Capitulo 1:

"Conociéndome"

¡Hola a todos! Me presento. Soy Sirius Black, hijo de Anbus Black, mi padre ¬¬. Su nombre se debe (según lo que me han dicho) en honor a Anubis, Dios egipcio de la muerte. Mi madre es Megan, también nombre heredado de Mertseger, Diosa egipcia de cabeza de serpiente (¿Qué extraño no?). Por ultimo, pues mi nombre viene en honor a Osiris, Dios de los infiernos (no se por que el afán de poner nombres extraños ¬¬) y si, todos nos llaman "la familia de la muerte"

Bueno, les quiero contar sobre mi vida. Soy un niño de edad actual de 15 años, tengo unos ojos de color azul, parecidos mucho al zafiro y unos cabellos de color extremadamente negros y lacios. Recién empezando a vivir mi adolescencia. ¿Dónde iba? Ah si. Bueno primero les relatare hecho que me han ocurrido durante el transcurso de estos 15 años, bueno en realidad, solo lo haré con hechos importantes y los que me acuerde U.

Mi primer acontecimiento extraño. Fue cuando tenía dos años de nacido. Mi casa no se porque pero nunca me ha gustado su presencia. Mi hogar no es precisamente lo que se dice "hogar". Vivimos en una especia de castillo debajo de las montañas. Se me tiene prohibido salir de allí. No se aun el porque no puedo. Los pasillos del castillo son fríos, sin vida. No hay nadie más que yo, de vez en cuando mis padres, y por suerte una que otra criatura de fuego que asea el castillo.

A la edad de mis dos pequeños añitos camine fuera de mi casa (donde también se me tenia prohibido) buscando a mis padres ya que ellos nunca estaban en casa. Camine por los extraños y desolados terrenos del exterior de ella. No sabia por donde dirigirme, estaba perdido. Lo único que veía eran nieblas por doquier. Los caminos eran hechos por una tierra roja y tenia partes donde había un poco de algo verde (era pasto ¬¬, pero no lo sabia)

Empecé a caminar por instinto (aun no se como) y llegue a un lugar donde había una gran puerta. Era de metal con extrañas escrituras que no conocía. Mi curiosidad fue mayor y pues, al tocar la enorme puerta con mi mano, estas se abrió al instante (Les quedara claro que no era por mi fuerza de niño ¬¬U)

Al interior de esta había más adentro un agujero, un enorme hoyo. Me acerque con miedo y vi como era una especie de remolino, donde pude ver claramente, almas que eran succionadas en él. Me asuste, esas almas me empezaban a gritar que los sacara de allí (Aun puedo escuchar sus gritos de desesperación en mi cabeza.)

- ¿Qué haces Sirius? – me pregunto mi madre con tono sorpresivo detrás de mi.

No me di cuenta cuando ella había entrado. No la sentí. Me di vuelta con un rostro asustado

- Estas pálido – me dijo mirándome - ¿Qué te he dicho de salir fuera de la casa?

Esa pregunta me la dijo con enojo. Mire sus ojos de color verde, como los de una serpiente. Sus cabellos negros estaban desordenados, como si hubiera estado luchando con alguien.

Me tomo una mano y empezamos a caminar fuera de allí. Cuando ambos salimos la puerta se cerró inmediatamente de golpe, lo que me asusto.

- Sirius......¿Por qué me desobedeciste? – me preguntó mientras caminábamos

- Por que te buscaba ma – le respond

- pero sabes que yo regreso a esta hora. No quiero que salgas de nuevo ¿me entendiste?

- ¿Por qué? – le dije mirándola y parando de caminar.

- Sirius... - poniéndome sus manos en mis hombros - no debes ir allí – refiriéndose a la sala que acabábamos de salir – es peligroso si no sabes cuales son sus poderes.

- ¿Cómo se llama ese lugar?

- "Tras El Velo" – me respondió con amargura – Cuando sea mas grande podrás ir allí si quieres. Pero ahora no ¿de acuerdo?

Note en el tono de voz de mi madre que estaba preocupada por mi. Le respondí que no iría de nuevo todavía. Y así nos dirigimos a nuestra casa.

¿Pero que era lo que le preocupa tanto a mi madre en ese momento?..............nunca lo supe.

................................................................................................................................................

- ¡Sirius! – me gritaba mi padre - ¡Regresa ahora chiquillo!

- ¿Si padre? – respondí con una sonrisa

- quiero que vallas conmigo a un lugar ¿si?

- ¿A dónde? Padre, sabes que tengo prohibido salir del castillo

- Lo tengo más que claro – me respondió sabiamente – pero ya tienes 5 años. Además, no iras solo, iras conmigo

- ¿Y cuando iremos? – le pregunte emocionado

- Hoy

- ¡si! ¡Le iré a avisar a mamá! – pero mi padre me detuvo

- No le digas nada – me dijo cortante – quiero que sea un secreto entre tu y yo ¿Si?

- Si tu quieres... - dije extrañado de la proposición de mi padre tan repentina

................................................................................................................................................

Sirius....¿sabes donde estamos? – me dijo mirando al frente

- "Tras El Velo"...... - sujetando mas fuerte su mano a la mía - ¿Por qué estamos aquí? Mamá dijo que no regresara

- Tu madre no sabe nada – dijo fríamente – No sabe que tu destino es ser el guardián de esto

- ¿Mi destino? ¿Guardián?

- Si hijo... desde que naciste tienes un extraño poder que nadie de nuestra familia a tenido

- ¿y por que yo?

- ¿y por que no fui yo? Todo tiene una explicación hijo. Tu destino es ser uno solo con él.

- ...Ser uno solo...... - susurre mirando el remolino

................................................................................................................................................

- Sirius ¿Dónde vas? – me pregunto mi madre preocupada

- Déjalo – le dijo tangente mi padre antes que alcanzara a responderle – Ya tiene 8 años Megan, la edad suficiente para salir del castillo

- Lo se...pero no me gusta que este fuera de casa

- ¿Pero no te iras para siempre no Sirius? – dijo divertido mi padre que me hizo sonreír también

- Claro que no padre, se que no puedo salir de los terrenos de nuestra casa por mucho tiempo – respond

- Sirius......prométeme que no iras donde creo que iras

- No puedo madre – le dije sin saber por que – Algo me llama a estar allí, no se que es, pero no deja de insistir que valla all

- Sabia que esto llegaría... - susurro, pero la pude escuchar – Bien, pero no vuelvas tarde ¿de acuerdo?

- Por supuesto que no madre, volveré antes de la cena – Y salí a explorar afuera del castillo

................................................................................................................................................

- Sirius...... ¿de nuevo por aquí? – me dijo mi madre triste

- Sabes que siempre estoy aquí, no se para que lo preguntas – dije en tono frió sin dejar de mirar el remolino de almas.

- ¿Qué no entiendes? ¿No entiendes lo que tu padre trata de hacer?

- No te entiendo – le conteste mirándola fijamente

- Eres solo un niño – dijo aferrándome a sus brazos – no puedes controlar sus poderes......

- ¿de que estas hablando madre?

- Tu no eres el guardián – me dijo con lagrimas en sus ojos – talvez el guardián este en ti, pero no lo eres...... ¡No puedes controlar los poderes del Velo!

- ¿poderes? Me confundes

- Sirius... ¡por favor no lo hagas! ¡No Te......

- ¡BASTA MEGAN! – grito mi padre con furia entrando a la sala del velo.

- ¡lo vas a matar! ¡No sabes lo que haces!

- ¡Él es el elegido!

- ¡NO! ¡No lo es!...... ¡nunca lo será! ¡Yo lo impediré!

- Mamá......

- NO te atrevas a interponerte Megan – dijo enojado. Estaba perdiendo la paciencia rápidamente.

- ¡haré lo que sea para que mi hijo no muera! ¡Y tú deberías de hacer lo mismo! ¡También es tu hijo!

- NO va a morir Megan – mientras la separaba de mi – Sirius es capaz de controlar esos poderes

- Papa basta...no sigas

- Sirius ¡ven aquí con tu madre! ¡Aléjate de él!

Iba a seguir sus órdenes, pero papa me tomo de la mano para que no fuera

- El se quedara conmigo Megan

- ¡Sirius!

- No lo metas en esto – dijo serio – esto es entre nosotros

En ese instante, no se como pero mi padre me lazo una ráfaga de viento que me saco de la habitación. En ese minuto las puertas se serraron dejándolos a mis padres solos.

- ¡Papá! ¡Mamá! – gritaba golpeando la puerta para que se abriera como antes. Pero nunca lo hizo, puse mi oreja en la puerta, escuchaba los gritos de ambos detrás de ella.

- No permitiré que interfieras en mis planes con él querida

- No sabes lo que haces......... ¡lo mataras si les das los poderes!

- te equivocas......los poderes ya están en él

- ¿de que hablas?

- ¿no te diste cuenta? – escuche a mi padre que reía - ¿eres su madre y no te diste cuenta antes?

- ¿no te entiendo Anbus?

- él nació con los poderes del guardián. Desde que entro por primera vez aquí lo supe......era el elegido para gobernar

- Mentira...... él no pudo haber nacido con ellos

- Lamentable......pensé que eras mas inteligente querida.

- ¿Y que te hace pensar lo contrario?

- ¡ESTUPIDA QUE HACES!

- ¡ACABANDO CON LO QUE DEBI DE HABER ECHO HACE TIEMPO!

En ese momento deje de escuchar sus voces. Ya no había más gritos, más furia, había soledad.

Toque de nuevo la puerta suavemente y esta, no dudo en abrirme enseguida. Quede helado ante lo que veía. Ni papá ni mamá estaban allí. No había nadie.

Me acerca con cuidado a la orilla, estaba perdido en mi mismo.

"Se han tirado juntos" escuche una voz dentro de mi. "Ambos están muertos"

Desde ese momento no volví a verlos de nuevo. Habían pasado 5 años desde aquel día, cuando a la edad de mis 10, mis padres se fueron dejándome solo sin respuestas a mis preguntas.

Y aquí estoy, solo en mi habitación, sin la luz del día, solo con mis amigos fieles de las llamas. Y desde entonces no he vuelto a ir a esa sala. He tratado de aclarar mis dudas, pero no he tenido éxito.

Ahora solo espero a que algo pase, algo que sé que me marcara de por vida. Mi destino esta cambiando.