Todo inicio en una noche normal en Musufatu.

Las calles y los edificios estaban en su etapa final de actividades cuando el cielo retumbó y creó una honda sonica que destruyó la mayoría de las ventanas de los masivos edificios de la ciudad. Decenas resultaron heridos mientras que miles huían ante el pánico del colosal objeto que descendía de las nubes.

Era una nave, una nave alienígena cuyo avistamiento se había notificado hace 2 meses cuando los noticieros del mundo confirmaron la existencia de seres de otro mundo fuera del planeta. Les habían mostrado imágenes tomodas de los satélites en órbita y las malditas cosas daban miedo ante su apariencia: Era como un conglomerado de edificios que daba la apariencia de un palacio, llevaba consigo un emblema de un águila de dos cabezas chapadas en oro en los costados de la nave.

La nave alíen descendió de las nubes, luego dos más, luego otras seis hasta ser una docena. Todas y cada una tenía la altura de edificios y la longitud de pistas de aterrizaje y cada una de ellas estaban rodeando toda la ciudad.


En una planta de departamentos. Izuku Midoriya estaba sentado en el sofá de su muy preocupada madre quien la tomó de la mano mientras ambos veían las noticias de último minuto. El aspirante a héroe estaba demasiado preocupado ante la imponente vista de las titánicas naves alienígenas que llegaron a su ciudad. Un dato que agregó combustible a su angustia fue que se habían reportado los mismos avistamientos en el mundo entero en la ciudades mas pobladas o importantes del mundo. Los enormes cruceros provocaban un aborigen de miedo y asombro.

El resto de los estudiantes de la 1-A mostraban la misma sensación junto con sus familias. Nadie aquí tenía idea de lo ocurriría en el futuro.

Pero sea lo que sea que esté por pasar, cambiara permanentemente la historia del mundo.


En las calles de Mustufatu: Los héroes al servicio y uno que otro civil estaban en total conmoción, algunos grababan con sus teléfonos y otros solamente se quedaron para saber que estaba pasando pese a las advertencias de estos primeros. Los héroes fueron rápidos e eficientes con las evacuaciones de edificios, rescate de civiles heridos y frenando en seco cualquier escaramuza. Algunos héroes como Hawks, Best Jeanist y Edgeshot surcaban los cielos a un par de kilómetros lejos de las naves para darle a sus compañeros los detalles de estos visitantes de las estrellas.

Decenas de héroes junto a comisarías policíales, regimientos de la guardia civil y del ejército vinieron

Las naves se esparcieron en diferentes sitios de Mustufatu mientras que el más grande las naves se quedó en la plaza en la cual el héroe número uno de Japón: Endeavour estaba junto al top 30 y algunos miembros del ejército japonés.

El héroe llameante mostraba una mirada de lo más seria mientras que en el interior se encontraba muy perplejo y sin saber que hacer. La nave alienígena ya estaba descendiendo y con cada segundo que pasaba se hacía más grande a tal punto que podría ocupar una gran parte de la ciudad.

Alrededor de la nave desconocida había varios helicopteros del ejército más un par de las noticias quienes estaban grabando todo desde el aire. Un resonante aullido se escuchó cuando la enorme nave se detuvo a tan solo medio kilómetros de distancia entre los techos de los edificios. Los héroes se mostraron totalmente alertas con algunos rostros temerosos pero por nada del mundo se marcharían. Si estos aliens buscaban algún problema, siempre estarán los héroes para hacerles frente.

Paso más de veinte minutos y la nave no daba señales de algo, lo mismo sucedía con las otras naves quienes se quedaron suspendidas gravitacional.

"Esta tension me está matando." Miruko (la heroina número 5) dijo totalmente impaciente al resto de los héroes reunidos. "Alguien sabe que está pasando con esas malditas cosas?"

"Nadie lo sabe..." Crust respondió soltando una exhalación contenida. Jamás en su vida se sintió tan nervioso como ahora. "Nadie ha reportado señales de movimiento desde hace casi media hora."

"Hawks." Gang Orka llamó al héroe número dos el cual estaba discutiendo discretamente algunas cosas con Endeveaur.

"Si?" Hawks preguntó sorprendentemente tranquilo.

"Le has dado varias vueltas de reconocimiento a esa cosa. ¿Puedes darnos detalles sobre eso?"

El héroe alado de cruzo de brazos adoptando una actitud seria. "No puedo decirlo con claridad, pero el gigantesco Ovni poseía gigantescos cañones o algo parecido a puertos de misiles tan grandes que reducirían a toda Mustufatu a la nada."

Eso provocó que el temor infundido en sus corazones se volviera más pesado. No importaba lo que hicieran, con tan solo un mero pensamiento de estos visitantes, podrían matarlos a todos en este mismo instante.

¿Pero porque no lo han hecho todavía?

"Maldita sea... ¿hablas enserio?" Ryuku murmuro sintiendo un inmenso frío en sus ante brazos y por instinto propio de los cubrió con ambas más manos. "Esto es una mierda."

Pasos pesados se oyeron y todos vieron que Endeveaur

"Todavía no ha pasado nada. A los militares se les dijo que se mantuvieran al margen y esperaran."

"Cómo crees que terminará esto?" Gang Orca pregunto al heroe número uno.

"No puedo decirlo con certeza, pero una cosa en si es totalmente segura: el destino de la humanidad se decidirá este día."

Muchos héroes jadearon mientras otros tragaron y algunos se mostraron impasibles como Orca, Hawks y Endevour.

Otro sonido atronador retumbó por los cielos cuando una de las enormes naves abrió una especie de compuerta y de ahí emergió una nave más pequeña. Esta nave era más gruesa y voluble como un caza, estaba pintado de un anaranjado rojizo con algunas franjas negras y un emblema con forma de gota negra con alas negras.

La pequeña nave voló entre los edificios, el rugido de los motores de esa cosa sonaban como un animal enojado. La nave descendió hacia el centro de la plaza y se detuvo en el aire a tan solo unos diez metros lejos de la estatua de All Might.

Los héroes se cubrieron los rostros al sentir la ráfaga de aire que emanaba, la maldita cosa era más grande de cerca. Los militares presentes se movilizaron y prepararon sus armas mientras que los Héroes se preparaban física y mentalmente para el primer contacto con esta fuerza alienígena.

Paso un minuto cuando la nave espacial estacionó sobre el suelo, el ensordecedor sonido del motor se fue atenuando lentamente hasta solo ser un zumbido. Los corazones de Miruko, Hawks, Ryuku, Midnight y Sliding'go latieron en sus gargantas de emoción; cada segundo que pasaba se sentía como una eternidad para los jóvenes héroes.

Una compuerta se abrió en el costado de la nave provocando un jadeo colectivo en algunos miembros de la policía y la guardia civil. Y fue ahí que aparecieron los primeros alienígenas.

Eran masivos, llevaban grandes y voluminosas armaduras cuya altura podría incluso superar a All Might, sus armaduras combinan con el color de la nave y partes de la armadura como las rodilleras, las hombres y el casco les daban una apariencia medieval. Vinieron en una docena y todos ellos llevaban armas tan gruesas como los brazos de Death Arms y espadas los cuales eran una tenebrosa combinación de un machete y una motosierra.

Los alienígenas se movilizaron con la mayor seguridad y confianza del mundo, como si la presencia del ejército y los héroes no fueran un peligro para ellos mismos; Se formaron hasta ser un semi-circuló que rodeaba la rampa.

Luego apareció…

Si estos seres eran masivos, el siguiente que apareció era un Gigante: le llegaba a los otros seres de gran armadura tres cabezas de alto, llevaba puesto una armadura ornamentada que se le consideraría una auténtica belleza y el factor mas característico era las enormes alas blancas sobre su espalda, a las blancas y majestuosas como las de un cisne cuyas plumas inferiores brillaban con una marisma de colores hipnotizantes.

Su mera presencia genera una presión y asombro por parte de todos los individuos presentes en la plaza, el gigante bajo por la rampa de la nave y se quedó en él centro junto con los otros seres de armadura roja para después contemplar y analizar a la gente que había en su alrededor.

El silencio en la plaza era absoluto, como si la mera presencia de este gigante haya robado todo el sonido del sitio. Los héroes se quedaron mudos ante la imponente presencia de este gigante de asombrosa armadura el cual parecía ser el líder de estos aliens; los militares, la guardia y la policía quedaron petrificados con sus armas apuntando hacia los extranjeros del espacio exterior y los ciudadanos que se quedaron para ver no dijieron ninguna palabra mientras grababan al imponente set con sus cámaras y teléfonos.

La luz de un helicóptero de noticias hizo foco en el gigante quien había captado su atención, luego camino hacia los héroes donde los seres de armadura roja se hicieron aún lado para darle camino al imponente gigante.

"Está viniendo…" Miruko susurro con una gota de sudor bajando sobre su frente hasta su barbilla.

"Que hacemos…? Deberíamos atacar…?" Sliding'go pregunto con mirada temblorosa hacia el resto de los héroes.

"Tranquilos…" Hawks silencio a los dos héroes con una mirada muy tensa y fruncida. "No hagan ningún movimiento brusco."

Solo el héroe número uno era la imagen de la calma absoluta, mantenía un rostro pétreo que podría haber nacido con el, sus brazos estaba entre juntados y su postura era recta al igual que un pilar.

Pero el interior de él estaba en total desorden, no sabía exactamente qué iba a suceder a continuación, pero deseaba profundamente que esto no terminase en conflicto y averiguar lo que quería este gigante espacial.

El gigante se detuvo a sólo cinco pasos de los héroes, él aura imponente de este ser era abrumador para casi todos. Luego, lentamente movió sus enormes brazos hacia arriba donde estaba su casco; todos estaban expectantes y ansiosos al notar como este gigante estaba apunto de revelarles su identidad. Miruko, Midnight, Gang Orca y Ryuku esperaban que su rostro estuviera lleno de tentáculos o horripilantes deformaciones anfibias o tóxicas.

El gigante movió su casco al costado emitiendo un silbido de descompresión, pequeñas nubes de vapor escaparon en la parte inferior de su casco y lo levantó para revelarle a todo el mundo su rostro.


En la casa de Mina Ashido, la joven heroina en entrenamiento estaba en la sala junto con sus padres y algunas de sus compañeras de escuela como Jiro Kyoka, Toru Hagakure y Aja Tsuyu. Todos se encontraban viendo la televisión en el canal de las noticias en el momento exacto que el aterrador gigante espacial estaba quitándose el casco para revelarle al mundo entero su apariencia.

¿¡¡¡QUE!!!?

Todos los presentes se echaron literalmente para atrás con sus ojos abiertos como platos y sus quijadas abiertas de adsoluto impacto. No… no puede ser.


"¿¡QUE MIERDA!?" Katsuki Bakugo inmediatamente pegó la cabeza al televisor que había en su habitación con total asombro y impacto.


"Imposible! Que demonios!?" Eijiro Kirishima balbuceó cuando vio en el televisor de su sala junto con sus amigos.

"Meu deu!" Yuya Aoyama exclamó con una genuina cara de sorpresa. "Ese rostro…! La forma…! La tez de piel…! LA BRILLANTES DE SUS OJOS...!"

"Enserio es lo que parece ser?" Minoru Mineta preguntó temblorosamente como si lo que estaba viendo era irreal para sus ojos.


Ochako Uraraka abrió los ojos como platos y sus cachetes se tiñeron de un rojo profundo al ser observadora de la belleza inmaculada que se mostraba frente en pantalla.


Izuku casi se cae cuando el y su madre gritaron ante la impactante revelación que nadie pudo esperarse.

Ese gigante… ese… hombre…


Todo el mundo en la plaza se quedó totalmente mudo, el sonido había muerto y el silencio reinaba. Todos los héroes y el personal estaban en shock ante lo que tenían frente suya que era totalmente irreal. Las heroinas como Ryuku y Midnight estaban profundamente sonrojadas y con las bocas totalmente abiertas.

El gigante espacial puso su casco sobre su costado y dejó que su melena dorada cayera libremente por los costados de su cara.

Miruko no sabia que hacer, estaba totalmente indecisa de que haría a continuación, ya que todo lo que hacía era mirar el rostro de este hombre… no…

…este Ángel.

"Saludos, agraciados habitantes de este planeta." La voz de gigante era sublime y traía consumió un aire de calma total. "Soy Sanguinius, primarca de Los Ángeles Sangrientos de los Adeptus Astartes y representante del Imperio de la Humanidad."

Todos parpadearon como si hubieran despertado de un sueño y se quedaron expectantes como este gigante humanoide hablaba.

"Se que todos de ustedes están absolutamente confundidos, pero no temais, porque no se les va a hacer daño y estare dispuesto a darles todas las respuestas si él la oportunidad se presenta." Sanguinius hablo como una máscara de seriedad y rectitud. "Por ahora, quiero dirigirme a ustedes como una mano amiga no solo para mi, sino para mis hijos y hermanos."

Y fueron esas palabras que cambiaron la historia de la humanidad para siempre.