Los personajes mencionados y utilizados en esta historia son de sus respectivos autores; cercioro de que esto es sin fines de lucro, sólo por el amor al arte.

Ya no es igual

Daba vueltas por la habitación... ya todo estaba listo: las maletas arregladas, los pasajes, y el corazón tranquilo... o eso creía él.

Miró por la ventana el cielo que lo había visto crecer toda la vida, sus felicidades y tristezas, todas aquí. Pero ya no más. Ahora él se iba, dejaría el país para radicarse en un importante instituto musical en Francia. También para tratar de olvidar, pero... ¿era que podía olvidar más aún? Un mundo de recuerdos vino a su mente; sus juegos de niño, la vida de adolescente, sus amigos, y la que fuera el amor de su vida. Todo lo que había pasado con ella. Y lo que ella le había echo sufrir.

.:Flashback:.

Esa tarde Mimi lo había citado en el café de siempre...

Entró al lugar y miró hacia ese rincón, el mismo donde todo había comenzado. Allí estaba ella, se veía tan linda, eso era invariable. Yamato se sentó.

-Hola mi a...

-Hola -respondió ella, mirando hacia arriba y encontrándose con esos ojos azules, y sonrojándose al verlos... no estaba segura de lo que iba a hacer, pero pensaba que esto no podía seguir así.

-¿Que sucede?

-Cálmate, por favor

-Pero dime, qué...

-Pide una taza de café -lo interrumpió ella. Miró su taza.

Matt se fue unos momentos y regresó con su bandeja, con una taza y pastelillos. No entendía por qué ella lo trataba así.

-Yo... tengo algo que decirte... -seguía evitando su mirada.

-¿Algo anda mal? -dijo él, tomándola por el barbilla y obligándola a verlo.

-Yamato... nosotros no podemos seguir juntos

-¿¡Qué!? -gritó él, soltándola. La gente estaba volteando cabezas.

-Que... no quiero que sigamos con esto. Nuestra relación no va hacia ningún lado y...

-Mimi... ¿qué estás diciendo? Tan solo fue ayer que me decías que me amabas y que íbamos a estar juntos por siempre

-¡Pero ya no! Matt, yo no quiero seguir engañándome a mí misma pensando que te amo y que lo de nosotros se va a arreglar

-¿Qué hice para merecer esto? Te traté mal, hice algo que no te gustó... dime, qué?

-Nada de eso... es que simplemente... ya no siento por ti lo que creía... -los ojos de Mimi se humedecieron, a ella le dolía tanto hacer esto, pero estaba confundida, y no quería hacerlo sufrir-. Es mejor que nos tomemos un tiempo...

-¿Me estás cortando? -dijo con la voz entrecortada.

-Bueno... sí

-¿Que estás confundida?

-Yo creo que esto va más allá... Es que lo veo a él y...

-¿A él?.¿A él quién?

-Matt yo...

-¿A quién? -dijo él fuertemente. No quería que lo evadiera. Tenía que saber por que ella rompía su corazón de esta manera.

-A Izzy. Ya no estoy segura si en realidad te amo tanto

-¡No puede ser! -golpeó la mesa con el puño. ¿Por qué?. ¿Qué tenía Izumi que él no tuviera?

-Perdón... pero... ya te dije, no puedo seguir así, además tú no demuestras mucho interés en mí como antes -lo ultimo lo dijo con un hilo de voz, su boca hablaba sola.

-¿Que no? Todos los días me preocupo de saber cámo estás y tú simplemente me cambias?. ¿Me cortas?. ¿Qué crees que soy, un objeto que puedes llegar y botar como si nada?! -le gritó, ya no podía más... y él que creía que ella era el amor de su vida-. Yo ya... me voy, hasta nunca -dijo y se fue corriendo... ya no podía más, un mundo de sentimientos se mezclaban en su interior y tenía que escapar a alguna parte.

.:Fin del Flashback:.

Después de eso recordó que fue al parque donde siempre iban juntos, y que desde ese día todo cambió en él. Su ánimo, su corazón y su vida. Sufrió como nadie lo pudo haber hecho antes, había llorado en la soledad de ese lugar. Luego, se sentía pésimo con solo ver a Mimi e Izzy juntos. Pues por como le contaron, días después de su ruptura con ella, había empezado a salir con Izumi.

Al paso de las semanas, cuando ya no podía sobrellevar el dolor más, se dio cuenta de que estuvo bien que lo hubiera terminado, que quizás todo el noviazgo no pasó por error, pero el amor que pensó que sentía era solo cariño y admiración en esos años, que cuando hablaban de que al terminar el colegio iban a casarse, formar una familia, y mil proyectos más, era una ilusión demasiado perfecta para hacerse realidad.

Consideró haber terminado esa etapa, no, lo supo realmente. Había conocido a una mujer que le cambió la concepción que tenía por mujer. Ella le enseño a crecer juntos, esa mujer que ahora era su novia, con quien estaba comprometido hace un tiempo y por quien se iba a vivir lejos. Ella, Romina, era hija de un importante músico y dueño de la más importante academia de música del mundo y quien le consiguió una oportunidad para estudiar allá. Romina únicamente estaba de vacaciones en Japón cuando se conocieron y se quedó un tiempo más, sólo por él. Luego, un año después regresó y ese amor estaba intacto, tal como lo habían dejado, pero las ansias de verse de nuevo lo habían crecido y ahora se irían juntos.

Toc-toc. Era la puerta. ¿Sería uno de sus amigos? Habían quedado de despedirse en el aeropuerto, no había razón de venir antes. ¿O era Romina?. ¿Querría saber si se estaba alistando?

Abrió la puerta. La sorpresa le llego de golpe. Era Mimi.

Continuará...


Espero que les haya gustado el cap. Este es el primer fanfic que publico en y que conste, no el primero que escribo, jejeje. Agradecería si dejan reviews!