"El Despertar de un Sentimiento"

Capítulo 1: "Toda historia tiene un principio. y no hay encuentro que sea casual"

****************

En las lejanas tierras del sur, futuros sucesos mantenían ocupados a todos los habitantes de este reino. Días antes había sido anunciado el compromiso de la hermosa princesa Tomoyo, con el galante príncipe del este. Este enlace traería por consecuencia la unificación de ambos reinos, y con ello la seguridad total, ya que el despiadado rey del norte, había sitiado el reino del oeste, y solo la oportuna alianza entre los reinos del este y del sur habían logrado detener su avance. Sin embargo rumores de un posible ataque a estos reinos, llevó a sus gobernadores a tomar la decisión de unir en matrimonio a sus jóvenes herederos y lograr así una alianza duradera y beneficiosa para ambos reinos. Lo que ellos no imaginaban era que sus intentos por mantener la libertad de su pueblo iban en contra de los sentimientos de sus hijos.

****************

Reino del sur. día segundo desde el anuncio extraoficial del compromiso.

Un revuelo había causado el anuncio del compromiso de la princesa del sur con el príncipe del este. Todos en aquel lugar conocían a la hermosa princesa Tomoyo, que a más de alguno había cautivado con sus atributos. Por su parte, muy pocos en aquel lugar conocían realmente al príncipe del este. por lo que se podía escuchar en las calles del pueblo, y sobre todo en la plaza de los mercaderes, el misterioso joven era muy guapo, de gran porte y sobre todo, muy distinguido.

Mientras tanto en el castillo de la cuidad, comenzaban a realizarse los preparativos para la boda, que se llevaría a cabo dentro de un mes, a contar de la fecha del compromiso. todo era un ambiente de alegría y a su vez preocupación pues el matrimonio de los actuales reyes, había sido preparado con tres meses de antelación, y por lo visto aquí se enfrentaban con un reto mayor que consistía en tener todo listo en menos de un mes. Todo el castillo poseía un ambiente festivo. todos exceptuando dos personas.

En una de las más hermosas habitaciones, una delicada y frágil muchacha observaba a través de su ventana el movimiento del pueblo. Era muy bella. tenía unos hermosos ojos azul marino, y su cabello negro grisáceo que a veces se veía azulado, caía suavemente sobre sus hombros. Esta se encontraba absorta en sus pensamientos, hasta que una conocida voz llamó su atención.

-Princesa Tomoyo. debe vestirse para bajar. -dijo una muchacha de
llamativos ojos verde esmeralda que acababa de entrar en la habitación.
Su pelo castaño, largo, iba recogido en una coleta. La muchacha era de
contextura fina y muy hermosa- dentro de poco deberá bajar para la cena.

-Cuántas veces te he dicho, mi querida Sakura, que no me llames así. para
ti soy simplemente Tomoyo.

-Yo ya le he explicado que solo soy una doncella y que no estoy a su
altura -dijo Sakura.

-No quiero volver a escuchar esas palabras. Y si la única forma en que me
hagas caso es que te lo ordene pues. -dudó un momento pero luego habló-
te ordeno que me llames Tomoyo.

-Bueno. pero solo cuando estemos solas -agregó Sakura- ante el rey y
todos los demás seguiré llamándole princesa -dijo decididamente.

-Está bien. tú ganas -ambas muchachas se miraron fijamente, y luego de
unos segundos comenzaron a reír. Tomoyo fue la primera en detenerse, y su
mirada entristeció.

-Aun se encuentra triste por el anuncio de su boda???

-Sabes perfectamente mis sentimientos -dijo dulcemente Tomoyo- mi corazón
solo pertenece a una persona.

-Y tú sabes que yo te he ayudado en todo lo que he podido -dijo Sakura.

-Creo que si no fuera por ti, jamás hubiese tenido la posibilidad de
verlo.

-Ya no te preocupes -dijo la muchacha poniendo su mano en el hombro de
Tomoyo -todo va a estar bien.

-Espero que lo que dices sea cierto, porque verdaderamente no deseo
contraer matrimonio con aquel príncipe. -dijo melancólicamente Tomoyo.

-Vamos. no te desanimes!!! Además mañana tienes la posibilidad de verlo.

-Por qué lo dices??? -preguntó interesada Tomoyo.

-Porque sus señores padres deben viajar al palacio del duque por
negocios, partirán mañana y no regresaran hasta muy entrada la noche
-explicó la muchacha. Una gran sonrisa se dibujó en el rostro de la
princesa.

-Pues entonces necesito que le digas que vaya al lugar que acordamos, y
que lleve lo que le pedí -dijo Tomoyo.

-No te preocupes por nada. mañana a primera hora iré a entregarle tu
recado -dijo la joven- Ahora es mejor que te cambies. toma -dijo
entregándole un vestido azul con ribetes celestes. En la cintura llevaba
un listón también celeste- Este vestido te queda hermoso.

-Aunque estoy segura que a ti se te vería mucho mejor.

-No, no lo creo. pienso que no luciría demasiado. no como a ti -dijo
tranquilamente la muchacha.

-Tienes razón -asintió Tomoyo, frase que hizo que Sakura levantase la
mirada, dirigiéndola a la princesa- En ti luce mejor el rosa.

-Qué??? -dijo la muchacha que momentos antes se sentía destrozada por el
comentario de su amiga. A pesar de las diferencias sociales, Tomoyo y
Sakura tenían una muy buena amistad, y la doncella se había convertido en
la confidente de la princesa.

-Pues eso. a ti te queda mejor el rosa -en ese momento la interrumpió
otra muchacha que ingresaba a la habitación.

-Discúlpeme princesa Tomoyo. ya es hora de que baje a la cena. Su escolta
ya está aquí.

La muchacha salió de la habitación junto a Sakura, mientras la princesa salía un poco después. Inmediatamente el joven que la escoltaba comenzó a caminar siguiendo a Tomoyo. La princesa no se había percatado que quien la escoltaba no era un guardia de palacio. Repentinamente el soldado la tomó por el brazo y sin darle tiempo de reaccionar, la besó apasionadamente. la muchacha sin abrir los ojos se separó del soldado y dijo:

-Eriol. qué haces aquí?

-Bueno. no podía esperara hasta mañana para verte -dijo el joven de ojos
azules como el mar. Su pelo era negro azulado, le llevaba a la princesa
una cabeza en altura -mi hermoso diamante marino.

-Yo tampoco. pero sabes que si te descubren te matarán.

-Qué importa correr ese riego si al menos puedo tenerte a mi lado unos
minutos -dijo el joven.

-No digas eso! Lo que menos deseo yo en este minuto es que te alejen de
mi. -dijo la princesa bajando la mirada.

-Pues por el momento no tenemos otra opción. bella princesa usted
contraerá matrimonio con el príncipe del este dentro de un mes -dijo
nuevamente el muchacho.

-Sabes que daría lo que fuese por evitar ese compromiso! -exclamó la
muchacha.

-Incluso dejarías a tu familia, tu herencia y tu título de nobleza?
-preguntó el joven. A pesar de todo el sabía que eso era imposible, pues
él nunca permitiría que Tomoyo lo dejase todo por él.

-Yo. -la princesa dudó unos momentos. Dejar la herencia y su título de
princesa no le molestaba. Pero alejarse de su familia le dolería mucho.
además debía pensar en el bienestar del pueblo. Si el matrimonio no se
llevaba a cabo, el peligro de caer bajo el dominio del rey del norte,
Shinichi, era inminente -lo siento. yo.

-No necesitas disculparte. Ya sé que te preocupa el bienestar de tu
pueblo, y eso me alegra mucho -e inmediatamente cambió el tema-
Entonces. nos veremos mañana a las tres en el bosque de sombras.

-Ahí estaré -murmuró Tomoyo pues en aquellos momentos ingresaba otro
guardia de palacio quien había sido enviado por la reina para llevar a su
hija al comedor. El soldado intercambió unas miradas con Eriol y luego
dijo:

-Majestad. su madre envió por usted. solicita su presencia en el comedor
de inmediato.

-En este momento me dirigía hacia allí -contestó secamente la muchacha,
quien comenzó nuevamente a caminar. Eriol se había detenido allí, y
cuando se iba a retirar escuchó la voz del soldado.

-Oye tú. eres nuevo aquí?

-Por que me lo preguntas? -dijo el muchacho.

-Acaso no sabes que debes acompañar a la princesa hasta el salón y
dejarla allí? Hazlo ahora! -ordenó el guardia.

-Si señor -contestó Eriol quien no deseaba levantar mas sospechas.

-Estos nuevos soldados. más vale que hable con Aya para que entrene bien
a la nueva guardia de palacio -dijo el guardia mientras caminaba en
dirección contraria a la de los jóvenes. Tomoyo comenzó a reír.

-Por qué ríes? -preguntó Eriol al alcanzar a la muchacha.

-Ese guardia te confundió con uno de mis escoltas.

-Supongo que no sabrá quien soy. Muy pocos lo saben.

-Creo que si se hubiese enterado que eres el hijo del marqués de
Kamuiryu, habría muerto de la impresión -dijo la princesa esbozando una
sonrisa.

-Te ves muy hermosa cuando sonríes. -el muchacho la besó nuevamente.

-Dios santo! -se escuchó la exclamación de Sakura, quien venía en
búsqueda de la princesa y se había encontrado con aquella escena
-princesa Tomoyo, marqués Eriol! Sabe que no debería estar aquí con él.
hace algunos minutos su madre estaba decidida a venir por usted, y yo le
pedí que me permitiera venir en su lugar. Sabe lo que hubiese sucedido si
la encuentra así?

-Me hubiese encerrado en un claustro hasta el día de mi boda. -muchas
gracias Sakura.

-Sabe que no es nada. pero prefiero que no se arriesgue tanto. Además
mañana se verán nuevamente -dijo la doncella en tono reprobatorio.

-Ya lo sabemos. Eriol es mejor que te vayas, pues si entras en ese salón
como mi escolta mi padre podría descubrirte -dijo la princesa.

-Como quieras. nos vemos mañana. Y también espero verte a ti Sakura -dijo
el joven marchándose.

-Irás? -preguntó Tomoyo.

-Claro. de lo contrario querrán que la acompañe una escolta y las
doncellas de la reina. Conmigo y Yue será más que suficiente.

-Por supuesto. nunca he tenido problemas para salir cuando ustedes me
acompañan. Qué lastima que Yukito no pueda ir verdad? -preguntó
inquisidoramente Tomoyo. Sabía que la doncella sentía algo especial por
Yukito. Inmediatamente Sakura se sonrojó.

-Bueno. recuerde que él es el primer oficial y mañana deberá partir con
sus padres. ahora es mejor que vaya a cenar o de lo contrario si tendrá
problemas -dijo la muchacha evitando el tema.

La princesa bajó las escaleras e inmediatamente se encontró frente a unas amplias puertas de roble. los guardias que allí se encontraban abrieron estas y la princesa hizo su aparición.

-Por fin. Hija mía dónde te encontrabas? -preguntó el rey Fuutara.

-Lamento la tardanza. tuve algunos inconvenientes y demoré un poco en mi
llegada -dijo la muchacha mientras recordaba el beso que le había dado el
muchacho minutos antes. Instintivamente se pasó los dedos por sus finos
labios.

-Hija. te sientes bien? -interrogó la reina Sonomi al ver la extraña
actitud de su pequeña.

-Si madre, disculpa mi distracción -se disculpó la muchacha -me enteré
que mañana saldrán.

-Debemos presentarnos en el palacio del duque. asuntos de negocios -dijo
tranquilamente la reina.

-En ese caso ya que ustedes no estarán aquí. podría dar un paseo mañana
por la tarde? -preguntó inocentemente la muchacha.

-No es peligroso que pasees sola por el reino? -preguntó su madre.

-Madre no creo que sea peligroso. Además no iré sola. Yue me escoltará y
también llevaré a mi doncella, Sakura. -explicó la joven.

-Pues si Yue va me quedo tranquilo -dijo el rey que no había pronunciado
palabra durante todo ese rato. El rey confiaba mucho en Yue, pues había
sido recomendado por el propio Yukito Tsukishiro, el primer oficial de su
armada. Además este siempre había mostrado lealtad y responsabilidad al
reino.

-Muchas gracias padre -dijo Tomoyo quien ya había terminado la cena- Con
tu permiso padre, madre. me retiró a mis habitaciones.

-Ve con tranquilidad.

La muchacha salió de aquel salón y se dirigió a sus aposentos. Al llegar ahí, se recostó en su cama y se durmió.
**********************

Mientras tanto en el reino del este, un joven caminaba por los jardines de un gran castillo. pensaba en lo que le había dicho su madre días atrás.

***Flash-back***

-Hijo, tu sabes que con la muerte de tu padre nuestro reino ha estado
inestable.

-Si lo sé madre, pero yo no podré optar al trono hasta dentro de tres
semanas, que será el día de mi cumpleaños. Recuerda que solo puedo
ejercer el cargo de rey siendo mayor de edad -dijo tranquilamente el
joven de ojos marrones.

-Es de eso que quiero hablarte. He tomado una decisión -dijo la madre- Te
he comprometido con la hija de los reyes del reino del sur.

-Qué??? Madre como te atreviste!!! -exclamó furioso el joven.

-Era la mejor opción para nuestro reino. Además esta unión nos
beneficiará de gran manera -dijo la reina del este- Cuando ustedes
contraigan matrimonio unificaremos ambos reinos para protegernos de
Sinichi.

***Fin flash-back.***

-Beneficios. -repitió el joven- todo en mi vida ha sido arreglado para
recibir beneficios a cambio. Al menos me gustaría que mi matrimonio no lo
fuera. que al menos pudiese sentir algo especial por ella.

El joven regresó al castillo muy apesadumbrado. En su corazón pesaba la idea de partir, dentro de tres días, al reino del sur para cumplir con el anuncio oficial del matrimonio.

*************************

Reino del sur. día tercero desde el anuncio extraoficial del compromiso.

-Tomoyo despierta -decía dulcemente una muchacha mientras movía a la
joven que dormía en una hermosa cama adoselada.

-Ya amaneció??? -preguntó la muchacha mientras bostezaba delicadamente.

-Si. sus padres se irán dentro de una hora así que es mejor que se
levante. recuerde que ellos regresarán tarde -Sakura le dirigió una
mirada cómplice.

-Tienes razón. -dijo la joven saliendo de su ensoñación -es mejor que me
levante para despedirlos.

-Yo también pienso lo mismo. Hablé con el joven Eriol hace un rato.

-Dónde??? -preguntó interesada la princesa.

-Bueno. él apareció en el mercado.-explicó la muchacha -me dijo que te
esperaría a las 2:00 en el bosque.

-Pues ahí estaremos -dijo decidida la princesa mientras Sakura le
entregaba sus ropas.

-Como usted. perdón como tú digas -dijo Sakura.

*********************

Reino del este. día tercero del anuncio extraoficial del compromiso.

El joven de ojos marrones aun dormía cuando su propia prima llegó a despertarlo.

-Shaoran ya despierta!!! -gritó al oído del joven la muchacha. Esta era
una joven de estatura media, ojos rojizos y cabello negro, hasta la
cintura que normalmente llevaba atado en dos rodetes.

-Meiling!!! -exclamó el joven- por qué tienes que despertarme de esa
forma???

-No lo sé. pero como no reaccionabas te grité. -Meiling era la única
joven en el reino que se atrevía a hablar de aquella forma con el
príncipe Shaoran. Todos los demás conocían el carácter del joven, y
sabían que debían tratarle con sumo respeto.

-Vete para que me pueda vestir -ordenó el joven.

-Pues ya me iba -dijo dolida la muchacha- solo quería avisarte que tu
madre desea hablar contigo. te espera en el salón.

-Dile que bajaré en seguida -dijo el joven. Meiling se retiró de
inmediato al notar el humor que traía su primo aquel día.

El joven bajó minutos mas tarde a reunirse con su madre. Al llegar al salón.

-Madre. Meiling me avisó que deseaba hablar conmigo. En que puedo
servirle? -preguntó cortésmente el joven.

-Bueno. debo comunicarte que partiremos hoy al sur -dijo la reina Ieran.

-Hoy??? Pero madre. no se supone que partiríamos mañana? -preguntó
sorprendido el joven.

-Si. así lo cría yo también pero los planes han cambiado. Partiremos
dentro de una hora. si tenemos suerte llegaremos al palacio real del sur
en la tarde. Recuerda que en dos días se llevará a cabo la fiesta del
anuncio de la boda -dijo sin cambiar su expresión la mujer- viajaremos
allá y regresaremos para la boda que se efectuará en este reino. Es el
nuevo acuerdo al que hemos llegado con los reyes del sur. es mas seguro
que el matrimonio se lleve a cabo en nuestras tierras.

-Eso significa que mi cumpleaños.

-Se celebrará en el sur. Ya te dije, solo tu boda se llevará a cabo aquí
-explicó Ieran con tono decidido.

-Como usted lo ordene -contestó resignado Shaoran- con su permiso. me
retiro.

El joven regresó a su habitación y luego de un rato emprendió rumbo al sur.

***************

Reino del sur.

Mientras tanto los padres de Tomoyo ya habían iniciado su viaje, y la princesa se preparaba para aquella salida tan esperada.

-Se encuentra lista? -preguntó la doncella.

-Si. y Yue?

-Nos espera en la puerta. tranquila Tomoyo.

-Si. debo tranquilizarme. respirar profundo. -dijo la joven -estoy lista.
vamos.

-Como usted diga -acató Sakura. Salieron d la habitación y se encontraron
con un joven de aproximadamente 22 años, de cabello largo y gris, y unos
ojos también grises.

-Se encuentra lista majestad Daidouji? -preguntó cortésmente el joven.

-Si -asintió la joven.

-Permítame dirigirla a su carruaje -dijo Yue comenzando a caminar. Tomoyo
y Sakura lo siguieron.

Llegaron a un carruaje que había sido preparado para la salida de la princesa. Ambas jóvenes subieron, y luego Yue se hizo cargo de dirigirlo a su destino. Cuando llegaron al bosque de las sombras, el carruaje se detuvo, y Yue ayudó a descender a ambas muchachas. El lugar era hermoso, lleno de vida, con frondosos árboles y variada vegetación. Los pájaros trinaban alegremente. Sakura sabía que a pasar de su apariencia, aquel bosque guardaba variados secretos, por lo que la gente prefería evitar su visita. Era por ese motivo que Eriol y Tomoyo se reunían en aquel lugar. Ambas jóvenes caminaron por aquel lugar, seguidas de cerca por Yue, hasta llegar a un pequeño riachuelo. Allí, de pie esperaba Eriol.

-Mi bella princesa -dijo el joven besando la mano de Tomoyo. Los minutos
se hacían eternos sin su llegada.

-Pues debo decirle joven Eriol que para mi también fue dura la espera
-dijo la princesa siguiendo el juego de Eriol.

-Con su permiso yo me retiro -dijo Sakura quien no deseaba entrometerse
en el medio.

-Pero. bella Sakura permítame saludarla -dijo Eriol acercándose a Sakura
y tomando su mano para besarla. Tomoyo reía al ver el nerviosismo de
Sakura.

-Ya deja en paz a Sakura, Eriol. la pones nerviosa -dijo Tomoyo.

-Es que ese es el efecto que produzco en las mujeres -dijo el joven.
Tomoyo lo miró de forma extraña y luego se volteó.

-Pero princesa. usted sabe que es la única en mi vida -dijo Eriol
acercándose a Tomoyo, y tomando suavemente su mano. Sakura se alejó del
lugar, hasta llegar a donde se encontraba Yue.

-Que haces? -preguntó inocentemente la joven.

-Lo mismo que hago cada vez que vengo a este lugar. Observo la naturaleza
que hay aquí -respondió lacónicamente el joven. Luego miró a la pareja de
Tomoyo y Eriol.

-Por qué nos ayudas? Sabes que si el rey se entera tu vida correría
peligro -preguntó la joven, intentando no parecer imprudente.

-Pues lo mismo pregunto -dijo Yue.

-Bueno. yo los ayudo porque puedo ver en los ojos de la princesa un
brillo especial cada vez que se ve con el joven Eriol. Se que ella lo
ama. Y estoy segura que él siente lo mismo por ella -contestó Sakura
-ahora dime tú por qué los ayudas?

-Porque me recuerdan a mí a esa edad. Yo también estuve enamorado y solía
verme a escondidas con Kaira -dijo Yue recordando parte de su pasado.

-Si no soy muy indiscreta. qué le sucedió a Kaira? -preguntó Sakura.

-Fue asesinada por el padre del rey Sinichi.

-Qué? -exclamó Sakura sorprendida.

-Yo soy del norte. vivía en un pequeño pueblo en la frontera con el reino
del oeste. Un día tropas de soldados atacaron la cuidad, destruyendo a su
paso todo lo que encontraron, y llevándose consigo a las mujeres. La
mayor parte de los hombres fueron asesinados. yo fui herido pero me salvé
gracias a los cuidados de Tsukishiro, que me encontró agonizando. En
aquellos días él realizaba un encargo para los padres de la princesa.
Amablemente me trajo hasta aquí y me curó -dijo el guardia.

-Ya veo.

-Luego me enseñó a luchar y me recomendó ante el rey para ser guardia de
palacio -continuó el joven- tiempo después me enteré que aquellas mujeres
fueron asesinadas. solo algunas lograron escapar. De ellas no se sabe su
paradero.

-Lamento haberte hecho recordar aquellos sucesos -se disculpó la
muchacha.

-No te preocupes. esos recuerdos son ya parte de mi pasado -dijo Yue
regresando a la misma expresión fría de siempre.

-Pequeña Sakura!!! -se escuchó un grito lejano.

-Por qué siempre me dice pequeña!!! Tengo un año menos qué él -alegó la
muchacha.

-Sakura. creo que es hora que regresemos al castillo -dijo Tomoyo.

-Por mí no hay problemas -dijo amablemente Sakura.

-Pequeña Sakura -dijo Eriol tomando su mano y besándola -fue un placer
volver a verla. Princesa. con su permiso -se acercó a Tomoyo y la besó
delicadamente- nos veremos próximamente.

Amabas muchachas regresaron al carruaje. Eriol se quedó allí inmóvil. pero Yue también se había detenido.

-Te advierto que la cuides mucho -dijo el guardia.

-Por qué me dices eso? -preguntó el joven.

-Dos cosas. Primero. no sabes en que momento puedes llegar a perderla.
Recuerda que es la prometida del príncipe del este. Segundo. si la llegas
a dañar no vivirás para contarlo -amenazó Yue.

-No necesito tus amenazas -replicó Eriol -yo la amo y buscaré la forma de
evitar ese matrimonio -terminó el joven dando media vuelta y adentrándose
en el bosque.

-Así lo espero. si esa boda se llega a realizar un fin trágico será la
consecuencia. no está en el destino de la princesa contraer matrimonió
con el príncipe del este. ni tampoco en el futuro de aquel príncipe amar
a una persona de la realeza.

El joven se dirigió al carruaje y luego llevó a la princesa de regreso al castillo. Allí se encontraron con una gran sorpresa. La reina del sur había llegado una hora atrás. Sakura no se encontraba presente pues había sido enviada a la habitación de la princesa.

-Al fin aparece princesa Tomoyo -dijo Ieran en tono reprobatorio.

-Lamento mi tardanza majestad. pero yo tenía entendido que llegarían
mañana. de haberlo sabido hubiese cancelado mis planes -dijo Tomoyo
dulcemente -su hijo no vine con usted?.

-Mi hijo se disculpó puesto que se sentía algo mal. al parecer el viaje
lo agotó demasiado.

-No hay problemas. -dijo Tomoyo -en cuanto a mis padres regresarán dentro
de una hora. Rika! -llamó la joven a una de las doncellas de su madre que
no había ido al viaje. Ésta tendría su edad.

-Mande majestad. -dijo la joven haciendo una reverencia a la muchacha.

-Avisa en la cocina que preparen un gran banquete para festejar la
llegada de la comitiva del este. Quiero que esté listo cuanto antes
-ordenó Tomoyo.

-Si señorita. con su permiso -la doncella se retiró del lugar.

-Kenia -llamó a otra de las doncellas -muéstrale las habitaciones que
utilizará la reina y su hijo durante su estadía.

-Princesa. el joven príncipe del este ya se encuentra en su habitación.

-Entonces enséñale el camino a la reina -agregó Tomoyo.

-Por supuesto. con su permiso, majestad sería usted tan amable de
seguirme?

-Si -Ieran salió tras la muchacha y fue seguida por su escolta personal.

Tomoyo se dirigió a sus aposentos. Allí se encontró con Sakura que observaba por la ventana el atardecer.

-Qué te sucede? -preguntó la princesa.

-Nada. solo miraba el atardecer -dijo la joven apartando la vista de la
ventana- Me enteré que su majestad, la reina Ieran del este ya esta aquí.

-Si. llegaron antes.

-Pues deberá prepararse entonces para la cena. debe verse hermosa -dijo
la doncella.

-Eso supongo -dijo Tomoyo -Sakura. necesito pedirte un gran favor.

-Dígame.

-Podrías ir al pueblo y decirle a Eriol que han llegado antes y que no se
meta en problemas???

-Pues si eso te hace estar tranquila lo haré. pero promete que te
prepararás para la cena -dijo la muchacha.

-Está bien. ahora vete de inmediato. no quiero que te demores mucho -dijo
Tomoyo -sabes que es peligroso que una joven camine sola ya caída la
tarde.

-No te preocupes -la joven salió inmediatamente de la habitación y se
dirigió a la puerta de salida de los trabajadores.

*****************

Mientras tanto un joven caminaba algo distraído por las calles de aquel reino, pensando en lo que pronto sucedería, y el futuro que le esperaba. Creía que jamás llegaría a sentir amor por alguna mujer. Sabía que nadie allí se imaginaba quien era él, o de donde venía. Para todas las personas de ese lugar era un muchacho más. Le gustaba la idea de sentirse libre de hacer lo que quisiera. Cuando llegaba a la plaza de los mercaderes, chocó con un hombre, al parecer un soldado, que era más grande que él.

-Niño idiota!!! Acaso quieres pelear???

-No. esa no es mi intención!!! Yo solo caminaba distraído -dijo Shaoran.
El hombre desenvainó una espada, y lanzó una estocada al joven, quien
logró esquivarla.

-Que te pasa???

-Vamos niño. o acaso eres un cobarde??? -decía el hombre a modo de burla,
lo que molestó mucho a Shaoran.

-Ni lo sueñes!!! -el joven le quitó la espada a otro de los soldados que
caminaba por ahí -en guardia!!! Así comenzó una batalla de espadachines.
Ambos parecían dominar a la perfección aquella arma. Pero en ese momento
Shaoran llevaba la ventaja. Nadie aun había notado la pelea. En ese
momento pasaba distraída una joven, quien no se dio cuenta de los que se
encontraban batallando. El hombre al notar su desventaja, Sujetó a la
joven, poniendo la espada en su cuello. Shaoran reaccionó de inmediato.

-Déjala ir. ella no tiene nada que ver con esta pelea -exigió el joven.

-Por que tendría que obedecerte??? -preguntó el hombre en tono burlesco.

-Porque yo soy. -pero se detuvo de inmediato pues había recordado que
vestido de aquella forma nadie creería que era el príncipe del este.

-Suéltame -gritaba Sakura mientras intentaba en vano zafarse del soldado.

-Ja, ja. hagamos un trato suelta tu espada y yo suelto a la chica.

-Acepto -dijo Shaoran sin dudarlo un momento.

El joven soltó la espada, y el hombre lanzó a Sakura, cayendo ésta al piso. Shaoran dirigió su mirada a la muchacha y no alcanzó a evitar una estocada que le propinó el soldado. La filosa hoja penetró en su cuerpo, por la espalda, en el lado inferior derecho. El muchacho sintió un agudo dolor que desapareció mientras su visión comenzaba a ponerse borrosa. El soldado, al ver lo que había hecho, huyó del lugar. Luego de unos segundos y sin poder mantenerse en pie, el joven cayó al piso. Sakura inmediatamente se levantó y se dirigió al lugar donde el joven había caído. Al verla éste le dijo casi en un susurro:

-Te encuentras bien???

-Como se te ocurre pensar en eso ahora!!! -regañó la muchacha -Dios
Santo!!! Estás sangrando mucho!!!

-No es nada. ya se me pasará -dijo el joven intentando ponerse en pie.
Al instante volvió a caer.

-Ven te llevaré a un lugar seguro para que puedas descansar.

La muchacha pasó el brazo del joven por su cuello y con mucho trabajo lo llevó hasta una pequeña casa que fue de sus padres cuando éstos vivían y que ahora le pertenecía. A pesar de que ella vivía en el palacio, visitaba con regularidad aquella casa que le traía paz a su corazón. Dejó al joven recostado sobre una cama y rápidamente buscó unos paños, algo de vendaje, y agua para curar la herida. Por suerte había logrado detener la hemorragia. El joven estaba inconsciente, lo que preocupaba muchísimo a la joven.

***************

Mientras tanto en el castillo.

-Disculpe la tardanza Majestad. -dijo Tomoyo que en esos momentos
ingresaba al salón con un hermoso vestido en tonalidades amarillas.

-No te preocupes. mi hijo no ha respondido a mis llamados. eso significa
que debe estar dormido -creo que no podrá bajar a la cena.

-Por mi no hay problema. -en ese momento aparece una doncella que avisa
lo siguiente:

-Su majestad Fuutara y la reina Sonomi se encuentran aquí -dijo la
muchacha mientras ingresaban al amplio salón los padres de la princesa
Tomoyo.

-Ieran. un gusto verte aquí. -dijo Sonomi.

-Para mí también, aunque las circunstancias que me traen con antelación
no sean las mejores.

-Que sucedió? -preguntó el rey Fuutara.

-Preferiría que ese tema lo pudiésemos conversar en privado -dijo la
reina observando a Tomoyo.

-Si lo desean yo me retiro a mis habitaciones -dijo Tomoyo.

-No te preocupes hija. tendré tiempo para hablar de eso -agregó Ieran.

-Y dónde esta tu hijo? -preguntó Sonomi preocupada por la ausencia del
príncipe.

-Madre. el joven se sentía un poco mal así que no cenará con nosotros
esta noche.

Ninguno de ellos imaginaba que no muy lejos de ahí, en una pequeña casita, el joven príncipe del este se encontraba herido, y era cuidado por una de las doncellas del palacio.

Ya muy entrada la noche, Sakura decidió que se quedaría allí, cuidando del extraño muchacho. Sabía perfectamente que el joven no era del pueblo. pero había algo que le impedía dejarlo a su suerte, aun pudiendo ser un ladrón o un completo desconocido. No, él no era esa clase de persona. ningún ladrón la habría salvado arriesgando su propia vida. Mientras se encontraba absorta en sus pensamientos el joven despertó.

Nota de la autora: Qué les pareció la historia??? Les gustó??? Pues debo decirles que a mi si.!!! Y que piensan del compromiso entre Tomoyo y Shaoran. toda una locura.!!! Como saldrán de esa??? Tomoyo ama a Eriol. Y el encuentro entre Sakura y Shaoran??? No les parece extraño!!!! En todo caso en el próximo capitulo sabremos que piensan Sakura y Shaoran al respecto. y en cuanto a la desaparición del príncipe. ahí si que se va a formar un graaan lío!!!!

En esta ocasión agradeceré a Nico, quien siempre me apoya antes de subir alguna historia nueva, y que me apoya para continuar con las otras. y a Dark. ahora si lo puse como me pediste!!! que aun espera el capítulo 4. ya lo termine!!!!

Ah!!! Recuerden. si les gustó la historia. DEJEN REVIEWS!!!! Miren que he estado muy deprimida por culpa de eso.

Alguna duda, comentario, bomba lo que sea al mail maniatica_15@hotmail.com