InuSesshoGirl: HI! Komo estan?...bueno este es mi primer fic…asi k espero k no sean muy duros conmigo…Este fic esta dedicado a mis amigas k tanto me han apoyado:

Yaya: Gracias por animarme a escribir esta historia!

Mizuho: Espero las amenazas tarden en cumplirse pk si no no podre terminar la historia U

Sango: Gracias por tu apoyo.

Y sobre los derechos, Todos los personajes de InuYasha son propiedad de la gran Rumiko…y esto no lo hago con fines de lucro, es por simple diversión!...aki va la historia!

-

El pequeño poblado de Sengoku crecía poco a poco, las familias mas adineradas acostumbraban mandar a sus hijos a las escuelas de mayor prestigio en las grandes ciudades, y la familia Takamura no era la excepción un nuevo internado para varones acababa de abrir en la capital y el jefe de la familia había decidido mandar a sus dos hijos para que se prepararan lo suficiente y en un futuro tomar las riendas de todos sus negocios…

-jajaja- la risa de una pequeña niña de apenas 6 años resonaba en el silencio de aquel lugar.

-eso fue divertido verdad- hablo un niño de unos 9 años de edad, piel nivea, ojos dorados cual rayo de sol, cabello hasta los hombros y tan rubio que ante la luz pareciera blanco.

-si-decía la niña quien continuaba corriendo para llegar junto aquel árbol que por tanto tiempo fue testigo de sus juegos.

-Rin…tengo que decirte algo-dijo él con seriedad.

La pequeña lo vio con curiosidad, el siempre había sido un niño muy callado pero cuando estaban juntos cambia su semblante a uno mas alegre, por lo tanto verlo así significaba que algo no andaba bien…

-si? Que es Sesshy? – se detuvo.

El la vio con una pequeña sonrisa, no permitía que nadie le dijera así, solo ella tenia esa privilegio, claro que cuando lo hacia en publico, un profundo tono escarlata solía adueñarse de su rostro…

-Rin…mañana me iré a la capital…- había dejado de sonreír.

-De verdad? Que bien! Seguro que será muy divertido! Y cuando regresas? – dijo alegremente.

-Rin…no voy a regresar en mucho tiempo – el niño bajo la mirada.

Esta repuesta realmente la tomo por sorpresa, Rin cambio por completo su semblante…

-Entrare a un internado para varones – miro a la niña como esperando una repuesta

-…- Rin no sabia que decir.

-Solo podré salir unas cuantas veces al año…

La mirada de la niña pareció iluminarse

-Entonces vendrás a visitarnos- Pregunto esperanzada

-Rin…- realmente le dolía lo que estaba pasando- creo que eso no será posible…

-Pero por que- Los ojos de la pequeña comenzaban a llenarse de lagrimas – es que ya no me quieres? – ya no pudo aguantar mas el llanto – si, seguro que es eso, pues yo tampoco te quiero…NO TE QUIERO! – y se hecho a correr.

-Rin…RIN! – Fue tras ella.

El pequeño no tardo en darle alcance y se coloco frente a ella para evitar que se marchara. La vio fijamente y le dedico una mirada llena de ternura, sus ojos dorados se encontraron con unos obscuros completamente empañados por las lagrima, se sentía muy mal por ver a su niña en ese estado…si eso era…su niña…

-….- No encontraba las palabras para explicase, y solo la veía fijamente, frente a el estaba la pequeña que hubiera conocido 2 años atrás, ella no había cambiado mucho quizá solo su liso cabello color negro había crecido un poco, ahora se encontraba unos cuantos centímetros por debajo de los hombros, sonreía todo el tiempo, era notablemente mas alegre, no…estaba en un error…ella si había cambiado, había dejado de ser la niña seria y triste que conoció aquella tarde…aquella trágica tarde en que asistió al funeral de la esposa del mejor amigo de su padre…al funeral de…la madre de Rin…

-Sesshoumaru, déjame pasar – lagrimas corrían aun por sus mejillas – me quiero ir, tu ya no me quieres – en su rostro se dibujaba una mueca de tristeza.

-…- le dolía verla en aquel estado, siempre se llenaba de rabia cuando alguien la hacia llorar y ahora no había otro culpable mas que el…- Rin – logro decir - …lo siento…lo que pasa es que mi padre le ha pedido a mi tía Kaede que se encargue de nosotros mientras vivimos en la capital, es por eso que no podré venir…mis padres irán a vitarnos a la capital…pero quiero que sepas que no he dejado de quererte…

- de verdad? – sus ojitos habían dejado las lagrimas aun lado para dar paso a una mirada llena de inocencia y ternura.

- de verdad – le dedico una sonrisa – eso nunca pasara…

Rin sintió que la felicidad la invadía, repentinamente olvido todo lo demás, en su carita se denotaba una gran alegría y para demostrarlo se abalanzo sobre el dándole un gran abrazo, que fue correspondido, cayeron al suelo y comenzaron a rodar por una pequeña colina las risas infantiles inundaban el lugar…

- jajajaja…otra vez! – volvió a ser la misma.

-jajajaja…mejor descansemos un rato. – estaba un poco agitado, pero visiblemente divertido.

-esta bien…- camino un poco para luego sentarse bajo el árbol que ellos habían bautizado como su escondite secreto, aun que la verdad cualquiera podía verlo, para ellos era su lugar de reunión, al que iban siempre y en el que solían jugar hasta que llegaba la tarde…- Sesshy...

El niño sonrió ahora podía estar seguro que Rin regresaba a ser la misma y se dedico a observarla.

- cuando…seamos grandes…- Rin comenzaba a sonrojarse…

El la vio con curiosidad…que seria lo que provocaba esa reacción en ella?...

-cuando seamos grandes…- continuo – tu…y…yo…

Ahora estaba realmente intrigado, lo que fuese que iba a decir le estaba costando trabajo…

- que pasa Rin?...tu y yo que?

- Tu y yo… nos casaremos?...verdad- su rostro ahora si que estaba de un rojo muy intenso…

Sesshoumaru la vio divertido dedicándole una sonrisa burlona…

- mmm….yo creo que no…- fingió meditarlo.

-no- lo observo con duda y decepción.

-no…quien se casaría con una niña como tu- bromeo – eres muy gritona, nunca paras de hablar, además…te dan miedo las arañas- comenzó a reír.

-SESSHOUMARU! ERES UN TONTO- grito enfadada, se puso de pie y le dio un certero golpe en una pierna…

-ouch- se dejo caer – eso dolió!

-es para que no me vuelvas a llamar así- aun parecía enojada

Se observaron por unos segundos…

-jajajaja- se echaron a reír.

Rin dejo de reír, para tomar un porte mas serio…

-Pero…entonces…- trataba de retomar la conversación, Sesshoumaru lo entendió claramente…

-Rin…cuando seamos grandes…tu y yo nos casaremos…de acuerdo? – la miro sonriente, esperando una respuesta.

El rostro de ella se ilumino.

-SIII- dijo felizmente – pero…que tan grandes?...

-mmm…- medito – sabes que día es hoy? – cuestiono el pequeño.

- si, es 29 de febrero, ayer me dijiste que este es un día que viene una vez cada cuatro años – dijo Rin recordando lo que Sesshoumaru le había platicado el día anterior.

- bien entonces… cuando este día haya pasado 4 veces mas seremos lo suficientemente grandes para casarnos…

-pero es mucho tiempo no- dudo la niña.

-pues si Rin, pero es el tiempo que necesitamos – explico – además que cuando ese día llegue yo vendré por ti…- fue interrumpido.

-en verdad?...regresaras por mi?

- si Rin – la miro fijamente – cuando este día halla pasado 4 veces mas, te encontrare a la mitad de aquel puente – señala un viejo puente que se encontraba cerca de aquel lugar- y entonces nos casaremos.

La pequeña sonrió feliz.

-Te quiero mucho Sesshy- dijo mientras lo abrazaba.

-Yo también te quiero- contesto…

-jejeje…- la pequeña comenzó un pequeño ataque sorpresa…

-jaja esto es guerra- dijo el atacándola por igual.

-jajaja nooo, ya no mas cosquillas! – no podía parar de reír.

Unos minutos mas tarde, los dos niños se encontraban recargados en aquel árbol…

-Rin…

-Si?

-Sabes que no es necesario cruzar el puente verdad? – indago

-No, porque hay uno mas adelante, además de que el arroyo no es muy profundo y solo aparece una vez al año…

-Entonces prométeme una cosa…- le pidió – prométeme que solo cruzaras ese puente por dos razones…

-cuales?

-Solo cruzaras ese puente- su mirada estaba fija en el lugar del futuro encuentro - …para estar juntos…o para decir adiós…

Ella miro fijamente y con mucha seguridad…

- Es una promesa! – le dedico una dulce sonrisa…

Ahora fue el quien la abrazo…permanecieron un rato mas en aquel mágico lugar, hasta que la noche amenazaba con hacer acto de aparición…

-Es tarde Rin – le hablo – tenemos que irnos, seguro tu papá no tarda en salir a buscarte.

-Sesshy… – dijo con la mirada baja – te voy a extrañar…

-Yo también…mi pequeña Rin…

La niña se sonrojo un poco…

-Espero que te vaya muy bien en la capital…siempre te estaré esperando…- se acerco a el, le dio un pequeño beso en la mejilla y se levanto para luego salir corriendo y desaparecer por una pequeña colina…

El niño permaneció con su mano posada en su rostro…ese momento y esa sensación permanecerían gravados para siempre en su corazón…

-

NA:

Espero k este primer cap. les haya gustado y que la historia sea de su agrado…actualizare los mas pronto posible…

Reviwes Please!

Cuídense mucho!

JA NE!