DISCLAIMER: Ninguno de estos personajes es mío, ni la canción, los personajes, como todos sabes, pertenecen a Joss Whedon, y la canción se llama "Los imanes" y es de los Hombres G.

Esta historia la escribí hace tiempo, son los pensamientos secretos de Buffy sobre Spike, se desarrolla en la cuarta temporada, después del episodio número 59 "In the Harsh Light of Day", en donde Spike encuentra la Gema de Amara, que le permite enfrentarse a Buffy a plena luz del día. Espero que les guste, manden Reviews, please.

LOS IMANES

Eres el único que sabe quien soy en realidad, nadie me conoce más que tu, y por la forma en que me miras se que yo soy la única que te conoce a ti, a veces siento que te conozco aún más que tu mismo. Nadie sabe lo que siento, nadie lo sabrá nunca, somos polos opuestos en un mismo juego, tu eres la noche, yo soy el día, somos importantes por que sin una el otro no existiría, somos como imanes, a veces nuestra carga es opuesta y la atracción es casi fulminante, pero otras veces somos tan iguales que simplemente nos repelemos. Estoy escuchando la radio, y la letra de esa canción me hace ver lo que somos realmente, dos imanes.

Siempre que abras tus libros viejos del colegio

y veas mi nombre escrito en aquella página

que no recuerdas cual es.

Aunque no lo creas, en la prepa, durante las clases, en vez de poner atención escribía tu nombre una y otra vez, intentando dar con la forma de iniciar una nueva batalla entre nosotros, pero no para vencerte y volverte polvo, sino para tener la oportunidad de tenerte cerca, de bailar juntos de nuevo el baile que tanto te gusta, de sentir que en el mundo había un verdadero rival para mi.

Sonreirás y a la media hora

te darás cuenta de que has pensado tanto

que no recuerdas ni que día es,

saltaras a la calle, buscando recuerdos,

las farolas se mueven hay mucho viento.

Siempre que habrás tus ojos grandes

y veas mi sonrisa empapada en cerveza

y mis amigos a mi lado ocupando tu lugar,

recordaras, de pie en la barra, sonriendo

y sabiendo que tu estas a mi espalda,

pensando lo mismo que yo,

es verdad para que engañarnos,

somos dos imanes que nunca se unirán,

pasaran los años y seguiremos mirándonos.

El pelear contigo a plena luz del día fue tan emocionante, el ver los brillos que los rayos de sol arrancaban a tu cabello, el ver tus ojos azul medianoche a la luz del día, fue tan increíble como el hecho de saber que tenias a una nueva chica, no puedo creer que hayas pasado tus noches con esa imbecil, pero la soledad nos hace hacer cosas estúpidas, cuando de lejos me veías mientras me divertía en el bronze con mis amigos, podía sentirte, se que te gusta tanto llevarme la contraria que por eso vociferaba que te alejaras, cuando en realidad quería que te acercaras más.

Somos dos imanes, tu lo has dicho

y ni la música ni el tiempo nos pueden separar,

seguiré cantando para ti

y seguirás oyendo mis canciones,

en el mismo bar, y yo estaré en la barra

y tu estarás a mi espalda

y cuando llegue a casa me estará esperando mi guitarra.

Sonara el teléfono y yo no podré oírlo

y tu cansada de llamar cerraras los ojos

y me olvidaras, y yo estaré en la barra sonriendo

y sabiendo que no estas y no estarás

hasta dentro de algún tiempo en que abrirás tus libros viejos del colegio

y de pronto sonreirás, saltaras a la calle, y me buscaras.

Seguiré bailando junto a ti, mientras me lo permitas y hasta que soporte solo hacer esto, quizá algún día te sorprenda saltando sobre ti, pero no precisamente para atravesar tu corazón con una estaca, sino para... otras cosas.