"ETERNIDAD"

Por Amaltea Sibila


Nota:

No me pertenecen los maravillosos personajes de Shaman King. Son de son de Hiroyuki Takei y TV Tokyo.


"Para todos aquellos a quienes alguna vez han sentido el dolor de un corazón roto y aún creen en el amor. Y si no, han de saberlo, cupido también se equivoca, la próxima ocasión tendrá mejor puntería. "

"Para todos los que siguieron esta historia."


Parte Final.

--Se acercó demasiado.—Observó Askura.

--No te preocupes, no volverá a ocurrir. Lo entendió, fue el adiós definitivo.

El timbre en la voz de Anna no era para nada turbio. Empero, Hao creyó buena idea llevarla a un sitio más tranquilo para que abandonara cualquier gota de amargura que hubiere podido causarle su entrevista con Yoh.

El mar.

Su objetivo los llevó a las tierras del sur, porque ahí las playas son más impactantes por sus acantilados, la arena es más blanca y el agua es un limpio cristal azul que deja ver sin problemas el fondo colorido por peces tropicales.

Arribaron en un bahía de no más de un kilómetro de ancho. Estaba protegida a los costados y a espaldas por unas altas y empinadas rocas. Al frente las furiosas olas se rompían antes de llegar a la costa contra un arrecife, así el ir y venir de la marea era pacífico cuando tocaba la costa. El cantar de las gaviotas era cercano.

Anna se zafó de la esclavina dejando ver su pequeño vestido azul vaporoso y se quitó los zapatos en cuanto tocaron tierra. Le gustaba mucho sentir la fina arenisca cuando sus pies se hundían en ella. Y el agua, el tibio líquido y la inmaculada espuma que le mojaban sus rodillas.

Su amante se quedó atrás sentado. Cautivándose con el espectáculo de su amada en las aguas, hechizado por su rubia cabellera que se alzaba con la brisa. No pudo resistir mucho en ese lugar, pronto se levantó y alcanzó a Anna para llenarla de besos.

Para ella era dicha pura estar atrapada en sus labios. Miró con detenimiento al chico que tenía ante sí. Aquel que aparentaba ser un joven apenas maduro, pero que había vivido más que dos hombres. Veía a aquel ser como un malvado y frío que había hecho sufrir a muchos. Sin embargo, lo amaba. Amaba su larga cabellera castaña, sus grandes ojos negros. Lo amaba porque a pesar de su dureza, con ella era dulce y apasionado. Solo con ella.

--¿Crees que Yoh seguirá en el Torneo?—Le preguntó él de improviso.

--Quizás sí.—Respondió indiferente.—Pero a menos que recupere su estabilidad no logrará avanzar.--

Kyouyama lo invitó a tumbarse en la orilla. Le desabrochó la camisa para apoyarse en su pecho, escuchar su corazón y percibir su aroma que tanto la embelesaba. Esa masculina fragancia de la cual se hizo dependiente desde la primera noche.

--¿Y tú? ¿Ya decidiste lo que vas a hacer en la Pelea de Shamanes?.—Cuestionó ahora ella.

--Si... Dado que tomar a los Grandes Espíritus por la fuerza no funcionó, jugaré con sus reglas.—Dijo infantilmente.

--¿Tú?.—

--Así es. Esta vez será diferente.—Suspiró.—El Torneo se llevará a cabo como siempre estuvo previsto y será mi grandioso poder espiritual lo que me lleve hasta la cima, así como a todos mis seguidores. Me coronarán Rey porque me lo habré ganado. Y con los Grandes Espíritus renovaré la antigua belleza del mundo. A pesar de los humanos, a pesar de que... hoy esté dudando en destruirlos.—

Anna estaba más que estupefacta. No es que le importara si Hao destruía o no a la raza humana. Lo hubiese seguido sea cual fuere su decisión. Pero ni ella podía dejar de sorprenderse ante esta afirmación. Al notar su mirada curiosa, el joven continuó:

--Aún no los entiendo.—Bajó la voz.—Apenas comienzo a comprender lo que mi hermano pregonaba y muchos otros defienden: confianza, amistad, fe, esperanza. Me cuesta trabajo porque nunca lo viví. Lo escaso que compartí con mi madre lo olvidé tan rápido como lo fue su muerte.—Hao no creía cuán sincero estaba siendo con ella, la fluidez de su revelación. No se sentía incómodo con ello.—Pero tú sí lograste entenderlo, a pesar de lo que te ocurrió y el frío escudo que has puesto para no demostrarlo, para encerrar tus emociones.—

--Hao yo...—

--Tú me ayudarás a entender eso, tú serás mi reina. El mundo perfecto lo lograré con tu apoyo. ¿Me ayudarás?—

--Claro, no lo dudes. Pero... ¿porqué no lo hiciste así antes?—Fue inevitable la pregunta.

--Creí que había quedado claro, me faltabas tú.—

--Vaya, el gran Hao necesita de alguien.—

--¿Y tú mujer orgullosa?¿Porqué estás aquí entonces?.—

--Porque estás tú.—

--Estamos igual entonces.—

--Eso creo.--

El viento salado, la voz de las aves marinas como si siguieran un compás marcado por las olas. Y la marea los bañaba con delicia, el borbotón del agua les hacía cosquillas.

--Dime algo Anna.—

--¿Mmm?—

--¿En serio crees lo que le dijiste a Yoh?.—

--¿Respecto a qué?—

--Eso de que todas las cosas deben perecer, de que todo tiene un final.—

--Veo a lo que quieres llegar. Sí, lo creo.—Se aferró como asustada a su pecho.—Pero no me atormentes con eso ahora. Déjame creer que no importará el paso de los años o la muerte misma. Déjame imaginar que mi felicidad a tu lado sobrepasará el tiempo.—

--No quería afligirte.—Le besó la frente.—Pero te equivocas. Si hay algo que he aprendido, es que existen cosas indestructibles. El alma es una de ellas, y junto con ella están los sueños, las pasiones. Perduran porque se creen verdaderas, absolutas. Así ha sobrevivido mi intención de transformar este mundo. Así ha de ser perpetuo mi cariño, porque desde que te conozco supe y creo fielmente que estabas destinada a mí. Y de la muerte, si mi alma es eterna, eterno será mi amor por ti. ¿A caso tú no lo piensas igual?—

Hao tenía el pequeño rostro en sus manos, le enjuagó las lágrimas que brotaron con sus palabras. Anna lloraba porque el temor más grande en su alma había sido despejado.

--¡Pues claro idiota!.—Hao acalló sus sollozos con un beso.

El mar, las olas.

Sí, ella siempre había creído que su amor por Hao sería para siempre, su terror era que si él la dejaba, seguramente terminaría muerta en vida; esta vez, no habría quien la rescatara de su soledad. Sin embargo, nunca tendría lugar tal situación. Y si él moría en esta batalla, si nuevamente sus intenciones no se vieran cumplidas, moriría igual a su lado para revivir quinientos o mil años después y buscarlo porque él jamás desistiría en su plan.

Así sería.

Así será.

Sí, junto a él, con él.

Por la eternidad.

FIN

Jueves 27/octubre/2004.

7:17pm

Guadalajara, Jalisco México.


Notas de la Autora

Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!!!!! Por fin la he terminado!!!!!!!!! Claro, dejando de lado todo lo que tengo hacer y arriesgándome a que en el examen de transformaciones no me vaya muy bien, jejeje. Muchas, muchas gracias por sus comentarios y especialmente por su paciencia. Espero que el final no los haya decepcionado.

Por el momento, creo que me retiraré de este campo de escribir fics. Hay muchas cosas que hacer acá en el mundo real, es hora de ingresar a la sociedad económicamente activa y ver un buen futuro. Lástima, ya se acabó la vida de estudiante. Pero si hay tiempo, escribiré y seguiré con mis locuras.

Si me va bien, pronto sabrán de mí, pero en el ámbito del teatro (Y no soy actriz).

GRACIAS.

Priss:

Contigo me disculpo muy sinceramente, je, parece que ya querías leer la continuación y acá yo que no escribía. Yo aunque me retiro, estaré al tanto de tus historias. Ya no puedo esperar a que publiques esa de la que me escribiste. Sé que será tan genial como las otras y me siento halagada de que tú dejes comentarios para este fic de tu servidora. Gracias, en serio, gracias por haberla seguido. Bye.

YukiAyanami:

Gracias por tu comentario. Sí Yoh aquí quedó como el malo, pero más que nada como el tonto que abandonó a Anna. Jejeje, es que nunca se dio cuenta de todo lo que ella hacía por él!!! El coraje que me provoca eso, fue la inspiración para este fic, además claro de que Anna y Hao juntos son geniales. Bye.

Emmyk:

Agradezco que hayas seguido mi historia. No estoy segura si recibiste mi mail sobre tu fic, pero sí lo leí y quiero decirte que te está quedando super. Me gustó mucho la escena donde Hao la consuela. Intentaré de nuevo enviarte esos consejos que me pides. Bye

Escilia:

¿Sufrió Yoh bastante? Pues estaba pensando seriamente en el suicidio del personaje, pero creo que a Anna sí le remordería la conciencia un poquito. Jajaja, además creo que no iba con la trama. HxA4ever!!!! Gracias por leer!!!

Arkprincess:

Es que el HaoxAnna tiene algo de lindo por eso me gusta tanto. Además creo que la mayoría de los aficionados a esta pareja nacimos con la escena de la serie donde se encuentran y Hao la pretende. ¡Nos quedamos con ganas de más! Y sí, en el manga Yoh como que cae un poquito mal. Agradezco tu comentario.

Stephanie:

Jajajajaja, tu review me presionó a terminar esta historia, gracias. Jejeje, ojalá te haya gustado.