Survival Horror School

Prologo

Residencia Redfield

Esa noche, un joven de 16 años se encontraba mirando televisión sentado en el sofá de su casa, sus padres habían salido, su hermana menor ya se encontraba dormida y en la televisión no había nada interesante, en otras palabras: Estaba muriéndose de aburrimiento, sin entender porque diablos no se iba a dormir de una buena vez.

De repente unos recuerdo invadieron su mente, el hecho de que faltaba poco para re-empezar las clases, y eso le dio al muchacho algo para pensar. El chico empezó a escarbar su mente en busca de todos los momentos agradables que vivió en ese colegio durante el año pasado: El torneo de fútbol, el cual perdieron terriblemente en el primer partido; el campamento escolar, el cual tuvo que suspenderse a mitad de tiempo por cierta tormenta que se desencadeno y había embarrado exageradamente todo el lugar; las salidas nocturnas, en las cuales se había emborrachado un par de ocasiones, aunque si hablaban de emborracharse, él recordaba a tres compañeras que eran conocidas como las reinas de la bebida, y que en muchas ocasiones hubo que cargarlas hasta sus casas para no dejarlas desamparadas en medio de la calle; También recordó la vez en la que se peleo con un alumno de otro curso hasta el punto de que ambos tuvieron que ir al hospital con heridas en el cuerpo y los huesos rotos, y para colmo, tan pronto salieron del hospital, se les impuso el castigo de llegar treinta minutos antes al colegio durante un mes para limpiar el aula. En fin, él tenia todo tipo de recuerdos.

- Jeje... Chris Redfield - Se dijo a si mismo - Es hora de volver a este campo de batalla...

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Habitación D, Piso 9

Una chica salió del baño vestida ya con el camisón que usaría para dormir y las pantuflas, para encontrar, para su desgracia, que su hermana menor no le hizo caso y se quedo dormida en el sillón viendo caricaturas.

La muchacha rubia tomó a su hermana en sus fuertes brazos como si fuera su hija, y así la llevo hasta su cama, donde le quito parte de sus ropas, y cubrió entre las sabanas y cobijas.

Luego de eso, la chica salió de la habitación cerrando la puerta tras ella, y entonces se dirigió hacia su habitación, dentro de poco comenzarían las clases y debía empezar a acostarse temprano para adaptarse a madrugar.

Luego de realizar una corta llamada a sus padres, Aya Brea puso fin a su rutina antes de acostarse y se fue plácidamente al descanso.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Castillo Azul. En las afueras de la Ciudad Raccoon

Un muchacho de apariencia joven se encontraba empacando unas valijas con todo lo necesario para mudarse, esa noche seria su ultima noche en el Castillo Azul, su hogar, donde nació y vivió toda su vida, pero era hora de que él se mudara por ciertas razones.

- ¡Hermano! - Grito el muchacho de largo cabello

Al instante llegó volando un pequeño murciélago dorado emitiendo cierto resplandor, el roedor volátil se detuvo frente al joven.

- ¿Qué pasa, Keith? - Pregunto el murciélago

- Dime... ¿No sabes donde esta mi espada?

- ¿Para que quieres llevar tu espada?

- Yuri me contó que en la ciudad había torneos de esgrima ¿Puedes creerlo? ¡Podré probar mis habilidades contra otras personas en duelos amistosos!

- Ya veo... en fin, eso nos pasa por mantenernos lejos de la civilización por tanto tiempo - Dijo con cierto tono de humor

- Es verdad... bueno, ahora iré a conocer la ciudad Raccoon y a actualizarme un poco, espero que sea interesante...

- Aun no entiendo porque decidiste volver a estudiar en esta época... pero en fin, haz lo que quieras, yo te deseo suerte...

- ¡Gracias hermanos!

Mientras su hermano iba en busca de la espada de Keith, este siguió empacando sus cosas para mudarse al día siguiente, por suerte, su amigo Yuri, quien seria su compañero de clases, le había ofrecido para que viviera con él, ante lo cual no hubo objeciones por parte de la familia de este.

Keith Valentine pronto volvería a la escuela después de tanto tiempo, solo esperaba que todo eso fuera entretenido.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Apartamento, Barrio Local

En un típico apartamento de soltero, una pareja se encontraba mirando un poco la televisión, aunque parecía ser que eso era a lo que menos le estaban prestando atención, pues ambos parecían muy entretenidos con ellos mismos como para distraerse con la televisión.

El joven se sentía bendecido ahora que su novia había venido a vivir con él, nunca antes se sintió tan feliz como ahora, sabiendo que estaría con la mujer que amaba todos los días y que podría verla tan pronto despertara. A pesar de que ambos eran solo adolescentes, su relación parecía muy seria, incluso para dicha edad.

Dicha pareja estaba pasando un buen rato libre de los cuales ya no les quedarían muchos cuando empezaran las clases, por lo tanto estaban decididos a disfrutar de aquel tiempo en el que sentían como si rozaran el cielo. Pero repentinamente, el muchacho decidió cambiar de canal, provocando sin querer que apareciera en la pantalla un programa con cierto contenido no apto para menores, el joven estaba apunto de cambiar de canal cuando...

- Espera... - La mano de su novia se poso sobre la suya deteniéndolo...

- ¿Sara?

- Vamos Leon, hace mucho que no pasamos un buen rato juntos, jeje...

Sin mas decir, ambos se dieron mutuamente una sonrisa y una mirada llena de amor al instante en el que el fuego de la pasión empezó a consumirlos por dentro...

Leon Belmont y Sara Trantoul se recostaron sobre el suelo, para amarse mutuamente como solo ellos sabían hacerlo.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Habitación 301. Departamento Ashfield

Una chica estaba terminando de arreglar su cama para echarse a dormir cuando el teléfono sonó repentinamente, sorprendiéndola ya que no era muy usual recibir llamadas a esa hora de la noche, pero dicha sorpresa se esfumo al atender la llamada.

- ¿Hola?

- ¡Hija! ¿Todavía estas despierta? - Era la voz de su madre...

- ¡Mamá, estaba por irme a dormir!

- ¿De veras?

- Si, Ma', acababa de arreglar mi cama y estaba por dormirme cuando sonó el teléfono...

- Ya veo... bueno, acostaste pronto, que tienes que adaptarte al horario para levantarte temprano o se te va a complicar cuando comiencen las clases...

- Ya lo sé, ya lo sé, mamá... no soy una niña, sé lo que tengo que hacer... ¿Hasta cuando vas a seguir tratándome como si tuviera solo diez años?

- ¡Hasta que crezcas!

- Ok, mamá, buenas noches...

- Buenas noches...

Cansada de este tipo de conversaciones, la joven colgó el teléfono casi golpeándolo, ya había pasado casi un año desde que ella comenzó a vivir sola, y sin embargo parecía que su madre jamas aceptaría el hecho de que ella creciera...

En fin, ya era la hora de dormir, así que Eileen Galvin se recostó sobre la cama, apago la luz, y se dejo llevar en un profundo sueño...

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Devil May Cry. Barrio Oscuro

Un hombre que había vivido solo la mayor parte de su vida se encontraba tirado en la silla de la tienda que él atendía, con los pies apoyados en el escritorio, cuando repentinamente suena el teléfono.

- Devil May Cry, lo siento, ya cerramos - Dijo rápidamente para colgar el teléfono... ¿A que clase de cliente se le ocurre llamar en esa hora de la noche?

Repentinamente el joven ve como una luz se asoma por la ventana de su tienda, para repentinamente entrar con todo, piloto y motocicleta al cuarto rompiendo el cristal...

- ¡Bajando la marcha! - Gritó él, ante esa escena ya conocida...

- ¿Cómo estas? - Dijo la chica que acababa de bajarse de la motocicleta...

- Trish... ¿Nunca te cansas de tener que pagarme el vidrio de la tienda?

- No, te lo pagare todas las veces que te lo rompa, así que no tienes que razones para quejarte porque entre así...

- ¡Si tengo razones, dejas entrar todo el frío y así no puedo dormir!

- Je... ahora recuerdo que odias que te interrumpan los descansos...

Trish se acerco un poco mas a su amigo al mismo tiempo que este disimulaba prestarle menos atención...

- ¿Te veré este año en el colegio?

- Sí, sí, sí... ya te dije mil veces que sí... ¿Por qué sigues preguntando?

- Porque aun me asusta la idea de que el mismo Dante Sparda este en el colegio... ya causaste muchos alborotos el año pasado...

- ¡Ya lo sé, pero nunca mate a nadie, tal y como te prometí, así que deja de preocuparte, no voy a matar a nadie!

- Bien... si no mataste al profesor Mundus el año pasado creo que puedo estar tranquila...

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Habitación 1701. Departamento Ashfield

Un adolescente muy maduro acababa de terminar de acomodar su apartamento, había estado todo el día haciendo su mudanza solo, y finalmente había terminado, y entonces, sin dudarlo un segundo, se dejo caer sobre la cama para tomar un merecido descanso.

- Por Dios... mañana no me levanto hasta la hora de la siesta - Pensó el muchacho...

Él se había mudado recientemente esa ciudad y ahora empezaría a vivir solo, solo esperaba no tener que llegar a pedirle "ayudas" a sus padres, él quería empezar a ser independiente y a aprender a valerse de si mismo, por lo cual se propondría a buscar un trabajo en esta semana, o sino se le complicaría cuando empezaran las clases...

Por suerte había conseguido un buen lugar para vivir, quizás el hecho de que fuera el decimoséptimo piso era un poco molesto, pero al menos tenia una buena vista de la ciudad, incluso podía ver el colegio desde allí. Por otro lado, su habitación era bastante agradable, el ambiente era justo lo que él necesitaba, y ahora lo tenia...

Leon Scott Kennedy estaba por empezar su nueva vida en la ciudad Raccoon...

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Calles

Un joven se encontraba caminando hacia su casa, acababa de acompañar a su prometida hasta su casa y ahora era su turno de volver a la suya, solo esperaba que su madre no se molestara por el hecho de llegar tan tarde...

El muchacho iba caminando tranquilamente en aquella silenciosa noche cuando de repente, rompiendo su tranquilidad y dándole casi un susto de muerte, su celular sonó rompiendo su serenidad y obligándole a detenerse por un instante para atender la llamada...

- ¿Hola?

- ¡¡Hola James!!

En ese instante James empezó a desear que su celular hubiese estado apagado, sin batería, o como fuera necesario que este, incluso roto, con tal de evitar esa llamada...

- ¿María? ¿Qué quieres?

- ¿Por qué esa frialdad? Yo solo quería hablar con vos

- ¿Y era necesario que ensordeces uno de mis oídos?

- Perdón, pero es que me emocione al escuchar tu voz, hace mucho que no nos vemos, jeje...

- No tanto como yo desearía - Pensó James, para continuar diciendo - En fin... ¿Qué deseas?

- ¡Tener una cita contigo!

- María... - Respondió James con cierto rencor en su voz...

- Ok, James Sunderland, tal vez no te guste, pero te aviso que este año nos volveremos a ver en el colegio y estaremos en el mismo curso, así que ni pienses que podrás evitar esa cita conmigo que tanto deseo...

- ¡¡Sabes muy bien que yo estoy alegremente comprometido con Mary, ella ya incluso tiene mi apellido, así que... !!

James fue repentinamente interrumpido por el sonido de la llamada cortándose...

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Casa de María

María corto el teléfono al escuchar esas típicas palabras que tanto odiaba oír saliendo de la boca del chico que le gustaba, si bien era cierto que él estaba comprometido con Mary, quien no era menos que su propia prima, el lograr que ellos rompan su amorosa relación seguramente también rompería el compromiso, y así lograría quedarse con el chico de sus sueños...

- Lamento que no te guste, querido James... pero este año no podrás escapar de María Wishborn...

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Apartamento de Pasaje

Una chica estaba cenando con su madre, ante lo cual surgió una curiosa conversación...

- Mama...

- ¿Si, hija?

- ¿Cómo crees que sea este nuevo colegio?

- Creo que es lo que necesitas... este colegio es conocido por librar a alumnos de traumas...

- Pero lo mío no es un simple trauma...

- Tal vez, pero no hay mucha diferencia, y no puedes pasar toda tu juventud en colegios solo para chicas, lo único que me falta es que alteres tu sexualidad...

- Si es que no esta alterada ya...

La joven muchacha estaba había sido cambiada de colegio por decisión de su madre, por un lado, ella sabia que su madre hacia lo correcto, pero por el otro, tenia mucho miedo de aventurarse a un colegio en el que había hombres, pues ella no tenia ninguna buena experiencia con ellos, sin mencionar que jamas tuvo un padre, y su cuerpo altamente sensual le había traído problemas con ciertos vulgares, los cuales, debido al alto numero que apareció en su vida, llego a hacerle dudar si realmente existían los hombres corteses...

- En fin, solo espero que esto no sea como antes...

- Tranquila, estoy segura de que no será así...

Sin volver a tocar el tema, Jill Valentine siguió cenando tranquilamente con su madre....

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Habitación de Departamento Horizontal

Una chica entró a su casa con las bolsas de las compras que había hecho, encontrando a su padre sentado sobre el sofá y mirando la televisión, hasta que la entrada de su hija le llamo la atención.

- Hija... ¿Como te fue?

- Bien... pero no te conseguí una afeitadora nueva...

- ¡Diablos!

La joven rió al mismo tiempo que tomo cierto paquete de entre las bolsas y se lo coloco frente al rostro de su padre...

- Mentira, jeje...

- Tu no cambias...

La chica rubia fue hacia la cocina a dejar la mayoría de las cosas que había comprado, y cuando volvió a pasar frente a su padre, este decidió preguntarle...

- ¿Tienes todo preparado para el colegio?

- Sí... casi todo...

- ¿Qué te falta?

- Las ganas...

Ella definitivamente no quería empezar con el colegio, estaba disfrutando mucho las vacaciones como para aceptar tan fácilmente que estas estuvieran por terminar. Pero ella no iba a perder su papel de "Hago todo lo que debo hacer, incluso lo que no quiero" como responsable, así que ella, Heather Morris, tendría que ir al colegio y punto.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Residencia Galerians

Un joven se encontraba recostado sobre su cama meditando tranquilamente en cualquier pensamiento que se le cruzara por la cabeza, cuando repentinamente entro en la habitación, para su desgracia, la persona que menos deseaba ver en ese momento.

- Mamá quiere saber si ya terminaste de preparar tus útiles... - Dijo fríamente una chica con aspecto rebelde

- Dile que sí - Respondió el muchacho

- ¿Qué crees? ¿Qué soy? ¿Tu mensajera?

- No, pero de cualquier forma mamá te preguntara eso cuando pases cerca de ella...

Sin tener nada para responderle, la joven dio un suspiro como si estuviera tratando de liberarse de la ira, y entonces dio media vuelta hacia la salida de la habitación, pero antes de salir se detuvo y, sin voltear hacia su hermano, le dijo...

- Creo que debes saber que estaremos en el mismo curso escolar...

- ¿¡Qué!? ¡Tu dijiste que te habías cambiado de curso!

- Y lo hice, pero mamá me obligo a volver a ese curso, ella quiere que estemos en el mismo...

- ¿Y eso por qué?

- No tengo idea, no quise preguntarle...

Sin decir nada mas, la chica salió de la habitación dejando al joven con el humor cambiado. Ninguno de ellos quería, pero nuevamente, Rion y Rita Galerian estarían en el mismo curso escolar...

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hogar de Obreros

Un muchacho se encontraba trabajando en la cosecha, a pesar de que era muy tarde, él se encontraba trabajando arduamente, cubriéndose de sudor que le helaba el cuerpo debido a la temperatura. Una y otra vez, el muchacho alzaba la pala y luego la clavaba rápidamente en la tierra, armando los "nidos para las semillas", como él solía llamarlos.

Su trabajo fue repentinamente interrumpido por su madre, quien vino a ver a su hijo...

- Yuri... ¿Por qué no vas a dormir?

- ¿Qué dices, mamá? Tengo que hacer todo el trabajo del huerto mientras que papá no este en casa...

- Ya lo sé... pero dentro de poco volverás al colegio y no podrás mantenerte despierto hasta esta hora de la noche...

- ¿Por qué? Duermo unas pocas horas a la noche y luego tomo una buena siesta cada día y mantendré mis energías...

- Sí, pero... ¿No es demasiado para ti, hijo?

- Vamos, ma', tu sabes que soy un hombre y que, como tal, debo hacerme cargo de mi deber, eso es ser un hombre.

- Entiendo... solo espero que tu padre vuelva pronto, así podrás descansar un poco mas...

- No te preocupes, ya regresara...

- Es verdad...

Hubo un momento de silencio, y entonces el muchacho volvió a su trabajo, levantando la pala y clavándola fuertemente en la tierra, como siempre lo hacia, al igual que su padre.

- ¿Cuánto mas te quedaras despierto? - Pregunto su madre

- No te preocupes, termino con esta zona y luego me iré a dormir.

- Ya veo, bien entonces...

- Mamá, ve a descansar, lo necesitas...

- Esta bien, buenas noches, hijo...

- Buenas noches, ma'

Y luego de despedirse de su madre con un beso, el joven Yuri Hyoga siguió con su arduo trabajo.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Residencia Tyranus

En un departamento cuya única descripción que se le podía dar era "típico apartamento de soltera desordenada", una joven adolescente pelirroja se encontraba chateando en su computadora como pocas noches solía hacerlo, hasta que sintió como la cabeza empezaba a caérsele, que los ojos se le cerraban y que pasaba varios momentos totalmente desconectada de la realidad, en resumen: Estaba muriéndose de sueño...

Sin siquiera despedirse de la mayoría de sus contactos, la joven apago la computadora desconectándola directamente, y entonces se dirigió hacia la cocina...

La muchacha tomo un buen trago de gaseosa fría, como solía hacerlo en muchas noches, casi como una costumbre, y aunque esto en ocasiones le hacia doler el estomago, se había vuelto necesario para poder dormirse rápido...

Luego de dejar el vaso tirado en la pileta de la cocina y la botella abierta, ella empezó a caminar hacia su cuarto, pero sus energías no le bastaron, y Regina Tyranus termino durmiéndose en el primer sillón que encontró.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Casas pequeñas. Barrio simple

Un muchacho había terminado de colocar a cada una de sus "mascotas" en sus respectivos lugares, lo cual era cada día mas difícil debido a que estos ocupaban un gran tamaño y la casa era muy pequeña, el único que no ocupaba espacio era el mayor de todos, ya que, sabiendo que no podría mantener algo TAN grande dentro de la casa, tuvo que guardarlo dentro de su alma, lo cual no era mucho problema para él, afortunadamente ya se había acostumbrado...

Antes de acostarse a dormir, el joven decidió salir un poco afuera para relajarse un poco viendo las estrellas, pero pareció ser que el destino decidió evitárselo cuando empezó a escuchar gritos alocados de la casa de su vecina, para de repente verla a esta salir de su casa disparando con sus pistolas hacia adentro de esta, tratando de librarse de su padre y sorprendiendo al muchacho pelirrojo...

- ¡Que familia, por Dios! - Grito la muchacha...

- Hola - Dijo su vecino...

- Ah... hola Sieg...

- ¿Cómo te encuentras, Arcia?

- Igual que siempre... tu sabes...

- Sí sé...

Ambos se miraron el uno al otro en silencio, serios al principio, luego mostrando una sonrisa, luego dejando escapar una risa que termino por provocar carcajadas de desasosiego entre ambos...

- Jaja... sabes... tengo algo que contarte... - Dijo un ya animado Sieg

- ¿Qué?

- Decidí seguir estudiando...

- ¿¡De veras!?

- Sí... no dejare el colegio...

- ¡Que bien!

Arcia le dio un fuerte abrazo a su amigo a quien volvería a tener de compañero de curso, quien se encontró a si mismo correspondiendo al abrazo, lo cual termino siendo la despedida de buenas noches para Sieg Warheit y Arcia Rinslet.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Mansión

Una muchacha de cabello a trenza se encontraba leyendo una revista en su habitación cuando repentinamente alguien llamo a su puerta...

- ¡Adelante! - Grito la chica

Tan pronto dijo eso la puerta se abrió lentamente y allí la chica vio a su mayordomo listo para ofrecerle gentilmente sus servicios como era habitual...

- Joven dama... ¿Se le ofrecería algo?

- Sí... trae vodka y dos vasos...

- ¿Vodka?

- Sí, vodka

Haciendo un gesto de ingenuidad, el mayordomo se retiro del cuarto y al instante volvió con una bandeja cargada con una botella de frío vodka, ante lo cual la chica extendió su brazo para mover una silla hasta a un lado de la cama en la cual se encontraba acostada, dándole un espacio para sentarse al mayordomo...

A los pocos minutos se encontró conversando con su mayordomo como nunca lo había hecho, era lo que llamaban una charla "a calzón quitado", y siguieron así hasta que juntos acabaron la botella, lo cual fue solo un par de minutos antes de que la bebida produzca que cayera profundamente dormida, ante lo cual el mayordomo la cobijó para que durmiera cómodamente.

- Buenas noches, señorita Lara Croft - Susurro el fiel hombre al cerrar la puerta.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Survival Horror School

Un profesor en particular se encontraba trabajando en esa hora de la noche para tratar de solucionar un asunto que había dejado pendiente, no había acomodado y leído todo el papelerio relacionado con el curso del cual seria profesor tutor en ese año, y el tiempo se le acababa.

Repentinamente su trabajo fue interrumpido cuando alguien mas entro al salón, quien resulto ser el mismo director del colegio.

- Señor... no sabia que usted se encontraba aquí...

- Solo vine a traerte esto...

Al instante el director le paso al docente un pequeño papel con tres nombres y un informe sobre dichas personas, al instante entendió que era un informe sobre los tres nuevos alumnos del curso.

- Gracias, ya me preguntaba donde esta esto...

- No hay de que, nos vemos...

Al instante el director Samael dio media vuelta para irse por donde vino dejando al profesor Nigthmare ocuparse en su trabajo.