Dulce Diciembre

Disclaimer: Los personajes no me pertenecen, sino a JK Rowling, y la trama de la historia, en su mayoría, le pertenece al director y escritores del guión de la película de "Dulce Noviembre", ya que mi historia pretende seguir en cierta forma la trama, no del todo, aunque es totalmenteHarry/Draco.

Resumen: Draco Malfoy es un importante hombre de negocios en el mundo mágico y muggle, se encuentra solo, un día a finales de Noviembre, encuentra a alguien que creyó que no vería jamás, no se imaginaba que esa persona le cambiaría la vida, en todos los sentidos.

2.- Shall we...

Draco llegó tarde al día siguiente a la oficina y se encontró con que Katrina estaba terriblemente enferma y sus citas de la mañana habían sido canceladas, así que tuvo tiempo suficiente para poner todos los asuntos pendientes en orden, y para seguir pensando en su cita de la noche, ya, a quién quería engañar? Sí le tenía un poco entusiasmado la idea de salir con Harry, después de todo, al final de su séptimo año en Hogwarts se dio cuenta de muchas cosas, cuando la guerra finalizó y Harry estuvo en San Mungo por un mes, se dio cuenta de lo mucho que de verdad le importaba, se dio cuenta de que él había sido la razón para no unirse a su padre con respecto al Dark Lord, se dio cuenta de que si algo realmente serio le pasaba a Harry él no lo soportaría.

Rápidamente dieron las siete de la tarde y él estaba otra vez en su apartamento, esta vez con un dilema menor, bueno, relativamente menor, Cómo demonios de iba a vestir, no es que fuera difícil vestirlo, aunque a su parecer se veía mejor sin ropa, el problema es que esta vez quería dar una buena impresión, no le quería ser indiferente a Harry, quería que lo notara, que se diera cuenta de que él estaba allí, disponible y dispuesto cuando quisiera.

"Está bien Draco, veamos qué es lo que los dioses tienen para ti", abrió su armario, la verdad era como un cuarto anexo a su habitación, estaba lleno de trajes de diseñador a la medida y ropa de vestir que no costaba menos de 200 libras, siempre le habían gustado los excesos, incluso ahora vivir en el mundo muggle significaba mas excesos que en el mundo mágico, se acercó a la zona donde tenía la ropa para salir y se quedó admirando, "Bien, tengo que ir a una cena" recorrió con una mano la zona, sacó tres camisas, una color vino de seda, una negra de seda también y una gris oscuro de otro material aún mas suave, unos pantalones negros serían el conjunto, un saco negro también, se alejó un poco de las cosas colocadas en los ganchos frente a él, "Y tengo que gustarle a Harry", después de una ojeada rápida escogió la camisa gris, se vistió y complementó su atuendo con un abrigo negro y una bufanda negra también, Londres en invierno era muy frío, y lo que menos necesitaba era un resfriado, grandes inversiones se avecinaban y él era el único capaz de tratarlas, no podía enfermarse, se vio rápido en el espejo y sonrió, claro que estaba bien, incluso la realeza querría tenerlo a él... aunque con William se conformaba... basta, divagaciones inoportunas... salió de su apartamento y se dirigió al centro de la ciudad, destino, 'The Ivi'.

!"#&/())(/&#"!

"Harry, de verdad crees que fue una buena idea invitar a Joshua?" preguntó por enésima vez Victoria cuando ya estaban llegando al Restaurant-Bar, Joshua estaba en una llamada por celular. "Es decir, creo que es un poco descortés, él no fue invitado" repitió Victoria en voz baja mientras se ponía la bufanda, llegarían en cualquier momento, iban retrasados cinco minutos, llegaron y descendieron del flamante BMW negro, propiedad de Joshua, quién iba a pensar que el hijo de un magnate inglés estudiara en Oxford... Preguntaron por el Sr. Draco Malfoy en la recepción, en seguida los llevaron a una de las zonas mas exclusivas del lugar, justo atrás de todas las demás, Draco ya estaba allí, bebía lo que parecía ser whisky. Si la presencia de Joshua le incomodaba, no lo demostró. Se levantó cortésmente.

"Buenas noches" dijo Harry siendo el primero, "Draco, espero que no te moleste que hayamos invitado a Joshua" dijo un poco cohibido. Draco no le respondió en seguida, pero no fue porque le incomodara, Harry se había acercado lentamente hasta llegar a su oído sin darse cuenta de que Draco le devoraba con la mirada, Harry vestía un sweater de cuello alto color azul oscuro que iba a juego con su pantalón negro, llevaba un abrigo negro, aunque Draco pensó que se habría visto mejor sin él, una bufanda negra completaba el atuendo, se veía... Draco no podía encontrar las palabras, y justo ahora notó que Harry estaba todavía cerca de su oído, le dio un escalofrío.

"Claro que no, me alegra que haya venido, justo ayer Victoria me hablaba mucho de él" dijo dando un paso hacia atrás, esperando que el otro no hubiera notado el escalofrío.

"De acuerdo" sonrió Harry, se alejó y fue por los demás, llegaron un minuto después, se acomodaron en la mesa y ordenaron.

La cena paso muy amena, resultó ser que Joshua estaba involucrado en el mundo de los negocios, su padre hacía inversiones en la compañía de Draco y surgió un nuevo tema de conversación, obviamente Joshua no sabía del mundo mágico, y Victoria prefería que no lo supiera, así, Draco y Harry resultaron ser compañeros de la preparatoria y muy buenos amigos, terminaron la cena, se quedaron solo con las bebidas, Victoria con 'Beso Francés' (Ver recetario de bebidas al final) Joshua con un 'Monet', Draco un 'Manhattan' y Harry un 'Daiquiri' de kiwi, platicaban acerca de la nueva temporada de futbol y quienes eran sus favoritos, de repente, la música cambió, ya no era el Jazz que les había amenizado la velada, era música techno, al parecer, a esa hora cambiaba de ser un Restaurant-Bar a un Antro-Bar, la música era pegajosa, y en ese momento le dieron la razón a Draco por escoger ese ligar, tenía un excelente ambiente.

"Josh, vamos a bailar" dijo Victoria animada, la conversación se tornaba aburrida cuando se ponían a hablar de 'cosas de hombres', de inmediato Joshua se levantó y la sacó a bailar, se perdieron en la pista.

"Tu no bailas Harry?" preguntó Draco mientras veía como se alejaba la pareja.

"No me gusta mucho, pero si tu bailas, adelante" dijo Harry sonriente, la verdad es que estaba disfrutando mucho, la noche era muy agradable y notó con agrado la forma en que Draco lo observaba cuando creía que no lo veía, era un halago que se fijara en él, Draco se veía muy bien esa noche, le pareció muy atractivo y por un momento tuvo la loca idea de seducirlo, 'Bah, claro que no, es Draco!' se dijo a sí mismo, pero la verdad es que conforme pasaba la noche, se daba cuenta de que Draco en verdad se había convertido en una persona agradable, que no era tan difícil socializar con él, y lo mas extraño de todo, que parecía disfrutar de su compañía, pero sin embargo se dio cuenta, o mas bien, pudo captar durante las conversaciones, que Draco estaba solo, y que se sentía inconforme algunas veces por tener que ser tan responsable, cuando lo único que deseaba era ser libre y hacer lo que mejor le pareciera, Harry se hizo inconsciente o conscientemente un acuerdo consigo mismo, le haría ver otra perspectiva de la vida a Draco, después de todo, el destino no los había reunido por nada.

"Como crees, hoy la verdad estoy muy cansado como para hacer nada, muy especialmente bailar", tomó otro sorbo de su bebida, Harry lo estaba volviendo loco, no se había dado cuenta de lo mucho que le gustaba Harry hasta ese momento, cada vez que hablaba... era algo indescriptible, su atención se iba completamente al moreno de ojos verdes, no lo podía evitar, su forma de hablar, tan libre, tan calmada, tan serena, se preguntó incluso si Harry hacía algo especial para parecer así de calmado, nunca lo había visto así, era diferente.

"Y dime Draco, como es que alguien tan bien parecido como tú no tiene pareja?" dijo Harry tanteando el terreno, total, si decía algo incoherente, al día siguiente podía alegar que el ron lo había afectado de más.

"No te sorprendas Harry, normalmente huyen, no creo que puedan soportar mi ritmo de trabajo".

"Tal vez sea eso. Y no tienes ganas de tener algo estable?" preguntó Harry, Draco, por otro lado, no se podía sentir mas de acuerdo con el tema de conversación elegido.

"Muchas veces lo quiero, otras tantas desisto, no me gustaría lastimar a la persona que quiero" dijo él.

"A veces hay que correr riesgos" dijo Harry, pero lo dijo tan bajo que Draco se tuvo que inclinar hacia él, así que terminó sentado en la butaca justo al lado de Harry, dejando espacio mínimo entre ellos, Draco bendijo mentalmente a la música tan fuerte que retumbaba en el lugar.

"Y tu Harry, No hay alguien para ti?".

"No aún no encuentro a un afortunado que haga mis días felices" dijo Harry sonriendo, "No es que no quiera, es solo que muchas veces es difícil que se acoplen a mi estilo de vida, o que yo me acople al de ellos"

Draco pensó en eso, quería algo serio con Harry o solo era el capricho que llevaba latente desde hace años, y después se dijo, 'Qué mas da! Ya lo averiguaré', se dio cuenta de que Harry veía con una sonrisa a la pista de baile y dirigió su mirada hacia el lugar en cuestión, estaban Victoria y Joshua bailando de una manera dulce y junto a ellos estaban bailando dos jóvenes, una pareja de chicos, no tendrían mas de 25, la balada era hermosa y varias parejas estaban en la pista, Draco volvió su mirada a Harry, la sonrisa en su cara era una sonrisa de satisfacción y anhelo, y tuvo una idea.

"Harry, me concedes esta pieza?" se levantó y extendió la mano, la sonrisa en su cara era invitadora.

'Come up to meet you, tell you I´m sorry,

you don´t know how lovely you are...'

Harry no se esperaba eso, al momento se sonrojó, pero se levantó aceptando la mano de Draco, "No respondo por mis pies, entendido?" sonrió y Draco respondió a su sonrisa, se dispusieron a bailar, el ritmo lento los envolvió y se acercaron un poco mas.

"Quien lo hubiera dicho, no crees?" preguntó Draco a Harry mientras bailaban, frente a frente, Harry asintió, "El mayor exponente de Gryffindor y el mayor exponente de Slytherin bailando en un lugar muggle, si me lo hubieran dicho hace ocho años probablemente me habría burlado" siguió en un tono bajo.

"Las cosas cambian, las situaciones también, nadie dijo que tenía que ser así para siempre", Harry se acercó mas, Draco se tensó por un momento y después acercó mas el brazo que rodeaba a Harry por la cintura y éste recargó su cabeza en el hombro de Draco, no había mucha diferencia en la estatura, ambos sonrieron al contacto, pero ninguno dijo nada, no era necesario. La balada era muy hermosa, una canción de un grupo inglés, Coldplay, Harry lo conocía, Draco también, y eso los hizo coincidir aún mas, esa canción era significativa.

'Nobody said It was easy,

It´s such a shame for us to part,

nobody said It was easy,

no one ever said It would be this hard...

I´ll take you back to the stars'

Muy pronto, para el gusto de ambos, la pieza terminó y se fueron nuevamente a la mesa, Victoria y Joshua llegaron apenas unos minutos después, venían muy sonrientes.

"Harry, puedo hablar contigo un segundo?", le preguntó Victoria mientras se acercaba a la mesa, Harry asintió y se fue a un lado con la chica, "Sé que probablemente me odies, pero, Joshua me acaba de decir, que tiene que ir a Amsterdam por una semana y sale mañana, entonces, pues, creo que hoy me quedaré en su apartamento, claro, si no te importa que te deje solo con Draco", lo último lo dijo con algo de picardía, ella había notado la manera en que bailaron, fue algo mágico, se veían muy bien juntos.

Harry sonrió ante el comentario, "Claro que no, no te preocupes, ustedes váyanse y disfruten" dijo sonriendo.

"Gracias Harry!" le dio un sonoro beso en la mejilla, después se acercaron a la mesa, "Draco, tenemos que dejarlos, Josh sale mañana a Amsterdam y me quedaré hoy con él, pero te quedas con Harry, de acuerdo? Lamento mucho tener que dejarlos así..."

"No te preocupes, me agradó mucho salir con ustedes", dijo Draco de manera educada, respondiendo al beso en la mejilla que le daba Victoria a manera de despedida, después estrechó la mano de Joshua, "Un placer, llámame si necesitan asesoría de acuerdo?", Joshua asintió, al parecer iba viento en popa el negocio de Draco.

"Hasta mañana Harry, no olvides a Robie" dijo ella mientras se alejaban, no sin antes depositar su parte de la cena, pronto desaparecieron por la pista, hacia la puerta, Harry y Draco se sentaron en silencio.

"Creo que nos han dejado..." dijo Harry medio sonriendo, Draco asintió, "Te apetece una copa o un café? Podemos ir a mi apartamento, lo que pasa es que te noto un poco cansado, tal vez necesitas un ambiente mas relajado..."

Draco asintió sonriendo, "La verdad es que después de esta semana no tengo muchas ganas de hacer nada mas, acepto tu café", Harry sonrió encantado y Draco se dio cuenta de que la sonrisa de Harry seguía siendo la misma sonrisa franca que alguna vez lo hizo sentir cosas extrañas en su interior, bueno, no que las hubiera dejado de sentir de todas formas, el cosquilleo en su estómago regresaba cada vez que él sonreía, y Draco se volvía a sentir un estudiante de 17 años, se preguntó a qué sabría la boca de Harry.

Pagaron la cuenta y acordaron irse en el coche de Draco, Harry había dejado su automóvil en casa y ambos preferían a Londres de noche, tan urbana y hermosa como siempre.

"Siempre quise vivir en Londres" confesó Harry mientras atravesaban el centro, "Supongo que es en parte porque el lugar en el que vivía cuando era pequeño era un suburbio, y nada interesante ocurría".

"Sé a lo que te refieres", dijo Draco mientras daba una vuelta en U, "Desde que tengo memoria me la pasaba en la Mansión, salíamos muy pocas veces porque a mi padre no le gustaba el contacto con los muggles, y obviamente, cuando eres parte de mi familia, no es como si tuvieras que salir a la ciudad cada vez que necesitas algo, las cosas van a ti, o si no, tienes una cuadrilla de sirvientes a tu disposición".

"Dios, que fastidio debió ser para ti, al menos yo tenía algunas cosas que hacer" dijo Harry.

"Oh no, claro que tenía cosas que hacer, solo que me aburría en exceso, mi casa es lo único que veía en días, y cuando salía, era para asistir a reuniones importantes o al callejón Diágon, e incluso ir al callejón Diagon con mi padre podía ser espantoso si él estaba en uno de sus días de mal humor" dijo Draco en tono de burla.

"No me lo imagino" confesó Harry, "Vivir con los Dursley no siempre fue tan malo, al menos no tan malo como otros podrían pensar, cuando era muy pequeño, me obligaban a hacer cosas para la casa, sin embargo, cuando crecí, las cosas fueron diferentes, en parte porque tenían miedo de mi magia, y en parte porque yo mismo me rebelaba, así, la mayor parte del tiempo fui ignorado, y te aseguro, nunca llegó a molestarme"

"Supongo que vivir con muggles no es algo muy recomendable cuando eres menor y no tienes padres, debió ser una pesadilla"

"Algo así, pero una vez en Hogwarts, las cosas cambiaron, sabía cosas nuevas, tenía nuevos amigos..." en esta parte, la cara de Harry se ensombreció, Draco no se hubiera dado cuenta de no haber sido por el brillo ausente en los ojos de Harry, y se animó a preguntar.

"Qué hay de Weasley y Granger? Es raro que no tengas contacto con ellos, ustedes eran inseparables" dijo en tono despreocupado, sin embargo, no quiso voltear a ver la cara de Harry mientras respondía.

"Tuvimos una pelea hace poco, hace tiempo que no hablo con ninguno de los dos" dijo Harry muy serio, había también un tono de voz diferente, acaso era tristeza?

"Ah, y fue demasiado fuerte?" quiso saber Draco.

"No estaban de acuerdo con algo referente a mi vida y no tuvimos otra opción" dijo Harry muy rápido, "Sabes Draco?", preguntó, "Te agradecería que dejáramos el tema, no me agrada mucho hablar de eso", dijo.

"Claro, disculpa mi indiscreción", contestó bastante azorado, la verdad es que se le hacía poco creíble que el 'Trio de Oro' se separara, en su opinión, no había conocido una amistad mas sólida que la de Potter con Weasley y Granger, decidió que ya lo preguntaría después, cuando hubiera mas confianza.

"No te preocupes, es solo que no es el momento" dijo Harry, le dolía recordar a sus amigos y saber que no era lo mismo, aún si se arreglaban las cosas no sería lo mismo. Pronto llegaron al apartamento, Harry preparó dos tazas de café y le ofreció una a Draco mientras se sentaban junto a la chimenea, ambos en el mismo sillón.

"...Y Remus dijo que estaría encantado, se casaron y fue una ceremonia muy sencilla, aunque la fiesta después fue increíble, de verdad que Sirius se veía feliz" terminó Harry, le había estado contando la historia de Sirius y Remus a Draco, todo porque mientras el café llegaba, Draco había estado viendo mas detenidamente las fotos en la chimenea.

"Y como fue que Lupin quedó embarazado, he escuchado que no es muy fácil", preguntó Draco interesado, estar allí sentado con Harry era tan cómodo, parecía como si nunca se hubieran visto y tenían tanto de que hablar, solo esperaba que también tuvieran mucho tiempo juntos para hacerlo, notó con agrado, como Harry reaccionaba a ciertas cosas que él hacía, pequeños detalles que lo hacían tantear el terreno y saber si era correspondido, no se vió decepcionado, cuando, 'por accidente' dejó caer su mano en la rodilla de Harry y éste no hizo nada para quitarla, prosiguió la charla.

"Ah, bueno la verdad es que no fue fácil, el estado de Remus, el hecho de ser un hombre lobo tuvo mucho que ver, miles de análisis, estudios, tiempo, la verdad es que todos esperábamos la llegada de ese bebe, era su gran anhelo, y el día en que nos enteramos de que Remus estaba de encargo fue genial, si he de ser sincero, me sentí muy feliz y conmovido, Sirius no cabía en sí de emoción y felicidad, ha sido lo mejor que le ha pasado" dijo Harry con una sonrisa sincera, como todas sus sonrisas, y de igual manera, como todas sus sonrisas, hizo estremecer a Draco interiormente de pies a cabeza.

"Me imagino, deben ser muy felices" contestó Draco, el brillo especial en los ojos esmeralda se hacía presente de nuevo, y también había anhelo, nuevamente se preguntó, 'Cuando había caído enamorado de Harry? Y porque hasta ahora lo sentía tan profundo?'.

"Lo son, no lo dudes, precisamente ayer fui a visitar a Remus, también fui a despedirlos, Sirius y Remus se fueron a vivir a Irlanda y ayer partieron, de San Mungo a su hogar, con el pequeño Ethan acompañándolos"

"Que bien... y tú Harry, no quieres tener una familia?"

"Claro que quiero, solo que en mis condiciones es muy difícil... pero no hablemos de eso, cuéntame de tu vida, hemos hablado de mí demasiado" dijo cambiando el tema abruptamente, Draco se preguntó qué condiciones serían esas.

"Qué quieres saber?" dijo el rubio.

"No sé, hay tantas cosas que quisiera saber... tal vez muchas de las cuales nunca sabré, porqué me odiabas tanto Draco?" preguntó Harry sin mas rodeos.

"Nunca te odié" dijo sincero, la expresión en la cara de Harry dejaba ver que él no estaba muy de acuerdo, "Es verdad que al principio tenía rencor, y si te soy sincero, envidia, pero supongo que al final fue todo menos odio"

"Al principio?" preguntó Harry un tanto interesado, 'Cómo había sido al final?'.

Draco desvió la mirada de esos ojos verdes que lo llevaban lejos, "Sí Harry, al principio, después solo fue monotonía, para cuando terminó Hogwarts todo era confusión" la vista se le nubló un poco, al finalizar Hogwarts, muchas cosas habían cambiado, la muerte de su padre en la batalla final lo había afectado mas de lo que el mismo se dejaba convencer, había sido muy doloroso enterarse de que el Dark Lord lo asesinó por no querer matarlo a él, su hijo, fue mas doloroso ver a su madre al borde de la histeria, nunca demostraron un gran afecto frente a él, pero Draco sabía que sus padres se habían amado hasta el final, después la lenta recuperación, de la pérdida, del sufrimiento de su madre, hasta llegar a lo mas difícil de todo, tomar la noble tarea de limpiar el nombre y honor de la familia Malfoy, y hasta ahora lo había conseguido, sin embargo, al salir de Hogwarts muchos sentimientos encontrados surgieron, y salieron a flote unos que eran desconocidos para el rubio, era curioso como la persona que había despertado esa revolución dentro de Draco, estaba sentado ahora frente a él, aún mas curioso, que Draco necesitara de un hospital y un Harry moribundo para darse cuenta de que éste era su razón de vivir, y en ese momento Draco tomó la decisión, qué demonios, era su oportunidad, de nuevo..., no la desperdiciaría, "Cuando salimos de Hogwarts yo sentía muchas cosas, tenía muchos sentimientos hacia ti, y créeme, ninguno pudo ser mas distante al odio..." cuando Draco hizo esto, volteó a ver de nuevo esos ojos que estaban en parte sorprendidos y en parte halagados, la eterna cara de inocencia seguí allí, por un momento temió ser rechazado, temió que lo que acababa de decir lo arruinara todo, que sus palabras minaran la frágil amistad que estaba naciendo, nunca se espero, la sonrisa complacida que siguió al pequeño momento de desconcierto.

"Me alegro que no me odiaras Draco, a decir verdad yo nunca pude", dijo Harry quién estaba un poco abrumado, en su interior había una batalla campal, y decidió ponerle fin, él quería saber cuales eran las intenciones del rubio, hasta donde quería llegar, decidió seguir, nunca había estado mas seguro de algo como ese momento, y eso que había grandes momentos de decisión que se habían tornado mas difíciles.

"Lo dices en serio? Preguntó sorprendido, "Pero siempre pensé que lo hacías"

"No, yo solo te seguía la corriente, supongo que es lo que tu dices, la monotonía, a veces no sentía mis días completos hasta que me topaba contigo en algún pasillo y teníamos una pequeña riña"

"Ah, bueno, es algo bueno saber que te servía de distracción" dijo con una bella sonrisa Draco. "Pero ya hablando en serio, de verdad lamento muchas de las cosas que dije, solo que a veces era tan difícil seguir adelante, que necesitaba una línea de escape, y obviamente tú eras el indicado para descargar lo que sentía" dijo apenado.

"Sé a lo que te refieres, y créeme no te reprocho nada, de verdad cambiaste tanto al salir?", preguntó intrigado.

"No fue al salir, fue antes de salir, solo que no hubo momento de demostrarlo, antes de salir hubo algo que me hizo reaccionar, fue como una chispa que despertó algo en mí, un sentimiento de búsqueda, un sentimiento de anhelo, una persona me hizo darme cuenta de lo fácil que era dejarlo todo, y de lo fácil que era perderlo todo, de lo fácil que podía terminar la vida, sin apenas haber vivido, sin haber amado..."

"Cielos, debió ser alguien muy importante para tí si pudo generar todos esos cambios en tu ser" dijo Harry sorprendido, 'Quién podría ser?'

"Sí lo fue, de hecho lo sigue siendo" dijo Draco mirando a sus manos, nunca había sido tan difícil abrirse con alguien, pero de nuevo, de verdad se había abierto con alguien?.

"Puedo preguntar quien es, claro, si no es una gran indiscreción..." dijo Harry curioso.

Draco sonrió y le regaló una mirada tímida a Harry, una que jamás había visto, "Es curioso que lo preguntes, tal vez debí decirlo desde el principio..." volteó lentamente hasta estar frente a frente con Harry, apenas separados por nada, "Eras tú"

Harry sintió como enrojecía y el calor que se arremolinaba dentro de él, acaso había escuchado bien, él, Harry Potter, el del cabello desordenado, el de las gafas de montura redonda y caminar desgarbado, podía él haber hecho ese tipo de cambio en Draco, cuando fue que nunca se dio cuenta?.

"Sé que tal vez te suene un poco absurdo, como pudiste hacer algo así en mí, no teníamos más contacto que nuestras riñas, en qué momento surgió todo eso, créeme, aún intento saberlo, ni yo mismo sé cuando empezó, lo que si sé es que aún no termina" dijo en voz suave y baja, esperando la respuesta que cada vez se tardaba mas, volteó a ver a la chimenea, sus ojos plata se clavaron en el fuego, no sintió el movimiento a su lado...

"Cielos, debió ser alguien muy importante para tí si pudo generar todos esos cambios en tu ser"

"Sí lo fue, de hecho lo sigue siendo"

'Lo que si sé es que aún no termina'

Las palabras resonaban en la cabeza de Harry, él pudo hacer todo eso, él cambió a Draco, no lo dejó atrás, lo mejoró, sólo él, y Draco lo seguía queriendo, aún no terminaba, las cosas no pudieron estar mas claras, nunca había visto todo tan cristalino, tan correcto... se acercó lentamente, Draco observaba la chimenea evidentemente apenado, confundido, aturdido... tan bello, tan Draco... se acercó aún más y rodeó los hombros de Draco quién sorprendido volteó a verlo, Harry se acerco lentamente mientras Draco asimilaba lo que sucedía, Harry lo abrazaba, Harry lo ayudaba a dar vuelta, Harry se acercaba lentamente a su cara... Sus labios, su aliento, cerró los ojos mientras lo embargaba un sentimiento de total satisfacción, ese que se tiene cuando te sabes completo, con un beso tan dulce, con unos labios que decían lo que las palabras no podían, con la muda aceptación de su declaración, con la suave caricia de la esperanza, con el inicio del amor...

Draco nunca había experimentado lo que era ser besado con verdadero sentimiento, recíproco, mutuo, de los dos, y se sintió un colegial de nuevo, dando su primer beso, descubriendo su alma, regalando su corazón.

Gracias por leer.

Bueno, espero que este capítulo les haya gustado, el siguiente ya será mas de los dos, mas de su relación, incluso me aventaré a hacer un lemmon, bueno, aunque no prometo nada, es mi 'primera vez' y espero no decepcionar, en fin, recuerden que sus comentarios son mi paga y que me encanta recibirlos casi quiero bailar cuando encuentro uno. Las dejo, y recuerden leermi fic, se llama 'In The Shadows', esH/D, aunque se desarrolla muy lento, he recibido muy buenas críticas, espero y les interese,el linkestá en mi profile. Mil gracias! Ciao bellas ragazzas!

:D amy-lee-malfoy

"Una gran mentira pretende ocultar una gran verdad, una gran verdad no se puede ocultar con mentiras, el amor es una de esas verdades".