Capítulo 9

Listado propuesto de la flota a enviar a Haydon IV, tras el ataque por parte de los Haydonitas a Tirol.

- SDBB-2 UES Jutland. Almte. Aldershot.
- SDCL-104 UES Theseus. Cap. Connely.
- SDCL-106 UES Homer. Cap. Jackson.
- SDCL-110 UES Jason. Cap. Allen.
- SDCL-111 UES Leonidas. Cap. Radid.
- SDCV-98 UES Apollo. Almte. Forsythe.
- SDCL-112 UES Bellephoron. Cap. Xien.
- SDCL-114 UES Phoenix. Cap. Pinewood.
- SDCL-116 UES Ajax. Cap. Roberts.
- SDCL-117 UES Achilles. Cap. Carls.
- SDCV-102 UES Hyperion. Cor. Maistroff.
- SDCL-120 UES Perses. Cap. Jeronimo.
- SDCL-121 UES Tartarus. Cap. Abu.
- SDCL-122 UES Perdix. .
- SDCL-124 UES Uranus. Cap. Johnson.
- SDCV-112 UES Hermes. Cap. da Cruz.
- SDCL-125 UES Ares. Cap. Manning.
- SDCL-127 UES Orpheus. Cap. Smith.
- SDCL-129 UES Helios. Cap. Olson.
- SDCL-131 UES Thanatus. Cap. Alejo
- SDCV-116 UES Argo. Cap. Jefferson.
- SDCL-132 UES Chronos. Cap. Alexander.
- SDCL-135 UES Atlas. Cap. Darrick.
- SDCL-139 UES Hades. Cap. O'Malley.
- SDCL-140 UES Orion. Cap. Cobos.

Extracto de un memo enviado por el Almirante Nigel Aldershot al Consejo Expedicionario.

Las dos horas estipuladas por el Almirante Aldershot para prepararse para la partida hacia Haydon IV parecían eternas para la tripulación del SDCV-116 Argo ya que habían ejecutado cada diagnóstico de los sistemas Robotech y procedimientos antes de partir de Tiresia hacia Rilac. Algunos se estaban haciendo por redundancia y otros, simplemente, para pasar el tiempo. Recientemente el Dr. Penn se había comunicado con el Capitán Jefferson para informar, nuevamente, el estado de los sistemas Robotech. El comportamiento de la tripulación del puente era tranquilo y su Capitán sentado en su asiento revisaba en su tableta el informe de asignaciones de los escuadrones de Veritechs realizado por el CAG del UES Argo. El Capitán John Jefferson dejó de lado la tableta, escudriñó la hora en la consola y se dirigió una vez más al Teniente Colton.

- Teniente Colton, T-20 minutos para el despegue. ¿Se encuentra todo en orden?

- Todos los sistemas en luz verde y en espera.

Respondió Colton, con una sonrisa cómplice.

- Bien, lo prefiero así.

Respondió el Capitán Jefferson.

Pasados los 20 minutos casi exactos, la Teniente Blane, Oficial de Comunicaciones del UES Argo, sentada en una de las consolas del lateral derecho del puente anunció.

- Tengo una comunicación del Almirante Aldershot para el Capitán John Jefferson.

A lo cual este respondió.

- Póngala en la Pantalla de Rayos Proyectores, Teniente.

El Capitán no quería ocultar nada a su tripulación, ya que estos ya sabían que se dirigían a una misión casi suicida, por lo cual decidió poner la comunicación del Almirante Aldershot en la enorme pantalla semitransparente proyectada por rayos holográficos que se proyectaba en la parte delantera del puente y podía ser vista por todos.
La gran pantalla se formó, y en ella apareció una enorme imagen del rostro del Almirante Aldershot, de facciones duras, ojos alargados y astutos y un largo y fino bigote blanco y cejas pobladas también blancas. Extrañamente a su costumbre, tenía puesta su gorra de mando.
Al comenzar a hablar se notaba que no era una comunicación personal, si no una dirigida conjuntamente a todos los capitanes de la flota.

- Damas y Caballeros, me dirijo a ustedes en forma conjunta, dado que no tuvimos tiempo de hacer una reunión preliminar de la misión. Trataremos de solucionar eso mediante comunicaciones como esta. Les envío junto a este mensaje los puntos de Transposición y Destransposición de nuestro destino, la cara oculta de la luna de Haydon IV, en donde nos esconderemos para no ser detectados antes de pasar a cualquier acción. También envío la formación de la flota, y las naves clase Garfish asignadas como escolta a las mas grandes. Cuatro clase Garfish por cada clase Ikazuchi. Espero sinceramente que no sean necesarias, y que nuestras negociaciones sean pacíficas, aunque sé que muchos de ustedes creen lo contrario. Me es difícil creer que nuestros aliados Haydonitas en la lucha contra los Invid y proveedores de alta tecnología hayan decidido traicionarnos sin ninguna razón aparente. Les deseo buena suerte y buen viento.

Terminado el monólogo del Almirante Aldershot, la comunicación se cortó y la enorme pantalla semitransparente se disolvió.
El Capitán John Jefferson, después de escuchar atento las palabras del Almirante, tardó un breve momento en reaccionar. Luego se dirigió al Teniente Colton, ubicado en la primera consola delantera del puente.

- Teniente Colton, comience las operaciones de despegue.

- Si, Capitán.

Respondió el Teniente Comandante Martin Colton. Luego el Capitán se dirigió a la Oficial de Comunicaciones Susan Blane y le preguntó.

- Teniente Blane, ¿el Almirante mandó las coordenadas de Transposición de nuestra partida y destino?

- Si, Señor. Las estoy pasando al Timonel.

Respondió Susan Blane. El Capitán volvió a preguntar.

- ¿Y nuestra escolta asignada?

- También, Señor. Son el SDCL-132 Chronos del Capitán Alexander, el SDCL-135 Atlas del Capitán Darrick, el SDCL-139 Hades del Capitán O'Malley y el SDCL-140 Orion del Capitán Cobos.

Informó la Teniente Blane, a lo cual el Capitán Jefferson respondió

- Bien, me comunicaré con ellos cuando lleguemos al punto de Transposición.

El Teniente Colton informó.

- Sistema Antigravedad en luz verde y a la espera.

El Capitán ordenó.

- Activen Sistema Antigravedad, y a los mil metros activen los Propulsores Réflex en dirección al punto de Transposición, lejos de la fuerza de la gravedad de Fantoma.

- Si, Capitán.

Respondió Colton.
El Sistema Antigravedad esparcido por toda la estructura de la nave, una vez activado, comenzó su habitual rotación de sus partes mecánicas a alta velocidad y comenzó a desafiar la gravedad, elevando lentamente la nave.
John Jefferson observó por las enormes ventanas del puente como su nave y el resto de la flota comenzaba a elevarse. En la distancia, observó asombrado que una vieja, pero actualizada con Tecnología Sombra en 2043-2044, nave clase Tokugawa, enorme de 1196 metros después de su actualización. La clase Tokugawa original medía 1120 metros y fue desarrollada en la Tierra, en el primer Satélite Fábrica Robotech capturado, donde también se construyó el SDF-3 Pioneer, en los pocos años posteriores a la Primera Guerra Robotech para la exploración de nuevas colonias espaciales y luego se unieron a la Fuerza Expedicionaria Robotech. Tenía una enorme capacidad para cazas o Veritechs en su interior y en su actualización se agregaron cuatro bahías de lanzamiento de Veritechs al estilo de los seis con que conque contaba la clase Ikazuchi y mayor armamento.
El Capitán John Jefferson se dirigió a la Teniente Blane, Oficial de Comunicaciones del Argo y le preguntó.

- Teniente Blane, ¿Quién es el Comandante de esa nave clase Tokugawa?

- Es el SDBB-2 Jutland, al mando del Almirante Aldershot.

El Capitán Jefferson no se sorprendió demasiado con la respuesta, si el Almirante iba a hacer algo, lo haría con grandilocuencia.
Las naves de la flota atravesaron la atmosfera de Tirol y se alejaron de él, y luego de la atracción gravitatoria de Fantoma hacia el punto de encuentro y Transposición. Las naves fueron acomodándose en Formación Delta, con el colosal SDBB-2 Jutland, clase Tokugawa, comandada por el Almirante Aldershot a la cabeza, luego siguiéndoles los clase Ikazuchi SDCV-98 Apollo, comandado por el Almirante Forsythe y el SDCV-102 Hyperion al mando del Coronel Maistroff. Finalmente el SDCV-112 Hermes de la Capitán da Cruz y el SDCV-116 Argo del Capitán Jefferson. Cada nave escoltada por cuatro Cruceros Livianos clase Garfish, acomodados dos a cada flanco de las naves grandes.
Llamó la atención del Capitán Jefferson que el Coronel Maistroff, quien en los últimos años se había convertido en el "Aidé du Camp", el Ayudante de Campo, del Almirante Aldershot tenía el mando de su propia nave, el SDCV-102 Hyperion, y no estaba asistiendo al Almirante en su propia Nave de Batalla Dimensional Sombra, el SDBB-2 Jutland, pero recordaba bien que durante la Primera Guerra Robotech, el Coronel Maistroff, tuvo brevemente el mando del SDF-1 Macross en ausencia del Capitán Gloval, y su Primer Oficial, la entonces Teniente Comandante Lisa Hayes.
El Teniente Colton interrumpió los pensamientos del Capitán Jefferson y le dijo.

- Capitán, los Cruceros Livianos Chronos, Atlas, Hades y Orion están en posición defensiva con respecto al Argo.

El Capitán Jefferson miró por las grandes ventanas del puente, y monitores del Argo las naves mencionadas por el Teniente Colton, y dijo.

- Muchas gracias, Teniente Colton.

Luego se dirigió a su Oficial de Comunicaciones.

- Teniente Blane, comuníqueme con los Capitanes de esas naves…

Dudando un momento, revisó la información en su consola y buscó los nombres de los Capitanes de las naves escolta.

- … Alexander, Darrik, O´Malley y Cobos, y póngalos en Pantallas de Rayos de Proyección.

- Si, Señor, enseguida.

La Teniente Blane ejecutó varios comandos en su consola y los rostros de los cuatro Capitanes aparecieron en cuatro enormes pantallas holográficas semitransparentes flotando en el puente del Argo. Intercambiados los saludos formales y presentaciones, ya que el Capitán John Jefferson no los conocía, finalmente se dirigió hacia ellos con tono serio.

- Caballeros, se que soy conocido como el "Capitán novato", que no merezco este puesto y cómo es que fui asignado a esta nave, o a cualquier misión. Pero aquí estoy y estos son los hechos. Me comuniqué con ustedes para conocerlos y pedirles que cumplan con su misión, la de proteger esta nave y su tripulación con el poder de fuego de sus naves. Se que tal vez no tenga su respeto, pero de todas formas humildemente se los pido.
El Capitán John Jefferson terminó su breve discurso y los saludó formalmente con la venia. Los Capitanes se lo devolvieron sin decir palabra. Luego de esto el Capitán John Jefferson agregó.

- Y caballeros, prepárense para la Transposición con el Argo inmediatamente.

Luego de esto, el Capitán Jefferson dio la orden de cortar las comunicaciones. Esperaba que su pequeño y no muy inspirado discurso tuviese algo de comprensión por parte de los otros Capitanes. El Capitán John Jefferson se sentó lentamente en su asiento ya que se había parado para hablarle a sus escoltas, cuando la Teniente Blane le comunicó.

- La Capitán da Cruz, del SDCV-112 Hermes, pide permiso para hablar con usted, Capitán.

- Gracias, Teniente Blane. Póngala en una Pantalla de Rayos Proyectores a mi señal.

El Capitán Jefferson volvió a ponerse de pie, se arregló el uniforme y se puso la gorra, mientras se preguntaba por qué la Capitán da Cruz quería hablar con él. Ningún otro Capitán de las naves clase Ikazuchi había hablado con él.
El Capitán Jefferson dio la señal a la Teniente Blane, y esta activo la pantalla flotante en medio del puente. En ella apareció una bella mujer de unos 54 años de edad de piel aceitunada, cabellos que le llegaban a los hombros de color oscuro, salvo por un pequeñísimo mechón blanco en su frente, y ojos oscuros alargados que le daban cierto exotismo, sentada en su puesto de Capitán y que comenzó a hablar.

- El Capitán John Jefferson, ¿no es asi?

- Si. Soy yo, Capitán da Cruz. Esta es mi nave y mi tripulación.

Atinó a decir John Jefferson. No hubo saludo formal entre ellos. Tal vez por la informalidad conque la Capitán da Cruz comenzó la comunicación, y John Jefferson no supo muy bien como continuarla.

- Soy Helena da Cruz, Capitán del UES Hermes. Me comuniqué con usted para decirle que cuente con mi apoyo y ayuda, y la de mi tripulación, si surge algún… llamémoslo inconveniente, si quiere llamarlo así, con los Haydonitas.

John Jefferson la interrumpió.

- Gracias, Capitán da Cruz… Eh… Usted fue la primera, por no decir la única, de presentarse u ofrecer ayuda de los Capitanes de las naves clase Ikazuchi. Tal vez por considerarme el "Capitán novato".

- Lo suponía, Capitán Jefferson. Pero he leído sus reportes de misión, y estoy al tanto de su breve historial, de la destrucción del Crucero Pesado Haydonita. Eso es algo que ninguno de los "Capitanes profesionales" de la clase Ikazuchi puede vanagloriarse. Tal vez tengan mucha experiencia con los Invid, pero los Haydonitas son diferentes. Eran nuestros aliados y no sabemos mucho de ellos. Lo que usted hizo vale mucho, además por su pasado como Ingeniero Robotech tiene una visión más completa de la situación, como ser responsable de la actualización de los cañones de partículas para tener un mayor poder de fuego. Esas son las cosas que valen, no cuantos galones dorados tiene su uniforme o cuantos Transportes de Tropas Invid ha derribado. Por eso, en su falta de experiencia en los temas de combate, aunque haya derribado esa nave, le ofrezco mi ayuda y la de mi nave.

Terminó la Capitán da Cruz, a lo cual John Jefferson le respondió.

- Muchas gracias por sus palabras y su apoyo Capitán da Cruz. De verdad se lo agradezco mucho, y contaré con ello. Espero que esta misión no escale en un conflicto, pero creo que las probabilidades están en contra de mis esperanzas.

John Jefferson vio a través de la Pantalla de Rayos Proyectores que las naves ya estaban casi alineadas en formación delta, listas para realizar el salto al Hiperespacio que las llevaría al sistema Haydonita y concluyo.

- Capitán da Cruz, veo que las naves están listas para realizar la Transposición, por lo cual debo dejarla para atender mis tareas aquí. Nuevamente gracias y buena suerte.

John Jefferson interrumpió la conversación y le hizo la venia a la Capitán da Cruz a modo de despedida. La Capitán da Cruz le devolvió el rápido saludo y cortaron la comunicación haciendo que la gran pantalla holográfica desapareciera.
John Jefferson se quitó la gorra y se desplomó en su asiento. Al mirar por los ventanales del puente y las lecturas de radar se veía que el Jutland y las demás naves clase Ikazuchi ya se encontraban en una perfecta formación delta, salvo por las asimétricas formaciones de los escoltas clase Garfish, dos a cada lado de cada nave mayor.
Pasados unos minutos de la comunicación de la Capitán da Cruz, el Almirante Aldershot se comunicó a todas las naves de la flota en un mensaje general.

- Señores, comiencen a realizar la Transposición al lugar indicado en T-5 minutos a partir de este mensaje. Buena suerte caballeros.

El Almirante Aldershot cortó la comunicación bruscamente y el Capitán Jefferson intentó dirigirse al Teniente Colton, pero este se adelantó.

- ¡Transposición en T-5 minutos! ¡Esto no es un simulacro! ¡Que la burbuja de la Transposición alcance al UES Chronos, UES Atlas, UES Hades y UES Orion!

Pasados los cinco minutos, el SDBB-2 Jutland, y en orden, las naves formadas detrás comenzaron a hacer el salto al Hiperespacio. Una burbuja azul-violácea se formaba alrededor de la nave que la generaba y envolviendo los cuatro Cruceros Livianos que le servían de escolta, plegaban las dimensiones del espacio-tiempo y fueron lanzadas a altas velocidades a través del Hiperespacio para superar el limite de la velocidad de la luz.
El UES Argo vio ejecutar el salto al Hiperespacio al UES Jutland del Almirante Aldershot, luego el UES Apollo del Almirante Forsythe y el UES Hyperion del Coronel Maistroff. Siguiendo la formación le tocaba hacer la Transposición al UES Argo por su posición en la formación, detrás del UES Hyperion y a babor del UES Hermes de la Capitán da Cruz.
El Capitán Jefferson atento a los saltos hiperespaciales de las otras naves en la formación, y algo nervioso, ordenó.

- ¡Ejecutar salto hiperespacial!

Sus navegadores no demoraron en ejecutar la orden. La esfera violácea se formó alrededor del SDCV-116 Argo y sus naves escolta, y fueron lanzados a través del Hiperespacio hacia el sistema planetario Haydonita.
Una vez iniciada la Transposición, el Capitán John Jefferson se relajó en su asiento y le pregunto al Teniente Colton.

- ¿Cuál es el tiempo estimado de llegada al Sistema Briz'dziki, Teniente Colton?

Colton le respondió sabiendo la respuesta de antemano.

- Alrededor de nueve horas, Señor.

- Gracias, Teniente Colton.

Le respondió el Capitán y pensando que tenía nueve horas de "paz" por el momento, dedicó un momento en pensar en su esposa Ger y su pequeña y querida hija Mara. Pasado un tiempo, pensó en su conversación con la Capitán da Cruz, y decidió buscar algo de información sobre ella en los registros cargados en la computadora de la nave. De lo que pudo encontrar sobre ella, que se encontraba desclasificado, tenía una excelente hoja de servicios combatiendo a los Invid, incluso había sido Capitán del UES Jutland, nave que ahora comandaba el Almirante Aldershot, bajo ordenes del ahora fallecido traidor de la REF, el General T.R. Edwards, quien envió al UES Tokugawa y al UES Jutland a cazar la nave Zentraedi Valivarre, al mando del Gran Breetai Tul quien huyó de Tirol con el precioso cargamento de mineral Monopolar, para la construcción de Generadores de Transposición, para que no cayera en manos de Edwards. Tras un breve enfrentamiento entre las tres naves, la Capitán da Cruz terminó aliándose con el Comandante Zentraedi Breetai, frustrando los planes de Edwards de controlar la producción del mineral Monopolar.
El Capitán John Jefferson terminó de leer sobre su par, la Capitán Helena da Cruz, convencido de que encontró una buena aliada en ella. Miro el reloj y vio que su lectura había durado unos veinte minutos desde el inicio de la Transposición y luego se levantó de su asiento de Capitán, y le dijo al Teniente Colton.

- Teniente, estaré en la Sección de Ingeniería con el Dr. Penn si me necesitan.

El Teniente Colton asintió, y el Capitán dejó el puente de mando, mientras las puertas neumáticas se cerraban detrás de él.
Ocho horas habían pasado desde el inicio de la Transposición, y el Capitán John Jefferson se encontraba impaciente en el puente del Argo esperando con algo de ansiedad la salida del Hiperespacio. Finalmente la hora esperada llegó y la pequeña flota del Almirante Aldershot realizó la Destransposición en el Sistema Briz'dziki, el sistema estelar Haydonita. Sin mediar comunicación entre ellos, furtiva y rápidamente se movilizaron al punto acordado, la luna de Haydon IV, tercer planeta de la estrella Briz'dziki, y se posicionaron en órbita asincrónica en la cara oculta del satélite de Haydon IV.
Pasaron dos horas de inactividad desde el arribo de la pequeña flota de la Fuerza Expedicionaria Robotech, en órbita a la luna de Haydon IV, en su cara oculta similar a la de la Tierra.
La flota permanecía inmóvil e incomunicada por ordenes previas del Almirante Aldershot hasta nuevo aviso, por si eran detectados por los Haydonitas. Ninguna comunicación de audio o video era transmitida por esta razón. Esta inactividad mantenía nervioso al Capitán John Jefferson abordo del UES Argo, quien recorría el puente de la nave como un animal salvaje enjaulado, poniendo también nerviosa a su tripulación, que estaba abocada silenciosa en sus tareas. Súbitamente la Teniente Susan Blane rompió el silencio con excitación.

- ¡Capitán! ¡Un mensaje del Almirante Aldershot para usted!

- ¿¡Cómo!?

Respondió sorprendido John Jefferson, y luego agregó con ansiedad.

- ¡Póngalo en la Pantalla de Rayos Proyectores de inmediato!

A lo cual la Teniente Blane le respondió.

- ¡No, Capitán! ¡No es un mensaje de video! ¡Es un antiguo mensaje de texto! ¡Acérquese a leerlo en mi consola!

El viejo zorro del Almirante Aldershot había empleado para comunicarse uno de los más antiguos métodos de comunicación de la historia de la exploración espacial. Solo eran unos pocos bytes de texto transmitidos en una frecuencia baja, seguramente indetectables por la alta tecnología Haydonita.
El Capitán Jefferson se acercó apresuradamente al puesto de la Oficial de Comunicaciones, la Teniente Susan Blane, ubicada en la primera consola del sector lateral de estribor.

- ¡Mire Señor!

Le dijo al Capitán, cuando este estuvo junto a ella.
El Capitán Jefferson leyó en la pantalla de la Teniente Blane.

"De: Almirante Nigel Aldershot. UES Jutland.
Para: Capitán John Jefferson. UES Argo.

Capitán Jefferson, reunase conmigo abordo del UES Jutland con el Dr. Penn ASAP. Almirante Nigel Aldershot, fuera"

Luego de esto, John Jefferson le dijo a la Teniente Blane que le respondiese al Almirante que iba en camino y le avisase al Dr. Penn, el Ingeniero en Jefe Robotech del Argo, que se encontrase con él en la bahía de atraque 2. Luego mientras se dirigía hacia la salida del puente en camino a la bahía de atraque le dirigió unas pocas palabras al Teniente Colton.

- Teniente, el puente es suyo durante mi ausencia, y aliste una tripulación de un transbordador para una salida inmediata.

Sorprendido, Colton, por el sorpresivo evento respondió con un automatizado.

- ¡Si, Capitán!

John Jefferson salió del puente apresurado a encontrarse con el Dr. Harry Penn en la bahía de atraque 2, localizada varios niveles más abajo del puente, en el centro de la nave.
El Capitán podía tomar un vehículo para trasladarse allí, pero prefirió hacerlo a pie con su conocimiento de los laberínticos pasajes y elevadores de la nave. Así, tardaría más en llegar pero tendría un poco más de tiempo para organizar sus pensamientos. "¿Para que el Almirante Aldershot querría que el Dr. Penn y él fueran al Jutland, teniendo a nada menos que a Cabell como Jefe de Ingenieros en su nave? ¿Algo le habría pasado a Cabell? ¿Cabell habría discutido con el Almirante?".
Esta última opción no le parecía del todo descabellada después de escuchar las opiniones del científico Tiroleano sobre el Almirante Aldershot, y parecía un hombre de carácter fuerte, pese a su edad.
John Jefferson llegó a las bahías de despegue y aterrizaje de Veritechs, la bahía de atraque 2 se hallaba próxima y apresuro su paso. Finalmente llegó a la bahía, y allí se encontraba un transbordador LCA-16V Horizon-V calentando sus motores V-TOL listo para partir, y cercano a él, se encontraba el Dr. Harry Penn esperando al Capitán Jefferson.

- ¡J.J! ¿Qué sucede? ¿Por qué el apuro de encontrarme aquí?

Preguntó inquisitivo el Dr. Penn al Capitán Jefferson.

- El Almirante Aldershot nos quiere ver de inmediato a ambos en su nave.

Le contestó John Jefferson y luego se dirigió a uno de los pilotos del transbordador.

- ¿Está listo para despegar, Comandante?

- Si, Señor. Por favor aborden y partiremos enseguida.

- Gracias, Comandante.

Respondió John Jefferson mientras arrastraba al Dr. Penn abordo del transbordador, quien se sentía raptado de su Sección de Ingeniería.
Ya sentados abordo, el transbordador comenzó a hacer sus maniobras de despegue de la bahía de atraque 2, volando casi al ras del suelo, atravesó el débil campo de fuerza de la entrada a la bahía de atraque que la separaba del espacio exterior.
Ya en camino al SDBB-2 UES Jutland, la nave insignia del Almirante Aldershot, John Jefferson le transmitió al Dr. Penn sus dudas y pensamientos sobre Cabell y el Almirante Aldershot que le habían surgido en su viaje del puente a la bahía de atraque 2, a lo cual el Dr. Penn respondió.

- No me sorprendería que Cabell tuviese una diferencia de opinión con el Almirante Aldershot, después de todo solo acepto ser el Jefe de Ingenieros del Jutland para tener una oportunidad de participar en la búsqueda de su pupilo Rem. Cabell está muy por encima de ese puesto, al igual que yo, modestia aparte, pero en mi caso la misión de acompañar al Perseus a la la base AluCE era crucial. Bueno, luego apareciste tú, y esta misión parece lo bastante importante para bajarnos de nuestros propios pedestales. Y volviendo a Cabell, espero que esté bien y no le haya sucedido nada, como sugieres en uno de tus pensamientos.

John Jefferson se quedó pensativo con la opinión expresada por su amigo, el Dr. Penn, cuando se percató por una de las ventanillas del transbordador que éste ya se estaba acercando a la bahía de atraque del SDBB-2 Jutland, ubicada por debajo de la sección de proa de la nave. El transbordador penetró en las entrañas de la enorme nave y al llegar a la pista de aterrizaje, con gravedad y atmósfera artificial, activo el sistema VTOL que rotaba sus alas 90 grados, conjuntamente con sus motores, y se posó verticalmente en el piso del gigantesco hangar repleto de cazas Veritech VF/A-6 Alpha y VF/B-9 Beta a su alrededor. Una vez asegurado el aterrizaje del transbordador, los pasajeros descendieron. Si bien no había nadie para recibirlos, no muy lejos de allí, el Capitán John Jefferson y el Dr. Harry Penn pudieron divisar al Almirante Nigel Aldershot y el científico Tiroleano Cabell, junto con otros Ingenieros Robotech y oficiales de la nave reunidos alrededor de un Veritech dron VQ-6X con tecnología Sombra, conectado a un VF/B-9X Beta. Al acercarse el Capitán Jefferson y el Dr. Penn, el Almirante Nigel Aldershot apoyado en su fino bastón se percató de su presencia, y altaneramente y excitado los recibió con un.

- ¡Al fin que están aquí, caballeros! ¡Así podrán poner fin a este atolladero con este testarudo científico que tengo como Jefe de Ingenieros!

No hubo saludo formal entre el Almirante y el Capitán, ni los otros oficiales. Eso parecía quedar en segundo plano ante la situación dada. John Jefferson y el Dr. Penn se percataron que además de la altanería del Almirante, Cabell tenía el ceño fruncido, y los demás oficiales e Ingenieros Robotech tenían cara de poker o miraban distraídamente hacia otro lado. Evidentemente el Almirante y Cabell habían estado discutiendo.
El Capitán John Jefferson no sabía como responder a las palabras de recibimiento del Almirante Aldershot. Afortunadamente el Dr. Penn fue el primero en hablar, con seriedad en su rostro y voz serena se dirigió al Almirante.

- Almirante, por favor cuéntenos sobre este atolladero que menciona.

El Almirante Aldershot comenzó a hablar a los recién llegados con voz elevada y su ceño de finísimas cejas blancas también se había fruncido en el proceso.

- Los altos oficiales que planeamos esta misión, habíamos decidido que una vez que llegásemos y nos ocultáramos tras la luna de Haydon IV enviaríamos furtivamente a un dron Sombra, ya saben, un caza Veritech no tripulado, a hacer una misión de reconocimiento a Haydon IV, para evaluar sus defensas y contabilizar con cuantas de sus naves cuentan en órbita con la mínima posibilidad de ser detectados dado el tamaño del vehículo, y su tecnología Stealth Sombra, además de no poner un piloto en riesgo. Pero al planteárselo a su amigo científico, aquí con nosotros, en cuánto tardaría la misión del dron. ¡Nos dice que demoraría aproximadamente unos tres días terrestres en hacerlo! ¡Aun conectado a un Veritech Beta para mayor impulso! ¡Y no podemos darnos el lujo de esa espera, podemos ser descubiertos en ese plazo de tiempo!

El Dr. Harry Penn escuchó al Almirante y continuando con su voz serena le respondió.

- Almirante, no conozco las distancias con exactitud, eso lo dirá mejor el personal de Astrogación de su nave, pero como experto en diseño de Mechas me temo que Cabell tiene razón en el cálculo del tiempo estimado de arribo del dron.

Cabell interrumpió con fervor antes de que el Almirante Aldershot pudiera replicar.

- ¡Ahí lo tiene, Almirante! ¡Además también debería consultar al personal de Astrogación sobre la distorsión en el giro de la luna de Haydon IV! ¡Pero claro! ¡A usted no le interesan esas cosas!

Ahora fue el turno del Dr. Penn de no dejar hablar al Almirante, frunciendo también el ceño.

- ¿Qué distorsión, Cabell? ¿De rotación o de translación?

- De translación, Doctor.

El Almirante Aldershot finalmente estalló en nervios y gritando interrumpió la conversación entre el Dr. Penn y Cabell.

- ¡Que tiene que ver esto con la misión! ¡Puede ser un comportamiento natural, o algo planeado por los Haydonitas!

El Dr. Penn puso serio su rostro y siguiendo con su voz serena le respondió.

- Cualquiera de las dos opciones que plantea sea la adecuada, es algo por lo que debería preocuparse.

El Almirante Aldershot recuperó la calma y no prestó atención al consejo del Dr. Penn, cambiando el tema de conversación.

- Luego de considerar lo dicho por Cabell respecto al tiempo de arribo estimado del dron a Haydon IV, pensamos en instalarles unos lentes de largo alcance al dron y enviarlo a hacer una órbita a la luna y obtener imágenes de Haydon IV de larga distancia, que según tengo entendido alcanzaría unos 28.000 kilómetros por hora en el vacío del espacio logrando un tiempo considerablemente menor.

- Eso es acertado, Almirante.

Lo interrumpió el Dr. Penn. El Almirante Aldershot continuó.

- Pero según me dicen los Ingenieros Robotech, no poseemos los métodos de fabricación de los lentes de larga distancia en esta nave, ni en ninguna de esta flota.

- Eso es acertado también. Las únicas naves con capacidades de fabricación son las de las designaciones SDF, o los SDFC, las Fortalezas de Batalla, o las Fortalezas Coloniales. Tal vez podría hacer la misión un clase Garfish en configuración científica, pero no hay ninguno de ellos en la flota, todos los clase Garfish son de configuración de combate.

Esta última respuesta del Dr. Penn colapsó al Almirante, quien cerró sus ojos y puso una mano sobre su rostro al tiempo que permaneció callado y pensativo.
Tras unos breves segundos que parecieron siglos, el Almirante Aldershot quitó la mano de su rostro y abrió sus ojos, y con seriedad les dijo a sus acompañantes.

- Es todo por ahora, caballeros. Vuelvan a sus puestos de combate, menos Cabell, el Dr. Penn y el Capitán Jefferson, quienes me acompañaran al puente del Jutland. Este problema requerirá de una situación más drástica.

Los Ingenieros Robotech y demás oficiales de la nave se dispersaron y el Almirante Aldershot y sus acompañantes utilizaron un vehículo APC para movilizarse al puente de la nave, en tensión y silencio. Al llegar allí, bajaron del vehículo y los soldados en guardia en la puerta del puente se pusieron rígidos para saludar al Almirante, pero este ni los miró, ni les dirigió la palabra. Solo hizo un ligero gesto con su mano, indicando que descansen.
El Almirante y sus acompañantes ingresaron al puente por sus puertas corredizas neumáticas.
El puente de una nave clase Tokugawa modificada con tecnología Sombra, como el SDBB-2 Jutland tenía un puente amplio, mas grande que el de un clase Ikazuchi, y con mas personal. Tal vez por ser una nave mas antigua y mas grande.
Un Teniente advirtió la presencia del Almirante y toda la tripulación dejó lo que estaba haciendo y lo saludó. El Almirante Aldershot tampoco les prestó atención e hizo un leve gesto de saludo. Luego con algo de dificultad se sentó en el asiento de Capitán de la nave y sus invitados al puente se posicionaron a sus lados.
El Dr. Harry Penn se dirigió al Almirante.

- Almirante, ¿A qué medida drástica se refirió en el hangar?

- Dada la conspiración científica a mis anteriores planes de acción, he decidido enviar una nave clase Garfish de la escolta a hacer el reconocimiento a Haydon IV, ya que posee la velocidad para hacer la misión en un tiempo relativamente corto. La misión es peligrosa, hay grandes probabilidades de que falle, pero cada Capitán y su tripulación saben cuáles son los riesgos, ¿No es cierto, Capitán Jefferson?

John Jefferson no esperaba la pregunta e iba a responder con un tímido "Si, Señor", pero no dijo nada. El Almirante siguió hablando. Era otra de sus preguntas retoricas, que no esperaba que John Jefferson respondiera.

- A ver… ¿A quién elegiré?

Dijo el Almirante más para si mismo que a los demás, tras consultar los datos de la flota en su consola.

- ¡Ya esta! El SDCL-135 Atlas, del Capitán Eric Darrick.

Esto sorprendió al Capitán John Jefferson.

- Pero… Esa nave pertenece a mi escolta.

Expreso el Capitán, a lo que el Almirante con un tono altanero respondió.

- ¡Agradezca que no lo envío a usted!

Luego se levantó con dificultad con la ayuda de su bastón del asiento de Capitán y se dirigió a uno de los puestos delanteros, donde se encontraba el Oficial de Comunicaciones y procedió a dictarle un mensaje de texto para enviar al SDCL-135 Atlas.
Abordo de la mencionada nave, el Oficial de Comunicaciones del UES Atlas recibió de inmediato la comunicación del Almirante Aldershot, y rápidamente se lo comunicó a su Capitán.

- ¡Capitán! Acaba de llegar un mensaje de texto de baja frecuencia del Almirante Aldershot para usted.

- Proceda a leerlo, Teniente Haynes.

Dijo con firmeza el Capitán Darrick.

- De: Almirante Nigel Aldershot. UES Jutland.

Para: Capitán Eric Darrick. UES Atlas.

Capitán Darrick, proceda con su nave a hacer una misión de reconocimiento al planeta Haydon IV. Recopile información sobre sus posibles defensas, y su flota en órbita. No utilice el Dispositivo Sombra. Sería muy peligroso para usted y su nave. Solo un vistazo rápido y emprenda su retirada. No tome riesgos innecesarios. Buena suerte y buen viento, Capitán Darrick. Esperamos su regreso. Aldershot fuera.

El Capitán Darrick, un hombre atlético de 48 años, cabello corto, rubio y barba lampiña, se sentó en su asiento de Capitán y ajustó su gorra en su cabeza y se dirigió al Teniente Haynes.

- Teniente Haynes, responda al Almirante Aldershot que partimos inmediatamente hacia Haydon IV.

- ¡Si, Señor!

Respondió Haynes.
No hizo falta que el Capitán diera la orden de partida a su eficiente tripulación. Su Primer Oficial se le adelantó con las órdenes de partida. Verificaciones de los sistemas pre-lanzamiento se hacían con rapidez en el pequeño puente del SDCL-135 Atlas, más chico que el de un clase Ikazuchi, pero de un diseño similar. El Capitán, listo en su asiento, ordenó.

- No activen el Dispositivo Sombra, y preparen las armas. Quiten los seguros de los misiles y tengan preparado el cañón de partículas, por si nos encontramos con hostilidades. ¿La Caldera Réflex está en línea?

- Si, Capitán. Todo listo.

Respondió el joven Primer Oficial, a lo cual el Capitán Darrick respondió.

- ¡Muy bien! Partamos a Haydon IV a máxima velocidad.

El Almirante Aldershot, su tripulación e invitados en el puente del UES Jutland vieron como el SDCL-135 UES Atlas a través de una enorme Pantalla de Rayos Proyectores abandonar la formación de escolta del SDCV-116 Argo, dando una curva de 180 grados y seguir la orbita de la luna hacia la cara visible con destino a Haydon IV.
El Almirante Aldershot murmuro.

- Que tengan buena suerte.

El Capitán John Jefferson, en silencio, les deseó lo mismo.
El UES Atlas, siguiendo la órbita de la luna hasta su cara visible, estableció un vector a seguir hacia Haydon IV a toda velocidad. Hecho esto, el Capitán Darrick observó que algo andaba mal, pero decidió seguir el vector un poco más para asegurarse de su observación. Pasados quince minutos mas de viaje, ordenó.

- ¡Alto total!

La tripulación cumplió la orden de su Capitán, y la esbelta nave se detuvo. El Capitán Eric Darrick se paró de su asiento y tras mirar incrédulo por los ventanales del puente y los monitores en ampliación total, ordeno.

- Comuníqueme con el Almirante Aldershot en el UES Jutland.

El Almirante se había sentado nuevamente en el asiento de Capitán, escoltado por Cabell, el Dr. Penn, y el Capitán John Jefferson, esperando noticias del UES Atlas. El Oficial de Comunicaciones del Jutland avisó al Almirante Aldershot de una comunicación del UES Atlas, a lo cual el Almirante ordenó que se la leyera, esperando una transmisión de baja frecuencia con un mensaje de texto, pero el Oficial de Comunicaciones le respondió.

- No es un mensaje de texto, Señor. Es una transmisión de video.

El Almirante Aldershot reaccionó encolerizado, tirándose hacia adelante en su asiento, agarrado de sus apoyabrazos, y con cara de enojo y los ojos bien abiertos dijo.

- ¡¿Qué?! ¡Se volvió loco Darrick! ¡Pasen la comunicación!

Una enorme pantalla semitransparente de Rayos Proyectores se formó en la parte delantera del puente. En ella se encontraba el Capitán Eric Darrick parado y serio, con la gorra de Capitán bajo su brazo. El Almirante Aldershot enojado gritó a Darrick.

- ¡¿Se ha vuelto usted loco?! ¡Los Haydonitas podrían detectarnos por esta comunicación! ¡Explique por que lo hizo!

El Capitán Darrick no respondió a las preguntas del Almirante, sin embargo con un tono dubitatibo informó.

- Señor… Almirante, ¡Haydon IV ha desaparecido!