayes-Hunter, buscando una opinión de su parte. El Dr. Lang hizo una leve sonrisa, ladeó su cabeza y mientras se tomaba su barba entrecana le dijó.

- Lo expresado por el Teniente Toler es cierto. Sufrimos muchos daños por el ataque de esas naves desconocidas. Los dispositivos, si bien funcionan, tal vez no lo están haciendo al 100% por encontrarse en algunos casos, descalibrados.

Rick Hunter volvió a mirar hacia las consolas delanteras del puente del SDF-3, donde se encontraban los puestos de Toler, Penn y Hakawa.
Esta vez el Almirante Hunter se dirigió a Karen Penn.

- Teniente Penn, ¿Los Generadores de Transposición están funcionando normalmente? ¿Alguna anomalía? ¿Llegaremos a nuestro destino deseado?

Una joven mujer nada parecida a su padre, de cabellos rubios hasta su cuello, ojos color marrón, 1,67 metros de estatura y 40 años de edad, le respondió al Almirante Hunter.

- Todo parece funcionar normalmente, Señor. Lo averiguaremos al llegar a nuestro destino.

- Gracias, Comandante.

La respuesta de Karen Penn no era muy alentadora, sobre todo aquello de que averiguarían al llegar a su destino, pensó el Almirante Hunter, mientras miraba por los ventanales del puente del SDF-3 pasar raudamente las estrellas en fuga hacia la popa.
Las aproximadamente tres horas de la Transposición habían concluido. El SDF-3 había salido de la Transposición sin problemas aparentes. Las estrellas estaban en su lugar, pero ninguna era reconocida por la tripulación del puente, ni por Astrogación. La más cercana brillaba a nueve minutos luz, y un enorme planeta verdeazul se visualizaba por los ventanales del puente. Estaban aun en el Nuevo Espacio y laTransposición había funcionado bien.
El Almirante Rick Hunter había permanecido ansioso las casi tres horas que duró la Transposición sentado en el asiento de Capitán en el puente. Su esposa Lisa Hayes-Hunter hizo lo mismo. El Dr. Lang, en cambio había partido hacía un rato a la Seccion de Ingeniería.
El Almirante Hunter ordenó acercarse al planeta a baja velocidad, sigilosamente, por si este era hostil. Al acercarse, ninguna defensa planetaria, o nave espacial apareció o amenazó al SDF-3, y el Almirante Hunter ordenó entrar en órbita al desconocido planeta.
Una vez que el SDF-3 estuvo en orbita al desconocido planeta, Rick Hunter ordenó.

- Denme una descripción del planeta.

El Teniente Price, ejecutó unos cuantos comandos en su consola y obtuvo los siguientes resultados.

- El planeta no tiene vida inteligente aparente, pero tiene una atmósfera respirable, rica en oxigeno, con grandes porciones de agua y casquetes polares, el paisaje es diverso, con grandes desiertos y cadenas montañosas, aunque tiene una gran cantidad de vegetación sobre todo alrededor del ecuador. Temperaturas promedio similares a las de la Tierra. En líneas generales es muy similar a la Tierra.

Rick Hunter pensativo afirmó.

- Si, muy similar a la Tierra, sobre todo a la Tierra antes de las Guerras Robotech.

Y para adentro pensó: "¿No será una trampa?", pero se quitó esa idea de la cabeza. "¿Con que propósito?".
El Almirante Rick Hunter se levantó del asiento de Capitán y se dirigió a su esposa, la Almirante Lisa Hayes-Hunter y le dijo.

- Lisa, toma el mando de la nave. Que preparen una nave de descenso Crusader para descender al planeta. Iré a tierra a realizar una misión de reconocimiento, a ver si hay rastro de las esferas lumínicas o los 126 desaparecidos.

Lisa Hayes-Hunter tomó el puesto de Capitán del SDF-3 dejado por su esposo, Rick Hunter. Al tiempo que le decía preocupada.

- ¿Es necesario que bajes tu? Tu puesto esta aquí en el puente, o en el TIC. En una posición de mando.

Rick Hunter respondió con algo de fastidio.

- Discutiremos eso en otro momento. Necesito estar con las tropas. Esa es mi posición de mando.

Lisa no respondió nada a lo expuesto por su esposo. Era algo que deberían discutir en privado. Solo le respondió.

- Daré la orden de alistar la nave de descenso Crusader Uno. Y avisaré a Max Sterling que organice un grupo de Veritechs y un pelotón de Cyclones para que te acompañen.

Rick Hunter respondió rápidamente.

- Gracias, Lisa.

Y luego Rick Hunter salió apresuradamente del puente a cambiarse por su uniforme de combate.
Las naves de la clase Crusader eran naves de descenso que transportaban Mechas y tropas desde una nave mayor hacia la superficie de un planeta. Medían aproximadamente 500 metros de longitud, y el SDF-3 contaba con dos de ellas, Crusader Uno y Crusader Dos, adosadas a los lados de estribor y babor de los Propulsores Réflex, de manera similar que el SDF-1 podía atracar con naves de la clase Armor, y lo hizo con el Prometheus y el Daedalus.
El Almirante Rick Hunter se presentó en la cubierta de acceso del Crusader Uno vistiendo una Armadura Corporal CVR-3M blanca con detalles en rojo. Allí se encontró con un ocupado Capitán Max Sterling ejerciendo sus labores de CAG, asignando escuadrones de Veritechs a la nave de descenso Crusader Uno.

- ¿Cómo va todo, Max?

Le pregunto Rick Hunter, a lo cual Max respondió.

- Estoy asignando al Crusader Uno los mismos escuadrones que perdieron pilotos en la batalla con las esferas doradas. Black Lions, Diamondbacks, Ghost y mi propio escuadrón. Me imagino que ellos querrán participar en la búsqueda de sus compañeros perdidos. También ya se asignó un pelotón de Cyclones.

- Buena idea, Max. Gracias. Estaré en el puente de la nave. Avisa cuando la transferencia de Mechas haya concluido y estemos listos para partir.

Respondió Rick Hunter y Max Sterling le dijo.

- De acuerdo, Rick. Te mantendré informado.

El Almirante Rick Hunter siguió su camino al puente del Crusader Uno. No tuvo que recorrer demasiado, ya que las naves Crusader eran básicamente dos bahías de Mechas que rotaban 90° para el aterrizaje en su lugar de descenso unidas en el medio por la estructura del puente de mando. Bajo él, un enorme cañon de partículas defendía las tropas y Mechas que descendían de la nave.
Rick Hunter llegó sin demasiados problemas al puente del Crusader Uno. Al penetrar en el, un joven Teniente se paró y saludó, al tiempo que decía a los demás.

- ¡Almirante en el puente!

Los demás tripulantes de la pequeña nave se pusieron de pie, incluido su Capitán y le hicieron la venia.
Rick Hunter, amistosamente, con una sonrisa les dijo.

- Descansen.

Rick Hunter examinó el claustrofóbico puente comparado con el del SDF-3, y su menor tripulación. Luego se dirigió a su Capitán.

- ¿Falta mucho tiempo para despegar, Capitán James?

- En cuanto el Capitán Sterling haya terminado de transportar los escuadrones de Veritechs, y el SDF-3 nos de luz verde para hacerlo, Señor.

Respondió el Capitán James, un hombre de mediana edad, algo menor de estatura que Rick Hunter, que parecía estar acorde con el tamaño del puente del Crusader Uno.

- Bien, Capitán.

Respondió el Almirante Hunter. El Capitán James le preguntó.

- Señor, ¿quiere tomar el mando de la nave durante el descenso?

A lo cual Rick Hunter le respondió.

- No hace falta, Capitán. Confío en usted. A cada nave, su Capitán.

- Gracias por su confianza, Almirante.

Dicho esto, una comunicación del puente del SDF-3 era reportada por un oficial del Crusader Uno. Era la Almirante Lisa Hayes-Hunter.

- Capitán James, el Capitán Maximillian Sterling me reportó que todos los Mecha han sido transferidos a su nave. Puede desacoplarse del SDF-3 y dirigirse al punto preestablecido en el planeta.

- Gracias, Almirante. Procederemos de inmediato. Capitán James, fuera.

Tras cortar la comunicación, el Capitán James se dirigió al Almirante Hunter.

- Procederemos a despegar inmediatamente. Puede instalarse donde desee, Almirante.

- Gracias Capitán James, pero iré a acompañar las tropas, junto al Capitán Sterling.

Le respondió Rick Hunter. Dicho esto se despidió brevemente de la tripulación del puente y del Capitán James, y salió del puente, en camino a las bahías que transportaban los cazas Veritech y los Cyclones. Al llegar allí, buscó a Max Sterling, quien se encontraba junto a su esposa y segunda al mando del escuadrón Skull Bones, la Zentraedi Miriya Parina.

- Hola Max, Hola Miriya. ¿Molesto si espero el descenso con ustedes?

- Para nada, Rick. Pero no te acerques a un Veritech. Lisa me matará si lo haces.

Le respondió Max Sterling, a lo cual Rick Hunter le dijo.

- No te preocupes, Max. Al único Veritech que me acercaré es a un Silverback. Así Lisa no te matará.

Los tres rieron como en los viejos tiempos.
Un VM-9 Sliverback era un vehículo todo terreno Veritech, en el cual se desplazaría Rick Hunter, conducido por un soldado, y acompañado por el pelotón de Cyclones. Y no un caza Veritech, como los que solía volar Rick Hunter.
La nave de descenso Crusader Uno se desacopló del SDF-3, en órbita al desconocido planeta, y se dirigió a la superficie del mismo, atravesando su atmosfera. Luego de realizar el trayecto al punto de aterrizaje preestablecido, una zona de temperatura templada y mediana forestación del trópico sur del planeta. El Crusader Uno rotó 90° sus dos bahías de transporte de Mecha, al costado de la delgada estructura donde se encontraba el puente y tocó tierra sobre ellas. Una vez realizado esto abrió las dos rampas del las bahías de Mechas por donde descendió el pelotón de Cyclones VR-038 modificados y VR-057 Super Cyclones, acompañados por un VM-9L Silverback conducido por un joven Cabo, y en el asiento del acompañante iba el Almirante Rick Hunter. Veritechs VF/A-6X Sombra salían volando por la parte superior de las bahías de Mechas por el enorme espacio abierto dejado al desplegar las enormes rampas por las cuales descendían los Cyclones.
El Almirante Rick Hunter, de pie en el lugar del acompañante del conductor aferrándose a las barras antivuelco del vehículo todo terreno Veritech VM-9L Silverback, admiraba como se desplegaban los mecanismos Robotech.
Los cazas Sombra cambiaron a configuración Guardián, modo intermedio entre la modalidad caza y Battloid, con capacidades VTOL, y se posaron junto al pelotón de 52 Cyclones, comandados por el Sargento Angelo Dante, miembro del escuadrón de Veritechs Black Lions liderado por Marie Crystal. Angelo Dante se ofreció de voluntario para liderar el pelotón de Cyclones en la búsqueda de su amigo, Sean Phillips, quien fue también miembro del 15° Escuadrón ATAC de Hovertanques, liderado por Dana Sterling durante la Segunda Guerra Robotech. Angelo Dante había pedido permiso para hacerlo a su líder de escuadrón, Marie Crystal, quien era pareja se Sean Phillips y ella le respondio conteniendo las lágrimas.

- Por supuesto, Angie. Puedes hacerlo.

Y así se ofreció liderar el pelotón de Cyclones.
El Almirante Rick Hunter se dirigió al joven Cabo que conduciría el Silverback y le dijo amablemente.

- Cabo Martino, ¿le importaría si yo conduzco el vehículo?

El Cabo Martino, sorprendido, abrió grandes sus ojos y le respondió.

- N… No, Señor. Adelante.

- Gracias, Cabo.

Le respondió el Almirante Hunter con una sonrisa. Luego, aun parado en el lugar del acompañante del vehículo se dirigió a los conductores de los Cyclones y pilotos de Veritechs.

- ¡Bien! Comencemos la búsqueda de nuestros compañeros perdidos. Activen sus sensores de búsqueda de calor, infrarrojo, movimiento, etc. Y vayan peinando el terreno en búsqueda de cualquier tipo de rastro de vida. Max y Miriya tomen la delantera con sus Veritechs y realicen reconocimiento avanzado, y los demás cazas Veritech acompañaran a los Cyclones en modalidad Guardián ante una eventual amenaza a los Cyclones.

Max y Miriya Sterling le asintieron al Almirante Rick Hunter por las órdenes asignadas desde las cabinas abiertas de sus Veritechs VF/A-6ZX Sombra, a los cuales ya les habían pintado en sus estabilizadores verticales unas calaveras con tibias cruzadas, como insignia del escuadrón Skull Bones.
Cuando el grupo de exploración y reconocimiento estaba listo para partir, el Cabo Martino se dirigió al Almirante Hunter.

- ¡Señor! ¡Una comunicación del SDF-3!

Rick Hunter levantó su brazo derecho e hizo una señal indicando que todo el mundo se detenga. El grupo combinado de Mechas se detuvo a la espera de nuevas órdenes.
Rick Hunter respondió la comunicación del SDF-3. En la pantalla apareció se esposa, la Almirante Lisa Hayes-Hunter, sentada en el asiento de Capitán del SDF-3.
Con expresión seria el Almirante Rick Hunter se dirigió a ella.

- Si, Lisa. ¿Qué sucede?

Lisa, con la misma expresión, le dijo.

- Me temo, Rick, que tengo malas noticias.

Rick Hunter, serio y preocupado preguntó.

- ¿Qué pasa, Lisa?

- Te pasaré con el Dr. Lang. Él te lo explicará mejor.

Respondió Lisa Hayes, y traspasó la comunicación con la Sección de Ingeniería, en donde apareció un excitado y nervioso Dr. Lang.
Rick Hunter atinó a preguntar contagiado con la excitación del Doctor.

- ¡¿Qué sucede, Dr. Lang?!

- ¡Las Formaciones de la Protocultura nos juegan una mala pasada!

Dijo el excitado Dr. Lang con un marcado acento alemán. Rick Hunter respondió.

- ¡¿Qué dice, Dr. Lang?! ¡No comprendo nada!

Rick Hunter no sabía de qué estaba hablando.
Las Formaciones de la Protocultura eran algo que solo Lang parecía comprender, o creer en ellas, ya que el resto de la comunidad científica parecía no hacerlo. Se interpretaba por lo que decía que eran una especie de destino forjado por la Protocultura, y que solo existían en la imaginación del Dr. Lang.
El científico Robotech siguió dirigiéndose al Almirante Hunter.

- ¡No creí que viviría para ver esto dos veces en mi vida! ¡Los Generadores de Transposición del SDF-3 y la Matriz de Protocultura han desaparecido!