"Cambios Inesperados"

Eppy 11: HawkAngel XD

Subaru Sakurazuka

Ninguno de los personajes en este fic es mío….

-.-.-.-.-.-.-.-.- cambios de escena, tiempo, etc.

'pensamientos'

"Hablando"

Nota de la autora: CAPITULO CON LEMON! Muchas gracias por sus reviews… … En estas vacaciones estoy aprovechando mucho el tiempo en avanzarle a tantos capítulos que puedo de mis historias… XDU… y tmb en esta, vamos a ver que tal les parece este eppy… Disfrútenlo!

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Eppy 11 – "Regresando al reino y la venganza por venir…"

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Aun sabiendo lo que había hecho horas antes… demostrarle algo de cariño al perro rubio que se encontraba dormido cual bebe en la gran espaciosa cama del gran CEO. El sentado en un silla junto a la cama, lo miraba… algo… enternecido?... porque así?... acaso amaba a ese perrucho que lo había metido a una celda?... por algún tiempo decidió no dejarse envolver en esos sentimientos… aquel que llamaban amor… Pero porque recuperarlos en este momento?... quizás… jamás llegaría a saber…

El cielo obscuro se veia desde las gruesas y finas cortinas que adornaban el cuarto del CEO, que desafortunadamente se encontraba en el reino de Yami. Al amanecer, cuando los guardias cambiaran de turnos, huirían a hurtadillas para volver a su reino, sus cuatro llamados amigos, su fiel sirviente y el.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Cuatro jóvenes salían con 6 caballos hacia la parte donde los guardias en su cambio de turno no llegaban a vigilar, para ahí esperar al CEO y a su sirviente. Cinco minutos el par antes mencionado llegaba al punto de reunión montando los caballos lo más rápido posible para salir de lugar.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Cuando el sol ya estaba a las afueras de su escondite, el amo y señor de las tierras de las cuales 6 personas habían escapado, estaba gritando a todo pulmón a su fiel sirviente y asistente.

"YUUGI! VEN, TE NECESITO!" gritaba con todas sus fuerzas Yami, puesto que uno de sus guardias le informo, que en las celdas donde habían puesto a Seto Kaiba, este no se encontraba en dicha celda.

"YUUGI! CON UN DEMONIO EN DONDE ESTAS!"

"Amo, discúlpeme tuve algunos inconvenientes en mi camino," decia Yuugi respirando profundamente, puesto que se vino corriendo lo mas que sus cortas piernas podían.

"Te enteraste?"

"Enterarme de que amo?" preguntaba Yuugi confuso, no sabia exactamente con lo que se quería referir su querido amo.

"Así que no lo sabes todavía?¿! Y TE DICES MI ASISTENTE! EL QUE TODO LO SABE?" decia lleno de rencor y de furia.

"Saber q-que am-mo?" preguntaba con miedo, jamás habia visto a su amo así, realmente furioso.

"SE ESCAPO! EL MALDITO DE KAIBA SE ESCAPO!"

"Entonces es cierto amo?... se escapo?" preguntaba confirmando lo que lo que habia escuchado, esos rumores matutinos en el desayuno. "CLARO QUE SI!" dijo para sentarse pesadamente en su cama y respirar profundo… realmente profundo…

"Amo que hará con ese problema?"

"Lo mas seguro es que se fue a su reino, en ese caso no puedo hacer absolutamente nada," decia pensativo. Como vengarse de aquel que lo habia insultado?... Por el momento no tenia nada… ninguna idea… lo pensaría en el transcurso del día… si eso haría…

"Yuugi, que tenemos en la agenda?"… después de esa pregunta, se dirigieron hacia el despacho del amo, donde harían lo que la agenda les indicaba.

Estuvieron varias horas en el despacho hasta que dio la hora de la comida. Lentamente se dirigieron al comedor, donde Yami, veia con distintos ojos a su asistente, quien no se daba por enterado que su amo lo veia así.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Cabalgaron por horas, solo tomando pocos momentos para descansar, a la ciudad llegaron a la atardecer. Poco después, cuando la primera estrella estaba en la cima del cielo, llegaron al palacio donde algún día habia llegado Jounouchi. La servidumbre del lugar, los recibió rápidamente, puesto que su amo y señor se encontraba enojado, y para el susto y miedo de algunos, se encontraba seriamente lastimado.

En inmediato, el CEO mando llamar a los médicos para que lo atendieran para no infectar más sus graves heridas. En la mente de Jounouchi, salían preguntas que algún día se responderían… con el paso del tiempo, se lograrían contestar… Alguna de ellas era… "me ama," … sus sentimientos revoloteaban por todo su cuerpo… esparciéndose por todo su cuerpo, como finos toques eléctricos dando motor a su delgado y maltratado cuerpo.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Varias horas después, Yami y Yuugi continuaban en el despacho, cuando inesperadamente Yami habló.

"Yuugi, necesito que me acompañes a mi habitación, tengo que entregarte algo de trabajo,"

"claro"

Minutos después estaban caminando a la habitación de Yami. Yami giro la perilla de su puerta entrando en ella, y detrás de el, su fiel asistente Yuugi, que aun no se daba cuenta de las intenciones de su amo. La habitación se encontraba en total penumbra, solo se podía ver algo de la luz de la luna que se colaba por los grandes ventanales de la gran habitación.

"Amo?" preguntaba confuso pues su amo no mostraba señas de lo siguiente que iba a hacer, ni las luces habia encendido… esto era realmente extraño.

"Yuugi? – preguntaba su nombre en un susurro, acercándose lentamente, cual suave compás hacia el- te puedo preguntar algo?" decia para estar frente a el, a escasos centímetros de el.

"c-claro, lo que sea amo,"

"esta bien…" en un movimiento algo brusco, un movimiento posesivo, lo tomo entre sus brazos y le pregunto murmurando en su oído "tu me amas?"

"a-amo," decia nervioso pues las manos de su amo, lo abrazaban de una manera posesiva, salvaje… las manos de su amo, se pusieron en la parte mas baja de su espalda.

"Respóndeme… -decia con cierta ternura?... en su voz- dime la verdad…" murmuraba.

"si, lo amo demasiado," decia cuando sentía la respiración de su amo tan cerca de su cara, de sus labios.

"A-amo-," dijo pero unos tibios labios callaron lo que fuera a decir… Yami tomando la oportunidad, con mucha de su fuerza arrastro a Yuugi hacia la cama, para poder darle algo más de pasión a su pequeño fiel asistente.

WARNING LEMON!

Acostándolo lentamente en la cama y poniéndose encima de el, empezó a besarlo con fuerza, tomando su lengua como rehén, besándolo fieramente.

Lo acostó en la cama, lentamente, acariciándolo y besándolo. Demostrándole lo que Yugi nunca creyó que su amo sentiría por el. El pequeño, aun asustado, respondía sus besos, y lo abrazo con ternura.

La ropa no tardo en darse a conocer con el suelo, y los gemidos salían con ternura de la boca de Yugi, pero no duraron mucho tiempo, las mordidas que daba Yami, eran dolorosas, desesperadas. No solo demostraba pasión, si no "urgencia".

Las manos de Yami recorrían el frágil cuerpo de su sirviente, su piel delicada se estremecía con cada centímetro que esas manos tocaban. El vaivén que comenzó a dar Yami era algo nuevo y le agradaba como se sentía. Se sentía en el cielo, le agradaba, al fin su amado señor le había puesto la atención que el deseaba… solo esperaba que fuese a durar para siempre, que fuese la atención que tanto había anhelado.

Por primera vez, delicadamente, Yami entro en Yugi, siendo cuidadoso. Dándole el placer que tanto buscaba sentir, el y su sirviente. Se unían en ese momento, sentían sus latidos del corazón, bailando al unisón.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Horas Después, El gran CEO se encontraba en su habitación, oliendo a limpio y en ciertas partes de su cuerpo a medicina. Después de ser revisado por sus médicos, mando traer comida, puesto que en todo el día, no se habia dado el lujo de probar algún alimento. Luego, quedo profundamente dormido, puesto que las medicinas surtían efecto.

Viendo tras la rendija de la puerta, se encontraba Jounouchi, viendo como su amo relajaba su cuerpo mediante el sueño. Sabiendo que aquellas heridas las habia provocado el, no tuvo el menor miedo al entrar a aquella habitación. Si su amo lo habia tocado de esa forma… sentía algo por el, cierto?...

Al ver que su amo se movía entre sueños, con algo de temor se acerco a el, haciendo ningún ruido para darse a conocer. Al llegar estar a lado de la cama de su amo, diviso a un tranquilo CEO, que vagaba por el mundo de los sueños tomando un merecido descanso. Quito de su frente aquellos mechones castallos que no dejaban ver la apuesta cara de su amo. Estando ahí, parado viendo al que el pensaba era el amor de su vida se siento culpable… habia llevado sufrimiento al hermoso cuerpo de su amo.

Sin más que hacer en esa habitación, se retiro a sus habitaciones. Al entrar en ellas, se encontró a sus cuatro amigos. Cada uno de ellos haciéndole cariños a sus kanais. Tosiendo para darse a conocer, los cuatro voltearon a ver a Jounouchi, cada uno a su manera, preguntándole que si habia ido a ver a su amo. Al ver la cara de todos, solo contesto en un callado suspiro dijo "esta dormido,".

Ellos mostraron que la preocupación se les desvanecía del rostro, dando una ligera sonrisa. Platico con ellos un par de horas… sintiéndose relajado mentalmente, pues con ellos, todas sus dudas se desvanecían… Mas rápido de lo que ellos esperaban el antiguo reloj en el pasillo, les avisaba que eran las 12… buena hora para dormir. Sin decir más que hasta mañana temprano, los cuatro se fueron a sus habitaciones a dormir, despidiéndose de una manera calida y llena de emotividad a Jounouchi.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Abriendo lentamente los parpados llego a sus ojos el resplandor del sol, sabiéndose que era de día, y que quería dormir mas, estiro la cobija para cubrirse de aquella molesta luz, pero algo no se lo permitió. Un par de manos estiraron del lado contrario la cobija, y justo ahí, vio un par de ojos morados y detrás de ellos, se encontraban 3 personas más.

"Marik, Malik, Ryo, Bakura? Que demonios hacen aquí?... necesito descansar!" decia enojado Kaiba, puesto que aun herido necesitaba recuperar fuerzas de alguna u otra forma.

"No, necesitamos planear lo que le haremos a Yami, eso es mas importante, aun y con tus heridas," decia sabiamente Ryo.

"el hecho es que Yami, a estas horas ya debe de saber de tu desaparición, por nosotros… ese será otro asunto," comentaba Bakura.

"esta bien, iré en un momento a la oficina, espérenme allá,"

"claro," decían los 4 al unísono, dirigiéndose de par en par a aquella oficina, pero antes irían a desayunar, puesto que Kaiba tardaría largo rato en aparecerse en la mentada oficina.

Tomando sus cosas, se dirigió al baño, donde se daría una buena hidratada su cuerpo, puesto que con cada medicina en su cuerpo, este se habia secado, no estaba hidratado como lo solía ser. Durante 40 minutos, Estuvo arreglándose para dirigirse al comedor y tener algún alimento en su estomago antes de dialogar algo con los 4.

Caminando sin prisa por los corredores de su palacio, se dirigió al comedor, y con solo tocar una campana, la servidumbre entro a ponerle algunos platos para desayunar. Otros 30 minutos mas… y los cuatro en discusión tenían una buena sesión de besos y caricias en aquel despacho del CEO… jamás desperdiciando el tiempo. En la mente de uno de ellos, se comenzaba a preguntar el tiempo que se llevaría tener una conversación de esta dimensión con Kaiba, el gran CEO del reino.

Abriendo la puerta y cerrándola de un portazo, obviamente advirtió a los 4 jóvenes la presencia del gran CEO en el lugar. Sentándose en la silla principal atrás del gran escritorio, sin perder el tiempo Bakura y Marik, que un momento antes de llegar el famoso CEO, discutían sobre algunas cosas que debían consultar con Kaiba.

"Kaiba… creo que deberías pensar una reconciliación con Yami," decia confuso Marik, aun no sabiendo del todo la reacción del CEO, y para su apoyo salio en su rescate Bakura.

"solo algo de respeto por parte de los dos, no queremos que se hagan amigos, solo pensamos que podrían ser algo mas respetuosos en las pertenencias de cada uno,"

"pero… -razonaba este Ryo, que por primera vez hablaba en aquella conversación- eso no será muy dado por hecho por Yami,"

"exacto," aclaró el koi de Marik.

"entonces?" decia Kaiba refunfuñando puesto que los 4 no daban alguna idea de que hacer con respecto a Yami.

"En realidad," decia Malik.

"Después de todo no creemos que eso funcione," terminaba la oración el kanai de Malik.

"Alguna otra sugerencia?" preguntaba sarcásticamente Kaiba, al ver la cara que tenían sus 'amigos'.

"De hecho," comentaba Ryo.

"ninguna otra," decia Bakura "o quieres comenzar una guerra?"

"tu sabes perfectamente bien, que una guerra no convendría en nuestros reinos," decia por fin Kaiba. "pero no seria mala idea, tenerle una trampa a Yami, que caiga en su propio juego aquel imbecil,"

"trampa?" decían los cuatro al unísono

"si,"

"Que clase de trampa?" preguntaba uno de los cuatro.

-.-.-.-.-.-.-.-.-

Nota de HawkAngel: jijij sorry por dejarselas asi, mmm jejeje estuvo medio raro este capitulo… jejeje no se me ocurría nada… este… el lemon me ayudo a hacerlo mi sensei… no puedo hacer lemons por el momento… -.-U, no tengo imaginación hacia este rumbo Yaoi… pero espero tenerlo pronto y que ustedes puedan disfrutar un lemon bien hecho… jajajaja XDU… Bueno, se me cuidan bastante mucho… X)…

REVIEW!

Au Revoir!

HawkAngel

Nota de Subaru Sakurazuka: Duh… sie, lo puse demasiado tarde, disculpen. Este… el lemon, nada más lo hice a la ahí se va, estoy demasiado cansada y solo es para que vean lo que hace el Yami, luego habrá mejor lemon. Siguiente eppy, yo lo haré.

Nota especial para las que leían mis fics de L'ArcenCiel: Los fics me los borraron, si seguía poniendo, me banearian xDU, so… si quieren seguir leyendo, nada más me dicen, bien se los puedo enviar por mail, personalmente, o puedo luego pasarles un link donde pondré mis fics de Laruku.

Gracias por leer. Matta ne!