Basada en la novela de Richard Matheson "BID TIME RETURN" Algunos de los personajes aquí tomados, pertenecen a J.K. Rowling y a las empresas que compraron los derechos de autor. Nada me pertenece...

"PIDE AL TIEMPO QUE VUELVA"

Capitulo 1

Regresa a mi...

PROLOGO

La vida a veces nos tiene preparadas muchas adversidades, a veces se muestra como un largo camino lleno de dificultades, de obstáculos, sin sabores y de mucho dolor. Pensamos que el destino se ensaña con quien menos lo merece, no distingue entre buenos y malos, solo sigue su curso, y no hay marcha atrás, el tiempo pasa y no se puede volver la vista. Lo hecho, ya forma parte de nuestra historia...

¿Cuántos de nosotros no nos hemos arrepentido de tal o cual cosa? ¿No hemos pedido por otra oportunidad? ¿Acaso no pensamos en cómo sería, si pudiésemos volver atrás el tiempo? Indudablemente repararíamos los errores cometidos. De cierta manera seríamos más felices haciéndolo y lavaríamos nuestras culpas.

Cuando ya no tenemos con nosotros a un ser querido, ¡Cómo duele! Pero duele más el saber que nunca fuimos sinceros y nunca le expresamos nuestros sentimientos por sentirnos ridículos, tontos y chapados a la antigua, eso ya no se usa... Grave error, todo mundo necesita amar y sentirse amado. En vida hermano, en vida, aprovecha ahora que todavía es tiempo, después será demasiado tarde, muy tarde.

Pero también la fe mueve montañas y lo que creías imposible, puede convertirse en realidad si crees fervientemente en ello, si pones todo tu sentir, todo tu corazón. Es por ello que quiero contarte esta
historia...



Es la historia de Draco Malfoy, un fuerte y apuesto muchacho de 19 años de edad, estudiante de Filosofía y Letras en la universidad de Harvard en Massachussets EE.UU. Una larga y frondosa cabellera platinada descansaba en aquellos hombros fuertes y finos a la vez... Carismático, buen mozo... Un perfecto perfil griego y una mirada gris azulosa.

Chico muy popular entre sus amigos y amigas; uno de los mejores promedios escolares. Y se le auguraba gran futuro como escritor de novelas...Hijo único Su madre Narcisa había tenido dificultades a la hora de dar a luz y había quedado imposibilitada para procrear más familia. Contaba con todo el apoyo incondicional de su esposo Lucius, un Médico renombrado, dueño de su propio ingenio.

La vida para Draco era despreocupada en todos los aspectos, tenía todo lo que un chico de su edad pudiera desear, un buen auto, una buena casa y el amor de sus padres. Solo había "algo" que nublaba esa dicha y felicidad. La compañía de una dama que hiciera que sus días de soledad interna, de soledad del corazón, no se volvieran tan largos y sombríos. Fuego crepitando en una gran chimenea, un beso, una caricia... Un Te quiero...

Sin duda alguna, era un buen partido para cualquier chica. Muchas de ellas se acercaban solo por obtener un estatus social considerable... Pero siempre les decía la misma respuesta:

"Sólo puedo ofrecerte mi amistad"

Había algo en ellas que no le satisfacía del todo La mayoría de las veces sólo buscaban popularidad, pasar un buen rato, la posición económica. Mujeres frías y calculadoras, que no veían otra cosa en él que el signo de pesos en sus ojos. De cierta manera era el precio que tenía que pagar, un precio muy alto por su éxito profesional.

Si al menos pudieran ver en mi interior (pensaba) se sorprenderían de la gran ternura que hay en el, del gran amor incondicional que puedo ofrecer...

Draco también sufría de extraños sueños que no le dejaban en paz. Y desde que tenía uso de razón los recordaba, siempre la misma situación. Una chica bajando rápidamente unas largas escaleras y un chico tratando de detenerla... Nunca les podía ver el rostro, como si una espesa neblina se lo impidiera. Era tal su desesperación por tratar de ver la cara de aquellas dos personas que despertaba violentamente y empapado en sudor. Su padre lo había llevado con un colega suyo, para tratar de darle una solución definitiva, pero no le encontraban nada fuera de lo normal, al contrario estaba en perfecto estado de salud, física y mental. Así que empezaba a vivir con ello

Cierta mañana, llegó como de costumbre, muy temprano a casa, después de haber asistido a sus clases regulares. Su madre arreglaba gentilmente las flores de su precioso jardín, rodeado de Rosas, Gardenias, Violetas, y Azucenas. Su madre le puso al tanto sobre una invitación que había llegado por correo hacía pocos minutos. Se trataba de una reunión de varios empresarios teatrales (Que se habían interesado en algunos de sus escritos) y que tendría efecto el fin de semana próximo en la ciudad de Salem, famoso por su quema de brujas, a las 7 de la noche. La invitación era doble, pero él no tenía a quien invitar, y su madre se sentía "vieja y cansada para tales acontecimientos" para las reuniones de su hijo... Así que tendría que ir solo.

Llegó muy puntual, le emocionaba mucho el saber que tal ves, algunos de sus proyectos, pudieran llevarse al teatro en forma. Lo único que no le pareció agradable, fue que la cita era en una vieja casona, que a juzgar por la arquitectura, era una típica del siglo XlX. Se veía realmente tétrica por fuera, pero una vez dentro no estaba del todo mal. De hecho era una museo, pero solo en la parte de abajo, ya que todavía era habitada en el segundo, tercer y cuarto piso.

Ninguno de los importantes empresarios había llegado aun, así que decidió echar un vistazo. Todo le parecía tan familiar y a la vez tan lejano... Se detuvo frente a un bello jarrón blanco que decía claramente NO TOCAR. Pero era demasiada la tentación, y pasó un dedo por todo el contorno... Mas tarde sintió que le tocaban por el hombro:

Seguramente el guardia de seguridad que me ha visto...

En lugar de un guardia furioso, se encontró con una mujer ya entrada en años. Llevaba un largo vestido negro de encaje fino y camafeo. Su cabello cano, presentaba un chongo muy elaborado en la parte más alta de su cabeza... La mujer lo miro fijamente con dulzura, lo tomo de la mano y deposito en ella, un fino reloj dorado de bolsillo con cadena... Que marcaba las 11 y 20.

"Regresa a mi"

Le dijo. Después le dio la espalda.

-¿Regresa a mi?

Pensó Draco, y volvió a observar el delicado detalle entre sus manos...

¿Cómo puede darme un obsequio tan valioso, si nunca la había visto en mi vida? Debe haber cometido una equivocación, Tengo que devolverlo...

Pero al volver la vista hacia al frente, la anciana ya había desaparecido... Había desaparecido como por arte de magia. Draco quedo desconcertado y confundido. ¿Quién había sido aquella misteriosa anciana que le hablo con tanta familiaridad?



La extraña mujer había abordado su automóvil, y el chofer la llevo hasta el majestuoso Hotel "MOON CASTLE" Una hermosa construcción que semejaba un imponente castillo medieval, que se levantaba imponente cerca de un bello lago. Llego hasta a su habitación con la sonrisa a flor de piel. Su ama de llaves, le pregunto acerca de su comportamiento (ya que no le había avisado que saldría) pero la anciana no le contesto, solo cerro la puerta de su habitación detrás de ella. Camino hasta la ventana, por donde se podían apreciar algunos bellos veleros, flotando por el lago... Había una brisa fresca... Bajo su mirada hasta uno de los escritorios y tomo un pequeño cuadernillo que decía:

"Pide al tiempo que vuelva"

Por Draco Malfoy Black

Lo estrecho en su regazo como su más bello tesoro y se sentó en una vieja mecedora cerrando los ojos, escuchando una vieja melodía romántica en una consola...



Meses mas tarde...



Draco miraba por la ventana de su departamento, los edificios circundantes de la ciudad donde vivía. Había puesto su música preferida para concentrarse, pero todo era inútil, las ideas no aparecían en su cabeza. La maquina de escribir, permanecía en su escritorio, con una hoja en blanco. Fue entonces que decidió tomar un descanso... Un descanso prolongado. Se dirigió hasta su recamara, saco una petaca y guardo algo de ropa. Cerró con llave y salio rumbo al elevador... Llego hasta el área de estacionamiento y abordo su automóvil convertible de dos plazas. Encendió el motor y salio a toda prisa. Iba muy triste, la inspiración se le había agotado y tenía encima la presión, puesto que debía entregar una novela a finales de mes... Estuvo manejando por algunos minutos, buscando un sitio tranquilo donde encontrar su inspiración perdida... Hasta que, ante sus ojos, apareció una desviación... Detuvo el automóvil en seco... Reflexiono breves instantes y decidió tomar el camino de la izquierda...

El camino lo llevo hasta un agradable hotel. Un gentil y acomedido anciano, que era el botones, y que se identifico con el nombre de Colin, lo recibió en su auto y le ayudo a bajar su escaso equipaje de la cajuela de su auto. Le ofreció sus servicios de inmediato, recalcándole que si necesitaba ayuda, podía encontrarlo en una cabañita, unos metros más abajo del lugar. Se registro, alegando que solo se quedaría una noche. Lo condujeron hasta su habitación. Draco estaba fascinado con el lugar. Corredores, jardines, antiguedades y un sin fin de detalles de buen gusto.

-Aquí esta su habitación caballero. La numero 313, en la sección VIP del lugar... Es la más confortable de todas... Que la disfrute...

La habitación contaba con una confortable chimenea e incluso con una mini biblioteca particular. Un amplio ventanal decorado con bellas cortinas y una cama king adornada con dosel. Baño con tina ¿Qué más podía pedir?

Creo que después de todo, fue una buena idea venir aquí...

El estomago comenzó a protestar; no había probado alimentos desde hacia rato. Así que, se cambio de ropa, y salio en busca de el comedor. Para su mala fortuna, aun no abrían, y tardarían unos 40 minutos más en ponerlo en servicio. Habría que matar ese tiempo de alguna manera. Sus pasos le llevaron hasta la otra ala del hotel. Había muchas tiendas de ropa y de souvenirs; nada que le llamara fuertemente la atención, hasta que encontró un sitio que decía:

"SALON DE LA HISTORIA"

Parecía interesante. Entro... El lugar era pequeño, pero se sentia una buena vibra. Todo estaba alfombrado... Había varias vitrinas con objetos extraños que no pudo saber de donde provenían, ninguno de ellos tenía alguna ficha, indicando para que fueron utilizados en su época...

Lo único que le pareció familiar, fue un viejo caldero de cobre abollado, que se veía a leguas que le habían dado bastante uso. Algunas prendas de vestir con un emblema bastante raro al frente, algunas escobas... Varios escritos que ya no podían distinguirse a simple vista. Y una gran variedad de libros que Draco estaba seguro se desmoronarían en sus manos si osaba tocarlos.

Por Dios ¿Quién podría poner esto como una exhibición? Es basura...

Deambulo por el pequeño espacio, hasta que sintió algo extraño a sus espaldas... Se sintió observado. Giro sobre sus talones lentamente... Y frente a el...

Frente a el, un bello retrato... La imagen de una mujer, que no rebasaba más allá de los 17 años. Sonreía, una sonrisa tan enigmática como la de Mona lisa. De inmediato se sintió atraído por ella. La joven mujer llevaba una de esas raras prendas de vestir que portaban los maniquíes del salón... El cabello grácil y ondulado, cayendo sobre sus hombros... Sus ojos, tan llenos de luz. Y sus labios tan bien delineados... De inmediato busco al pie del retrato el nombre de la dama, pero no lo encontró... Draco se sintió extraño, su corazón comenzó a latir con más fuerza...

¿Por qué me siento así? ¿Qué es lo que me pasa?

Sin dudar mas, salio a toda prisa de ahí... Busco con la mirada al señor Colin, para su fortuna, barría la estancia principal...

-Señor disculpe la interrupción, necesito preguntarle algo...

-¿Qué se le ofrecer Sr. Malfoy?

-En la sala de historia, hay un retrato de una dama joven, no hay placa con su nombre...

-¡Oh! Ella... Bueno ella...

-¿Si? ¿Quién es? Quiero saberlo...

-Esta bien, se lo diré... Su nombre es Hermione Granger... Ella, bueno... Forma parte de la historia de esta región como pudo ver... Aunque... Se rumoraba que era... No es fácil decirlo...

-Dígalo ya Sr. Collin... Estoy impaciente...

-La gente decía que era una bruja...

-¿¡BRUJA!?

-Todos esos objetos que usted vio en la exhibición, y algunos otros más que permanecen guardados en el ático del hotel, fueron encontrados por todo el lugar. Sr. Malfoy, hay muchas leyendas en torno a este Hotel. Algunos creen que en tiempos pasados, sirvió como colegio, donde se entrenaban magos y hechiceras... Otros dicen que esta encantado y que las almas de todos aquellos que vivieron antes que nosotros, deambulan por las noches... Por supuesto que son supercherías...

-Comprendo...

(Contesto Draco dubitativo)

-¿Y de cuantos años estamos hablando?

-Bueno... Creo que todo eso tuvo lugar en... 1912. No estoy muy seguro... La memoria me falla...

-¡Oh! Se escucha muy lejano... Es una lastima... De todos modos, muchas gracias por su ayuda... Con permiso...



Draco no pudo dormir esa noche. La dama del retrato le quitaba el sueño. No dejaba de pensar en ella ni un solo instante. A la mañana siguiente regreso a admirar la bella imagen, y al siguiente y al siguiente... Se estaba convirtiendo en una obsesión TENIA QUE SABER TODO DE ELLA... Entonces, decidió esperar hasta la noche. Recordando las palabras del viejo Collin, se infiltro en el ático como un vulgar ladrón, acompañado por una vieja linterna. Tal y como suponía, todo estaba cubierto de polvo. Busco en algunas cajas, pero no encontró suficiente información. Solo algunos anuarios de años anteriores... Ya había perdido la esperanza, cuando en una vieja revista, llamada corazón de bruja, encontró algo de historia... Y al final de esta... LA FOTO DE UNA ANCIANA. La misma anciana que le había regalado el reloj de bolsillo... La nota decía... "Ultima fotografía que le fue tomada a la bruja ejemplar Hermione Granger"

Draco sintió que el suelo se le habría debajo... ¿Qué significaba todo eso? Busco desesperadamente en todo el ejemplar, buscando alguna dirección donde poder encontrarla, localizo una, la de la editorial...

Tengo que ir ahí... Necesito respuestas...

Al amanecer, abordo su auto y manejo varios kilómetros más... Llego hasta una pequeña casita, decorada de forma extraña, asentada en la parte más alta de una colina. Lloviznaba... Toco la puerta... Lo recibió una mujer madura, un tanto insegura...

-¿Qué se le ofrece?

-¿La señorita Robertson?

-Si soy yo...

-Buenos días, mi nombre es Draco Malfoy... Y bueno... Leí... Leí un artículo en una de sus revistas... La disfrute mucho...

-¿Qué es lo que quiere?

-Información sobre Hermione Granger...

La mujer lo vio recelosa...

-¿Qué clase de información?

-Bueno, soy Historiador y quiero hacer un libro acerca de su vida...

-Lo siento no puedo ayudarle (Trato de cerrarle la puerta pero Draco se lo impidió, poniendo su brazo depormedio)

-¡Por favor! ¡Por favor no me eche! Le diré la verdad... En realidad no es para escribir un libro... Es un asunto personal...

-No comprendo

Draco metió la mano en su bolsillo, y saco el reloj dorado... Se lo mostró... La mujer palideció...

-¡¿DONDE OBTUVO ESO?!

-Me lo dio una tarde... Hace mucho tiempo, en un museo cerca de Salem...

-Ese reloj era muy preciado para ella... Siempre lo tuvo en sus manos. Desapareció la noche de su muerte.

-¿Murió ese día? (Dijo desconcertado)

-Por favor pase... Le mostrare algo.

-Gracias...



La mujer lo condujo hasta una estancia muy cómoda... En ella había varios objetos pertenecientes a Hermione Granger. Draco se deleito con cada objeto ahí colocado. Era como estar con ella. Su vista se poso en una túnica de color verde Esmeralda, puesta sobre otro maniquí... Muchas fotografías de ella, junto con otros jóvenes mas... ¡Y se movían! Era como estar viviendo en una fantasía... Una fantasía exquisita ¡Qué importaba ahora si en verdad Hermione Granger había sido una bruja!

-Esta era su preferida... La utilizo el día de Halloween... En ese inolvidable baile. (Refiriéndose a la túnica)

-Señorita Roberts ¿Cómo era ella?

-Cuando la conocí eres muy amable y considerada. Pero demasiada introvertida. De alguna manera parecía estar vacía.

-¿Siempre fue así?

-¡Oh no! al contrario... La gente que la conoció cuando era joven, decía que era muy alegre, animada, fuerte, divertida y muy estudiosa. Muy distinta ha como se volvió después...

-¿Qué la hizo cambiar?

-Nadie lo sabe, pero pareció ocurrir cerca de 1912 Después de actuar en una obra de teatro en el colegio...

-¿¡Actuaba!?

-Claro que si, era una de sus grandes pasiones...

-¡Vaya sorpresa!

Draco siguió observando la salita, encontró un retrato de un joven pelirrojo, que se le notaba bastante serio.

-El era Ron Weasley... Su fiel amigo y eterno enamorado. Había algo extraño en su relación...

-¡Oh mire este libro!

Draco había pasado por alto el comentario de la mujer. Encontró un libro en una estantería cercana a el, que fue de mayor atención para el...

-¡Viajes a través del tiempo! ¿Puedo tomarlo?

-Por supuesto...

-Este señor, el que escribió el libro... ¡Lo conozco! Fue mi maestro de filosofía...

-¿De verdad?

-Si...

(Dijo sonriente y comenzó a hojear el libro)

-Ella leyó ese libro una y otra vez...

(Draco trago saliva)

-Venga le mostrare otra cosa mas...

Entraron a otra habitación, y sobre una mesita de centro, se encontraba una replica en miniatura del"MOON CASTLE"

-Ella lo mando a hacer...

Draco se arrodillo para contemplarlo mejor... La pieza era de un magnifico gusto. Sensacional, hasta el más mínimo detalle era igual al original. La mujer acerco la mano hasta la figura y abrió el techo de una torre... La música sonó... Era una caja musical...

-¡Es mi música favorita en todo el mundo!

(Otra sorpresa más)

-No entiendo que esta pasando... No lo entiendo...



Continuara...

Sean dadivosas conmigo y regálenme una opinión... Es mi primer fic.