LA GUARDAVÍAS.

En el capítulo anterior...

La guardavías era una chica inteligente, trabajadora, capaz, pero ¿por cuánto tiempo más seguiría siéndolo en ese estado mental? Tenía una responsabilidad muy grande, que significaba la vida o la muerte de los pasajeros de los trenes que por ahí pasaban. ¿Acaso me gustaría a mí que mi vida, o la de mis conocidos, dependieran de una chica en aquel estado?

Pensé en llevarla al médico y solucionar la situación...


Capítulo 4: El Final.

La noche siguiente hacía un tiempo bueno y salí temprano para disfrutarlo. Crucé el campo cercano a la profunda zanja y me asomé hacia abajo, en el mismo lugar donde me había apoyado la primera vez para gritarle a Akane. Me quedé helado: cerca de la boca del túnel había un hombre que se tapaba la cara con el brazo izquierdo y agitaba el derecho frenéticamente.

El horror inexpresable que se apoderó de mí pasó rápido, pues vi que era realmente un hombre y que a su alrededor había un pequeño grupo de personas. Todavía no se encendía la luz roja. Una sensación de que había hecho mal al dejar a mi Akane... perturbada sola en su puesto, sin enviar a nadie para que la vigilara, se apoderó de mi. Bajé por la escalera a toda velocidad para dirigirme hacia el pequeño tumulto.

-¿Qué pasó?- pregunté a los hombres.

-La guardavías...

-¿La chica que vivía en esta caseta?

-Ella murió esta mañana...

-¿Akane?

-Esa misma, joven.

-Pero... pero... no puede ser la que yo conozco...

-Puede pasar a reconocer el cadáver, joven- me dijo mientras se quitaba, en señal de luto, el sombrero.

Tenía miedo... un miedo grande, profundo. Llegue a amar a Akane... y desde lo más profundo de mi alma rogaba porque no fuese ella... mi corazón estaba al borde de la arritmia.

Levante la fina sábana que cubría su cuerpo, asomaban unos cabellos negros e inmediatamente sentí como mi esencia se empeñaba en abandonar mi cuerpo. Lágrimas estaban a bordo de salir de mis ojos. Debía ser fuerte... no debía llorar...

-Pero, ¿cómo sucedió esto?- pregunté titubeante después de ver el hermoso rostro, ahora pálido, sin vida; de Akane.

-La atropelló el tren, joven. Es raro. Ninguna mujer joven conocía mejor su trabajo. No entendemos por qué no se apartó de los rieles. Había apagado la lámpara que llevaba en la mano y le dio la espalda a la máquina que la arrolló. Hideaki la conducía, él podrá contárselo, joven. Cuéntaselo al caballero, Hideaki.

Por un momento pensé en decirle que no me contase, eso me haría sufrir más, pero tenía que saber la verdad, tenía que saber como murió.

-Cuando agarré la curva del túnel, vi que estaba detenida al final de la vía. No tenía tiempo para cambiar la velocidad, además sabía que ella era muy cuidadosa. Como no prestó atención al silbato, le grité varias veces lo más fuerte que pude.

-¿¡Qué!? ¡¿Qué le gritó?!

-Grité: "¡La de ahí abajo, cuidado! ¡Cuidado! ¡Por Dios, despeje el camino!"

Me sobresalté... casi me desmayo.

-Fue un momento espantoso joven, nunca dejé de gritarle. Me llevé un brazo a los ojos para no verla y con el otro le hacía señales que le indicaban que se retirara. Pero no sirvió de nada- finalizó el maquinista con una mirada triste...

Lo terrorífico de esta coincidencia está en que la advertencia del conductor del tren incluía las palabras que atormentaban a Akane, y esas mismas palabras, que yo había asociado a los gestos que Akane había imitado, las había gritado el día que la conocí...

-------------------------

Y hoy; a un año de su muerte, a un año de que mi corazón sufrió su más grande y terrible pérdida, me encuentro en el mismo sitio, el mismo sitio donde se encuentra la luz roja, depositó un ramo de flores blancas como su piel y la recuerdo con mucho cariño. Nadie me había dado tanto amor como el que me dio esa noche, en la que el Te Amo sonó como música para mis oídos y mi alma...

Donde quiera que estés Akane...

Descansa en paz amor mío...

FIN

¿Qué les pareció? ¿Triste? ¿Cómo? Espero que les haya gustado, me esmere mucho para terminarlo... y aun cuando coloque el primer episodio no vi ningun review T-T toy triste, nimoyo

Soy Jade Saotome, esta es nueva cuenta, ya que con la otra tuve problemas, pero pueden seguir mandando sus comentarios a americalove01hotmail.com ahí los recibiré con gusto, este fic se lo dedico a... ¿a quien? A todos ustedes queridos lectores que soportaron esta tortura de fic... nos vemos en el otro fic truncado que pronto terminare de escribir...

Sayonara!!!!

"Cualquier lugar puede ser el cielo,

con el simple hecho de que vivas ahi"