Mi cuerpo se estremecía mientras mis labios exploraban los suyos, los cuales contrarrestaban toda sensación de frialdad que ella expresaba... Me fui abriendo paso entre su boca, su lengua era calida, pero tímida. Mis manos temblaban al rozar su cara. Ella mantenía sus manos en mi pecho, presentí que quería oponer resistencia, pero no lo hizo, lo que me sorprendió tratándose de Anna.

"¿!Que estoy haciendo!? ¿Por qué lo dejo hacerme esto?"

La escuche cuestionarse varias veces mientras el beso se prolongaba. Mi calor corporal aumentaba, sostenía su cintura mientras me perdía en un mar de sentimientos, sentimientos que no espere sentir, por lo menos en esta vida.

"Yoh".

Algo de ira ofusco los sentimientos anteriores, me separe de su boca y la mire fijamente a los ojos mientras el nombre de mi hermano resonaba en mi cabeza. Note en parte de su cara un extraño tono rosa, pestaño unos momentos, como quien trata de despertar de un sueño, percato que observaba lo cual hizo que el color rosa que había notado anteriormente tomara tonalidades rojas. Volteo rápidamente dándome la espalda. Su delgado cuerpo bajo la luz de la luna hacia que otro montón de sentimientos estremecieran mi cuerpo. Me levante sin poder evitar que un poco de sangre llegara a mis mejillas, y lentamente me dispuse a acercarme a ella, de nuevo. Sin percatarlo, dio la vuelta antes que yo, proporcionándome un golpe que hizo girar mi cabeza.

"Nunca, nunca vuelvas a hacerlo". Me miraba fríamente, esta vez su rostro no expresaba sensación alguna. Si que podía ocultar bien sus sentimientos, si es que tiene algunos.

"Hagamos un trato". Le dije en un tono de burla. "Prometo no hacerlo de nuevo, si me aseguras que no volverás a golpearme". Le propuse esto, aun sabiendo su respuesta.

"No digas estupideces Asakura Hao". Ya lo imaginaba, por lo que lentamente, me aproxime de nuevo, mantenía mi actitud de confianza y superioridad, aunque dentro de mí, ni siquiera sabia que sentir, me sentía como un niño que explora algo desconocido, sabia lo que estaba por suceder, y eso me intrigaba. Por lo que no podía detenerme.

Aun alerta no la detuve, lo deseaba, quería que lo hiciera. Tenia la marca de sus dedos en mi rostro, ella me miraba explotando de furia, mientras yo posaba mi mano sobre el sitio que había recibido el golpe, le sonreí por un momento. "Gran error, Anna" Sus ojos abrieron mostrando sorpresa, hasta ahora se había percatado de lo había echo, y de lo esto estaba a punto de ocasionar.

Mis manos pasaron alrededor de su cintura, presionándola hacia mi, la mire a los ojos por unos segundos, que para mi parecían eternos, aun parecía sorprendida, estaba inmóvil, y aprovechando el momento, uní mis labios con los de ella, por segunda ves. Como niño que sostiene la mano de su madre, me aferre a su cintura, me abrí paso entre sus tiernos y delgados labios, mi cuerpo se estremeció con un simple roce de su lengua. Anna ya no oponía resistencia, parecía dejarse llevar, hasta que sus manos rodearon mi cuello, me apretó tan fuerte que no pude respirar, o al menos eso pensé. sus manos oprimieron mi cara con la suya, haciendo que la besara efusivamente. No lo podía creer, ella parecía desearlo.

La mitad de mi vestimenta yacía en el suelo, solo tenia mis pantalones, los cuales se las estaba ingeniando para quitar, mientras continuaba fusionada a mi en el intenso beso. Mis manos habían deslizado la blusa de sus hombros, asiento que esta cayera y mostrara su desnudo cuerpo. bueno, no tan desnudo ya que conservaba su ropa interior, aún. Se separo por un instante al darse cuenta de la ausencia de su ropa, me miraba avergonzada con un tono rosa en sus mejillas. "No te preocupes, prometo no mirar mucho" le dije mientras la atraía a mi de nuevo en un abrazo. Se aferro a mi tiernamente buscando mi calor, la noche era fría, pero había dejado de sentirlo momentos atrás, estar cerca de ella me desconectaba de todo lo demás, todos mis sentidos estaban concentrados e ella.

Acariciaba sus hombros y brazos, mientras mis labios jugueteaban en su cuello. Sus manos habían logrado desatar mi cinturón, haciendo que mi pantalón cayera. "Creo que estamos a mano", me dijo mientras una mueca adornaba sus labios simulando una sonrisa. Pude notar que su ropa interior era un poco transparente, lo que me permitía ver parte de sus pechos, lo que provoco que mi cuerpo me jugara bromas pesadas. "Tanta sangre retenida en un solo sitio debe hacer daño" me dijo mientras miraba mi entrepierna, luego me sonrió y camino hacia mi para fusionarnos en otro apasionado beso. Comencé a mordisquear sus senos sobre el sostén, mientras mis manos se las ingeniaban para deshacerse de ellos. Una vez sin ellos, comencé a masajear y besar lo que encontré a mi paso, provocando que saliera un gemido de la boca de la Itako. Me encontraba sobre ella, recostados en la grama. Pensaba como habíamos llegado a aquella posición mientras me di cuenta de sus piernas se abrían para adoptar una posición mas cómoda. Rodeándome con sus piernas nos movíamos creando fricción en nuestros cuerpos. Era un hecho, estaba a punto de explotar. Anna giro, haciéndome quedar bajo ella. Se agacho colocando sus rodillas alrededor de mis piernas, y con sus manos bajo lo que me quedaba de ropa causando mi desnudez. Aproveche el momento para hacer lo mismo, girar dejándola debajo de mí, en la posición anterior. Besaba su cuello mientras bajaba lentamente, me detuve unos segundos en sus senos, y continué bajando hasta su ombligo, mis manos tomaron la libertad de deshacerse de la prenda que le quedaba. "Esta ves, si estamos a mano". Le dije mientras mi cabeza bajaba a su entrepierna, sus manos se posaron sobre mi cabeza mientras yo lamía y succionaba todo lo que encontraba. Otro gemido escapo de sus labios, esta ves diciendo mi nombre. Me encontraba impregnado de ella, su olor poseía mi cuerpo, pero quería más, y claramente ella también lo deseaba. Volví a subir encontrándome con su cara. retire algunos de los mechones que cubrían su cara, y la bese para dar riendas sueltas a mi lengua, que jugueteaba con la suya. Sus piernas volvieron a rodear mi cintura, pero esta ves, el roce fue mas intenso debido a nuestros cuerpos desnudos. Me separe de su boca y la mire por unos momentos, me miraba con deseo. "Adelante, solo hazlo". Luego de escucharla, una curva apareció en mis labios y me dispuse a penetrarla. Lo introduje lentamente, deseando no lastimarla, pero un gemido salio de sus labios, esta ves no de placer, si no de dolor. Me disponía a separarme de ella cuando sus piernas apretaron mi cintura contra ella. Esta vez me encontraba dentro de ella, literalmente. Nuestras caderas se movían sincronizadas a un ritmo lento, el cual fue acelerando mediante pasaban los minutos. Se veía extasiada, yo también lo estaba, mantenía su boca abierta, la cual selle con mis labios, nuestras lenguas jugueteaban mientras nos movíamos incontrolablemente. La noche parecía eterna, las estrellar nos sonreían mientras el brillo de la luna nos cubría. Entonces, todo mi cuerpo se estremeció durante unos cuantos segundos, mientras sus ojos se abrían en una mezcla de asombro, dolor, placer. Nuestros cuerpos se habían fundido en la mejor de las sensaciones. Perdí toda conciencia guante unos segundos, mientras duraba aquella sensación, ese clímax. Cuando volví en mi, me encontraba allí, con ella, yacíamos en la grama, extasiados, nuestros cuerpos aun juntos, empapados de nosotros mismos. Ninguno dijo una palabra, simplemente queríamos conservar aquel momento, aquel momento juntos.

Hasta aquí el segundo capitulo, espero que les haya gustado, y tratare de subir el 3ro lo mas rápido posible, actualmente estoy trabajando en el. ^^ Arigatou por los Reviews