Parte II: El Final de la Sombra

Capítulo 23

"En Haydon IV, Haydon se preparaba para su victoria sobre las razas que utilizaban Protocultura, como los Humanos, los Amos Robotech y los Invid, a pesar de toda la actividad de estas razas que comenzaban a "plagar" (como él se refería a las razas Robotecnologícas) su planeta".

Extracto de "Los Misterios Secretos de las Guerras Robotech" de Jonas Mathews.

El SDBB-2 UES Jutland había impactado duramente sobre la ciudad de Glike. Su casco de 1196 metros de longitud se había hecho pedazos en el impacto y gigantescas partes de la nave se habían prendido fuego por la explosión de la colisión, dañando algunas de las terrazas de los empotrados edificios en la superficie.
Algunos Veritechs habían podido escapar del desastre, al igual que algunas capsulas de escape tan comunes en la clase Tokugawa a la cual pertenecía el Jutland.
En el puente del UES Jutland, segundos antes de la colisión de la nave, el científico Tiroleano Cabell arrastró al Almirante Nigel Aldershot a una de las cápsulas de escape, las cuales tenían forma de esfera con una puerta que se abría hacia arriba de la cápsula y permitían llevar como máxim personas.
La cápsula fue expulsada de la nave segundos antes de que esta hiciera impacto y fuera destruida contra los techos de la ciudad Haydonita de Glike salvando la vida del científico Robotech y el Almirante.
La cápsula al detectar una atmósfera desplegó tres enormes paracaídas, que con la ayuda de estos depositó suavemente la cápsula a unos cientos de metros del punto de impacto.
Cabell y el Almirante Aldershot descendieron de la cápsula de escape con dificultad. El Almirante Aldershot se recargaba sobre los hombros del científico Tiroleano, ya que tenía dificultades para caminar, porque en el violento descenso, el Almirante Aldershot había perdido su precioso bastón.
Cabell y el Almirante Aldershot no llegaron a caminar mucho recorrido debido a las dificultades de la pierna de Aldershot, ni se encontraron con otros sobrevivientes, cuando fueron interceptados por dos enormes Infiltradores Haydonitas.
Cabell y el Almirante Aldershot se detuvieron al encontrarse con los dos mecanismos Haydonitas. De la cabina de uno de los Infiltradores descendió un Haydonita por la apertura en la sección inferior y les ordenó.

- ¡Ustedes dos, vendrán conmigo como prisioneros o si no morirán!

Los dos maltrechos hombres no tuvieron otra opción que acompañar al Haydonita.
Los tres Haydonitas, Vowad, Llan y Anad, informaron a Haydon de la captura de prisioneros de la nave que se estrelló con la superficie del planeta al emerger del agujero negro. Haydon les ordenó.

- MUY BIEN, LLEVEN A TODOS LOS PRISIONEROS A LOS CALABOZOS. INTERRÓGUENLOS POR LA UBICACIÓN DE LA MATRIZ DE PROTOCULTURA!

- Así se hará, nuestro Señor.

Respondió Vowad al tiempo que le hacia una reverencia.
En la superficie del planeta, los Cyclones del Ark Angel comandados por el Capitán Vince Grant seguían circunvalando la ciudad de Glike combatiendo Infiltradores Haydonitas.
El Capitán Vince Grant detuvo su Super Cyclone, acompañado por su esposa Jean, preocupado por los acontecimientos. En lo que llevaba de recorrido por la ciudad había registrado al menos cuatro Transposiciones realizadas por el planeta Haydon IV, el impacto explosivo de un objeto grande contra las azoteas de la ciudad. Suponía que se trataba de una nave espacial, y un inexplicable terremoto. La incierta cantidad de sucesos acaecidos que no podía explicar le preocupaba. Esperaba poder escapar con su nave, el Ark Angel, y dependía de que Janice deshabilitara las defensas de Haydon IV controladas por la IA conocida como la Consciencia. Pero aun no había tenido noticias de ella, ni de Louie Nichols y eso también le preocupaba. Enviaría un escuadron de Cyclones en su búsqueda, pero no sabía por donde comenzar a buscarlos.
Jean Grant, aterrorizada por los mismos eventos que preocupaban a Vince Grant al ver que su esposo había detenido el Cyclone sin motivo aparente, y parecía estar perdido en sus pensamientos, le preguntó.

- Vince, ¿Qué sucede?

El Capitán Vince Grant aceleró el Cyclone sin mirar a su esposa para no preocuparla, solamente le respondió.

- No sucede nada, Jean.

Y siguió su errático camino, esquivando los Infiltradores Haydonitas.
Louie Nichols despertó de repente, recobrando su consciencia al tiempo que parpadeaba múltiples veces con sus ojos cubiertos con estrafalarias gafas de su diseño. No recordaba porque había perdido la consciencia, pero se encontraba en el suelo corrugado de Glike al costado de un Cyclone VR-038 modificado para llevar armas más pesadas. En el suelo como él, mas adelante, yacía un cuerpo inerte femenino enfundada en una oscura Armadura Corporal CVR-3F. De repente Louie recordó todo, y gritó.

- ¡Janice!

Louie se acercó rápidamente al androide con formas femeninas que parecía también inconsciente. Por el visor del casco pudo discernir su cabeza de androide. Su matriz holográfica que hacía que todo su cuerpo se proyectara con una imagen holográfica de una joven mujer se había desconectado. Louie Nichols, desesperado, realizó una vista rápida a su alrededor y vio que en la terraza anexa a la calle donde se encontraban él y Janice había piras de fuego y el escuadrón Skull estaba rodeando una gran pieza de metal sin saber exactamente que hacían.
Louie Nichols quitó el casco de la Armadura Corporal de Janice rogando que no estuviera dañada más alla de su reparación, si no el perdería una gran compañía y sobretodo no podrían cumplir con la misión encargada por el Capitán Grant. Louie manipuló el emisor holográfico y otras partes de su cabeza y Janice reaccionó.
El cuerpo de Janice se sobresaltó y luego su imagen holográfica se activó cubriendo todo su cuerpo. Janice había recobrado su consciencia.

- Louie, ¿qué sucedió?

- Al parecer por los destrozos e incendios, una nave espacial se estrelló contra la ciudad. ¿Cómo te encuentras, Janice?

- Supongo que bien.

Respondió Janice. Louie Nichols le aconsejó.

- Haz un diagnóstico de tus sistemas.

- De acuerdo, Louie.

Janice comenzó a hacer un auto-diagnóstico, y luego de un rato, Janice informó.

- Funcionamiento normal al 91%.

- Bien, es un parámetro aceptable.

Le respondió Louie.

- ¿Dónde está el resto del escuadrón Skull?

Preguntó Janice a Louie.

- Creo que son aquellos sobre la terraza del edificio. Pero no sé que hacen exactamente alrededor de esa pieza de metal.

Respondió Louie Nichols a Janice.

- ¡Vamos a ver!

Dijo Janice.
Tras revisar el estado del Cyclone, Janice se colocó su casco y junto con Louie montaron la motocicleta Robotech. Janice se acercó a la plataforma algo más elevada del suelo que se había convertido en la azotea del edificio de la transformada ciudad de Glike y encendió los propulsores del Cyclone para alcanzar el nivel de la azotea. Al acercarse al escuadrón Skull notaron que una plancha de metal que había sido parte del UES Jutland tenía atrapado a cuatro miembros del escuadrón Skull, entre ellos se encontraba la Teniente Comandante Maia Sterling. Alrededor de ellos varios pedazos del UES Jutland ardían y se elevaban volutas de humo hacia el cielo Haydonita. También varias secciones de la azotea se encontraban perforadas por el impacto, dando acceso al interior del edificio empotrado.
Scott Bernard y los demás miembros del escuadrón Skull intentaban remover sin éxito la plancha metálica de los restos de la nave del Almirante Aldershot. Los miembros del escuadrón Skull atrapados bajo la plancha metálica afortunadamente estaban vivos y conscientes, y no tenían heridas mayores gracias a la protección que proveía su Armadura Corporal CVR-3.
Marcus Rush no había sido aplastado por la pieza metálica pero se mostraba muy preocupado por Maia Sterling. Esto llamaba la atención de Scott Bernard, que comenzaba a sospechar que Marcus sentía algo por la Teniente Comandante Maia Sterling. Sus preocupaciones por ella eran continuas como lo había sido cuando Maia Sterling cayó de su Cyclone al casi colisionar con el de Janice y el Dr. Nichols y ahora estaba desesperado. Gritaba y hacía fuerza extrema para mover la placa metálica que atrapaba a la Comandante del escuadrón Skull. Era normal preocuparse por su Comandante, pero no a tal grado. A Scott Bernard le hacía recordar sus propias preocupaciones por Ariel.
Janice y el Dr. Louie Nichols llegaron enseguida a donde se encontraba reunido el escuadrón Skull. Allí apreciaron las dificultades en las que se encontraban cuatro miembros de su grupo, incluida la Teniente Comandante Maia Sterling.
Los miembros del escuadrón Skull, más Scott Bernard, se encontraban, algunos con su Cyclone convertido en Armadura a pesar de que esta no les proveía de mayor fuerza en sus brazos, tratando de liberar a sus compañeros atrapados bajo la plancha metálica.
Janice con su alegre y melodiosa voz que tenía su personalidad programada dijo.

- Veo que están en un predicamento, ¿necesitan una ayuda extra?

El primero en responder fue Marcus Rush.

- ¡Por supuesto! ¡Ayudennos a tratar de mover este pedazo de metal!

- Cualquier ayuda adicional es bienvenida.

Agrego Scott Bernard sin la emoción puesta por Marcus Rush. La dolorida e incomoda líder del escuadron Skull, Maia Sterling, se dirigió a Janice, sabiendo que esta era una androide con fuerza sobrehumana.

- Adelante, Janice. Con tu ayuda y la del Dr. Nichols seguro lograremos nuestro objetivo.

Janice y el Dr. Nichols desmontaron del Cyclone y tomaron posiciones para mover la pieza metálica. Cuando hicieron fuerza conjunta para tirar por la pieza metálica esta se movió levemente gracias a la fuerza sobrehumana de Janice.

- ¡No se detengan! ¡Sigan tirando!

Alentó exhaltado Marcus Rush, cuando escucharon una detonación mayor de cualquier arma que llevase un Cyclone, llamando la atención de todos.
En la distancia, un viejo y solitario Hovertanque Veritech VHT-1 Spartas, disparaba en modalidad Gladiador, el nombre apodado en los Hovertanques a la modalidad Guardián, su cañon de grueso calibre de 105 mm contra un Infiltrador destruyendo su cuerpo por la mitad. Luego cambió a modalidad Battloid y arremetió con la pareja del Infiltrador destrozando su estructura con solamente sus manos.
La mayoría del escuadrón Skull no reconoció el Mecha, pero para Janice y especialmente el Dr. Louie Nichols no les era desconocido. Louie Nichols reconocía el Veritech de infantería, porque él había piloteado uno durante la Segunda Guerra Robotech contra los Amos Robotech en 2029/2030 bajo el mando de la Teniente Dana Sterling, la hermana mayor de Maia Sterling.
Tras destruir los dos Infiltradores por parte del Mecha, el grupo escuadrón Skull que permanecía libre comenzó a llamar la atención del desconocido Mecha disparando sus armas al aire. El piloto del desconocido Mecha vio al escuadrón Skull disparar sus armas para llamar su atención y decidió acercarse a ellos. El Veritech cambió de configuración de Battloid a Hovertanque y desplazándose arriba de un colchón de aire, el flotante Hovertanque se acercó al necesitado escuadrón Skull. Al llegar allí el desconocido piloto del Hovertanque fue vitoreado por su lucha con los Infiltradores, los cuales eran un poco menor en tamaño que el VHT-1 Spartas.
Louie Nichols no podía creer lo que estaba viendo. La piloto del Hovertanque no era nada más, ni nada menos que su antigua Comandante, la Teniente Dana Sterling del 15° escuadrón ATAC del Ejército de la Cruz del Sur.

- ¡Dana! ¿Eres tú?

Exclamo Louie Nichols.

- ¡Louie! ¡Viejo mono grasoso Robotech! ¡Si soy yo!

Dana Sterling saltó, enfundada en una Armadura Corporal CVR-3F, de la cabina del Hovertanque y se abrazó con Louie Nichols. Janice sintió algo extraño en su programación que podía describirse como celos.
Louie Nichols, alegre y riendo, se dirigió a los miembros del escuadron Skull.

- Les presento a mi antigua líder de escuadrón durante la Segunda Guerra Robotech contra los Maestros de la Robotecnia en la Tierra, ¡la Teniente Dana Sterling!

- ¡¿Sterling?!

Se preguntaron todos los integrantes del escuadron Skull y luego miraron en dirección de Maia, su líder, atrapada bajo la enorme placa metálica, quien les dijo.

- Si, Sterling. Es mi hermana mayor. Larga historia.

Dana, avergonzada y sorprendida no dijo nada y se quedó pensativa. Dana Sterling no hablaba con su hermana ni con sus padres. Cuando arribó desde la Tierra y descubrió que sus padres habían tenido otra hija durante la Campaña de los Centinelas, se molestó con ellos por abandonarla en la Tierra en vez de llevarla en la Misión Pionero del SDF-3 por lo peligroso que podía ser para ella, sin embargo habían tenido otra hija a pesar de esos peligros.
Louie Nichols, a pesar de su alegría, seguía pensando en la misión y le dijo a Dana.

- Dana, ¿crees que con el Battloid puedas retirar esa pieza metálica que tiene atrapada a tu hermana y los otros chicos del escuadrón Skull?

- Si, por supuesto, Louie.

Dijo Dana, volviendo de sus pensamientos.

Dana montó a la cabina del Hovertanque y lo reconfiguró a modalidad Battloid, la modalidad robótica humanoide del Veritech. Los miembros del escuadrón Skull no atrapados por la pieza metálica, junto a Scott Bernard, Janice y Louie Nichols se movieron, dejando espacio al Battloid para operar.
Dana se acercó dando unos pasos con su Battloid a la placa metálica y con la mano derecha de uno de sus brazos, sin mucho esfuerzo, retiró la pieza de metal arrojándola a lo lejos y liberando a Maia Sterling y los demás prisioneros. Los miembros del escuadrón Skull vitorearon a Dana por su accionar. Dana cambió de modalidad su Veritech de Battloid a Gladiador, el modo intermedio entre Hovertanque y Battloid y saltó desde lo alto de su cabina.
Maia Sterling se acercó a su hermana mayor y le dijo con seriedad.

- Gracias, Dana.

Dana no dijo nada, solo le devolvió una señal de asentimiento con su cabeza.
Mientras los cuatro miembros del escuadrón Skull revisaban su estado físico y el de sus Cyclones, Dana Sterling y Louie Nichols se pusieron al tanto de como ellos habían llegado a su presente situación en el planeta Haydon IV. Y por mayor seguridad Louie Nichols pidió a Dana de acompañarlos en su misión de desactivar las defensas planetarias de Haydon IV para poder escapar de él.
Una vez que los cuatro miembros del escuadrón Skull que habían sido atrapados por la pieza metálica que había pertenecido al UES Jutland montaron sus Cyclones, todos se dirigieron a los agujeros en la azotea realizados por la destrozada nave. Dana Sterling con su Hovertanque agrandó los agujeros en modalidad Battloid, y uno a uno ingresaron por la grieta agrandada en las entrañas de Haydon IV en búsqueda de una terminal de la Consciencia, la IA del planeta.
En los calabozos de Haydon IV, permanecían encerrados Allegra, Música, Minmei, Bowie y Rem. Bowie Grant permanecía dormido abrazado a Música, y junto a ellos Allegra. Rem se encontraba despierto sentado junto a los barrotes laser de la celda, del otro extremo, Minmei, también despierta y afligida, lo abrazaba en silencio.
Rem rompió el silencio y se dirigió a Minmei en voz baja para no ser escuchado por los durmientes Música, Allegra y Bowie.

- Disculpa, Minmei, por reprimir tu canto.

Minmei despegó su cabeza del hombro de Rem y lo miró a los ojos.

- ¿Por qué lo hiciste, Rem?

- Porque cuando escucho tu canto, despiertas en mí recuerdos raciales del original Zor. Es algo que generalmente busco y quiero saber más acerca de él, pero es desagradable sentir que eres dos personas distintas. Disculpa Minmei, no quería decírtelo, al menos no en estas circunstancias. Por lo cual mientras nos encontremos encerrados te pido por favor que no cantes. No quiero entregarles más información de la que buscan.

Le dijo con seriedad Rem. Minmei se dirigió a él.

- Rem, yo te amo tal cual eres. Ya cumpliste con Cabell y el Dr. Lang y les diste su Matriz de Protocultura.

Minmei hizo una pausa y continuó.

- Yo también tengo algo que decirte, y aunque no creo que sea el mejor momento, lo haré por si algo nos sucede, y quiero que lo sepas. Rem, estoy embarazada.

Rem sorprendido, abrió sus ojos y la miró. No dijo nada y la besó en los labios. Minmei devolvió el beso.
Tiempo después, los amplios calabozos se iluminaron cegando a sus habitantes, quienes ya se comenzaron a acostumbrar a la oscuridad, salvo por la leve iluminación de los barrotes laser de sus celdas. Las puertas de acceso a los calabozos se abrieron e ingresaron Vowad, Llan y Anad acompañando una nueva tanda de prisioneros, encabezados por Cabell y el Almirante Aldershot cargado sobre el hombro de Cabell por su dificultad de caminar sin su bastón, seguidos por varios cientos de tripulantes sobrevivientes del SDBB-2 UES Jutland.
Rem, al ver a Cabell entre los prisioneros, se levantó rápidamente y apuntando con su dedo índice señalo a Vowad, Llan y Anad gritándoles.

- ¡No se atrevan a tocar a ese hombre!

Los Haydonitas rieron falsamente con su voz sintetizada, y Vowad contestó.

- ¡No estas en condiciones de demandar nada, tú, clon de Zor! ¡Haremos lo que queramos con él!

Cabell reconoció emocionado a Rem en la celda y exclamo por lo bajo.

- ¡Rem, mi muchacho! ¡Estas vivo!

Los Haydonitas comenzaron a reubicar a los prisioneros recién llegados en celdas vacías, excepto por Cabell y el Almirante Aldershot. Una vez que terminaron de encerrar los prisioneros, Vowad se dirigió a Rem.

- A ver, clon de Zor. ¿Cuál de estos dos someteremos a la Sonda Mental? ¿Al Tiroleano o a este alto Almirante Humano?

Rem, desesperado, casi se aferra a los barrotes y grito.

- ¡Sometanme a mí nuevamente, pero dejen esos prisioneros!

Rem sabía por su avanzada edad que Cabell y el Almirante Aldershot no resistirían la tortura de la Sonda Mental. El Haydonita le respondió.

- Comenzaremos con uno de ellos. Si no hallamos lo que buscamos, seguiremos con el otro. ¡Y si no, prepárate tú, para una nueva sesión!

Rem se sentía impotente e iracundo sabiendo que no podía hacer nada, especialmente por Cabell, quien se encontraba junto a los Haydonitas sosteniendo a un débil Almirante Aldershot. Sus vestimentas se encontraban desarregladas y sucias debido a su colisión y posterior escape del UES Jutland.
Vowad seguía con su rol de líder y se dirigió nuevamente a los prisioneros.

- ¡Tú! ¡El Almirante de los Humanos, serás el primero!

El Almirante Aldershot fue separado de Cabell mientras dirigía toda clase de improperios a los Haydonitas. Fue amarrado debajo de la Sonda Mental con forma de botella de gaseosa gigante, y un haz de luz fue proyectado en su cabeza, en medio de sus ojos. Al activar el dispositivo un gran dolor lo invadió y Vowad preguntó.

- ¡¿Dónde se encuentra la Matriz de Protocultura?!

El Almirante Aldershot no soportó como Rem el Sondeo Mental y el intenso dolor que infringía y rápidamente en el otro extremo de la Sonda Mental se visualizó la imagen del actualizado SDF-3 Pioneer, al tiempo que el Almirante gritó.

- ¡Abordo del SDF-3!

Vowad volvió a preguntar.

¡¿Y dónde se encuentra el SDF-3?!

Aldershot respondió al instante y no se formó ninguna imagen en la pantalla de la Sonda Mental.

- ¡No lo sabemos! ¡Sospechamos que se encuentra del otro lado del agujero negro del Sector Omicrón!

Vowad desconectó la Sonda Mental, y se dirigió nuevamente al Almirante Aldershot.

- Descansa, Humano. Lo has hecho bien.

Rem se dejó caer desesperanzado en el suelo de la celda al tiempo que se tomaba la cabeza.
Más tarde Vowad, Llan y Anad se presentaron en la gigantezca cámara donde se encontraba Haydon y los Ancianos Robotech. Vowad hizo una reverencia a Haydon y le dijo.

- Hemos extraido de los nuevos prisioneros que estrellaron su nave con el planeta que la Fábrica de Protocultura se encuentra abordo de la nave Humana designada SDF-3, pero no saben su localización. Sospechan que se encuentra en los nuevos dominios de la Regess.

- ¡BIEN!

Contestó Haydon satisfecho y continuó.

- ESTAMOS CERCA DE OPTERA. ¿NUEVO PRAXIS LO LLAMAN AHORA? ¿HAY PRAXIANAS ALLÍ?

Se dirigió a los Ancianos Robotech, preguntándoles.
Los Ancianos Robotech, satisfechos con las noticias también le respondieron.

- Así es. Las Praxianas viven allí después que su planeta Praxis colapsara tras experimentos de evolución en el planeta realizados por la Regess. Y luego Optera fuese tomado por los Humanos tras matar al Regente Invid. Allí plantaron nuevamente la Flor de la Vida para alimentar de Protocultura la flota de naves para liberar su planeta de la dominación Invid.

Haydon ordenó a sus subordinados detener la Transposición, ya que se encontraban relativamente cerca de Optera.
Una bruma blanca y destellos como relámpagos envolvió la figura de Haydon brevemente y luego que se disipó los Ancianos Robotech asombrados parecieron ver junto a ellos miles de seres como Haydon. Los rumores de que Haydon era un único ser o una raza parecían ser ciertos. Haydon habló telepáticamente una vez más.

- HAYDON IRÁ A VISITAR UNA VEZ MÁS A LAS PRAXIANAS A BUSCAR LA FLOR DE LA VIDA. NO VALE LA PENA ARRIESGARSE A ASUSTARLAS LLEGANDO CON EL PLANETA.

Dicho esto, de entre la multitud de Haydones, uno con formas femeninas se elevó levitando hacia el invisible techo de la infinita habitación y desapareció con destino a Nuevo Praxis.
Los Ancianos Robotech vieron con extremo asombro alejarse volando a la Haydon femenina hasta que desapareció en las alturas. Al bajar su vista los Ancianos Robotech vieron con nuevo asombro que solo estaba el Haydon con el que estaban tratando.
Haydon concluyó.

- ¡PRONTO TENDRÉ LAS FLORES DE LA VIDA Y LA MATRIZ DE PROTOCULTURA!

Los Ancianos Robotech sonrieron timidamente ante Haydon. Pronto el Grupo Local estaría nuevamente bajo su control.