Capítulo 7: Ginny y Harry.

Harry salió al pasillo, cerró la puerta y la bloqueó mágicamente. Se quedó mirando la carcomida superficie de madera; detrás de ella estaban sus dos mejores amigos, reconciliándose con un entusiasmo realmente envidiable.

Ya estaba guardando su varita en los pantalones cuando oyó un gemido que venia de la puerta. Intentó no pensar en lo que podía estar pasando dentro y lanzó todos los hechizos de imperturbabilidad que conocía.

Después de asegurarse de que el aula estaba perfectamente cerrada y aislada, descansó la espalda contra la fría piedra de la pared, estaba cansado y sudoroso. Y sería por la tensión nerviosa, pero sentía como si tuviera un horno dentro de la ropa.

"Harry" Una voz resonó por los pasillos.

No pudo evitar que el cuerpo le diese un respingo. Giró la cabeza y vio como Ginny se acercaba por el pasillo. La saludo con la mano. "Hola. ¿Qué haces por aquí?"

"Estaba buscando a mi hermano. Tengo una carta de nuestra madre para él, pero no lo encuentro por ningún sitio." Ginny se paró enfrente de Harry con la carta en la mano.

Harry ladeó ligeramente la cabeza hacia la puerta. "Esta ahí dentro. Haciendo las paces con Hermione."

"¡Ya era hora!... ¿Que, por fin has conseguido que se reconcilien, Eh?" Tenia una enorme sonrisa en los labios aunque rápidamente cambio su expresión. "Por cierto... estas rojo como un tomate, y estas cubierto de sudor. ¿Te encuentras bien?" Le puso una mano en la frente para ver si tenía fiebre, después la deslizó hasta su mejilla.

Harry sintió el contacto frío de la mano contra su sudoroso rostro y notó que se estaba poniendo todavía más rojo... eso y que estaba teniendo una reacción extremadamente 'amistosa' en sus pantalones. "¡Estoy bien! ¡No me pasa nada!" Respondió bastante incómodo, apartando la mano.

"¡Vale! ¡Perdona por preocuparme por ti!"

Ginny se apartó bruscamente y se dio la vuelta para irse por donde había venido, pero antes de que pudiera elejarse, Harry la sujetó del brazo.

"¡Espera! Lo siento, no quería ser tan brusco... De verdad que te agradezco que te preocupes por mí, pero no tiene ninguna importancia. Estoy perfectamente".

Ginny estaba otra vez mirándole a los ojos, como intentando leerle el pensamiento. "Ya... bueno, yo también lo siento. No tenia que haberme enfadado tan rápido. Supongo que últimamente estoy un poco nerviosa... Mira, esos dos van a estar ocupados un buen rato y ya es casi la hora de la cena. ¿Que tal si vamos yendo para el comedor?".

Harry asintió con la cabeza y empezó a andar a su lado, sin saber muy bien de que hablar.

Ginny fue la primera que se rompió el silencio. "No quiero meterme en donde no me llaman, pero si hay algo que te preocupa, o te pasa algo... Me puedes contar lo que sea... Ya sabes... Somos amigos".

"En realidad es una tontería, no merece la pena... De verdad"

Ginny torció la cabeza, mirándole con cara de no creerse nada.

"¡Es verdad! Si te lo cuento te vas a reír de mí y vas a pensar que soy un idiota".

"No me voy a reír. Te lo prometo. Respecto a lo del idiota... ya es un poco tarde para evitar eso". Harry la miró sorprendido. Ella le sonrió y guiñó un ojo. "Es broma".

"No estoy yo tan seguro". Harry intentó utilizar el tono más irónico que pudo y la miró alzando una ceja.

"¡Vamos!... Puedes confiar en mi". Ginny le cogió por el brazo, atrapándolo contra su cuerpo y obligándole a andar pegado a ella.

Harry sonrió y empezó a tener otra de sus 'reacciones amistosas'; Esta vez no la aparto. "Esta bien... Pero la verdad es que no sé muy bien como explicarlo... El caso es que cuando Ron y Hermione han hecho las paces... ya sabes... han empezado a besarse...".

Ginny puso cara entre asombrada y divertida. "¡No puedo creerlo! ¿Te has excitado viendo como Hermione y mi hermano se besaban?".

"¡¡¡NO!!! ¡No es eso!... ¡Que no es la primera vez que veo besarse a alguien! Como comprenderás, con Parvati y Lavander cerca eso seria imposible. Lo que pasa es que nunca había visto a alguien besarse de una forma tan... no sé... tan tierna, con tanto cariño. Me ha hecho sentir extraño... bien y mal... todo al mismo tiempo".

Levantó un momento la mirada. Ginny le estaba mirando con mucho interés... y desde luego no se estaba riendo. "¿Bien y mal? ¿Qué quieres decir?"

"Yo... es difícil de explicar... Supongo que cuando les he visto me he dado cuenta lo increíble que es lo que existe entre ellos. La forma en que se aman es tan... intensa. Y me alegro por ellos de verdad. Es estupendo." Harry se paró un momento, cuando volvió a hablar su voz era mas calmada, más triste. "Pero también me doy cuenta de que yo jamas voy a poder tener a alguien que me quiera de esa forma, jamas podré tener lo que tienen ellos. No sé... quizás no es más que estoy un poco deprimido y me siento solo".

Ginny se apretó mas contra él y su voz le pareció más sensual que nunca. "Harry, no tienes porque estar solo si no quieres".

"¿No?" No pudo evitar el tono de ironía en su voz, aunque a la vez notaba que algo se revolvía en su interior.

"Es verdad. Conozco a un buen grupo de chicas que estarían encantadas de salir contigo". Era extraño, pero se sentía a la vez aliviado y desencantado.... un poco aliviado y muy desencantado.

"Sí. ¡Genial! Un montón de chicas que ni me conocen. Que solo quieren salir con el famoso Harry Potter... Gracias, pero no. Además, cualquiera que saliese conmigo se convertiría inmediatamente en un objetivo para los Mortífagos. Ya me siento suficientemente culpable por Ron y Hermione, y toda tu familia. No necesito que más gente se ponga en peligro por mí".

"Ya... ¿es ese el problema?" Ginny parecía pensativa. "Creo que entonces tengo a la persona perfecta para ti".

"¿Sí? ¿Y quien es esa persona tan perfecta?"

"Yo".

Harry dejó de andar y se quedó mirándola en mitad del pasillo. "¿Tu?... ¿Y Dean?"

"¿Dean?... ¡Pero si lo dejamos hace siglos!"

"No... no lo sabia..." Se quedó pensando unos segundos. "De todas maneras estarías en peligro, tanto o más que Hermione o Ron".

"Recuerdas lo que me pasó en mi primer año... ¿Crees que fue culpa tuya?". Debía de ser una pregunta retórica, porque antes de que Harry pudiera abrir la boca, siguió hablando. "Mira Harry, no fue por ti, fue por ser una Weasley. Mi familia lleva luchando contra magos tenebrosos desde hace generaciones... Estoy en peligro desde que nací... Va con el apellido: Pelo rojo, pecas, un carácter de mil pares de demonios y una diana en la espalda. El estar contigo no va a suponer ninguna diferencia".

Se quedó pensando... La verdad es que nunca lo había visto así. Se acordó de la foto de la Orden del Fénix que le enseñó Moody: Gideon y Fabian Prewett, los hermanos de Molly. Muertos como héroes... pero muertos al fin y al cabo.

Desde que conoció la profecía siempre lo había visto todo como algo muy... personal, pero lo cierto es que era una guerra que había empezado mucho antes de que él naciera. Y la familia de Ginny había luchado en ella desde el principio, sin importarles los sacrificios que habían tenido que sufrir. En su interior, creció todavía más el amor y el respeto que sentía por la familia Weasley... y por Ginny.

"¿De verdad que quieres salir conmigo?"

"¿No debería? Harry, no eres peor que Michael o Dean". Lo miró fijamente a los ojos y habló mucho mas bajo... y más suavemente. "De hecho, eres mucho mejor".

Harry sintió que el corazón se le quería salir por la boca. Se quedó ahí parado, mirándola sin saber que decir, ni que hacer. Se sobresaltó ligeramente cuando ella volvió a hablar.

"Harry, ¿has besado a muchas chicas?"

Intentó tragar saliva. "Bueno... alguna".

"¿Cómo cuantas?"

"¿Contando con lo de Choo?"

Ella asintió con la cabeza.

"Una".

Ginny se fue acercando poco a poco, sin dejar de mirarle a los ojos. Harry no pudo evitar retroceder un par de pasos, hasta que notó la pared del pasillo contra su espalda. Ginny le seguía mirando, pero ahora tenia una sonrisa picara en los labios. Rodeó su cuello lentamente con los brazos y apretó su cuerpo contra el de Harry. "Tranquilo, solo duele la primera vez". Le susurró mientras cubría sus labios con los de ella.

Harry sintió como frotaba sus labios, como los capturaba entre los de ella y los acariciaba con su lengua. Un gemido de sorpresa escapó de su garganta, ella lo aprovechó y profundizó aún más el beso, introduciéndose dentro de su boca. besándole, lamiéndole... mordiéndole. Haciendo cosas con su lengua que jamas se le habían pasado por la imaginación. Después de una eternidad, Ginny se separó de sus labios. "¿Que tal?, ¿mejor que el primero?"

Tardó un momento en recuperar totalmente los sentidos. Miró hacia arriba y vio a Ginny, conteniéndose la risa a duras penas. Estaba mareado y totalmente desorientado... ¿y sentado en el suelo? ¿Que demonios hacia en el suelo? No recordaba haberse sentado. Intento aclarar la cabeza... Ginny... Le había hecho una pregunta, pero no tenia ni idea de qué podía ser.

Ella se rió suavemente, con sus ojos brillantes de satisfacción. "Tomaré eso como un sí". Harry la siguió mirando, sin entender de que hablaba.

Se oyó el ruido de una puerta abriéndose y la algarabía de un grupo de alumnos que salía de clase y se acercaba por el pasillo. "Será mejor que vayamos al comedor si no queremos quedarnos sin cena".

Harry le tendió la mano, para que le ayudara a levantarse. "Cada vez te pareces mas a Ron. Siempre pensando en la comida".

Ginny, ignorando su mano, se quedó con los brazos en jarras y puso una falsa voz de ofendida. "Eso no ha sido muy galante, Harry. Si sigues así voy a dejar de ser tu novia".

Harry intentó levantarse apoyándose en la pared, pero cambió de opinión y volvió a sentarse. "Será mejor que vayas tu sola".

La cara de Ginny se contrajo en una mueca de dolor y sorpresa. "¡Eres un grandísimo estúpido! ¿Cómo puedes pensar que voy a dejar de ser tu novia por una tontería así?".

Harry se quedo mirándola con los ojos muy abiertos durante un instante, después se dio cuenta de lo que quería decir. "No es por eso. Es que... las piernas... bueno... no me sostienen". Oyó como Ginny intentaba sofocar unas risas sin mucho éxito.

"¡No es gracioso! No me puedo poner de pie". Dijo sin levantar la mirada, totalmente abochornado.

"Lo siento. No quería reírme". Se sentó a su lado, hombro contra hombro. "Bueno, será mejor que nos tomemos esto con un poco de calma. ¿No crees?".

Harry giró la cabeza. Tenia la cara de Ginny muy cerca de la suya. "Sí, mejor. A no ser que quieras mandarme a la enfermería el primer ida de noviazgo".

Ginny sonrió y le besó suave y dulcemente en los labios... solo en los labios, nada de lengua ni mordiscos. Harry oyó un suave gemido de aprobación, pero no estuvo muy seguro si era suyo o de ella. El beso acabó tan suavemente como había empezado.

"¿Mejor?" Le susurró, a solo unos milímetros de su boca. Harry asintió levemente e inclinó la cabeza, uniendo otra vez sus labios a los de Ginny.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Bueno, por fin esta acabado... uff... me ha costado bastante. Los diálogos chirriaban cosa mala, pero creo que al final no ha quedado demasiado mal... espero...

Lo siento por los que querían un Lemmon (Eso va por ti, Ophelia!!!), pero creo que no encajaba demasiado bien en la historia. Son demasiado jóvenes, están en una sociedad muy conservadora, etc, etc... No creo que fuese muy realista... hummmm... Aunque durante el baile de Navidad, en el cuarto libro, se decía que había alumnos dándose 'el lote' en los jardines... nose, nose...

Bueno, en todo caso el siguiente ff es post-hogwarts y bastante subidillo de tono... je,je,je... La verdad es que me esta quedando un poco raro, pero que se le va a hacer... si hay suerte lo empezare a subir a mediados de marzo... antes tengo una vida que solucionar.

Como siempre gracias a todos los que tienen el valor de leerme y todavía más gracias a los que además dejan reviews:

sarah-keyko, Narwen Weasley, ophelia dakker, Camille Potter, Luadica, Cho Banners, alquida, meilin8518 y valeweasley...

Nos vemos en el próximo ff...