Ya que tengo todos los capítulos listos, estoy pensando seriamente en publicarlos todos hoy... ¿Ustedes que dicen?

N/A: Okay, en serio estoy enojada. Pasa que estuve leyendo los dos capítulos anteriores, y me di con la, no muy linda sorpresa, de que hay algunos fallos.

Los que escriben y publican sus historias en esta plataforma, sabrán que hay una sección de corrección del texto, bueno, esa sección me ha cambiado algunas palabras, las cuales no estaban originalmente en el texto. Les pido que pasen por alto esos detalles. Me aseguraré de que esto no vuelva a suceder en los siguientes capítulos.


Fue una hermosa mañana. Una perfecta para relajarse con Akamaru y ver algunas chicas lindas en el centro del pueblo. Pero desafortunadamente, fui convocado para otra misión, que realmente no tenía ganas de hacer, pero tenía que hacerlo de todos modos si quería que Tsunade-sama me mantuviera con vida. Sin mencionar que todavía era muy temprano, pero lo hice de todos modos porque soy ese tipo de ninja. Así que llegué a la Torre Hokage, probablemente alrededor de las seis de la mañana, cansado y perezoso. Mis piernas estaban a punto de rendirse y empecé a inclinarme contra Akamaru. Dios, me encanta cómo ese perro creció tanto. Ya es hora de que pueda montarlo en momentos como estos. No lo hice. Porque pronto me desperté por algo muy, muy extraño. No fue solo extraño; podría causar un escándalo.

Vi a Haruno Sakura caminando por el pasillo, con Uchiha Sasuke siguiéndola de muy de cerca.

Me escondí en un rincón, mientras escuchaba los rumores de su tensión. Parecían estar discutiendo, pero no podía escuchar nada desde donde estaba. Traté de acercarme un poco más para obtener una mejor vista, pero no creerías lo que sucedió a continuación.

Sasuke había agarrado a Sakura con sus brazos y se había metido con ella, al armario junto a ellos. Entonces escuché gemidos.

—¡Oye, oye, OYE! —gritó Ino— ¡No hay forma de que eso haya sucedido!

—Sí, esto parece un poco vago, incluso para ti, Kiba —comentó Tenten.

—De hecho, puedo responder por él —dijo Shino en un tono monótono—. Sin embargo...

—¡Já! ¡Eso es una prueba! ¡Estoy diciendo la verdad! —Kiba exclamó victorioso.

¿Dónde estaba? Oh sí. Bueno, Sasuke se llevó a Sakura al armario y estoy bastante seguro de que ella no quería porque chillaba como un ratón atacado por el gato, lo cual es un poco incómodo porque realmente no puedo imaginar a Sasuke siendo un gato ¡Pero de vuelta al punto! Escuché muchos sonidos provenientes del armario, así que me acerqué para tener una mejor idea. Podía escuchar los cuerpos chocando contra la puerta, la pared y cosas que se estrellaban contra el suelo. Escuché una respiración profunda ahí dentro. Podía escuchar la tela rasgada, pero en ese momento no estaba seguro de por qué. La respuesta llegaría más tarde y al final tendría total sentido. Miré a mi alrededor, dándome cuenta de que no había nadie aquí tan temprano. Suspiré, esperando no verme como creepy total para nadie que pasara. Así que aproveché la oportunidad y presioné mi oreja contra la puerta del armario. ¡Y ay, Dios mío! No creerás las cosas que dijeron en ese armario.

Sasuke ... tómame ... ahora ... escuché a Sakura gemir, pero sonaba duro y doloroso. Me quedé boquiabierto. Podría ser...

Maldita sea ... no lo haré ... —gruñó Sasuke enojado.

Otro chillido de Sakura.

Dios, eres tan ... bueno ...

Estaba asombrado y completamente sorprendido. Esto no podía estar sucediendo. ¡Lo estaban haciendo! Estoy bastante seguro de que comencé a reír como un niño pequeño que acababa de recibir su primer kunai, pero no había nadie cerca, así que eso me importaba una mierda. ¿Quién creería que Sasuke ...? Espera un segundo, ¡Por supuesto que no es ninguna sorpresa! Quiero decir, Sasuke pasó como dos o tres años bajo ese espeluznante homo-Orochimaru, así que obviamente tuvo que hacer algo de acción antes de volverse loco. Supongo que con Sakura. Por supuesto, ¿Quién más sino Sakura? Y Sasuke es un hombre, un soltero atractivo y deseable, si se me permite agregar. ¡No, gente, no homo! Yo solo admiro su ... Está bien, voy a parar ahora ya que ustedes me están mirando extraño.

Pero su conversación continuó. No, corrección: su pequeña charla sobre sexo continuó. Pero no sonó agradable. Sonaba más ... enojado y feroz. Era apasionado, por supuesto ... un fuego apasionado que quería quemarse el uno al otro hasta la muerte. Así que supongo que se puede decir que estaban disfrutando el dolor y la furia del otro. De alguna manera enfermiza, extraña y loca. Pero agradable, no obstante. Así que fue algo como esto:

Ummhhh ... Sasuke ... entra ... oh, si... Sakura gimió enojada. Date prisa ... bastardo ...

Cállate ... eres demasiado molesta ... es ... difícil ... Sasuke gimió, y juré que escuché que algo se derrumbaba por dentro.

Jadeé en estado de shock. Realmente les gustaba, pero ¿Por qué tenían que estar tan enojados? Déjame recordar ... Oh sí. La chica se encuentra con el chico. La niña le confiesa su amor al niño. El chico la rechaza duramente y la deja en medio de la noche donde andan sueltos violadores o asesinos en serie. El chico emprende una misión psicópata en busca de venganza contra su hermano psico-malvado. El chico mata a su hermano. Él regresa. La chica está cabreada. El chico también se cabrea. Se dan cuenta de que se aman, lo que los enfurece aún más. El chico y la chica son demasiado tercos como para admitir sus sentimientos. El chico y la chica luego proceden a tener sexo enojado. El fin.

Sí ... estoy bastante seguro de que es por eso. Estos dos tienen serios problemas. Es como una telenovela barata que nunca termina ni va a ninguna parte.

¿De verdad vas a ir allí? preguntó Sakura peligrosamente. Casi sonaba como un zorro, esperando a que él, el león, atacara.

¿Por qué diablos no lo haría? escuché a Sasuke, seguido de otro de los gemidos de Sakura.

Aaahhh, Sasuke ese es mi ...

Cállate y escúchame... respondió Sasuke. Otra cosa se estrelló contra el suelo, pero no sabría decir qué. Dios, eres tan jodidamente ... caliente ...

En este momento, Sasuke y Sakura no eran los únicos que se estaban poniendo calientes y sudorosos. Me uní a su pequeño estado también. No podía creer lo mucho que estaba pasando en una mañana, ¡Solo en una mañana! Imagina lo que podría pasar si estuvieran bajo la luna ... Jo jo jo. ¡Maldita sea, Uchiha sabía cómo fingir! Ha sido un niño encubierto y cachondo todo el tiempo, al igual que el resto de la población masculina de Konoha. Un hombre tiene que hacer lo que tiene que hacer. ¿Quién diría que Sasuke podría complacer tan bien a una mujer como Sakura, pero hacerlo tan oscuro y angustiado? ¡Solo hablo del buen sexo! ¡No homo, gente! ¡No me miren así!

Dios mío, ¿Cuánto tiempo podía durar esto? Pero para ser honesto, me puse un poco celoso. ¡No de Sakura, bastardos! ¡No de Sakura, dije! ¡Déjenme terminar la historia! No, admito que estaba celoso, pero solo porque Sasuke fue el primero de nosotros en perder su virginidad. Quiero decir en serio, gente, ¿Sasuke Uchiha? ¿Perder su virginidad? Es prácticamente un bloque de hielo. Si le arrojas una chica, pensará que es el enemigo. Créanme. De hecho, debería intentarlo algún día. No con Sakura por supuesto porque ... Je je je.

Todavía estaban en su pequeña ... conversación seductora. Es un poco extraño. Están siendo tan seductores el uno con el otro, pero tan enojados y furiosos. Nunca supe la ira que Sakura construyó dentro de su corazón después de todo lo que Sasuke le hizo. Hasta el punto de tener sexo enfadado no sonaba bien, pero ... este momento resultó ser incorrecto y simplemente me divirtió mucho. Me sorprendí babeando por el calor dentro del armario, pero ... no había nadie. Podía hacer lo que quisiera.

Entonces me di cuenta de que llegaba tarde a la cita con Tsunade y corrí como un loco a su oficina. Me sorprende haber sobrevivido a su conferencia volcánica.

Kiba se cruzó de brazos, con una inteligente sonrisa en su rostro.

—Así que ahí lo tienen. Sasuke y Sakura son furiosos amigos sexuales.

Desafortunadamente, todos todavía lo miraban con curiosidad, sospechando de su historia. Neji fue el primero en romper el silencio:

—Entonces ... ¿Eres gay y por Uchiha? —La risa estalló rápidamente.

—Oh, Dios mío ¿Es tan incorrecto aceptar cuando un hombre es hermoso y encantador? ¡No homo! —Kiba gritó, más que enojado, aunque un rubor de vergüenza apareció en sus mejillas.

—Apuesto a que desearías estar haciéndolo con Sasuke en el armario —bromeó Choji.

—Por eso cree que son amigos sexuales —se unió Shikamaru—. Desearía que Sasuke le llorara después de experimentar los horrores de las chicas para que puedan hacer el amor de verdad.

—¡Digan lo que quieran! ¡Pero estoy seguro de que ellos estuvieron haciendo cosas divertidas en el armario!

Naruto le dio una palmada en el hombro a Kiba, tranquilizándolo.

—Bien, bien, Kiba, gracias por tu maravillosa historia —Naruto lo animó— ¡Pero no puedes hacernos creer que realmente tuvieron sexo enojado! ¡Es demasiado aleatorio! ¿Por qué estarían en un armario por la mañana en un momento tan aleatorio?

—Kiba dice la verdad —repitió Shino.

—¡Já! ¡En sus caras!

—Estaban en un armario.

Los ojos de todos se abrieron como platos. Las chicas jadearon de horror, casi al borde de las lágrimas. Los chicos silbaron nerviosamente, aparte de Kiba, quien se sentó allí actuando como el ganador.

—Y estaban enojados.

La respiración de todos se cortó.

—Pero no hubo sexo —terminó Shino. Todo el mundo suspiró aliviado. La mandíbula de Kiba cayó al suelo.

—¡¿Qué?! ¡Pensé que eras mi amigo, chico insecto!

—¡No lo entiendo! Entonces, ¿Por qué demonios estaban en un armario? ¡Esto ya suena a fraude! —Ino arqueó una ceja.

—Necesitaban resolver sus problemas —explicó Shino—. Un armario es el lugar perfecto para la privacidad, especialmente si está cerrado hasta que esté terminado.

Ino se rio.

—¡Sí, pero estoy seguro de que Sasuke y Sakura son lo suficientemente inteligentes como para no elegir un maldito armario para resolver sus problemas!

—Eso es porque no tenían otra opción.

Todos los ojos se volvieron hacia Shino, cuya boca se escondía detrás de su chaqueta de cuello alto. Sus gafas oscuras impedían que nadie leyera sus ojos invisibles. Sin embargo, todos sintieron cierto cambio de humor, como si fueran al lado oscuro.

—Verás ... los forcé a entrar en ese armario.