Todos los personajes perteneces a J.K. Rowling y a J.R.R Tolkien (creo que es el nombre), yo sólo les uso con fines de entretenimiento. No gano nada con esto.

Hay muchas cosas de las que no estoy muy segura por lo que puede haber algunos errores con respecto a los libros, sobretodo de LotR.

La siguiente historia es yaoi/slash así que si no te gusta el género no lo leas. Ahora, a la historia….

Viajando a Otra Dimensión: La Soledad de Legolas.

La guerra contra Sauron y sus marionetas había terminado hacía un par de años, la paz había vuelto a Middle Earth y la alegría volvía a inundar los poblados. Sin embargo este día era especial, los habitantes de Gondor se vestían de gala para celebrar el nacimiento del heredero, Eomer, hijo de Aragorn (y Arwen).

Todos comían, bailaban y cantaban, celebrando el gran acontecimiento, pero había alguien a quien esa alegría no tocaba el corazón, simplemente le recordaba mas y mas de aquello que le faltaba, del vacío enorme en su vida. 

Legolas contemplaba todo, dividido entre la alegría y la tristeza; alegría por ver la felicidad que reinaba, tan merecida, tan peleada, no solo por parte de Aragorn, sino tambien de Arwen. Tristeza porque se sentía incapaz de amar de esa manera, tan profunda, tan entregada.

Cerró los ojos, preguntándose una vez mas si habría alguien allá fuera para él, alguien que lo sacara de su caparazón, que lo hiciera desear abandonar su fachada de frialdad ante el mundo. Decidió dar un paseo, estaba indagando en cosas que solo se darían con el tiempo.

Luego de andar por un rato, decidió contemplar el lugar por un rato, se subió en uno de los arboles, admirando las maravillas de la naturaleza. Esuchó pasos que se acercaban, viendo que era Gandalf decidió bajar, hablar con él siempre le llevaba alivio a su alma.

Caminaron largo rato en silencio, hasta que el mago decidió romperlo, con lo que molestaba al elfo.

-Creo que algo te ha estado molestando, Legolas. Y creo saber el motivo de esto. A veces la soledad es muy difícil de sobrellevar, a veces queremos que esa persona especial entre en nuestra vida, pero sentimos que no encontramos alguien que nos llene, solo encontramos vacío.  Ante todo, debes recordar de vivir y de bajar odas las barreras que a lo largo de estos años has construido- Gandalf sacó algo de su túnica, una roca de cristal, que parecía contener el universo en él- Esto es un 'Alma Amore', te llevará al lugar donde se encuentra aquella persona que te lleva en todos los aspectos. Si esa persona no se encuentra es este mundo, es u decisión si regresar o no. Nuestro deseo es que seas feliz-

-Gracias, Gandalf-

-Para activarla debes apretarla fuerte en tu mano, llevarla a tu corazón y pensar en lo que deseas- Y así lo hizo, desapareciendo entre luces y ventiscas.

A su alrededor todo eran luces de diferentes colores, excepto negro. Sentía que era tirado de todo el cuerpo, su cuerpo llenándose de un calor inesperado. De repente pudo enfocar el lugar, un bosque, antes de empezar a caer, algo para lo que no estaba preparado, sintió que cayó sobre algo blando, miró bajo él, encontrándose con un hermoso ente de cabellos negros revueltos. Un humano. Dando voz a la primera pregunta que se vino a su mente.

-¿Quién eres?-

-Harry Potter-

Harry se encontraba presentando detención en el bosque prohibido, debido a una de sus tantas riñas con Malfoy. Hacia un año que la guerra había acabado. Sorpresivamente, Voldemort se había decidido a firmar un tratado de paz, al parecer, cansado del dolor de cabeza que le provocaba la ineptitud de sus lacayos. Ahora trabajaba en el ministerio de magia en el departamento de misterios y artes oscuras.

Lo bueno de todo esto es, al haber el Dark Lord firmado un contrato, este no lo podía disolver, teniendo que aplicarse a todas las reglas que en este se hayan impuesto. Aunque eso no viene al caso.

El joven-que-vivió se encontraba furioso con el rubio-soy-lo-mejor-del-mundo- Malfoy, por su culpa, ahora el se encontraba en ese frío, en el inhóspito lugar, con solo unos cuantos suéteres encima, buscando unas plantas que Hagrid necesitaba. Con solo la compañía de Fang. Volvió a soltar un bufido, por milésima vez esa noche.

Una brisa extraña se cernió sobre el lugar, al mirar la fuente, vio de la nada aparecer un cuerpo, que en pocos segundos estuvo sobre el suyo. Cayó de espaldas, en su cara una larga cabellera rubia, cuando el otro se levantó un poco de una preguntó.

-¿Quien eres?- realmente extraño, no habían muchas personas en el mundo mágico que no le conocieran, por no decir, que ninguna.

-Harry Potter- 'Definitivamente no puedo tener una sola detención en paz'. Se acomodó los lentes antes de de inspeccionar al joven. Era Hermoso, aunque con extrañas orejas- ¿Y u quien eres?-

-Legolas de Mirkwood-

-Er… Legolas, sería mucha molestia pedirte que te me bajaras de encima-

-Si, lo siento.

- Tus orejas son extrañas- Legolas sonrió.

-Es porque soy un elfo ¿Podrías decirme dónde me encuentro?-

-En el bosque prohibido, cerca de Hogwarts, colegio de magia y hechicería-

-Magia y hechicería…

TBC

Jojojo, hasta aquí llego. He leído muy pocos fics de esta pareja (si ya se que es poco convencional), y realmente necesitaba hacer uno. Se que no es muy bueno y que me estoy saltando un montón de cosas, pero la verdad no me he leído ninguno de los libros de LotR. Espero que lo disfruten.

Besos, reviews.

Ahora la promoción. Mis otros dos fics en Red: Diversión a lo Muggle y Poción de Amor, si lo desean pueden pasar y darles una chequeadita y de paso dejarme un hermoso review. Otro fic que también debuta hoy es 'Alteración Genética' los primeros capítulos son algo cortos, pero se irán alargando a medida que pasan los capis.

Eso es todo de momento, besos, cuídense.