Ranma ½:

UN LARGO Y TORTUOSO CAMINO

Parte 22: Arriba y adelante

por Zen

Traduccido por Hukarovi Yanoki

Nota del traducctor: Si te gusta esta historia y quieres escribirle a su autor Zen te advierto que el solo habla/lee ingles y si tu no sabes ingles puedes escribirme a mi el traductor, mi E-mail es hukarovi_yanoki@yahoo.com yo soy el encargado de llevar esta historia a latinoamerica y respondere todas sus dudas que surjan en la historia.

©Basado en los personajes y situaciones creados por Takahashi Rumiko, Ranma 1/2 y derechos reservados Shogakukan de los personajes, círculo de la animación de Kitty, y Takahashi Rumiko.© Derechos Reservados ® de 1996 de la historia - James A Bateman.

*** O_o ***

Happosai no era un hombre feliz. Como de costumbre, cuando Happosai no era feliz, a ningun otro podía ser permitido ser feliz, y menos sus dos agachados estudiantes, Genma y Soun.

"¿Qué es lo que ustedes dos tontos han hechos esta vez?" Gruño el viejo pervertido. "¿Regreso de una visita corta a China, y qué encuentro que a sucedido en mi ausencia? ¡Encuentro que ustedes dos han aullentado a casi todas las artistas marciales femeninas en el área!"

"Lo sentimos, maestro..." Genma dijo servilmente. Él fue al estanque cuando Happosai había aparecido, pero el viejo no lo permitio. Soun, mientras tanto, sollozaba al verdadero estilo Tendo, lamentándose incoherentemente sobre su querida hija y el futuro de la escuela.

Favoreciendo a la pareja con un feroz mirada, Happosai golpeó ligeramente su pipa en la palma de su mano amenazadoramente. "¿Regreso, y donde esta mi pupilo estrella? Ella... quiero decir él, ha huido, con esa linda cocinera de okonomiyakis nada menos. ENTONCES encuentro que la dulce Akane ha salido en su búsqueda, sin nadie para defenderla. La linda chinita a ido detras de él también, Y la loquita con facinacion por las flores. ¿NO VEN LO QUE USTEDES HAN HECHO?" Él rugió.

"¡Todas ellas SE HAN HIDO! ¡Todas las chicas bonitas! ¡Y, es SU culpa! ¿Justamente que es lo que ustedes planean hacer sobre este lío, eh? ¡¿Cómo planean resolver esto?!"

Genma estaba casi sin habla por el miedo. "No se preocupe, maestro" Él farfulló, "¡Akane encontrará a Ranma, y ella lo traerá de regreso. Y todo estara bien otra vez, usted lo verá!"

"Tal vez ella lo haga" Happosai gruño, "Pero incluso si ella lo hace, ¿Que se supone que yo voy a hacer entretanto? Las incursiones de pantaletas no son nada divertidas si no hay un desafío, y con Ranma y todas las mujeres que pueden luchar que se han ido, ¿Donde está la diversión?"

El viejo hombre comenzó a caminar. "No, no... esto justamente no puede ser." Él se detuvo para deslumbrarse otra vez en las dos figuras que lloraban. "Empaquen sus cosas, muchachos, nosotros volveremos al camino otra vez."

"¡Maestro, No!" Genma jadeado.

"¿Estas desafíandome?" El tono de Happosai era profundo y peligroso.

"Pero maestro" Se lamentó Soun, "¿Si nos vamos, quien se ocupará del dojo? ¿Quién protegerá a mis queridas hijas?"

"¿A quien le importa?" Exclamo el pervertido. "Ustedes dos son una deshonra, ¿Sabian eso? ¿Que sera de la escuela si ustedes son lo mejor que puede producir? ¡Ustedes dejan que el futuro del arte se deslise a través de sus dedos! ¡Y ustedes lo dejaron huir con un arma usada por todos los dioses! ¡Que estaban pensando!"

Enfurecido se alejo hacia su habitación, Happosai se volvio atrás, "Ustedes dos payasos tienen tres horas para empacar. Esten listo, o lo lamentaran."

Un tenso silencio descendió en la sala de los Tendo, roto solamente por Soun que lloraba y el rechinar de sus dientes. En el fondo, un teléfono sonó. Esto era ridículo, penso Genma. ¿Cómo sucedio todo esto? ¿Qué había hecho él para merecer tal desgracia? Él sacudió su cabeza. La vida en el camino con el maestro era una vida dificil de hecho, dados los apetitos del maestro.... ¿Que era lo que él y Tendo iban a hacer?

"¡Saotome! ¿Que es vamos a hacer?" Lamentandose Soun.

"No lo sé, Tendo. No lo sé."

Nabiki entro al cuarto, y favoreció el par con una mirada. "Acabo de resibir una llamada de la tía Nodoka."

La cabeza de Genma estallo y él miró fijamente a Nabiki. "Qué... qué..." Él balbuceó.

"¿Qué fue lo que ella dijo?" Nabiki pregunto dulcemente. "No mucho. Excepto que ella estará aquí en algunas horas, y que estaba particularmente impaciente por hablar con usted, tío."

Genma palidecio.

"Oh... y ella sonaba MUY trastornada" Nabiki dijo mientra ella dejo la habitación. "No sé que paso, pero pienso que es seguro decir que ella ya lo sabe todo."

"¿Tendo?"

"¿Usted tiene un plan, Saotome?"

"Usted oyó al maestro. Empaquemos. AHORA."

*** o_O ***

Esa noche la pareja se detuvo en un hotel cerca de la estación de tren. En la mañana considerarían el comienzo de su viaje fuera de Tokyo. Ranma habia deseado encontrar comodidades menos costosas, pero Ukyo insistio, y Ranma estaba demasiado cansado y drenado emocionalmente para discutir el punto.

Cuando llegaron a su habitación, Ranma dejo caer su mochila en el armario, y se dirigió hacia el baño. Un momento despues, una humedad y desaliñada Ranma-chica regreso y se derrumbó en una de las camas, enterrándose profundamente en las cobijas.

Ranma-chica se encrespo en una tiesa bola, y Ukyo podía oír los sollozos que se rasgaron de la garganta de la pelirroja a pesar de los obvios esfuerzos de calmarlos. Ukyo se dirigio hacia la cama, proponiéndose confortar a su prometido. Ella se sentó y puso sus brazos alrededor de ella lo mejor que podía. "Esta bien, Ranma. Dejálo salir. Déja todo salir."

Ukyo estaba un poco asustada cuando la figura que ella sostenia se tenso y tiro lejos de ella. "No, NO esta bien..." Ranma-chica dijo con un gruñido, "¡Los hombres no lloran, maldicion! ¡Los hombres NO lloran!"

"Todos lloramos si estámos muy lastimandos" Ukyo dijo. "No hay vergüenza en llorar, aún para un hombre."

"¿Tu qué sabes?" Estallo la pelirroja. "TU puedes regresar en cualquier momento que desees, y tu padre estará feliz de verte..."

Ukyo retrocedio, con una mirada dolida en sus ojos. "¿Y tu piensas que eso significa que no puedo entenderlo? ¿Si me detengo a intentar entender solo porque mis cicatrices son diferentes a las tuyas?" Ella se volvio lejos y cerro los ojos, intentando mantener el dolor fuera de su voz. "¿Realmente crees que pensaré menos de tí porque puedes llorar?"

Un lastimoso, casi estrangulado sonido hizo a Ukyo mirar de nuevo a su compañero. Ranma-chica estaba confundida en el centro de la cama, sus rodillas estaban contra su pecho. Los escalofríos la sacudieron mientras que ella luchó para contener su angustia; otra lucha que ella habia perdido. Ella levanto la mirada a Ukyo, su expresión llena de tristesa y de desesperación. "¿Ukyo?" Ella dijo en una voz muy pequeña. "Lo siento..."

"Oh, Ranma..." Ukyo se sento al lado de ella otra vez y la arrasto dentro de un abrazo fuertemente. Esta vez no hubo ninguna resistencia. Ranma-chica se derrumbó en el abrazo, enterrando su cara en el hombro de Ukyo, dejando el flujo de las lagrimas floreser libremente mientras que ella finalmente se permitio la debilidad de llorar.

Ukyo solo la sostuvo, escuchando sus sollozos amortiguados y haciendo pequeños sonidos confortantes. Esta libertad era justo lo qué Ranma-chica necesitaba. Después de un momento, el temblor se detuvo, Ranma-chica respiro lentamente, y se volvio un peso muerto en los brazos de Ukyo.

Liberándose ella misma suavemente del abrazo de su dormido prometido, Ukyo lo arropo en la cama, y tiró de las mantas sobre ella. Mirando abajo en la pelirroja que roncaba ella sonrió tristemente. Ranma-chica se veia más pasifica de lo que ella habia estado en días. Eso tenia que ser una buena señal.

Caminando a la otra cama, Ukyo callo fatigada en ella. Había sido un día tan largo. Ella apago la luz y se calmo por una momento, mirando fijamente hacia arriba a la oscuridad, pensando. Lo peor habia pasado, por lo menos ella esperaba que así fuera, y ellos lo había atravésado. El camino a continuación todavía no era liso, pero estaba de par en par abierto. Tomó un rato, pero el sueño finalmente llego.

*** O_o ***

La mañana siguiente, Ukyo se despertó y miro para encontrar a Ranma-chica yasiendo sobre su espalda, mirando fijamente hacia el techo. Parecia como si ella hubiera estado llorando otra vez; su cara tenia manchas de lagrimas, y sus ojos estaban rojos e inchados. Pero ella estaba más tranquila ahora, sin embargo un poco más de su usual determinación se mostro.

"¿Ranma?" Ella pregunto. "¿Estas bien?"

"No." Por un largo rato, Ranma-chica no dijo nada más. Cuando habló otra vez, era apenas más que un susurro. "Tenias razón, Ukyo. Fue un error. Habría sido mucho mejor haberla dejado con sus ilusiones." Hubo una pausa. "Y yo con las mías."

Ukyo suspiro. "Oh, Ranma... tu sabes que eso no es cierto. Hiciste lo correcto. No puedes sentirte bien ahora, pero tu sabes que lo hiciste."

"¿Cómo puedes decir eso? Lo correcto habría sido que mantuviera mi promesa original... cometer seppuku. Era la única solución verdaderamente honorable."

"Ranma, si pensara que tu realmente crees eso, yo pensaria que eres un tonto."

La respuesta de Ranma-chica era seca. "¿Y qué te hace pensar que no lo hice?" Ella pregunto.

"Se que esa habría sido la salida fácil" Ukyo resoplo. "Sé que si tu realmente hubieras creído que merecias morir por el lío en el que estás, tu madre no habría podido detenerte la otra noche. Y sobretodo sé que tu nunca te rindes."

"Sin embargo estoy cansado de pelear batallas perdidas, Ukyo" Dijo la pelirroja con fatiga. "Y me parece que e perdido muchas de ellas últimamente."

"Muchas gracias" Resollo Ukyo.

Ranma-chica cerró los ojos y gimió. "Tu sabes que eso no fue lo que quise decir."

"Sí, lo se. Pero también sé que no te gusta pasar tanto tiempo sintiendo pena por ti mismo. ¿Que es lo que tu siempre me estás diciendo? ¿Un Saotome nunca desiste?"

La pelirroja dio un profundo suspiro. "Pero ya no soy un Saotome más"

Ukyo se preguntaba justo que tan realmente fuerte deberia ella patearse a si misma. "Lo siento, Ranma. Sé que esto es muy dificil para tí. pero odio verte tan decaido. Es... artificial de alguna manera."

"Oh, estoy bien. Es solo que mi hogar... mi familia... todos ellos se han ido ahora. No tengo nada."

"Estoy yo" Ukyo dijo tranquilamente.

"Pero Ukyo, incluso no tengo un nombre para darte."

"¿Que es un nombre?" Ukyo se encogio.

"¡¿Que quieres decir con Que es un nombre?! Tradición... la escuela..."

Ukyo sonrió y comenzó a recitar, "¿Qué es un nombre? Por el que llamamos a una rosa, con cualquier otro nombre olería igual de dulce; Romeo, si el no se llamara Romeo, conservaria esa perfección querida que él pose sin ese título. Romeo, despojate de tu nombre, y por ese nombre que no es parte de ti, toma todo de ti mismo."

Ranma-chica miro a su prometida con sorpresa. Observando su expresión, Ukyo hizo una mueca vergonzosada. "Es de Romeo y Julieta... por alguna razón, siempre he tenido gusto de esa obra."

Ranma-chica cabeceó y estuvo en silencio un momento, mientras ella entendia lo que queria decirle en la cotización. "Gracias, Ukyo. Eso... me ayudo." Las imágenes de los hermanos Kuno destellaron en la mente de la pelirroja, y ella se estremeció. "Por favor, aunque" Ella dijo con sentimiento. "Solamente no menciónes las rosas. Especialmente no las negras."

Tomó un minuto para que Ukyo hiciera la conexión, y ella rió nerviosa. "¡Lo siento, Ranma, lo siento! Es solo que nunca te quise por tu nombre." Con una perversa mueca, ella se inclinó y susurró algo al oído de la pelirroja.

Los ojos de Ranma-chica crecieron de par en par como platos, y ella se ruborizo con un brillante carmesí. "Um. Sí. Bien, hablaremos de eso más tarde, ¿Sí?"

*** o_O ***

Después de que una ducha caliente y un gran desayuno, Ranma se sintia mucho mejor. El aún estaba subyugado, pero su optimismo natural comenzaba a volver a la superficie. Él y Ukyo llegaron a la estación del tren, e intentaban decidir adonde ir.

Estudiando el mapa en uno de los kioscos, Ranma finalmente señalo un punto en la bitrina y dijo, "¿Que tal aquí?"

Ukyo miro donde él señalaba. "¿Estas seguro. Ranma?"

"¿Por qué no? Será una oportunidad para hacer un nuevo comienzo. Hay mucha gente alrededor, y mucho trabajo para alguien con mis habilidades. Y me imagino que tu podría hacer una matanza con tus okonomiyakis..."

Ukyo estudió el mapa otra vez y lo considero. Ranma justo puede estar en lo correcto. Ella hizo una mueca de pensar. Era ciertamente tan bueno idea como cualesquiera. "Estas en lo cierto, Ranma. ¡Vamos!"

[Fin de la parte 22]

*** O_O ***

CONTINUARA...

*** O_O ***

FIN DEL EPISODIO DOS

*** O_O ***

Notas del Autor:

¡Si tu has llegado tan lejano, Zen te lo agradece por tomarte tiempo de leer esto! Es esperanza de Zen que el episodio tres estará listo mucho más rápido que el episodio dos. Zen no tiene ningún plan para epopeyas más oscuras a lo largo de la historia como en su fic de "Un Amargo Final", así que ellos no tomaran ese camino.

Tu observarás que este episodio solapa partes del primer episodio tomando con Ranma y Ukyo el día de su encuentro con Ryoga, y los sigue hasta que llegan a ver al padre de Ukyo. Toma a Akane en la tarde del día que ella anuncio a su padre de su intención de seguir tras Ranma.

¿Cuál sera el futuro para Ranma y Ukyo? Bueno, las cosas irán mal como lo hacen siempre... pero tu puedes estar seguro que estos dos saldran adelante, y que continuarán creciendo su cercania mientras que su relación se desarrolla. Zen espera hacer los próximos episodios un poco menos angustioso, y calentarse mucho más. Por lo menos para algunos de los personajes.

Un gran número de personas ha comenzado a ir detras de ellos, y tu verás a más de ellos a partir de tiempo en tiempo mientras ellos complican las cosas para la feliz pareja en los episodios futuros.

La proxima línea, aunque, es un fic experimental... la primera verdadera tentativa de Zen para un crossover. Está bien sobre la mitad terminada, y está, en parte, qué sostiene este episodio. Buscala pronto, o bien espéra a leer que Richard Lawson haya ido y comenzado a tirar a escritores de fanfics ^ _ -

Como siempre, los comentarios y las críticas son bienvenidos. Zen ha intentado escarbar fuera la mayoría de los tipos, pero Zen está también seguro de que hay aún un montón de ellos aquí dentro. La pequeña sabandija cria como loca.

Una vez más Zen debe mucho a sus pre-lectores que estaban dispuestos a tomar tiempo para precisar todos los defectos en esta historia. Algunos de ellos eran incluso reparados. Gracias a Nick Leifker, Sebastian Weinberg, Sean Gaffney, Richard Lawson, Greg Sandborn, Mike Loader, Travis Butler y Trisha Sebastian. Y si Zen ha dejado a cualquier persona fuera de esta lista, acepte por favor las disculpas de Zen y las gracias de Zen.

Gracias a todo ustedes por su paciencia, y su interés en ver que esta historia continúe. Zen espera que ustedes piensen que valió la espera, y Zen trata de no dejarte abajo ^ _ ^

Como siempre, los comentarios, las observaciones, las sumas grandes de efectivo, y cualquier cosa relacionada con los encantadores ángeles se puede enviar a:

Ayanami@mindspring.com

or Snailmail
c/o Anime*Niacs
244 First Avenue South
Franklin, TN 37064

¡Doumo Arigato Gozaimashita!

Zen no Itan-sha
Enero de 1998