Some people tell me. That you're not my kind. And I'd believe them. But I can't get you off my mind. Some people tell me. That I should stay away. Maybe I'll do that. Some other day 'Cause it feels right And it feels good. And I don't always do what I should. And I know that makes me happy. And in
my heart, you are it exactly

I don't wanna do right. I just want you tonight. Not only in my dreams. Save my best behavior. For a little later. 'Cause I'm only 17. Think I made
my mind up. I got time to grow up. Face responsibility. Livin' in the
moment. Keepin my heart open. While I'm only 17

I'll learn my lessons. And I'll make mistakes. And if I get burned. Well it's my heart to break. Because it feels right. And it feels good. And I'm
not gonna do somethin' stupid
Just this once I wanna feel like. I can do what I want

Anyone. Who's ever been in love. Has got to know. What it means. To have a
dream. And no one. Say anything. To change my mind. No, not this time.

Seventeen, Mandy Moore

Once While in Rome

Capitulo 2: Destiny's Way

No se que fue exactamente, quizás todos extrañábamos un poco nuestros hogares en Inglaterra y permanecer juntos, escuchando las expresiones y palabras familiares en nuestro idioma, nos hacía sentir menos lejos de casa. El punto es que pasamos gran parte de esas vacaciones juntos: salíamos a comer, íbamos a museos, o simplemente paseábamos por la ciudad. Tracie, la voz de la razón Tracie, preguntaba al principio si no era una tontería confiarnos tanto de James, Sirius y Remus, pues, aunque eran nuestros compatriotas, aún eran unos perfectos extraños.

A decir verdad, creo que tenía la idea de que Sirius estaba un poco (bastante) loco pero, después de un par de semanas, se acostumbro a él.

Una tarde, en la que habíamos decidido salir nosotras solas, sin ellos, a hacer algunas compras para nuestros amigos en casa, fue cuando, por primera vez, empecé a darme cuenta de lo que sentía por James

"No puedo creer que ya sea mediados del verano" dijo Holly mientras descansábamos en un café, eran las cuatro de la tarde y acabamos de terminar con nuestras compras "Yo aun siento que llegamos ayer"

"Sé a lo que te refieres, justo ayer comentaba eso con James" dije sonriendo. Tracie y Holly se encargarían después de hacerme notar que mi cara se iluminaba cada vez que hablaba de él

"¿Y que fue lo que el querido James dijo al respecto?" quiso saber Tracie, mientras cruzaba significativas miradas con Holly, entonces me di cuenta de lo que estaban pensando

"Hey" exclamé con sorpresa "No es como ustedes están pensando. James y yo solo somos amigos"

"Sí tu lo dices, Lily querida" dijo Holly, usando un muy condescendiente tono que solo usaba cuando citaba alguna frase de 'Mujercitas', sonreía de forma que me irrito, como si supiera algo que yo no sabía. "Solo era una pregunta"

Después de decirle a Holly que se fuera al diablo, a lo cual ella solo respondió sonriendo y bebiendo un poco mas de su refresco, me quede ahí, sentada en silencio, y entonces empecé a pensar... pensar en James, en cuan gran parte de mi vida era ahora con tan solo unas semanas de conocernos, ya sentía que era mi amigo tanto como Holly o Tracie, apreciaba a Remus y Sirius, pero con James era diferente, era como sí... como si...

***

"Prongs, amigo" dijo Sirius interrumpiendo a James mientras este hacía un dibujo de un edificio que databa de la era de Julio Cesar

"¿Qué?" pregunto James sin alzar la vista aunque sonaba algo irritado, siempre había sido un apasionado del dibujo, y le encantaban los edificios viejos, por eso había decidido estudiar Arquitectura e Historia del Arte, y si había una cosa que lo molestara era que lo interrumpieran mientras dibujaba

"No uses ese tono conmigo" dijo Sirius fingiendo sentirse ofendido

"Ya vez lo que has hecho, James" intervino Remus, quien, en vez de hacer dibujos, tomaba fotografías de los edificios y otras obras de arte dispersas por Roma "Ahora Sirius estará de genio todo el día y Yo tendré que soportarlo"

"Resiento eso" dijo Sirus entornando los ojos "Moony, viejo amigo" esa ultima parte la dijo con sarcasmo, aunque la vaga sonrisa en sus labios era indicativo de que solo estaba jugando.

"Disculpa, Sirus" dijo finalmente James alzando la vista "¿Qué sucede?"

"Oh" exclamo Sirius llevándose una mano a la cabeza "Creo que lo he olvidado" James suspiro con exasperación pero no dijo nada, Sirius sonrió malignamente de repente y dijo "Ahora recuerdo" luego extendió una de las hojas del cuaderno de dibujo de James y se la entrego "Tiraste esto cuando abriste tu cuaderno"

James recogió la hoja y enrojeció rápidamente mientras guardaba el papel con sumo cuidado en su mochila, asegurándose de no arrugarlo ni de volver a tirarlo "Gracias, Sirus" musito aunque en realidad no sonaba a que se sintiera muy agradecido

"¿Sabes?" continuo Sirus como si nada "No me parece que se vea como Lily, creo que estas perdiendo el toque, amigo"

Ante esto, James sacó la hoja que Sirius le acababa de entregar y la examinó, era, de hecho, un dibujo de Lily, James miro el dibujo a conciencia "Se que no es tan bonito como ella, pero creo que se parece lo suficiente" musito James, sin un solo resto de la irritación que sentía solo segundos antes en la voz

"Bueno, pues a mi me gusto mas el dibujo que hiciste la semana pasada" intervino vagamente Remus, mientras fotografiaba indiscriminadamente todo a su alrededor "El que dibujaste cuando fuimos a aquel parque y tu creías que ella no te estaba viendo"

Eso regreso a James a la Tierra "¿Han estado viendo mi cuaderno?" grito indignado

"Solo un poco" dijo Remus "Sirius lo tiro accidentalmente el otro día y vimos todos los dibujos que tienes de Lily mientras los reacomodábamos"

Sirius sonrió, James siempre mantenía su cuaderno de dibujo lejos de Sirus quien, en un par de ocasiones, había tirado café sobre sus dibujos. Cuando había empezado a hacer dibujos de Lily, James se había asegurado de siempre dejar su cuaderno encima del ropero de su habitación. Para haber tirado y reacomodado el cuaderno, tanto Remus como Sirius debieron estar en su cuarto. Cuando Sirius vio esa ultima conclusión formándose en la cabeza de James, a quien todas las emociones se le reflejaban de inmediato en la cara, solo agrego "Debes cerrar con llave tu cuarto, Jamsie"

***

Al regresar al hotel, James entró a su habitación dando un portazo, medio diciendo que no tenía hambre. Al oír el portazo, Holly y Tracie salieron de su habitación

"¿Lo tomo así de bien?" inquirió Holly

"No tienes idea" respondió James, quien no les había hablado ni a Sirius ni a Remus en toda la tarde mas que cuando por fuerza tenía que hacerlo

"¿Qué tal Lily?" pregunto Sirius

"Se encerró en el baño y no sale" dijo Tracie "Jura estar bien"

"Oh" exclamo Sirius "Las cosas se complican, después de esto no querrán admitirlo ni en un millón de años"

"Se a que te refieres, Lily es terca como mula" dijo Holly

"¿Esto implica que necesitaremos un milagro?" pregunto Remus

"No" respondió Holly, Remus arqueo la ceja en gesto inquisitivo, Holly sonrió "Tomaría un milagro si es que tienes uno que ofrecer, Remus. Pero no me preocupo. Hacer que esos dos admitan sus sentimientos es meramente imposible, pero los Rogue siempre logran lo imposible"

(Aunque ni Sirius, Remus o Tracie sabían que era un Rogue, nadie pregunto. Holly siempre decía cosas raras. Tracie opinaba que leer tanta Ciencia Ficción le había trastornado el cerebro, pero, como Holly era su amiga, Tracie nunca mencionó nada de eso en voz alta)

*****

Yo seguía muy desconcertada por las cosa que Holly y Tracie habían dicho, por lo cual no había bajado a comer con ellas. Después de un rato sola en el cuarto, decidí ir a dar un paseo, me escabullí fuera del hotel y empecé a caminar sin rumbo fijo. Llegue hasta una fuente. James y yo solíamos ir
ahí cuando queríamos alejarnos de las locuras de nuestros amigos, usualmente hablábamos de nuestras familias en Inglaterra, de las cosas que
nos gustaban...

Lo que yo no sabía era que James, también había decidido salir a caminar y
coincidimos en la fuente. A través de los años, me he preguntado muchas
veces que fue lo que me impulso a ir a ahí, que fue lo que me hizo enamorarme de James, que fue lo que hizo a James ir al mismo lugar que yo
en el mismo momento.

Antes solía pensar que había sido Italia, la hermosa Roma que simplemente invitaba al romance. Una vez se lo comenté a James y el sonrió y me dijo...

***

Al verse, ambos sonrieron, si se sentían sorprendidos de encontrarse, lo
disimularon muy bien. Actuaban como si se hubieran encontrado para una cita. James se acerco hasta Lily y la beso en la mejilla, luego la tomo de la mano y empezaron a caminar otra vez, hablando de todo y de nada al mismo
tiempo. Así llegaron hasta una plazuela, donde unos hombres tocaban
canciones de amor a cualquiera que los escuchara

"¿Quieres bailar?" le pregunto James a Lily

"Me encantaría" dijo Lily dejando que James le rodeara la cintura y recargando la cabeza un su pecho. La música era suave y, aunque no estaban
seguros de lo que decía, estaban convencidos de que era una canción de
amor.

En algún punto, a mitad de la canción, Lily se encontró a si misma mirando a James directo a los ojos, perdida en esos cálidos ojos color chocolate que la estaban mirando de una forma que hacía que sus rodillas temblaran. James, a su vez, se sentía perdido en un mar de esmeralda al mirar en los ojos de Lily. Nunca se había sentido tan nervioso en su vida, ni tan feliz, asustado, eufórico, y en paz, como se sentía ahora mientras tenía a Lily en
sus brazos y bailaban al son de una vieja balada italiana.

Entonces, inclinándose suavemente, James besó a Lily por primera vez, bajo la luna de Roma, la ciudad eterna. Tanto James como Lily sintieron todas
clase de cosas, desde fuegos artificiales hasta felicidad suprema. Pero
sobretodo sentían una inmensurable paz.

Eran jóvenes y se tenían el uno al otro, habían encontrado esa mitad que les faltaba y sabían que todo estaría bien sin importar que pasara después.

Tan embelesados estaban el uno con el otro que no se dieron cuenta de que
sus amigos, siempre entrometidos, los estaban siguiendo y habían sido
testigos del amor que acababan de admitir sentir el uno por el otro

"Te lo dije" exclamo Holly "Esta hecho. Lo admitieron"

"Pero nosotros no tuvimos nada que ver" le respondió Remus

"Cállense, no me dejan oír que se están diciendo" dijeron Sirius y Tracie

"Seguramente están poniendo fecha a la boda" dijo Holly

"O decidiendo los nombres de los niños" añadió Remus

*****

James me dijo... "Lily, fue el Destino. Pero llámalo Italia si tu quieres"

Lo llame Italia por mucho tiempo. Cuatro años, para ser mas exactos, los cuatro años que duro nuestro noviazgo, hasta que yo salí de la universidad y él me propuso matrimonio al día siguiente de mi graduación. Cada día que pasó, me enamoré mas de él y, para el momento en que me llevó de vuelta a
Roma, ya como su esposa en nuestra Luna de Miel, me di cuenta de que,
aunque Italia había ayudado, me había enamorado de James por que era mi
destino, porque el me hace sentir completa. Por que es James, y yo,
simplemente, lo amo.

Años mas tarde mi hijo, Harry, me preguntaría como fue que su papá y yo
nos conocimos, y después de que le conté la historia la primera vez, se
convirtió en uno de sus cuentos favoritos. Y, cada vez que me pedía le
contara otra vez la historia, yo siempre empezaba mi relato con:

"Sucedió una vez, en Roma.... Fue el mejor verano de mi vida..."

Fin del Capitulo 2

Fin de ONCE WHILE IN ROME

Notas:

A decir verdad, nunca pretendí hacer de este un fict largo, pensaba
terminarlo en 4 partes, pero me di cuenta que con dos bastaban, así que aquí le pondré el final. Esta era unas historia simple y sin drama. Ninguno
de los chicos eran magos, solo unos jóvenes que se enamoraron mientras
estaban en Roma. Por eso dije que era un AU, o Universo Alternativo.

Gracias a todos los que leyeron.

Con mis mejores deseos

Clavel