Esta historia esta basado en los personajes y situaciones propiedad de J.K. Rowling y varias editoriales incluyendo pero no limitado a Bloomsbury Books, Scholastic Books, Raincoast Books y Warner Bros., Inc. No se lucra con esta historia y no se tiene la intención de registrar como propiedad literaria.

EXTEMPORE

Por: Campy Capybara Traducción: LUMEN1 Beta R.: J@ina

"La infusión debe de hervir por dos semanas antes de..."

La lección de pociones fue bruscamente interrumpida por el sonido de un llanto que provenía afuera del salón de clases.

La clase de estudiantes de séptimo año comenzó hacer murmuraciones y a reírse disimuladamente por la interrupción a su lección. Aunque la interrupción a la clase de uno de los profesores mas temidos del colegio, no era solamente un alivio temporal si no también uno muy entretenido. Se sintió pena por la criatura que, sin saber, había hecho que el profesor de pociones se enojara. Severus Snape caminó con los ojos entre cerrados, la cara sonrojada de ira y abrió la puerta de la clase de par a par.

El profesor grito hacia el corredor que estaba oscuro "¡Detén ese chillido infernal!". Bajo el asombro silencio de sus estudiantes el sonido ceso por un segundo, solo para cambiar a....

"SEVEVUUUSS!" era el nuevo llanto, seguido por lo que parecía ser un pequeño elfo domestico que se lanzo hacia el profesor sujetándose fuertemente de la sotana oscura de él. La fuerza con la que la criatura corrió hacia el profesor Snape, hizo que retrocediera hacia la clase, revelando que la criatura era una pequeña niña con un hermoso cabello rizado de color dorado, la cual se veía abrazando al profesor de pociones.

"SEVEVUUUSS!" seguía llorando, "¡Perdonameeee! ¡No debí de tocar esa cosilla dorada! Me perdí, y....y .... luego....todo estaba oscuro....y me desperté y no encontré a nadie. Camine y camine....y ....¡¡¡¡no encontré a papi y a mi mami!!!!".

La pobre niñita lloraba. "¡Y estaba muy asustada! ¡Y llore! ¡Sevevus! ¡No se como llegar a casa! . Dije la palabra secreta de Bubulubu pero no se abrió la puerta y quiero a mi mammmiiiii!!!" lloraba la pequeña niña en la sotana del profesor.

La clase de los estudiantes de séptimo año se encontraban estupefactos y en silencio al ver a la pequeña niña como se comportaba tan familiar con su profesor temperamental. Solo la idea de que una pequeña niña no le tuviera miedo al maestro mas temido de todo Hogwarts no era mas que asombroso.

El silencio fue transformándose a risitas, al ver como la niña se subía a la sotana del Profesor obligándolo a que la cargara - el la agarro y la cargo a fin de que su sotana no se rompiera por el peso de la niña.

"¡Camine hacia la clase de mami pero su puerta no abrió, entonces llore y tu abriste la puerta!". Ella le explicaba, mientras sus bracitos se colocaban alrededor del cuello del maestro de Pociones que estaba sin habla. "¡Oh sevevus! ¡Perdóname por no hacer caso! ¡ Te juro que nunca mas volveré a tocar tus cosas! ¡Quiero irme a casa ahora, por favor!"

Los estudiantes de séptimo año comenzaron a murmurar ansiosamente, acentuando sus risas al ver a su profesor de Pociones acosado por una pequeña niña que se veía de unos cuatro o cinco años de edad. Lo que estaban sentados en la ultima fila de la clase, se movieron hacia el frente para poder ver que lo que iba a pasar a continuación.

"Pequeña niña" le dijo el profesor con una mirada fría y tono de voz intimidante, haciéndose lo mas lejos posible de la niña, aunque todavía la esta cargando. "Nunca en mi vida te he visto antes, ¿que clase de broma es esta? ¿Quien eres? Quien te dijo que hicieras esto?"

La pequeña niña se quedo mirando al profesor de pociones debido a las preguntas tan rápidas que le hizo. Su boquita se hizo hacia abajo y comenzó a temblar y un tremendo llanto inconsolable surgió de ella.

Completamente frustrado, el profesor Snape se volteo hacia su clase, que se encontraba en total murmullo, topándose con uno que otro estudiante con la cara roja al tratar de aguantar sus carcajadas. El profesor de pociones de repente se dio cuenta de la mirada socarrona de uno de los Prefectos de su Casa y sonrió, "Sr. Malfoy por favor lleve a esta niña a la enfermería con la Sra. Pomfrey para que la examine"

Al escuchar las ordenes del Profesor Snape, los ojos de Malfoy se hicieron mas grandes. "Si Señor" respondió él mientras caminaba hacia la niña, que no dejaba de llorar, para apartarla de los brazos del Profesor.

La niña volteo a ver quien se aproximaba a ellos y de repente paró de llorar. Su carita se ilumino al reconocer quien era y grito "¡¡¡ PAPI !!!".