Título: La Hoja del Gran Bosque Verde I: El Dorado Príncipe

Autora: Annariel

Disclaimer: La mayoría de los personajes pertenece a Tolkien.

Nota de la Autora: Mi primer fic y Slash. Review son muy bienvenidos.

Advertencia: Slash

El Dorado Príncipe Parte 1

Todos en el Gran Bosque Verde, ahora conocido como El Bosque Negro, sabían cuanto el Rey Elfico amaba a su más joven hijo. De sublime belleza aún entre los Primeros Nacidos, Legolas Thranduilion tenía la admiración de su gente, no solo por su resplandeciente apariencia, que nadie podía evitar sino notar, excepto quizás él mismo, sino en especial por su agradable disposición y su completa y acérrima devoción a su familia, su gente y su bosque.

Hoy era el sexagésimo séptimo (67) día de hriive del año 2500 de la Tercera Edad. El Rey de los Elfos del Norte del Bosque se paraba al borde del campo de arquería, observando con orgullo como todas las flechas de su HojaVerde daban en el blanco sin aparente esfuerzo del joven elfo, mucho para la consternación de sus compañeros guerreros, entre los cuales se decía que la habilidad del mismo Beleg Cuthalion había renacido en su Dorado Príncipe.

Desde su temprana infancia el joven principito había mostrado su predilección por el arco y flecha sobre otras armas. Con su arco en miniatura de juguete, hecho por un amoroso e indulgente Thranduil mismo, recorría los pasadizos del palacio subterráneo, aterrorizando sirvientes y guardias en deber (aunque estos últimos solo fingían por complacer al elfito) junto con su mejor amigo, Annael, quien portaba consigo una espada de juguete, jugando su juego favorito: acabar con cada orco del bosque.

El blanco en el campo fue movido más cerca para los pequeños elfitos que empezaban sus primeros pasos en el arte de la arquería, mientras el príncipe y Sardorell, capitán de la guardia real, procedían a enseñar la postura y correcta posición del cuerpo para disparar una flecha a los jóvenes aprendices del arte. El noble rey observaba a su hijo mientras este se movía entre los elfitos, su fluida gracia, fácil elegancia, como su dorado cabello parecía destellar bajo los rayos de Anor con cada movimiento que hacía; en ese momento Legolas levantó su vista, claros ojos azules como el cielo de verano atraparon sus ojos en su hechizo y una dulce sonrisa fue lanzanda en su camino y por un momento Thranduil creyó estar mirando a su muy extrañada esposa, Mallriel, la Dorada Reina de los Elfos del Bosque, su corazón se apretó pesarosamente en su pecho, entonces los ojos giraron a otra parte, la sonrisa ya no estaba dirigida a él y el rey volvió a ver a su Dorado Hijo, su querido Hojaverde.

Con un suspiro escapando de sus labios Thranduil Oropherion meditó sobre cuanto su más joven vástago se parecía a su ausente esposa, perdida a él apenas dos años después de que el pequeño Legolas viera la luz de Anor por primera vez. Tenía los mismos ojos azul cielo, el mismo sedoso cabello de oro por el que fue nombrada, los mismos pómulos, la fluidez en movimientos que la hacían deslizarse en vez de caminar y danzar como Este misma en los prados de Lorien, y el rasgo más sobresaliente era que él había heredado el mismo vinculo con los árboles que su reina tenía, una unión con el espíritu del bosque mismo y con las nobles criaturas que moraban en el.

Descendiente de los antiguos Nandor que poblaron Beleriand, Mallriel era una doncella élfica de los Elfos Silvanos de una muy antigua y noble familia que moró en los bosques desde los días antiguos. El hijo de Oropher no pudo evitar sino ser hechizado por ella en su primer encuentro porque doncella más hermosa y gentil él no había conocido y con presteza la cortejó y antes de mucho era su esposa ante los Elfos del Gran Bosque Verde.

Su primogénito y heredero, Tathrenlas, fue nacido veinte años después de su unión, y fue saludado con júbilo por ambos padres. Con carácter firme, ojos verdes como el bosque ( y como los de su padre), cabello del color de la Elanor de la alejada Lothlorien y habilidad sin par en el arte de la diplomacia, fue muy amado de su esposa, quien decía que veía mucho de su esposo en su primer hijo, mucho para la frustración de Thranduil que pensaba que elfito más testarudo que su hijo no existía hasta casi dos mil años después cuando su dama le dio otra alegría en la forma de su HojaVerde y él realmente se dio cuenta de que ahora sí en verdad elfo más testarudo que su más joven hijo no existía. Sí Thranduil era firme en sus decisiones y Tathrenlas raramente cambiaba de parecer, a Legolas cuando se le metía algo en su pequeña cabeza no había elfo ni Valar que lo convencieran de lo contrario, con la muy poco probable excepción de Annael y solo si estaba en la mejor de las disposiciones; y eso no había cambiado con el tiempo.

La catástrofe hirió en la forma de la Raza de los Hombres. Una tarde su reina había salido con una pequeña comitiva a cabalgar a través de los árboles, y cruzaron camino con los bandidos atravesando el bosque. No presentaban dificultad para los hábiles guerreros élficos, pero quiso el destino que una flecha perdida impactara a la Dorada Reina, inofensiva al parecer ya que carecía de veneno, con todo de golpe certero ya que ella fue la única víctima del enfrentamiento. El bosque y sus habitantes lloraron a su reina, el rey y su hijo mayor estuvieron inconsolables, los Elfos del Bosque temieron que su Señor seguiría a su Dama tan grande era su dolor, pero la salvación de su rey llegó en la forma de su pequeño niño que muy poco había gozado del amor de su madre, y Thranduil luchó contra su pena por el amor de su HojaVerde.

Mientras los años pasaban vio a su Dorada Reina renacer en su joven hijo y no solo él sino su gente también ya que lo nombraron su Dorado príncipe y el hijo de Oropher no pudo evitar sino amar con todo su corazón a su principito y así poco a poco la pena por su reina fue recediendo de su ser, su querido niño convirtiéndose en la luz de sus días.

"Tan parecido a su madre, sin embargo más testarudo que un Troll de piedra", reflexionó el orgulloso padre, con una mirada afectuosa entrenada en su hijo. "Y pensar que solo falta una semana para que deje de ser mi pequeño elfito"

Con un pesado suspiro el noble Rey de los Elfos del Bosque, se dio la vuelta y caminó con rapidez no exenta de elegancia hacia su palacio subterráneo y los deberes que allí le esperaban, no sin antes girar una última vez y dirigir una mirada furiosa a los elfos y doncellas que se desplegaban alrededor del campo de entrenamiento y cuyos ojos codiciosos parecían seguir a su niño como si fuera la única luz en una noche oscura de invierno. Ante la fiera mirada de su rey los reunidos se esparcieron no queriendo ser el centro de su ira, y Thranduil solo esperaba poder sobrevivir la mayoría de edad de su hijo, ya que con esto su hijo, según la ley élfica, podía ser cortejado por cualquier elfo, ellon o elleth, de la Tierra Media y más allá.

"Elbereth¿Por qué mi pequeño HojaVerde tenía que crecer?

En el tiempo de una semana Thranduil Oropherion se enfrentaría a su más grande temor, el temor de ser reemplazado en el corazón de su pequeño principito.

TBC

-

Beleg Cuthalion – Arcofirme, arquero de la Primera Edad de la Tierra Media, de fiel puntería.

Annael – Estrella de dones

Oropher – Padre de Thranduil y abuelo de Legolas, primer rey del Gran Bosque Verde. Murió en la Batalla de la Última Alianza

Sardorell – Estrella Fiel

Mallriel – Doncella enguirnaldada de oro

Este – Valier, esposa de Irmo, valar del sueño, mora en los jardines de Lorien en la Tierra Bendecida (Aman)

Nandor – Elfos de la rama de los Teleri que se quedaron en medio camino en su viaje a la Tierra Bendecida al llamado de los Valar.

Tathrenlas – hoja de Sauce

Elleth – Doncella élfica

Ellon - Elfo

67 día de hriive – 26 de Enero