1. - El Callejón Diagon

Este diario es propiedad privada del señor Sirius Black, aquí se guardan todas sus vivencias más secretas.

Hola diario, me voy a presentar  me llamo Sirius y tengo 11 años. Acabo de llegar de comprar los útiles para poder ir a Hogwarts, demás de comprarte a ti, ahora veamos como funcionas.

- Vamos, elfo mis padres te enviaron a cuidarme – dijo Sirius, él era un chico delgado, alto para su edad, y algo que lo caracterizaba eran sus grandes ojos grises que contrastaban con su cabello negro azulado.

- Claro amo, ¿a donde quiere ir primero? – dijo el elfo de la familia Black, era un elfo joven provenía de una larga familia de elfos que habían servido a la familia.

- Tenemos que ir a dejar nuestro equipaje primero, ¿Cómo se llama la posada donde nos vamos a quedar?

- El Caldero Chorreante, Señor.

Cuando entraron al lugar estaba repleto de brujos y brujas, el chico y su elfo se acercaron a la recepción.

- Chico si quieres una habitación, este lugar esta lleno – dijo el caballero que estaba atendiendo.

- No, no señor. Vengo a la habitación que reservo la familia Black.

- Espera, voy a buscar tu llave – el señor empezó a buscar en un gran libro que las reservaciones, cuando se acerco donde estaban mas llaves y saco una - Aquí están tus llaves chico, la habitación es la 23.

- Gracias.

Luego de caminar hacia las escaleras de repente se detuvieron.

- Ya elfo hasta aquí me cuidas, yo voy a comprar mis cosas – Dijo Sirius con tono desafiante.

- Pero amo, la señora dijo que tengo que vigilarlo

- Yo también soy tu amo y tienes que obedecerme.

El elfo se quedó allí sin moverse, tenia que ser le fiel a sus amos, lo único que pudo hacer fue observo como su amo se alejaba.

En cuanto entro al Callejón reviso su lista de útiles

- ufff…  tendré que ir a librería primero.

 En cuanto llego estaba repleta, casi no había espacio, pero como él era muy delgado pudo pasar muy fácilmente por la gente y llego al aparador donde se encontraba el dueño de la tienda a tendiendo a la gente.

- Por favor a todos los voy a atender no se desesperen – dijo el dueño con un gesto de desesperación, en cuanto se acerco a Sirius y dijo – Hijo ¿qué libros quieres?.

- Todos libros para primero año señor.

- Espera te los traigo.

Después de un rato regresó el caballero con una rumba de libros y se los envolvió para que se los llevara más fácilmente. En cuanto logro salir de la tienda, vio que había una tienda de objetos de Quidditch, se acerco a observar lo que había mientras unos chicos hablaban.

- Wow, mira el nuevo modelo Cometa, es mucho más aerodinámica – Comento un chico.

En cuanto paso un chico que tenia aspecto de enfermo, que al parecer iba con sus padres.

- Puedo ir a ver la nueva escoba papá- dijo el chico

- No Remus, no tenemos tiempo, tenemos que comprar tus útiles primero, después vienes y la ves.

Ya habiendo comprado todo los útiles menos su capa vio una tienda donde mostraban un aviso "Nuevo Diario Mágico, contara todas tus vivencias como si fuera un libro ", el chico no aguanto la tentación de comprarse uno y después fue a la tienda de donde hacían las capas. En cuanto entro sólo había un chico en la tienda.

- Ven chico ven para tomarte las medidas – dijo la señora.

Sirius se acerco y en cuanto termino con el otro chico le puso un gran pesado de tela encima y comenzó a tomarle las medidas.

- Ya chicos, regreso en un rato más, siéntense allí y esperen que les traeré las capas.

Ambos se sentaron en un sillón que había cerca.

- Hola, me llamo Sirius Black.

- Yo me llamo Remus, Remus Lupin- Era el mismo chico que había visto en la tienda de Quidditch, tenia un aspecto de enfermo el cabello color castaño claro,  ojos dorados y eso lo hacia parecer más pálido.

- También entraste a primero cierto.

- Si, espero ansioso el primer día.

- Todos estamos igual.

En ese momento Sirius saco su nuevo diario, y empezó a leer las instrucciones.

- ¿Qué es eso?

- Es un diario mágico, lo acabo de comprar.

- ¿Y cómo se usa?

- Aquí dice que después de escribir mis datos, tengo que escribir o rallar algo en la hoja y diario sabe inmediatamente lo que hice en el desde el día que escribí por ultima vez.

Después de conversar un rato, la señora llego y les entrego sus capas, ellos se pusieron de acuerdo en irse juntos, en el tren Expreso a Hogwarts en le próximo mes.