Podría dar millones de explicaciones por esta tardanza(como terminar la universidad, independizarme, irme a vivir con mi novio, tener una hija preciosa de año y medio…^^), pero creo que de todos modos no tengo disculpa alguna. Pasaron años desde mi última actualización, pero pensé que ahora que ya estaba mucho mejor, más centrada quizás, podría dedicarme a continuar mis fics. Bien, supongo que no me perdonaréis el retraso, pero aún así mil gracias por todo, por la gente que me sigue leyendo y por la que me empieza a leer. Mil gracias de corazón.

¡Dejen reviews please!

Shashira

*******************************************************

TODO: CAPITULO 11

No podía creer que estuviera en aquella fiesta, rodeada de todos sus amigos, y aún así se sintiera tan sola y desvalida. Cuando vio entrar a Draco a la fiesta, lo único que deseó fue lanzarse a sus brazos estrepitosamente, pero sabiendo las miradas de asombro y reproche que lanzarían los alumnos allí congregados se resistió, cruzando los brazos bajo sus pechos para no caer en la tentación.

"Al menos no está la estúpida troll de Pansy parkinson colgada de su brazo" se dijo para infundirse ánimos, y bebió un sorbo de su cerveza de mantequilla de forma distraída.

No quería divertirse, pero no pudo negarse a bailar una pieza con Neville, que le tendía una mano solícito mientras ella se la estrechaba con cariño y una sonrisa fingida en sus labios. Observaba a Malfoy de reojo, escudriñando la torre con los ojos grises entornados y haciendo algún que otro comentario a Zabinni, siempre escudado a su derecha.

- Ginny ¿me estás escuchando? - la pelirroja posó su mirada en la cara rechoncha de Neville, que parecía confundido.

- ¿Cómo?

- Te decía que no entiendo qué demonios hacen aquí esas serpientes, nadie los invitó a la fiesta.

Luna y Harry bailaban junto a ellos, sonriéndose continuamente.

- Bueno, yo los invité - adujo Harry, notando la mirada de reproche de Neville - ¡Vamos no pongas esa cara! ¡Es nuestro última noche juntos, podríamos hacer un esfuerzo!

El chico no respondió, sólo bufó de forma despectiva y continuó bailando alegremente con Ginny. Por su parte, Ron y Hermione susurraban en una esquina totalmente acaramelados, sus manos enlazadas dando fe del cariño que se profesaban.

Ginny suspiró abatida, deseando algún día tener la oportunidad de verse así de feliz junto a Draco, sabiendo que nada ni nadie podrían hacer algo para impedir que se quisieran. No más misterios, ni citas a escondidas; sino todo transparencia, paz y amor, mucho amor.

Busco a Dracon con la mirada, pero no lo encontró ¿dónde demonios se había metido ahora?

Entonces lo vio. Estaba justo detrás de Neville, ocultando su rostro bajo el antifaz, pero sus ojos grises le delataban. El corazón de Ginny se aceleró ¿Qué demonios estaba haciendo? Vio que alzaba una mano que iba directamente al hombro de Neville, y se paralizó de inmediato, sella de terror ¿será capaz de pegarle aquí, en medio de todos tal y como hizo con Harry?

Pero lo que sucedió a continuación, nadie lo esperaba, y todos, incluyendo a una Ginny Weasley pálida y temblorosa, no salían de su asombro.

Aquello directamente pasó a formar parte de las hermosas leyendas de Hogwarts.

*********************************************************

Draco Malfoy era un chico intempestivo, frenado a veces únicamente por su orgullo de serpiente empedernida. Y fue ese orgullo lo único que lo retenía para no ir y lanzarle una maldición imperdonable a Longbottom cuando estaba bailando con Ginny. Con SU Ginny. ¿qué demonios se creía que estaba haciendo, el baile del tonto?

- Joder, esto está que arde ¿no crees?

- Cállate Blaise - espetó volviéndose para fijar sus ojos en Zabinni que permanecía inmune a las amenazas Malfoy, bebiendo una cerveza de mantequilla que no le había visto coger en ningún momento.

- ¿De dónde sacaste eso?

- ¿Y tu por qué mundo volabas? - le respondió, señalando las manos de Draco - ¡Pero si has sido tú el que me la has traído! ¿No ves que también tienes una?

Se quedó en silencio, mascullando por lo bajo. Sus dientes rechinaban mientras observaba a la pelirroja contonearse sonriente ante el estúpido de Longbottom, que estaba rojo por las energías ya descargadas en el baile. Zabinni siguió la mirada de Malfoy, incrédulo ante lo que su inteligencia dejaba vislumbrar.

- ¡Joder que te gusta la Weasley! - gritó Blaise, pero Draco lo acalló de golpe dándole un codazo en las costillas - ¡eh, eso duele!

- ¡Si quieres publícalo ya de paso en "Corazón de Bruja"! - le espetó Draco, silenciándolo con la mirada - Te advierto que si alguien se entera de esto desearás no haber nacido… - alzó un dedo - Y va en serio ¿te enteras?

- ¿Y porqué no se lo dices directamente? - le interrogó Blaise, mirando de reojo a una Ravenclaw de sexto curso - Será tu despedida de Hogwarts.

Lo fulminó con la mirada, y el moreno tragó saliva, preguntándose qué demonios estaba haciendo mal para que su mejor amigo lo observara de ese modo.

- Oye Malfoy, acstrte una vez en la vida con una leona no es malo, de hecho, son unas fieras en la…

- No es un simple ligue Blaise - Draco le cortó. El muchacho negaba incrédulo - Ya te lo dije, me gusta de verdad, y no quiero estropearlo.

- Te estás quedando conmigo - sus ojos eran dos platos oscuros - Draco tú padre te va a matar, tu madre… bueno, ella creo que no lo soportará ¿sabes que son unos traidores a la sangre?¿qué acogen al cara rajada en su casa todos los veranos y sienten especial predilección por esa sangresucia de Granger? - lo cogió por la camisa, acercándolo más a él - Estás cavando tu propia tumba Malfoy, y Lucius te desheredará sí o sí.

El rubio se encogió de hombros, divertido por la reacción de Zabinni y apartó las manos del muchacho con violencia.

- Creo, Blaise, que tienes razón - corroboró, alisando la camisa allá donde Zabinni había puesto sus manos - Pero, por primera vez en mi vida, no me importa - Le dio su cerverza de mantequilla para que la sujetara - Y ahora, si me disculpas, hay una pelirroja que me está esperando.

- ¿Pero no decías que preferías mantenerlo en secreto? - le preguntó, pero el rubio no le hizo caso - Te estás equivocando Malfoy, ¡estás loco de remate!

- Ah, Blaise - chasqueó la lengua - Creo que no estuve mas cuerdo y liberado en toda mi vida.

Y se marchó con paso decidido hacia donde Ginny bailaba con Neville.

*************************************************************

- Longbottom ¿me permites?

Neville estaba nervioso, y sus manos aferraron la cintura de Ginny con fuerza y determinación.

- Tres son multitud, Malfoy - escupió las palabras con furia, lanzando chispas por sus ojos. Draco no se amedrentó, es más, parecía hasta más valiente.

- Ella es la que debería decidir ¿no te parece?

- Malfoy vete de aquí - el veneno de su alma se expandía en esas pocas palabras.

La mayoría de los alumnos permanecían expectantes a lo que sucedía, y la pelirroja parecía enmudecida por un hechizo silenciador, solo podía volver la cabeza de Neville a Draco, y luego de vuelta a Neville. Ron hizo además de abalanzarse sobre Malfoy, pero Harry lo sujetó por el brazo antes de que tuviera tiempo de reaccionar, negando con la cabeza.

- Neville, deja que baile esta pieza con Malfoy.

- ¡Ginny! - gritó Longbottom, su cara rechoncha llena de ira - ¿Quieres quedarte en brazos de éste mortífago?

Un, don, tres… Draco no quiso hacer comentario alguno sobre las palabras de Longbottom, es más, estaba por todos los medios intentando tranquilizarse bajo aquella estela de imperturbable tranquilidad.

- Te lo estoy pidiendo con delicadeza, Neville, además ella ya te dijo que acepta - Draco lo aferró con dureza por el hombro, apartándolo a un lado de un empujón seco. Luego miró a la pelirroja a los ojos, de un marrón oscuro impenetrable - Hola Ginny.

La violinista de pelo morado comenzó a tocar una balada suave, y Draco sujetó con firmeza a Ginny por la cintura, aún indecisa y temblando de miedo.

- Esto… es…

- ¿Sorprendente? - alzó una ceja rubia perfecta, de forma sarcástica - Es nuestra última noche juntos, Wesley - al escuchar su apellido, la pelirroja sonrió - Disfruta del momento y…

- Y haz el momento una realidad.

- Exacto.

La atrajo más a él, hundiendo su rostro en el cabello de la pelirroja, envolviéndose del perfume a caramelo, ¿cuánto tiempo pasaría hasta estar de nuevo así con ella?¿qué pasaría ahora que saldría de la escuela?¿Sería capaz Ginny de esperarle?¿a él?¿al hijo de un mortífago?

La música paró en seco, y la voz de la violinista se escuchó por primera vez desde el comienzo de la fiesta.

- ¡Ya se acerca medianoche! - anunció - ¡chicos, contad conmigo y al finalizar quitaos los antifaces!

10

Todos gritaban al unísono.

9

Ellos se lanzaban miradas de deseo.

8

- Ginny yo… - ella lo acalló con un dedo.

7

- No digas nada.

6

- ¿Me esperarás al salir de la escuela?

5

- Draco yo…

4

- Dime Ginny ¿me esperarás? Porque yo lo haré.

3

Se mordía el labio, indecisa.

2

Ella la miró, radiante y feliz.

1

- Sí, Draco, te esperaré.

0

- ¡Feliz fin de curso alumnos de Hogwarts!

Todos prorrumpieron en aplausos, y fue entonces, solo entonces cuando Draco se dio el lujos de sonreír. Y luego, sin más preámbulos, la besó.

*************************************************************

Todos contuvieron la respiración.

- NO puedo creerlo - sentencio Hermione.

- ¡Es maravilloso! - reía Luna.

- ¡Desde luego ese Malfoy tiene coraje! - Harry se mesaba el cabello, desconcertado.

Todos entonces se fijaron en Ron, que estaba pálido como Nick CasiDecapitado

- Eh… ¿Ron? - lo llamó delicadamente Hermione, sujetándole el brazo - Cario ¿Te encuentras bien? Estás blanco como el papel.

- Ron - lo zarandeó Harry, divertido - Despierta amigo.

Pero Ronald Weasley no salía de su perplejidad.

- Creo… -dijo en un susurro de voz - Yo… estoy viendo visiones.

Pero Luna, tan elocuente como siempre, negó enérgicamente la cabeza, divertida por la situación.

- Vamos Weasley, mira a tu hermana ¿no se ve hermosa en lo brazos de Malfoy?

Y ante esta afirmación, Ron Weasley se desmayó.

*************************************************************

Arriba en el dormitorio de los chicos, Ron y Harry se vestían de forma pausada, ambos en silencio y sumidos con interés fingido en los botones de la camisa.

- Tú lo sabías. Lo sabías y no me dijiste nada.

- No me incumbía, Ron, se trataba de algo entre Ginny y tú.

- Creía que te gustaba - su reproche no dejó indiferente al moreno.

- Eso fue antes de que Luna entrara en mi vida.

- ¿También ibas a esperar un años y medio para contármelo?

- Bueno no tuve ocasión hasta ayer, sino ya lo sabrías.

- Ah ¿y dices considerarte mi amigo?

FLASHBACK

Desde lo acontecido anoche en la torre de Astronomía, y después de llevar a Ron hasta su habitación, Harry y Luna había confesado tanto a Ron, como Hermione y Neville que ellos tenían constancia desde hacía tiempo de la relación de Ginny y Draco, que duraba alrededor de dos años. Ante aquello, Ron tornó su rostro en una mueca que rayaba en lo cómico, y su tono blanco paso a estar verde.

- ¿Tanto? - era un pequeño hilo de voz, Hermione a su lado le acariciaba la mano para infundirle ánimos - ¿Por qué nunca me lo dijo?

- ¿Y crees que le hubieras hecho? - le preguntó Luna, exasperada - ¿Tirarle confetis y ponerle fecha a la boda?

- ¿De que boda ESTÁS HABLANDO? - el color verde de su rostro se tornó morado por la impresión.

- Tómatelo con calma, cariño, es tu hermana y tienes que respetar su decisión - Hermione le hablaba con dulzura, como un niño de cinco años al que quieres convencer para que no coma mas golosinas.

- Pe… pero… es malfoy - Neville habló por primera vez, absorto aún en sus pensamientos. Pasó su mirada por tondos los presentes - ¿cómo fue capaz?

- El amor es ciego - citó Luna, apoyada ahora en el hombro de Harry.

- Pero Ginny no está ciega, sino loca o peor aún, bajo la maldición Imperios - Ron se levantó como un resorte, con cara de espanto - ¿y si la hechizó? ¡Nadie en su sano juicio besaría a Malfoy delante de toda la escuela, excepto la estúpida de Parkinson!

- Bueno … Ron … debes de admitir que Draco es especialmente guapo.

- Luna tiene razón.

- ¡Hermiones!

- ¡Pero es cierto Ron! ¡Una cosa no le resta importancia a la otra!

- No puedo creerlo - repetía Ronald Weasley una y otra vez.

- Ay amigo - Harry le daba palmaditas de consuelo en la espalda - Pues más vale que lo hagas, porque las próximas Navidades, habrá un Malfoy sentado a tu mesa.

FIN FLASHBACK

- No entiendo a Ginny ¿por qué de entre todas las estúpidas serpientes tuvo que elegirlo a él?

Harry se encogió de hombros.

- Mirándolo desde otra perspectiva, Malfoy pierde más que tu hermana ¿o crees que Lucius aceptará como quién no quiere la cosa a Ginny dentro de la familia?

- Bueno, pero… - el pelirrojo no pudo terminar, porque Harry continuó.

- Piénsalo, Ron, se está jugando el pellejo por ella, y eso, no puedes negármelo, significa que la quiere.

Suspiró abatido, sin fuerzas para nada.

- Sí, supongo que tiene razón. Sí.

Volvieron a la hazaña de abrocharse las capas en silencio, hasta que pasados unos minutos Harry habló.

- ¿Cómo serán sus hijos? Me refiero a tu hermana y Malfoy, ¿pelirrojos o rubios?

- ¡Cállate Harry!

***********************************************