El Copyright y la Marca Registrada del nombre y del personaje Harry Potter, de todos los demás nombres propios y personajes, así como todos los símbolos y elementos relacionados, son propiedad de Warner Bros., 2000

Es posible que en este fic haya lenguaje ofensivo, obsceno y escenas de violencia en grado menor. Si eres una persona exageradamente sensible a eso no sigas leyendo. Después no quiero demandas.

¿Qué es un anti-fic? Llega al final y quizás comprendas. Si quieres leer un fic verdadero y no esta colección, date una vuelta por mis otros fics, esos sí están hechos con amor xD.

Los anti-fics de Harry Potter
El anti-fic de Cho Chang (1): Cuando los insectos vuelan...

Ese día caluroso de Junio, en una de las habitaciones estudiantiles de Hogwarts, varias muchachas hablaban animadamente. En la tarde irían a nadar al lago y luego tomar sol en la orilla. Pero que conste, no todas las chicas de esa habitación hablan. Sentada en una de las camas contra la pared, y mirando con furia a las muchachas, estoy yo.

Clara Rittson, ese es mi nombre.

Malditas chicas que no me dejan estudiar. Se supone que sólo las personas dotadas de una inteligencia superior a las demás estamos aquí, pero esas niñas no parecen tener nada de cerebro. Y me creyeran que meten ruido a propósito, para no dejarme escribir. ¿Escribir qué, dirás tú, persona entrometida de mi mente que puede saber lo que hago, digo? Pues sí, por el simple hecho de no haber prestado atención en una clase de Transformaciones estoy aquí.

.:.Flashback.:.

Dibujaba a Cho Chang en mi cuaderno, colgando de un poste con los pies sin tocar el suelo con una soga alrededor del cuello. Hasta que siento una varita tocar mi pergamino, el cual se trasformó en cenizas.

-Hey! Mi dibu... -iba a reclamar, pero al levantar la vista casi pego un grito.

Ahí, frente a mis ojos, estaba McGonagall, mirándome con cara de odio.

-¿Se puede saber qué es más importante que mi poco interesante clase, señorita Rittson?

-Qué se yo, bueno, hay miles de cosas...

Quise empezar a enumerar; como ella misma dijo habían miles de cosas más interesantes que su poco interesante clase de Transformaciones, pero ella me detuvo, tomándome por la muñeca.

-No me falte el respeto, Clara, que si no veré si es necesario tener que llamar a su padre para que venga a hablar conmigo...

Sí, claro... ¿qué iba a hacer mi padre? Me retaba enfrente de los profesores, luego llegaba a casa y se olvidaba de mi existencia. Claro... con Minerva era diferente.

-¿Dónde está su grupo?

-No tengo -contesté secamente.

-Supuse que estaba bien claro en el pizarrón que el trabajo de convertir una pluma en una paloma es en grupos de a 3

-Supusiste mal... ¿por qué debería trabajar en grupo, acaso está en el reglamento que debo aprender a sociabilizarme? -Todos los imbéciles en la sala me miraban y susurraban cosas, pero no les hice mucho caso.

-No, pero es algo que debería aprender desde ahora. 20 puntos menos para Ravenclaw y va a venir a mi oficina después de su última clase, le voy a dar un castigo

Se marchó tal como vino. Enojada.

.:.Fin del Flashback.:.

Maldición. Y luego el puto castigo.

.:.Flashback otra vez.:.

Llegué casi corriendo a la oficina de McGonagall, mi última clase había sido Astronomía, la cual había terminado a las 1 y media de la madrugada, ni me molesté en explicarle eso en la tarde. Golpeé la puerta tres veces. Ella abrió, molesta como siempre. Estaba con su bata de noche.

-Ah, eres tú. Pasa...

Entré a su despacho. Tan mal decorado... No, en que pensaba, creo que me afecta dormir en la misma pieza que Cho y sus amiguitas.

-No deberías hablarme con ese tono frente a todos tus compañeros, hija

-Me da lo mismo, sabes? Lo de esta tarde no es una excusa para quitarle 20 puntos a mi casa, y no me digas hija, dime Clara, así me gusta más

Para los que no saben, Minerva es mi madre. Ella y mi papá se separaron cuando cumplí los 11... Él quería que fuera a Durmstrang, como él y mi hermana mayor, y mamá a Hogwarts, como ella. Como recibí carta de ambas instituciones tuve que decidir yo, y elegí Hogwarts, pero viviendo en verano con mi papá, así los vería a los dos. Se supone que nadie en el colegio puede saber que ella es mi mamá, pensarían que va a tener preferencias conmigo, y por el contrario, me hace la vida imposible...

-¿Por qué no puedes ser como una chica normal de tu edad? Juntarte con ellas, ir de compras a Hogsmeade...

Pero mamá insistía en hacer que me convirtiera en una señorita y que fuera amiga de las demás chicas. ¿Por qué, si a mi me gustaba estar sola, si encontraba que ninguna de esas chicas pudiera algún día entenderme?

-Ya sabes que no...

-No quiero que seas una antisocial... y ya que te gusta tanto escribir, me vas a hacer un diario de vida mientras te haces amiga de alguna de las chicas, aunque sea una, de tu curso. Te voy a tener un mes escribiendo. Estoy segura que después de eso vas a ser más... normal

-Te odio -dije yo, arreglándome la mochila y saliendo hacia la puerta.

-Lo hago por tu bien

-Todas las madres dicen eso... después te terminan arruinando la vida -murmuré, lo suficientemente fuerte para que mamá creyera que yo no quería que me escuchara decir eso.

Salí de la oficina y fui a la sala común de Ravenclaw, a esa hora ya estaba muy cansada.

.:.Fin del Flashback.:.

Ahora es cosa de que entiendan el odio hacia mis compañeras. De partida, la estúpida de Chang, la ídolo de las mujeres de mi casa. ¡Como si ella reuniera todas las cualidades para estar aquí! Sabiduría va a tener ella; si una snitch es lo único que hay dentro de su cráneo... Luego viene la estúpida de Marietta, quién se cree que es. ¿Qué solo por ser hija de una funcionaria del Ministerio es superior a todas? Que locura. Lo peor es que ellas lideran el grupo. Y no me pienso esforzar siquiera en ser su amiga. Pero si no lo hiciera... ¿sería capaz Dumbledore de echarme del colegio si mi madre se lo pidiera?. ¿Que McGonagall fuera a no tener límites en cuanto a su hija se tratara?

-¿Vas a venir o no, Rittson?

Marietta, haciéndose la simpática. De seguro mi madre la embaucó con regalarle un aprobado si intenta hacerse mi amiga. Me puse de pie, y guardé mis cosas en la mochila con un movimiento de varita. Caminé hacia ellas.

-¿Tienes insecticida? No soportaría unos Puccabas cerca de nosotras en la playa, soy demasiado alérgica -dijo Cho, poniendo una cara de cansada.

-No queda, además no hay Puccabas en Hogwarts, creo que sólo hay en el caribe o algo así -le dijo bajando los hombros Marietta.

Si tan solo hubieran prestado atención a las clases...

-No pensarás ir vestida así -me dijo despectivamente Lisa Turpin, de sexto, apuntando con la cabeza lo que pareció ser cómo andaba yo vestida.

No me iba a cambiar, por mucho calor que hiciera. A mi no me incomoda andar con pantalones y un sweater en medio del verano. Si ellas quieren andar sólo con un bikini y pasearse por todo el colegio así, es su problema.

Bajé detrás de ellas hacia el hall del castillo. Todos los chicos de otros cursos que pasaban en ese momento por ahí babeaban como perros por estas estúpidas. Cuando pasó Harry Potter y sus dos amigos, Chang se puso especialmente en una pose sexy, apoyada con una mano del barandal de la escalera. Como si Harry la fuera a tomar en cuenta después de haberse desembocado en llanto delante de él por Diggory en la que fue su única cita, la que claro, todas las de Raven nos enteramos el mismo día, cuando llegó diciendo que era un idiota, que no sabía tratar a una mujer, pero luego con los sabios consejos de Ana Smith, otra compañera, iba a reconquistarlo. Seguro Harry se habría dado cuenta del ser ahuecado que tenía detrás.

Después del intento frustrado de seducirlo con esa ropa que apenas la cubría, bajó con las demás hacia el lago.

Ya allí, todas dieron un grito general de Accio para que les llegaran desde la torre las toallas de playa y los bronceadores. Me senté no muy lejos de ellas bajo la sombra de un gran árbol y saqué mi libreta, para ponerme a dibujar, aunque al levantar la vista hacia las otras, ya tendidas de espalda con lentes de sol, tuve una gran idea.

Entre un poco en el bosque, por la orilla, sin adentrarme. Encontré lo que buscaba; un nido de Puccabas, unos pequeños insectos parecidos a las abejas, que según habíamos estudiado en Cuidado de las Criaturas Mágicas, se atraían en especial por el olor a bronceador. Tomé la colmena con cuidado, inclinada hacia un lado, tal como había aprendido. La llevé lentamente hasta quedar lo bastante cerca de ellas. La agité rápidamente y la lancé hacia la orilla del lago. A los segundos sentí el zumbido y gritos, muchos gritos histéricos.

Fui hacia el árbol donde tenía mis cosas. Tome la redacción o diario para McGonagall, lo poco que llevaba en el pergamino lo arrugué y lo lancé como bolita al lago. Adiós sociedad. Siempre existirá la posibilidad que me trasladen a Durmstrang...

Fin parte 1

Y no va a ser el primero. ¡Odio a esta chica!. Ahora sí: un anti-fic es una historia en contra de alguien, que bordea la realidad. En este caso usé experiencias personales y mi odio hacia Chang (aunque pude haberla hecho sufrir más, por eso dije que no será el primero xD). Acepto sugerencias, si hay un personaje que detesten realmente, y quieren que yo escriba en su contra, y el tipo de castigo que requieren, lo haré. No necesariamente en primera persona ni con personajes infiltrados eso si, e incluso puedes hacer sufrir a un personaje con una decepción amorosa, que no descarto haré algún día. Reviews!. Aunque sea para decirme que estoy loca y que no entendieron el primer One shot u.u

Bye!