1) Confesiones

Ya terminaste de babear la mesa Weasley?

¿Eh¿Que? – preguntó súbitamente el pelirrojo saliendo de su trance.

Llevas horas mirándola, sólo invítala a salir

De… de que hablas Malfoy?

Un muchacho pálido de cabellera rubia se acercó aún más al chico, intimidándolo con sus ojos grises.

Crees que nací ayer Weasley? Llevas tanto rato babeando por esa sangre sucia que ya dejó de ser chistoso.

Al fondo del gran comedor, en la mesa de Slytherin, algunos alumnos de sexto y quinto año soltaron risas tontas al escuchar las palabras de Draco.

Como ves, ya estamos todos al tanto de tú… situación (sin mencionar que te observábamos desde hace horas), de hecho, no me sorprendería que hasta un Hufflepuff se diera cuenta de que estas enamorado de la sabelotodo. Ahora invítala a salir para que nos sigamos riendo cuando ella te rechace.

¡Ella no me re… espera un segundo, yo no estoy enamorado de ella. So… sólo la miraba porque… sufrió de diarrea esta mañana… si, eso, y… nos pidió a mi y a Harry que le avisáramos si… su túnica comenzaba a oler mal o la tenía manchada… si, eso fue lo que nos dijo. - mintió el pelirrojo

Mientes tan mal como te vistes Weasley, en serio… De partida, donde esta Potter ahora? Ah, y hablando de él, podrías pedirle algunos consejos, por que por lo que veo, tu solo no te la manejas muy bien. Ahí te ves.

Dicho esto, Draco Malfoy volvió a sentarse en su respectiva mesa ante las miradas curiosas de sus compañeros de casa, quienes esperaban que este les contara lo que recién había ocurrido.

En la mesa de Griffindor, Ron volvía a observar a Hermione. Esta vez de reojo para no levantar más sospechas con los de Slytherin. En verdad era hermosa. Hasta hablando con Parvati con la boca llena de puré y albóndigas de cerdo era hermosa. Estaba enamorándose de su mejor amiga y no podía evitarlo. Tenía que contárselo a Harry… y fue ahí cuando Ron se dio cuenta que su mejor amigo no estaba comiendo con él.

Terminada la cena y con el estómago vacío (no pudo hacer otra cosa que contemplar a Hermione), Ron corrió por los pasillos de Hogwarts hasta la sala común de Griffindor en donde esperaba encontrar a Harry. Sentía mariposas en el estómago y su amigo tenía que ser el primero en saberlo.

"Abre la puerta, oh bella dama, que con tus encantos os pareces a una rana" – dijo el pelirrojo.

Creo que se olvidó de la contraseña nuevamente SEÑOR WEASLEY – dijo la mujer gorda en la pared. La habían vuelto a colocar después de que superó el haber sido rasgada por Sirius Black.

Creí que me dejarías entrar si contaba un chiste o te adulaba… esa es la contraseña¿no?

Puede ser – respondió la Señora Gorda – Pero no encuentro gracioso y mucho menos adulador que me parezca a una rana.

Oh, no… el chiste estaba en la parte de bella dama – replicó el joven con una risita que se perdía levemente en la comisura de los labios.

Insolente – y dicho esto se hizo la dormida. No tenía intención de seguir discutiendo, y mucho menos de abrirle la puerta habiendo sido insultada de esa forma.

Tengo la impresión de que no te caigo muy bien¿verdad? – preguntó Ron, a lo cual el cuadro le respondió con un ronquido sonoro.

Cuando Ron ya se había resignado a no entrar hasta entrada la noche, Alguien hablo por encima de su hombro:

"Pelo negro como el ébano, ojos azules como el mar… oh señora imponente¿me dejaría entrar?" – La señora Gorda sonríe ante la adulación hecha en estupenda rima y abre la puerta gustosa.

Buena rima Hermione – dijo Ron tratando de mantener la calma y no ruborizarse

Si leyeras más también la sabrías Ron – respondió Hermione en un tono de superioridad mientras entraba a la sala común – lo saqué de Blancanieves y los siete enanos.

Oh, cierto – dijo el pelirrojo aún tratando de recordar aquel libro

Dios¿Que hora es? – preguntó la castaña

Son las 9 y 30 – respondió Ron mirando el reloj anticuado que su padre le había regalado la navidad pasada

Aún es temprano… y la chimenea sigue encendida¿porque no conversamos? Los sillones se ven agradables.

Como buen hombre que es, en 4 segundos Ron imaginó a Hermione en lencería barata (admítanlo, los hombres no saben de esas cosas xD) recostada con las piernas abiertas sobre el sofá diciendo las mismas palabras en un tono de voz más sexy.

Sintiéndose el hombre más afortunado del mundo sólo con conversar con ella (ya volviendo a la realidad), se dirigieron juntos hacia los sillones de la sala común.

Era el momento perfecto, Ron podría decirle a Hermione como se sentía y sin testigos. Esto comenzaba a gustarle…

Hermione… hay, algo muy importante que quiero decirte desde hace algún tiempo…

¿Si Ron¿Y que sería? – dijo con el tono de voz imperativo que a Ron tanto le fascinaba…

Pues… que… bueno… yo…

Espera… ¿escuchas eso?

Ron comenzaba a enojarse, era obvio que Hermione sabía que es lo que él iba a decirle y estaba buscando la forma de esquivarlo, pero efectivamente después de ese "reconfortante" pensamiento el chico comenzó a escuchar gemidos que provenían de su pieza.

Espérame un segundo – dijo Ron algo más enojado. No podía ser… no aquí, no justo a esta hora.

Al abrir la puerta notó que su cama se movía tambaleándose de un lado a otro y que se veían dos pares de pies salir del borde de la cama. Los gemidos ahora eran más fuertes y se escuchaba música salir de un pequeño radio muggle. Ron se acercó con los puños cerrados.

Harry, te dije que no usaras mi cama, por si no lo sabes, hoy dormiré en ella – dijo el chico bastante molesto.

Harry se levantó para ver a su amigo. Estaba desnudo y sudando como un barraco. Lavender Brown no se sobresaltó al ver al pelirrojo, y siguió moviéndose debajo de Harry al compás de la música como antes de que él los interrumpiera.

Es que hace poco había hecho la mía y no quise desordenarla – respondió Harry al mismo tiempo que su cara dejaba ver a un chico inocente y tierno.

Oh no, ya usaste el truco de la cara tierna el miércoles pasado…

¿Y que tal esta? – ahora Harry pusó ojos tristes e hizo un puchero.

La usaste hace dos meses. Ya, salgan de mi cama.

Harry y Lavender hicieron caso al chico y comenzaron a vestirse sin apuros. La chica terminó de vestirse antes y con un ligero "te veo luego Harry" salió de la pieza de los dos amigos como si nada hubiese pasado.


Ok, mi primer fic... porfavor retenme delicadamente U la verdad es que aun no se como poner guines al comienzo de un dialogo... trate de mil formas y no me salio... quien sepa porfavor digame en un review D

He hecho 5 capitulos (pretendia subir el primero apenas lo escribi, pero al parecer el Document Manager estaba fallado xD) y esperen verlos pronto. Gracias

principita