Capítulo 20

"La exploración de uno de los planetas aparecidos en el Nuevo Espacio, nos pareció una medida inocente por nuestra parte después de iniciarla debido a los hechos sucedidos reportados por el Dr. Emil Lang, y los eventos sucedidos después. Pero esa inocencia se debió a la emoción de encontrar nuestros compañeros desaparecidos en un planeta muy parecido a nuestra Tierra."

Extracto de los Diarios Compilados del Almirante Rick Hunter.

Rick Hunter escuchó incrédulo las palabras excitadas del Dr. Lang.

- ¡Repita eso, Dr. Lang!

Inquirió el Almirante Hunter a su Jefe de Ingenieros Robotech.

- ¡Los Generadores de Transposición y la Matriz de Protocultura desaparecieron en un haz de luz dorado poco tiempo después de que el Crusader Uno comenzara su descenso al planeta! ¡Como dije, no puedo creer que algo así me pasara dos veces en la vida!

Dos veces en la vida del Dr. Emil Lang habían desaparecido los Generadores de Transposición. La primera vez ocurrió en 2009, después de la única operación del SDF-1 Macross, que lo llevó de la órbita de la Tierra a la lejana órbita de Plutón, cuando su destino era la órbita de la Luna. Luego los Generadores de Transposición desaparecieron en el aire tenue, sin encontrar ninguna explicación o respuesta por el Dr. Lang en más de 35 años, convirtiéndose en un insondable misterio para él. Tampoco tuvo suerte con la primera Matriz de Protocultura creada por Zor y escondida por este en los Propulsores Réflex del SDF-1 que tanto buscaron los Zentraedi y los Amos Robotech. Nunca supo que se encontraban allí.
Rick Hunter, perplejo, intentó calmar al Dr. Lang.

- Tranquilicese, Doctor. Si salimos a buscar 126 diminutas personas, también buscaremos por los sistemas perdidos del SDF-3.

Mintió el Almirante Hunter, pero no le servía tener un Jefe de Ingenieros con un ataque de nervios.

- ¡Pero dimos un paso atrás! ¡Perdimos la habilidad de movernos por el Nuevo Espacio! ¡Estamos varados aquí!

Rick Hunter sabía que el Dr. Lang tenía razón, pero no quería más nervioso al Dr. Lang, y los miembros del grupo de reconocimiento que estabán junto a él, escuchando la comunicación del SDF-3.

- Eh… Emil, por favor cálmate. Te necesito calmado por si desaparecen más dispositivos, o tu ayuda para encontrarlos.

Le dijo Rick Hunter al Dr. Lang más personalmente.

- Trataré de calmarme, Rick. Espero que tengas razón.

Le respondió el Dr. Emil Lang.

- ¿Puedes comunicarme de nuevo con Lisa, en el puente del SDF-3?

- Si, Rick. Gracias por tu comprensión.

Agregó el Dr. Lang y traspasó la comunicación al puente de la nave, donde tras una breve estática apareció la Almirante Lisa Hayes en la pequeña pantalla del todo terreno. Sentada en su asiento de Capitán, con su gorra puesta y una dura expresión. Rick Hunter se dirigió a ella.

- Lisa, Hablé con el Dr. Lang, e intenté calmarlo, ya que lo encontré muy nervioso. El pobre perdió inexplicablemente dos Sistemas de Transposición durante su vida.

- Si, Rick. Volvimos a estar varados en el Nuevo Espació. No sé como lo tomará la tripulación. Espero que no se produzca un motín abordo.

- Tenía la esperanza que con los Generadores de Transposición de nuevo funcionales tendríamos una oportunidad de salir de aquí, y volver a casa.

- Lo se, Rick. Yo también tenía esa esperanza.

Dijo con un tono de desesperanza la Almirante Lisa Hayes.
Rick Hunter ordenó.

- Lisa, despliega la nave de descenso Crusader Dos, que hagan reconocimiento en el hemisferio norte de este planeta. Consulta con Max, por los escuadrones de Veritechs a ser asignados. Aunque ahora me parece utópico encontrar los tripulantes desaparecidos y los sistemas Robotech con tan pocas tropas en un planeta gigante. Rastrea con los sensores de la nave la superficie del planeta en busca de los Generadores de Transposición y la Fábrica de Protocultura. Algo o alguien superior esta jugando con nosotros.

- De acuerdo, Rick. Ten cuidado, y por favor y vuelve a mí.

Respondió Lisa Hayes y ambos cortaron la comunicación.
Rick volvió a pararse en el asiento del Silverback y se dirigió a sus tropas.

- ¡Escuchen! Los Generadores de Transposición y la Fábrica de Protocultura almacenada en el SDF-3 han desaparecido de la nave, por lo cual estamos nuevamente varados en este "Nuevo Espacio".

Los soldados y pilotos de Veritechs comenzaron a hablar entre ellos, causando un revuelo. Rick Hunter siguió dirigiéndose a ellos, esta vez gritando.

- ¡Calmense! ¡Nuestra misión sigue siendo la misma: Encontrar nuestros compañeros desaparecidos, solo que ahora se agregan la de buscar los Generadores de Transposición y la Matriz de Protocultura! Se que no es alentador, pero por ahora es lo único que podemos hacer.

Luego, el Almirante Hunter se dirigió al Capitán Max Sterling.

- ¡Max! Ordené desplegar el Crusader Dos. Contáctate con el SDF-3 y asigna escuadrones de Veritechs para movilizar con la nave.

- ¡A la orden, Almirante!

Max Sterling se comunicó desde su Veritech VF/A-6ZX Sombra con el SDF-3 y asignó cuatro escuadrones más a ser transportados por la nave de descenso Crusader Dos, prontamente a ser lanzada con destino al hemisferio norte del inexplorado planeta. Realizado esto, Max le anunció al Almirante Hunter que la tarea asignada fue realizada.
El Almirante Hunter recibió satisfecho la comunicación de Max Sterling. Luego se dirigió a sus subordinados.

- ¡Bien! ¡Comencemos la exploración tal como estaba planeado!

Los Capitanes Max y Miriya Sterling despegaron en modalidad Guardián y una vez elevados del suelo cambiaron a la modalidad de Caza y ganaron la delantera del grupo de exploración/reconocimiento, ganando altura y velocidad. Los 52 Cyclones del pelotón liderado por el Sargento Angelo Dante comenzaron su marcha seguidos por el VM-9L Silverback conducido por el Almirante Rick Hunter y el Cabo Martino como acompañante en el vehículo. El resto del escuadron Skull Bones y los demás escuadrones, Black Lions, Diamondbacks y Ghost iniciaron su marcha en modalidad Guardián muy cerca del suelo a mínima velocidad cubriendo al pelotón de Cyclones.
El grupo de Mechas comenzó su lento recorrido hacia el norte liderados por el Sargento Angelo Dante en su Super Cyclone VR-057 y la Cabo Nadia Bello por un desierto y falto de caminos claro entre los árboles. Aunque lo sospechaban, parecía que no había fauna en el desolador palneta, y sin embargo estaba plagado de gran cantidad de follaje que generaba oxigeno.
En la retaguardia, el vehículo todo terreno VM-9L conducido por el Almirante Hunter avanzaba al paso de los Cyclones. Rick Hunter recordaba su niñez y adolescencia antes de la Primera Guerra Robotech, ya que el paisaje le recordaba esa época de la Tierra antes de ser diezmada por las fuerzas Zentraedi liderados por su Jefe Supremo, Dolza.
Dos solitarios Veritech VF/A-6ZX Sombra habían ganado altura y se encontraban varios kilómetros adelante del pelotón de Cyclones, reconociendo desde el aire alguna irregularidad que reportar o que pusiera en peligro al grupo de Cyclones.
El Capitán Max Sterling tenía el mismo sentimiento, casi melancólico, de Rick Hunter de recordar la vieja Tierra antes del ataque Zentraedi, o "Lluvia de Muerte" como lo llamaban algunos historiadores con un toque poético al bombardeo orbital que sufrió la Tierra en 2011 que arrasó con casi el 70% de su superficie.
Max Sterling se comunicó, algo nostálgico, con el Veritech de su esposa Miriya, quien volaba junto a él.

- Skull Bones-Uno a Skull Bones-Dos. ¿Me escuchas, Miriya?

La Capitán Miriya Parina-Sterling, segunda al mando del escuadron Skull Bones y esposa de Max Sterling respondió rapidamente con buena señal.

- Aquí Skull Bones-Dos, te escuchó fuerte y claro, Max. ¿Qué sucede?

- Mis sensores no encuentran ninguna señal de vida, ni movimiento, ni emisiones Refléx o de Protocultura en un radio de 300 kilómetros.

Respondió Max.

- Yo tengo las mismas lecturas, Max.

Agregó Miriya. A lo cual Max Sterling respondió.

- Voy a comunicárselo a Rick. No son noticias muy alentadoras, pero seguiremos adelante con el reconocimiento.

- De acuerdo, Max.

Estuvo de acuerdo Miriya. Max Sterling llamó a Rick Hunter en su vehículo.

- Aquí Líder Skull Bones a Líder Rojo-Uno.

- Aquí Líder Rojo-Uno. Si, adelante Max.

Respondió Rick Hunter desde la retaguardia en su VM-9L Silverback.

- Si, Rick. Estuvimos con Miriya reconociendo el terreno más adelante de su localización desde lo alto. Nuestros sensores no detectaron formas de vida o emisiones Réflex de Protocultura Activa en un radio aproximado de 300 kilometros. Sé que la noticia es algo decepcionante, pero seguiremos con el reconocimiento. Aproximadamente a 150 kilometros de su curso hay una fuente de agua.

- Gracias, Max. Si, las noticias son algo decepcionantes pero sigue con la tarea. Aquí estamos igual y avanzando lentamente a pesar del claro donde descendimos. No hay camino trazado y el terreno es pedregoso y boscoso, y se nos dificulta atravesarlo. Tuvimos que reducir la velocidad para transitar por encima de las piedras y las raíces de los árboles. No hemos avanzado ni 25 kilometros aun, y tampoco encontramos nada.

Respondió Rick Hunter.

- De acuerdo, Rick. Seguiremos el reconocimiento delante de ustedes. Líder Skull Bones fuera.

El Pelotón de Cyclones liderado por el Sargento Angelo Dante y los escuadrones de Veritechs volando al raz del suelo en modo Guardián seguían avanzando lentamente por el dificultoso terreno. Rick Hunter creyó reconocer unos árboles que le habían parecido ver brevemente en el planeta Garuda, de tronco fibroso y copa contenida por una red de ramas, que desentonaba con la flora vista anteriormente en el planeta que le recordaba a la vieja Tierra.
En la vanguardia del pelotón de Cyclones, el Sargento Angelo Dante y la Cabo Nadia Bello reconocieron, como el Almirante Hunter, el cambio en el follaje, más alienígena.
El Sargento Dante se dirigió a su segunda al mando.

- Cabo Bello, la vegetación ha cambiado volviéndose más alienígena. Nos adelantaremos al pelotón a ver si nos encontramos con alguna otra sorpresa.

- De acuerdo, Sargento.

Respondió la Cabo Bello, y Angelo Dante agregó.

- Avisaré al Almirante Hunter. Usted avise al resto del pelotón.

La Cabo Bello asintió al Sargento Dante y se comunicó con el resto del pelotón, mientras Angelo Dante se comunicaba con el Almirante Hunter.

- Aquí el Sargento Dante a Líder Rojo-Uno. Almirante Hunter. ¿Me escucha?

- Aquí el Almirante Hunter, adelante Sargento Dante.

- Señor, el follaje ha cambiado, convirtiéndose en más alienígena. Con la Cabo Bello quisiéramos adelantarnos y hacer un reconocimiento del terreno por si nos topamos con algo más peligroso.

- De acuerdo, Sargento Dante. Puede proseguir. Tengan cuidado. Hunter fuera.

- Gracias, Señor. Dante fuera.

Los dos culminaron la conversación y siguieron lentamente su incursión por el planeta.
El Sargento Dante y la Cabo Bello aumentaron su velocidad sorteando las rocas en el suelo, las raíces y troncos de los arboles. Tras saltar por una roca que se interponía en su camino, ambos fueron tragados por el suelo, unos 300 metros más delante de su pelotón, cayendo en un pozo oscuro, aparentemente sin fondo, atravesaron lo que parecía una barrera de energía y siguieron cayendo al infinito.