Nuevo chappie gente!!!!!!

Barlow Girls

Capítulo 3 "Ya no quiero fingir mas!"

La fiesta estaba en su mejor momento, todos bailaban al ritmo de la música, menos cuatro figuras que se sentaban en una mesa, conversando animadamente.

Sango y Rin se negaban a bailar, pensaban que no estaba bien, su madre les había presionado tanto para que sean las niñitas inocentes que ella quería, que les había enseñado mal sobre tantas cosas que no eran tan malas, pero claro, ellas no lo sabían. Kagome aún no regresaba, había ido a bailar con Inuyasha desde que empezó la música, hacía como dos horas y todavía no volvía. Justo cuando Sango y Rin estaban por levantarse para buscarla, ella apareció en su campo de vista, pero de una manera que a sus dos hermanas no les pareció correcta.

Venía riéndose, alzada por Inuyasha, obviamente había tenido unas copitas de más, no lo suficiente para considerarla ebria o con un juicio mental incorrecto, pero lo suficiente para hacer cosas que normalmente no haría, y su pareja estaba contento de eso, no quería terminar como sus amigos, sentados y aburridos en una mesa.

Sango y Rin miraron a Kagome con una cara desaprobadora. Ella ni enterada, dejó que Inuyasha la dejara en una silla. Cuando vio que su pareja la dejaba sola, negó con la cabeza, esperó a que éste se sentara y se paró de su silla y fue tranquilamente caminado a sentarse en sus piernas, Inuyasha posó sus manos en la cintura de la chica y descansó su cabeza en su hombro.

-KAGOME!!!- Gritaron sus hermanas

-Que?- Preguntó ella totalmente ajena a la situación

-Te parece que lo que haces es correcto?- Preguntó la mayor

-Y no sería correcto porque...-respondió la hermana del medio

-Porque estás sentada en la falda de un chico que conociste hoy Kagome!!-Gritó la menor

-Que por cierto, tiene nombre, y es mi novio, algún problema?

-Si!

-Cual?

-Que estas sentada en su falda!

-Arg! Vamos Inu, mis hermanas no me van a dejar tranquila- Le susurró a su novio, luego sopló en su oído.

Ambos se levantaron de la silla y caminaron a la pista de baile nuevamente. Sango estuvo a punto de levantarse pero Rin la detuvo con un gesto de la cabeza.

Dos horas más tarde la fiesta comenzó a terminar(Irónico, ne?) y Sango y Rin decidieron ir en busca de su hermana, decisión de la cual se arrepintieron minutos después, cuando la encontraron.

Kagome, la más pura e inocente de las Barlow, estaba acorralada contra una pared, besando muy acaloradamente a su recientemente adquirido novio. Las chicas prefirieron dejarlo así y volver a su casa, Kagome volvería luego.

Y efectivamente, una hora más tarde volvió, tuvo el suficiente tiempo como para juguetear un rato más con Inuyasha, pero no el suficiente como para hacer algo de lo que pueda arrepentirse.

Sango y Rin esperaban a su hermana en un sofá en el vestíbulo.

-Bájame Inuyasha!!-Semi-gritaba Kagome riéndose

-Y porque debería bajarte?-Respondió su novio riéndose también

-Porque tengo que entrar a mi casa-Respondió la muchacha tranquilamente

-Y que pasa si te secuestro?

-Mmmmm, a donde me llevarías?

-A mi lugar secreto

-Y donde está tu lugar secreto?

-Si te digo deja de ser secreto

-Ahhh-Dijo Kagome con interés- Ahora bájame

Inuyasha la bajó, se retiró unos pasos y luego volvió, volvió a levantarla

-Que haces Inuyasha?

-Te secuestro

-Y ahora se supone que debo gritar?

-Solo si quieres que nos descubran

-Entonces me quedaré callada- Dijo Kagome riéndose nuevamente, mientras que dejaba que Inuyasha la cargue hasta su auto de nuevo.

Sango y Rin estaban perplejas, su hermana había dejada que un hombre la lleve a quien sabe donde, estando en un estado razonable, mañana recordaría todo lo sucedido, no estaba hecha una idiota. Por lo menos no era el alcohol.

Inuyasha cargaba a Kagome por un bosque, y ella se reía y disfrutaba.

-Aquí estamos- dijo Inuyasha dejando a Kagome en el suelo, ésta se dio vuelta y miró hacia el acantilado que estaba frente a ella, los hermosos tonos rosados del amanecer ante sus ojos, parecía que el cielo había decidido regalarle esta hermosa escena, parecía que era solo para ella, y claro, para el chico parado a su lado, con un brazo firmemente atado a su cintura.

Después de mirar el hermoso atardecer, Inuyasha se dio cuenta de que si Kagome no estaba en casa antes de que su madre se despertara, no solo estaría castigada de por vida, si no que el no podría seguir viéndola.

-Kag, tienes que volver antes que tu madre se entere que no estas en tu casa- Dijo Inuyasha y, tomándola de la mano, la arrastró al auto y la llevó a casa.

-Kagome, despierta hija, hora del desayuno- Dijo la sra. Barlow

-Mamá, estoy cansada, quiero dormir- Respondió la joven, que se había acostado en la comodidad de su cama hacía solo una hora.

-Porque estas tan cansada, hija? Tus hermanas no tienen sueño ya

-Está cansada porque estuvo toda la noche muy ocupada revolcándose por ahí con Inuyasha como para volver a una hora decente a su casa!- Gritó Sango que venía caminando detrás de su madre.

-Yo no me revolqué con nadie Sango, y eso tu lo sabes!- Respondió Kagome desde el otro lado de la puerta.

-Ah no, claro, entonces estabas muy ocupada siendo secuestrada por tu novio como para darte cuenta que se hacía tarde!

-Secuestrada? Estás delirando Sango?- Dijo Kagome abriendo la puerta. De repente todo volvió a su mente...

-Que haces Inuyasha?

-Te secuestro

-Y ahora se supone que debo gritar?

-Solo si quieres que nos descubran

-Entonces me quedaré callada

-Ayer te escuché Kagome... Todavía no puedo creer que mi hermana se haya convertido en una puta!

-Yo no soy ninguna puta!-Gritó Kagome, histérica- Lo que pasa es que tu estás celosa, porque yo tengo un novio que me quiere y se preocupa por mí...

-Celosa? De que puedo estar celosa? De que tu saliste toda la noche con un chico que conociste esa misma noche?

-Es un compañero del colegio Sango, Lo conozco desde que tengo 7 años!

-No importa, apenas si habías cruzado palabra con él!

-No importa, estoy harta de todo esto, yo n soy ninguna nenita inocente de 4, ya tengo mis 15 años, en dos meses cumplo 16, por dios Sango, es totalmente natural que me guste un chico, y si lo estuve escondiendo hasta ahora no fue por más que por mamá- Respondió Kagome, notando recién que su madre se había retirando cuando empezaron a pelear.

-Que te guste un chico es natural, ahora, que te revuelques con el horas después de haberte puesto de novia con el es otra cosa Kagome!

-Eres imposible sango!-Dijo Kagome-Ahora si me permites, voy a dormir- agregó y entró en su habitación.

Si si, ya se que es difícil que sango y kag peleen así, pero me parece que la situación se dio perfecta... jeje... que mala que soy...

Herm: Yo escribo como viene, mi imaginación decide que tan largos son los capis, sorry.

Kagome anti-kikio: Gracias por tu review, me da gusto que te guste la historia.

Gaby!: Gracias por siempre dejarme reviews.... espero que te guste este chappie... nos vemos, un beso...

Kagome-Chan: Gracias por tus ánimos! No me importa si te gustó o no el chappie, yo los flames los ignoro, si no te guste el chappie, o no dejes review o tb puedes hacer una cosa que se llama critica constructiva, en la que me dices porque no te gustó así yo lo cambio, yo creo que si me dices algo, y no fundamentas, es lo mismo que no digas nada....