Capítulo 19

"El ser que se conoció como Haydon, se cree que fue un miembro de un altamente evolucionado grupo o una raza entera de increíble antigüedad. El nombre en los escritos antiguos era aplicado a una simple entidad o a un grupo en si, indistintamente. Como no hay muchos que hayan tratado con él o ellos es otro misterio que surgió durante las Guerras Robotech"

Extracto de "Los Misterios Secretos de las Guerras Robotech" de Jonas Mathews.

El trozo de piso que se elevaba y transportaba a los tres Ancianos Robotech, Nimuul, Hepsis y Fallagar, junto a los tres líderes Haydonitas, Vowad, Llan y Anad abandonó la enorme habitación y siguío por otras incontables enormes habitaciones y pasajes hasta llegar a una que no parecía tener dimensiones por su gigantesco tamaño y baja iluminación. No se podía medir la altura o su extensión.
El Triumvirato de Ancianos Robotech estaba desorientado y confundido. Allí los Ancianos presenciaron con sus sensores de su dispositivo Robotech, al cual estaban subidos y flotaban en él, el pasaje del enorme planeta Haydon IV por el agujero negro del Sector Omicrón. Los Haydonitas tenían razón. No sabían si ellos podrían realizar tal proeza con sus conocimientos de Robotecnología. Tal vez Zor… pero él se encontraba muerto, y con él se había llevado a la tumba muchos secretos de la Robotecnia.
Los Ancianos Robotech no hicieron ningún comentario sobre la proeza de los Haydonitas. No iban a admitir que no sabían como hacerlo. Vowad se dirigió a ellos.

- ¿Lo ven? ¡Ustedes con su ciencia no serían capaces de este logro!

Los Ancianos Robotech siguieron sin decir nada al respecto, sin embargo continuaron con su petición.

- ¡Llevanos ante tu líder!

- ¿Quieren ver a nuestro líder? ¡Lo verán, pero luego se arrepentirán!

Exclamó Vowad con su voz sintetizada.
De entre las sombras de la infinita sala, una figura se hizo silenciosamente presente. Tenía forma humanoide. Vestía una gran capa que cubría todo su cuerpo y era de incalculable altitud. Un gigante guerrero Zentraedi entraba en una palma de sus manos para sorpresa de los Ancianos Robotech. Sin cabello y su rostro casi no tenía facciones como si no las necesitara o si la boca, nariz y ojos estaban atrofiados por su desuso. Recién despertado, o mejor dicho convertido de mera información almacenada en Haydon IV a forma física después del "Evento", la transustanciación de la Regess Invid.
Los Ancianos Robotech, quienes flotaban en su dispositivo Robotech, junto a los tres Haydonitas, quienes también flotaban sobre la "alfombra mágica" como la habían bautizado los Humanos, sintieron miedo. Conocían muchas de las leyendas de Haydon, pero su tamaño, apenas iluminado por la escasa luz de la infinita sala no le hacia justicia. Y aunque no lo admitieron, conservaron su entereza como se podía esperar de un Anciano Robotech. Los tres Ancianos Robotech intercambiaban pensamientos telepáticamente con la ayuda de su dispositivo Robotech de como proceder. Nuevamente fue Nimuul, situado en el centro quien habló como si estivierán refiriéndose a alguien de su mismo nivel.

- Anciano, es un gran honor conocerte en persona después de haber conocido tus logros.

- ¡¿QUE SABEN USTEDES DE MI?! ¡PLAGAS ROBOTECH! ¡¿QUE ME IMPIDE APLASTARLOS, COMO LOS INSECTOS QUE SON?!

Gritó telepáticamente, sin mover sus labios, a los Ancianos Robotech. Estos controlaron su temor al gigantesco Haydon y continuaron hablándole telepáticamente con la ayuda de su dispositivo Robotech

- La raza, o entidad, conocida como Haydon, o sea tú, exploraste y controlaste el Universo como el primero y más grande intelecto, ganaste la inmortalidad y probaste los secretos esenciales de la creación. Pero cuando tu exploración del Universo parecía no tener otros misterios ni otros desafíos, no encontraste las respuestas que buscabas, el destino que habias sido llamado para cumplir. Algunas de tus investigaciones indicaban la existencia de un nivel más alla de esos que podrían ser vistos o tocados. De un lugar fuera de la continuidad donde podrías por fin encontrar completitud. Lograr un nivel de ser se había convertido en una innegable necesidad. Y supiste que no podías encontrar ese otro lado, hasta que enfrentaste el hecho que no podrías obtener Trascendencia, pero eso no significaba que alguna otra forma de vida no podría hacerlo. Y así comenzó una era de experimentación, viajes y proyectos sin precedentes. Los Garudanos, Spherisianos, Perytonianos, Karbarranos, Praxianas y una multitud de otras razas fueros "tocadas", experimentadas por tu mano. No menos importante, Haydon IV fue creado y su Consciencia, con los Haydonitas traídos a la vida. Con los experimentos esparcidos por las estrellas y el tedio de la inmortalidad, te preparaste para tu largo sueño hasta que el "Evento", la Transustanciación, ocurrió y tu mundo artificial te despertó para alcanzar la Trascendencia buscada.

Los Ancianos Robotech estaban satisfechos con su resumen de la historia de Haydon, robada en su mayoría de las investigaciones realizadas por Zor.
Haydon más calmado, y con los Ancianos Robotech flotando a la altura de su rostro, les dijo.

- MUY IMPRESIONANTE SU RESUMEN, PLAGA ROBOTECH, PERO HAY COSAS QUE DESCONOCEN, ¡PERO YA LAS AVERIGUARÁN!

Los Ancianos Robotech se sintieron satisfechos con ellos mismos. Habían impresionado a Haydon, aunque lo habían logrado con los apuntes sobre Haydon realizados por el creador de la Robotecnología, el difunto Zor. Aunque los Ancianos habían encontrado estos apuntes acerca de Haydon en su laboratorio, no habían encontrado ningún apunte sobre la Matriz de Protocultura, o su creación. Antes de seguir, los Ancianos Robotech se dirigieron a Haydon con una advertencia.

- Oh, Anciano. Hay algo que debes saber antes que nada. Los micronianos tienen otra base con una flota de naves en nuestro mundo hogar, Tirol, como la que tus sirvientes anteriormente destruyeron. Se encuentra en el otro hemisferio en la zona minera, conocida como Rilac. La descubrimos recientemente, cuando orbitábamos Tirol con nuestro sistema de soporte de vida al límite, antes que nos encontrase tu flota.

El término despectivo "microniano" fue apodado por los gigantes guerreros Zentraedi al servicio de los Amos Robotech para referirse a las razas de menor tamaño, pero incluso era usado por los Amos Robotech para llamar a las razas que consideraban inferiores a ellos, como los Humanos, aunque físicamente eran similares.
Haydon escuchó la advertencia de los Ancianos Robotech con atención y se dirigió a Vowad, Llan y Anad.

- ¡USTEDES! ¡VUELVAN CON LA CONSCIENCIA Y MUEVAN EL PLANETA A TIROL Y DESTRUYAN ESA FLOTA DE NAVES!

Los Haydonitas hicieron una reverencia con su cuerpo enfundado en sus largas túnicas y en silencio se retiraron a cumplir las órdenes dadas por Haydon. Luego este se dirigío a los Ancianos Robotech.

- ¡ESCUCHEN, PLAGA ROBOTECH! ¡HAY COSAS QUE NO SABEN Y AHORA LAS SABRAN! EL UNIVERSO QUE AHORA EXISTE DETRÁS DE ESE AGUJERO NEGRO FUE CREADO CON PARTES DE ESTE UNIVERSO POR LA REGESS, LA REINA MADRE DE LOS INVID, AL FUNDIRSE CON SUS HIJOS Y TODA LA PROTOCULTURA EXISTENTE AL REALIZAR LA TRANSUSTANCIACIÓN DISPARANDO EL EVENTO. MI DESPERTAR POR PARTE DE LA CONSCIENCIA, QUIEN HA SIDO MIS OJOS Y OIDOS DURANTE MI AUSENCIA.

Los Ancianos Robotech dejaron su inmutabilidad y demostraron signos de asombro porque sus enemigos, los Invid, habían adquirido tal poder.

- NO SE PREOCUPEN, PLAGA ROBOTECH. A SU DEBIDO TIEMPO, YO ME ENCARGARÉ DE LA REGESS Y SU NUEVO ESPACIO.

Los Ancianos Robotech no salían de su asombro y Fallagar se dirigió a Haydon con signos de ansiedad.

- Pero ¿Cómo la Regess se fundió con toda la Protocultura, si los micronianos siguen utilizando mecanismos y naves alimentados por Protocultura?

- LA REGESS SE FUNDIÓ CON TODA LA PROTOCULTURA PRODUCIDA EN LA TIERRA POR LAS FLORES DE LA VIDA Y AQUELLA QUE QUEDABA PRODUCIDA POR LA MATRIZ DE PROTOCULTURA DE ZOR, LLAMEMOSLA PROTOCULTURA DE PRIMERA GENERACIÓN. LA PROTOCULTURA DE SEGUNDA GENERACIÓN ES AQUELLA CREADA CON LA SEGUNDA FÁBRICA DE PROTOCULTURA CREADA POR CIENTIFICOS TIROLEANOS, INCLUIDO UN CLON DE ZOR, Y HUMANOS PARA ALIMENTAR LA FLOTA QUE INTENTÓ ACABAR CON LA DOMINACIÓN INVID EN SU PLANETA. ESTA ES LIGERAMENTE DISTINTA, PERO SIRVE CON SU PROPÓSITO.

Los Ancianos seguían en su asombro. Evidentemente se les habían escapado cosas durante su destierro de Tirol en su pequeña nave. Esta vez Hepsis fue quien le demandó respuestas a Haydon.

- ¿Qué pasó con la Matriz de Protocultura original de Zor?

- FUE DESTRUIDA POR UN CLON DE ZOR EN LA CONTIENDA FINAL CON SUS AMOS ROBOTECH EN LA TIERRA. PERO LA FLOR DE LA VIDA YA HABÍA FLORECIDO Y SUS ESPORAS FUERON ESPARCIDAS POR TODO EL PLANETA Y DETECTADAS POR LA NEBULOSA SENSOR DE LOS INVID, QUIENES NO TARDARON EN OCUPAR EL PLANETA DE LOS HUMANOS.

- ¡¿Cómo sabes eso?!

Demandó saber casi enojado Fallagar.

- COMO MENCIONÉ, DURANTE MI SUEÑO, LA CONSCIENCIA Y LOS HAYDONITAS FUERON MIS OJOS Y OIDOS. SUS INÚTILES AMOS ROBOTECH Y USTEDES NO FUERON LO SUFICIENTEMENTE INTELIGENTES DE DESCUBRIR LA VERDAD. UN GRUPO DE HAYDONITAS ESTABA VIGILANDO LOS RESTOS DE LA FORTALEZA DE ZOR CUANDO USTEDES ATACARON EL PLANETA DE LOS HUMANOS. SUS MAESTROS SE LOS MOSTRARON A USTEDES COMO UNA INTERFERENCIA PRODUCIDA POR CENTINELAS INORGANICOS, QUE NO ERAN NADA MÁS NI NADA MENOS QUE TRES DE MIS VIGILANTES HAYDONITAS PARA QUE USTEDES NO RECUPERACEN LA MATRIZ DE PROTOCULTURA.

Los Ancianos se mostraron sorprendidos, pero no se animaron a responderle nada.
Finalmente Haydon tomó iniciativa y les dijo gritando.

- ¡¿QUÉ QUIEREN DE MÍ, PLAGAS ROBOTECH?!

Amedrentados por la ira de Haydon, los Ancianos Robotech en un principio no dijeron nada, hasta que Nimuul, en el centro del Triumvirato dijo.

- Un trato.

¡¿UN TRATO?! ¿QUÉ PUEDEN OFRECERME QUE YA NO TENGA?

- Flores de la vida. La esencia para la obtención de Protocultura. Las necesitaras si tienes la segunda Matriz de Protocultura.

Haydon les respondió.

- NO LA TENGO, ¡PERO YA LA TENDRE!

Luego, Haydon preguntó.

- ¿A CAMBIO DE QUE?

Nimuul, más confiado le dijo.

- El Grupo Local. Queremos el dominio del Grupo Local. Tú quédate con el nuevo universo de la Regess. No nos interesa.

Haydon mantuvo silencio un momento, como si estuviera pensándolo y finalmente les respondió.

- TENEMOS UN TRATO.