"FOREVER"

CAPITULO 1: "ENCUENTROS"

Era uno de los dias mas oscuros en todo el pueblo de domino, en las calles no se miraban muchas personas, ya que por los constantes apagones y el frió que hacia en el exterior no era un momento ideal para salir, era mejor quedarse descansando dentro de casa. Pero para un grupo de chicos eso aun no podía ser, las clases había terminado bastante tarde y por ello no les quedo otra opción de ir en aquella oscuridad con lámparas en mano, pero para un pequeño chico la oscuridad que se miraba solo era el reflejo de su propio sufrimiento…

- Dios no les parece que este día es más oscuro que los demas…

Dijo un chico rubio, mientras tenía una lámpara en su mano, y miraba al cielo el cual se miraba algunos reflejos indicando que dentro de poco llovería…

- Si da miedo…-se expreso una chica tomando de la mano a un joven moreno, aun lado suyo…

- No te preocupes, Tea el gran Tristan Taylor te protegerá…-eso hizo soltarse la chica

- Claro y a ti quien te protege…

Los dos restantes comenzaron a reír, pero el moreno no le era nada gracioso, comenzó una pequeña discusión entre ellos, pero el ultimo miembro un chico bajo de cabello tricolor, el se mantenía distante, serio, pensativo y triste era un tenia su mirada baja mientras alumbraba con su lámpara el camino sin siquiera hacer comentario alguno…

Los 3 chicos lo notaron y callaron sus bromas, desde hacia muchos meses atrás, que el chico se comportaba de esa forma, y todo comenzó aquel instante que perdió lo mas malicioso de su vida, el alma del faraón Yami Atemu. El cual regreso al mundo de los muertos y para el chico, eso tambien termino con su alegria…

Desde aquel momento que Yami cruzo el portar, regresando a su pasado, a su mundo y vida, Yugi cambio para mal… rara vez se le miraba sonreír, pocas veces tenia ánimos para hacer alguna cosa, sus calificaciones habían bajado de mucho, la mayor parte del tiempo pasaba en cerrado en casa, primero fue su abuelo, que se fue de su lado y ahora había sido Yami, el cual termino, por destrozarle sus ilusiones…

- Yugi viejo, no te parece que este día esta más oscuro que los demas…-comenzó Joey con su conversación, intentando que Yugi respondiera, pero el chico solo le dedico la mirada, sus ojos color violeta, jamás volvieron a brillar igual desde que Yami se fue de su lado, siempre se notaban vacíos y tristes…

- Si lo que digas Joey…-dijo sin ánimos…

Los chicos entendieron ese comentario, ya que siempre desde aquel día era lo mismo, "un lo que digas" significa, no quiero hablar más, así que deja de fastidiar…

- ¿Y que harás en vacaciones Joey?…-dijo Tea, intentando iniciar otro tema de conversación contando que ya habían empezado las vacaciones de verano...

- No lo he pensado, quisiera pasar mis vacaciones con mi hermana, pero no se lo he preguntado a mi madre todavía

- Viejo yo te acompaño y así paso unos dias con Serenity…-dijo el moreno poniendo ojitos en forma de corazón, pero eso no era nada agradable para el rubio…

- Estas loco, al último que llevaría conmigo seria a ti…-dijo el rubio con enojo…

- ¿Pero por que…-el moreno lloraba cómicamente ante tal desaire…

Mientras la conversación trascurrirá entre ellos, Yugi se concentraba en sus propios pensamientos y el hecho que dentro de pocos dias, se cumpliría un año desde que Yami se fue de su lado, unas lagrimas aparecieron en sus ojos al recordar aquello, y al ver el rompecabezas que colgaba en su cuello, el cual ahora no era mas que una pieza invaluable de joyería, ya que desde hace tiempo no mas contenía el alma, ni los poderes del faraón…

- Yami…

Dijo en tono suave e imperceptible, por lo cual sus amigos no se dieron cuenta de ello, solo apretó la lámpara con fuerza… deseaba con todas sus fuerzas que Atemu regresara, decirle lo que sentía, por el, desde el primer día que lo conoció, pero ahora eso seria imposible.

Yami regreso a su vida en Egipto y Yugi con su vida en domino, una vida que se había vuelto vacía sin la presencia de su adorado faraón…

Por que habrá sido tan cobarde, y no decirle sus sentimientos cuando tubo la oportunidad de hacerlo, era lo que Yugi se preguntaba desde que el faraón se fue ni aun en ese instante tubo el valor para decirle que lo amaba… ahora ya era muy tarde, Yami ya no estaba a su lado y por mas que deseara jamás lo haría nuevamente, aunque su corazón era necio y seguía teniendo la esperanza de volverlo a ver algún día…

- ¿Y tu que harás Yugi?…-los chicos ya habían terminado con su discusión, entre un hermano celoso y un futuro cuñado…por tanto quisieron hacer al hablar al que siempre permanecía tan callado, serio y pensativo, Yugi no tenia ánimos de contestar, así que, solo miro al rubio que formulo la pregunta bajo la mirada y unas débiles palabras salieron de su boca…

- Me quedare en casa…-dijo en tono suave, mientras caminaba a pasado lento sin mirar a su amigo a los ojos…

- ¿Por que harás eso Yug-cuestiono el rubio…

- ¿No iras a la arcada o a Kaibalandia con nosotros-cuestiono la castaña, ya que ellos por su parte, habían hecho planes esperando que Yugi los aceptara, pero estaba en un error…

- No me interesa…- dijo fríamente

- Un segundo Yugi Moto…-el rubio paro su marcha y tomo a Yugi del cuello de su camisa, el chico se impresiono ante la reacción de su amigo

- Por dios suéltalo Joey…-exigió la chica con preocupación, al ver la reacción del chico, el cual en un arranque de preocupación era capas de golpear a Yugi con tal que le dijera que le estaba pasando…

- No lo haré, hasta que Yugi entre en razón….-Yugi lo miro con tristeza, Joey levanto su puño, el pequeño de cabello tricolor solo cerro sus ojos, ya podía sentir inconscientemente el puño de su amigo en su mejilla…

- Basta Joey, no arreglaras nada tratando a Yugi de esa forma…-tomando el puño de Joey, el moreno hablo y logro hacer que el rubio lo bajara, pero Joey no tenía intenciones de soltar a Yugi

- Habla Yugi…-exijo el rubio, furioso de no hacer entrar en razón al chico…

- Nada…-Yugi se volteo y miro a otro lado, ya no le importaba, si el rubio lo golpeaba, tal vez así se muriera y podría estar con su eterno amor…el faraón Atem…

- ¿Nada? esa mirada no es de un nada amiguito…habla de una maldita vez

El rubio estaba desesperándose sus amigos lo sabían bien y cuando Joey Wheeler se desesperara esos son problemas…

- No te importa…-dijo Yugi, con tristeza, mientras sus ojos brillaban esperando en cualquier momento derramar lágrimas…

- Grrr…¡¡YUGI DINOS QUE TE ESTA PASANDO!

Joey se desespero y alzo su puño, dispuesto a golpear al chico de ojos violeta, en cualquier momento si no obtenía una respuesta como deseaba, sus demas amigos lo sabían, si Yugi no hablaba le iría muy mal…

- No es asunto tuyo…-Yugi dijo fríamente….grabe error…

- ¡¡YA BASTA!….

Recibiendo un puñetazo directo al rostro, Yugi salio disparado hasta chocar contra el pavimento, Tea intento ayudarlo a inconfortarse, pero Tristan la detuvo quizás aquel golpe lo hiciera recapacitar y les diría que le estaba ocurriendo…

- Habla Yugi, o mi puño volverá a golpearte…

Joey amenazo con su puño otra vez, Yugi se quedo un instante en el pavimento, aquel golpe había hecho que de su boca lanzara un hilo de sangre y su mejilla se enrojeció por aquel encuentro, de sus ojos salieron lagrimas, lagrimas no por el golpe, si por todo el dolor comprimido todos aquellos dias…

- Snif…

Sollozo Yugi, mientras estaba arrodillado en el pavimento, con la mirada baja sin darle la cara a sus amigos, su llanto no era por el golpe, era uno diferente… era de dolor, de sufrimiento. Los 3 chicos que lo conocían mejor que nadie lo sabían bien…Joey se acerco a Yugi y puso su mano tras su espalda, para darle ánimos hablar, Yugi levanto su vista y Joey pudo ver todo el sufrimiento reflejado en sus ojos, eso preocupo a un mas al rubio…

- Yugi que esta pasándote…

Dijo en un susurro Joey, Yugi ya no pudo contenerse y se abalanzo sobre Joey y lo abrazo, el rubio se sorprendió, pero tambien correspondió al abrazo, Yugi necesitaba tanto que alguien lo consolara, que lo hicieran sentir que todo estaría bien, tanto y como Yami se lo decía, cada vez que las esperanzas se agotaban.

La calida voz del espíritu, lo hacia confiar otra vez y recobrar las esperanzas triunfando ante la adversidad, pero ahora, que el ya no estaba a su lado, todo había cambiado en su vida y la alegria el antiguo faraón se la había llevado, al igual que sus ilusiones y su amor…

- Yami, Yami….

Todos los chicos se sorprendieron ante el nombre que salio de los labios de Yugi, de una forma tan desesperada y necesitada que lo aclamaba. Ahora lo entendían por que su pequeño amigo había empeorado, su estado de tristeza aquellos dias…

- Por que Ra fue tan cruel y me quito a una parte tan valiosa de mi mismo…snif…por que…por que….no es justo….

Las lagrimas salían de sus ojos, con tanta frecuencia que ahora estaba comenzando a mojar sutilmente el hombro de Joey, pero eso al rubio no le importaba, en realidad le agradaba saber que su amigo estaba desahogándose, ya que tener todos aquellos sentimientos retenidos en su corazón no le hacían nada bien…

- ¿De que sirvió conocerlo, si al final me quedaría solo sin su compañía, sin su cariño y comprensión…snif… ¿Ra por que me quistaste a mi faraón?… ¿por que….?

Los chicos bajaron sus miradas, ya que no tenían la respuesta aquella pregunta, nadie la tenia, ya que ellos hubieran esperando que luego que el faraón recobro sus memorias y el mundo fue salvado nuevamente, Yami se quedara a su lado para vivir una vida, a lado de su hikari y sus amigos, pero en realidad Ra tenia otro futuro para el, un futuro que no los incluía, ante eso nada se podía hacer…

- Yami, mi Yami me han quitado la parte mas valiosa de mi ser… ¿Por qué?…snif…solo quiero saber, ¿por que me hacen esto?…si iba a sufrir como lo estoy haciendo, hubiera preferido mil veces jamás haberlo conocido…maldigo el día mi abuelo me regalo el rompecabezas, que lo arme y libere su alma si al final termino separándose de mi…-unos relámpagos se escucharon en el cielo, como si fuera la misma desesperación de Yugi que ahora se reflejaba en aquel resplandor de luz…- Ra si existes regrésame a mi faraón….regrésamelo...Ra…snif…

Decía Yugi mientras abrazaba mas fuerte a Joey, los chicos se daban cuenta que su amigo extrañaba mucho al antiguo faraón, llegaron a pensar que el se resignaría a su perdida, ya que dentro de poco se cumpliría en año de aquello y como dicen… con el tiempo se curan las heridas… pero la herida en el corazón de Yugi, eran tan grande que ni aunque pasaran 5 mil años el se resignaría…

- Yugi…

La castaña que se mantenía al margen de la situación, puso su mano en el hombro de Yugi, haciendo que el chico se separara del abrazo de Joey limpiara un poco sus lagrimas y viera a la chica a los ojos, la cual tambien tenia sus mejillas empapadas en lagrimas al ver a su amigo tan triste…

- No puedes decir esas cosas…-dijo Tea con tristeza- A Atem jamás le hubiera gustado escucharte decir eso….-Yugi abrió sus ojos en impresión- Ya que si tu abuelo, no te hubiera regalado el rompecabezas, jamás nos hubiéremos hechos amigos, no conocerías a Joey a Tristan o a mi…-Yugi bajo su mirada, era cierto gracias al rompecabezas ellos formaron una amistad que se volvió muy fuerte…-Y si no lo hubieras armado, jamás habrías conocido a Yami y jamás te hubieras hecho su amigo…gracias a el, gracias a sus enseñanzas tu te volviste un chico mas fuerte, ya no dejas que los demas se aprovechen de ti, te has ganado el respeto de muchos, la admiración de otros y la envidia de todos, y todo por que Ra te eligió, para que tu liberaras al faraón de su encierro, le ayudaras a encontrar su destino…gracias a ti Yami recobro su pasado y le brindaste tu amistad, lo mas valioso que sabemos que Yami tenia…

- Y de que sirvió todo eso, si el ya no esta a mi lado…-Yugi apretó sus puños con fuerza, esperando de esa forma contener su dolor…

- Yugi, todo llega a su final, Yami no era una persona, era un espíritu… el tenia que regresar con los suyos, a su época, con sus amigos y familia del pasado…

Explico Tristan, quien tambien se acuclillo hasta quedar al nivel de Yugi y lo miraba fijamente con una mirada llena de compresión…

- Yami fue un gran chico, y sabemos que tambien fue un gran faraón…-explico Joey mirando al cielo, el cual solo se miraba el resplandor de los relámpagos…-fue un gran amigo, me hubiera gustado que se quedara aquí, pero eso hubiera sido egoísta de nuestra parte…-Yugi abrió sus ojos en impresión…-ya que su lugar esta con su familia, amigos de Egipto, no en Japón, es cierto aquí dejo a su segunda familia y amigos, pero el necesitaba estar con su gente en su época, ahora seguramente el debe sentirse completo y feliz de haber regresado con los suyos…

- Seguramente te extraña Yugi, seguramente extraña vivir aquí en domino, pero tambien, cuando estaba aquí extrañaba su época y su gente ahora el esta con ellos, y tu con nosotros. Se que estas triste por su ausencia, pero debes comprender que el ahora es feliz y tu Yugi debes superar su partida e intentar ser feliz tanto como el hubiera deseado que lo fueras….-dijo Tea con nostalgia ya que ella al igual que todos sus amigos extrañaban al faraón

- Si pero lo extraño mucho… y mas por que dentro de 2 dias, se cumple un año de su partida…-Yugi cerro sus ojos fuertemente y al hacerlo unas lagrimas mas salieron de ellos…

- ¿Por eso has estado mas triste no es así Yug- el chico asintió…-debí suponerlo…- Joey le sonrió ligeramente y luego le limpio las lagrimas que caían en sus ojos…-Yugi ¿que tal si ese día, salimos todos juntos y nos divertimos como nunca, no nos pongamos tristes, al contrario celebremos que ese día Yami regreso a su hogar y a su pueblo que tanto añoraba ver…- dijo el rubio muy animado, intentando trasmitir algo de ese animo a su joven amigo…

- De acuerdo Joey…- Yugi asintió, en verdad sus amigos habían logrado hacerlo sonreír una vez más…

- Yugi ya no estés triste, si tienes algún problema o algo que te incomoda nos gustaría que nos contaras para ayudarte- dijo Tea preocupada mientras miraba a Yugi…

Yugi bajo su mirada, ya que lo que no deseaba era que los chicos se preocuparan por el, por eso no les contó nada de su actual pesar, pero ahora se daba cuenta que con esa actitud solo termino con preocupándolos aun mas…

- No volverá a pasar…-dijo Yugi con un ligero sonrojo

- No te sientas mal amiguito…- Joey tomo a Yugi de hombros y le acaricio un poco la mejilla lastimada en señal de cariño…- solo intenta ser feliz, ser feliz como Yami hubiera deseado que lo fueras…

- Lo intentare…-el sonrojo en sus mejillas se incremento…

El rubio solo contesto con un sonrisa, de ahí ya no hubo mas platica, solo se concentraron a ir a la casa de Yugi, la cual no quedaba muy lejos de donde estaban, y así fue en pocos minutos llegaron a la casa tienda, la cual se notaba bastante tétrica, por la oscuridad del exterior e interior de ella…

- Arigato, amigos, en verdad me han ayudado mucho

Dijo el chico mientras sacaba las llaves de la bolsa de su pantalón y abría la puerta, la cual al hacerlo la energía eléctrica que se había ido, regreso y toda la calle se iluso al igual que la casa…

- Genial así no nos iremos en la oscuridad…-sabiendo que cada una de sus casas quedaban mas retiradas habiendo luz en las calles les iría mejor en el camino hacia ellas…

- Arigato, por acompañarme amigos, y hasta la vista…

- Sayonara Yugi y recuerda que tienes un compromiso con nosotros dentro de 3 dias…-aclaro Joey, mientras se despedía de Yugi con su mano seguido de sus otros dos amigos…

- Cuídate mucho Yugi…

- Descansa amigo…-Tristan le guiño el ojo y con eso aceleraron el paso para retomar el camino a casa…

Mientras tanto Yugi entraba a la casa, quitando las llaves de la chapa de la puerta y cerraba nuevamente, aquel lugar siempre estaba tan vació, tan solo, antes cuando estaba Yami y su abuelo ellos, lo recibían con una sonrisa pero ahora…

- Ra…

El único que lo recibía era un pequeña gata color banco la cual se le acerco pasando su piel sobre las piernas de Yugi, intentando de esa forma llamar su atención…

- Hola Kira, creo que solo somos tu y yo, ahora estamos solos en esa vida… ¿no es así?…-Yugi cargo a la gata la cual, solo ronroneo, ante el toque de su dueño- De acuerdo Kira te daré tu cena…-dijo el chico con una sonrisa mientras ponía otra vez a la gato en el suelo, he iba a la cocina para darle su lata de atún…- espero que te guste…- Yugi sonrió mientras terminaba de sacar el ultimo poco de Atún de la lata…-aquí tienes…-poniendo el alimento en un tazón color celeste se lo acerco a la gata, la cual gustosa comenzó a comer, tenia mucha hambre por la tardanza de su dueño…-yo no tengo hambre- Yugi suspiro- Ra desearía tener tu entusiasmo Kira…- será mejor que me vaya a dormir…

Se dirigió a su habitación, subiendo las escaleras lentamente, y con la mirada baja, quizás esperando que cuando llegara a su cuarto en el estuviera esperándolo la figura sonriente del faraón, eso deseaba cada noche que llegaba a su casa luego de la separación, pero sabia que eso seria imposible…

Entro a su habitación, la cual estaba intacta tal y como el la había dejado cuando se fue, puso su mochila en su cama, que para su suerte ese día no le había dejado mucha tarea, por ello así que podría hacerla rápido y dormirse, miro a un lado en la mesa de noche para ver la hora…ya pasaban de las 9…si se esmeraba podría terminar en un par de horas la tarea…se sentó en la cama y saco las cosas que necesitaría para hacerla…

El tiempo paso y al cabo de unas horas Yugi había terminado con todo, listo para ponerse su pijama, meterse a la cama y dormise, pero al contrario de lo que se esperaba no se levanto de su lugar y se quedo mirando las estrellas, que se reflejaban por una de las ventanas de su habitación…era extraño aquella lluvia que amenaza con caer se disipo, tan rápido como se formo, dejando a su partida un cielo estrellado y muy hermoso para contemplar…

- Me pregunto si Atemu estará viendo el cielo…-dijo Yugi con nostalgia, mientras brillaban aquellas luces en el cielo…- ¿estará pensando en mi?… ¿me extraña?…esas son preguntas que jamás encontrare la respuesta…-bajo su mirada la cual ensombreció en tristeza, puso su rostro sobre sus brazo que tenia extendidos, sobre la mesa del escritorio y se quedo así unos instantes esperando con eso, contener su tristeza, pero era inútil con el tiempo las lagrimas se hicieron presentes…

- Mi Atemu…-dijo con tristeza y dolor sabiendo que jamás volvería ha verlo y quizás sintiendo que el no lo extrañaba, que lo mas probable era que ahora el tuviera una pareja a su lado y por tanto quizás se había olvidado de Japón y de su pequeño aibou… pero se equivocaba…

Muy alejado de Domino, 5 mil años tras, en otro país y otra época… un apuesto faraón, miraba por el balcón de su palacio las estrellas que se reflejaban en el cielo, unas lagrimas aparecieron rodando por sus mejillas, al pensar que dentro de muy poco se cumpliría un año desde que se separo de su hikari, para regresar a su época…y las mismas preguntas rodaban por su miente, las mismas que sin saberlo Yugi se había formulado…

- Yugi…-dijo con tristeza mientras seguía viendo el firmamento…-como te extraño…-bajo su mirada y se limpio las lagrimas, ya era suficiente de derramar lagrimas, a Yugi jamás no le hubiera gustado verlo así, pero no podía evitarlo…

- Atemu…-de pronto abrazándolo por la espalda llego su mejor amiga…Mana, la cual era una aprendiz de hechicera con su leal amigo y consejero real Shimon…- ¿En que piensas- le pregunto la chica, mientras lo soltaba del agarre y se ponía a su lado…

- En el futuro…-dijo con nostalgia…

- ¿Futuro de Egipto-cuestiono la morena mirando a Yami, el cual no la miraba solo seguía contemplando el firmamento…

- No…-dijo con decisión el faraón…-el futuro que viví junto con Yugi y sus amigos…-bajo su mirada…

- ¿Los extrañas?…-pregunto la chica con tristeza…

- Así si es…– dijo Yami mientras intentaba ocultar su rostro en sus manos ya que lo más probable era que las lágrimas no tardarían en caer…

- Si los extrañas lucha por ellos…- dijo la chica mientras se sentaba en la baranda del balcón, y miraba al suelo mientras movía ágilmente sus piernas…-si extrañas a Yugi…-la chica sabia muy bien por que Atemu estaba triste, desde su llegada a Egipto- no te rindas, lucha y ten fe de que lo veras otra vez…-dijo con alegria como siempre era su estilo…- y quizás si confías tu sueño de verlo otra vez se cumpla…- dijo mientras miraba a Yami-seguramente el te extraña tambien…

- Si seguramente- dijo con una sonrisa mientras miraba aquellas luces en el cielo, las cuales una de ellas comenzó a brillar más que las de más…

Sin saberlo tambien Yugi se dio cuenta de ello, y como Yami le solía decir cuando estaba con el, ese podría ser un presagio de los dioses, así que una sonrisa apareció en sus labios y miro aquella estrella, puso sus manos en oración y pidió un deseo, el deseo mas profundo de su ser…

- Quiero volver a Yami, otra vez…-dijo con nostalgia, mientras se mantenía en la misma poción esperando que su deseo fueran cumplido…

Y al igual que el, el faraón tambien pidió un deseo…

- Dioses que todo lo ven, que todo lo escuchan…quiero ver a mi aibou otra vez…

Dijo el faraón cerrando sus ojos, la chica a su lado sonrió ya que si Yami tenia fe lo mas seguro era que su deseo se cumpliera…

Claro no eran los únicos que estaban viendo las estrellas, los demas hikaris y sus Yamis también estaban, contemplando el firmamento y sin saberlo cada quien pidió el mismo deseo, esperando con todo su corazón que se cumpliera…

- Ra lo que quiero es estar con Ryou…-dijo un recocido ladrón de tumbas…

- Mí amado Kura…-en una época diferente, dijo un chico con tristeza mientras ponía sus manos en oración y cerraba sus ojos derramando lágrimas de ellos…- deseo verlo otra vez…

- Mi hikari, como lo extraño…-en la cámara abajo del palacio del faraón, un moreno miro las estrellas que se reflejaban por la ventana…y en otra época igual recibió su respuesta…

- Extraño a mí Yami…deseo verlo otra vez…-dijo un chico moreno y tristes ojos color labanda, mientras las lágrimas caían bajando por sus mejillas

Todos los hikaris y los Yamis se sentían tristes, eso no era secreto para nadie, y estando tan cerca el día en que los vieron por ultima vez, aquel dolor, por su ausencia aumentaba, pero cada quien había hecho su petición, esperando con todos su corazón que Ra cumpliera su deseo…

- Por favor Ra, quiero ver otra vez a Atemu…lo extraño demasiado, la vida ya no ha sido la misma desde que el ya no esta, mi vida no es igual, sin el…

Yugi cerró sus ojos, e igual a sus amigos en la distancia tambien lo hicieron mientras las lágrimas salían de sus ojos rodando por sus mejillas, y cayendo a la mesa donde tenia apoyadas las manos…

- No te preocupes Atemu, si tienes fe, lograras lo que deseas…

La chica aun lado del faraón puso su mano en su hombro, en señal de comprensión. Sabía muy bien, lo mucho que el faraón estaba sufriendo al no ver a su amado chico de ojos violeta, el cual jamás se entero del amor tan grande y puro que Yami le tenía a Yugi, y eso al igual que Yugi era lo que mas lamentaba…

- Espero que así sea Mana, espero que así sea…

Los demas Yami e hikaris, pensaron lo mismo, teniendo fe que su sueño de ver a sus hikaris y los hikaris de ver a sus Yamis, se cumpliría solo el tiempo diría si aquello se cumpliría o simplemente ellos se convertirían en otro recuerdo olvidado…

El tiempo paso, y el día en que se cumplía un año de la separación entre el faraón y su hikari llego, como dijeron los chicos ese día intentaron hacer el mejor día de su vida. Intentando animarlo y regalar una vez mas, esa sonrisa que rara vez ponía en su rostro…

- Este día si que fue agitado…

Luego de un día de pasear, jugar y caminar los 4 chicos, entraron a una cafetería para refrescarse un poco, y por la hora ya pasaban de las 2 para almorzar algo rápido…

- Tengo hambre…

Dijo cierto rubio que se sentó a un lado de Yugi, el cual no se le notaba triste pero tampoco muy animado, pero ese ya era un gran avance ya que a lo que el acostumbraba era quedarse en casa, pero ese día, salio con los chicos y pasaron un buen momento juntos, y alguna que otra vez esos instantes le arrancaron una sonrisa…

- Esta bien iré a ordenar algo de comer…-dijo la chica levantándose de su lugar y yendo a ordenar algo para que ella y los chicos comieran…

- Gracias por este día amigos…-se expreso Yugi, mirando seriamente a los chicos, los cuales le sonrieron en señal que lo hacían con gusto…

- No hay de nada Yug, sabes que para estamos…-dijo Joey sintiéndose orgulloso de si mismo…

- No te lleves todo el crédito…- dijo el moreno mientras le alborotaba un poco el cabello a Joey, eso hizo sonreír un poco a Yugi, ya que esas eran sus muestras de afecto las cuales solo podían tener sus amigos, los cuales se tenían mucho cariño aunque jamás lo dijeran…

- ¿Y que tal te esta yendo con Kaiba, Joey…?

Tristan dejo de alborotarle el cabello al rubio, para mirar acusadoramente a Joey esperando por alguna respuesta, el rubio ante la pregunta hecha por Yugi se sonrojo, bajo la mirada en vergüenza pero contesto…

- Muy bien…-dijo muy suavemente, mientras el sonrojo parecía incrementarse en sus mejillas…

- Romeo…si que eres rápido…-le chisto Tristan haciendo que el rubio se pusiera a un mas nervioso- y tu no me quieres dejar un segundo solo con Serenity…-los ojitos de Tristan se volverían en forma de corazón…

- Estas loco…-recibió un golpe en la cabeza de parte del rubio…- mi hermana es una niña inocente y tu un vago…

- Oye no soy un vago, mas bien un aventurero…-aclaro Tristan con una sonrisa al decir lo ultimo…

- Callate que es lo mismo…

- No lo es…-dijo Tristan dándole la espalda al rubio, y haciendo un puchero…

- Si lo es…-el rubio tambien se volteo y ambos quedaron dándose la espalda…Yugi solo observaba con una gotita sin siquiera decir algo ya que si intervenía le iría mal…

el tiempo paso, Tea llevo, ayudada por Yugi, las bandejas a la mesa, y luego de terminar con la comida se quedaron platicando un rato mas, el primero que termino con su porción fue Yugi, ya que Joey el que siempre se le adelantaba ya iba por su 3 porción…

- Dios no se como pueden comer tanto…-la castaña hablo refiriéndose a Joey y Tristan el cual ya estaba pidiendo su tercer plato al igual que Joey…

- Dije que tenia hambre Tea…-hablo el rubio, mientras aun tenia un poco de comida en la boca…

- Veo que no bromeabas…-dijo la chica mientras seguía comiendo tranquilamente su hamburguesa

- Iré a dejar la bandeja…-hablo Yugi levantándose de su lugar, había terminado con su porción de lo cual hacia en mucho tiempo que no lo hacia, ya que la mayoría de veces dejaba la mayor parte de la comida…

- Este bien…-dijeron los tres a una sola voz, dándole pauta para que Yugi se levantara y se dirigiera a dejar la bandeja…

Y así lo hizo, tranquilamente arreglo un poco los platos y se levanto de la mesa para dejar la bandeja, antes de hacerlo se dio cuenta que sus agujetas estaba desatadas y por la carga que llevaba en sus brazos no podía atacarlas. Aun, así que dejo la bandeja donde debía, pero luego inundo sus pensamientos los recuerdos de Yami, ya que al ver aun lado a una pareja los cuales estaban disfrutando de una pizza eso le trajo recuerdos de Yami…cerro sus ojos y vio la sonrisa del faraón en su mente...y el hecho de cómo el espíritu disfrutaba mucho de la pizza el era su plato preferido…bajo su mirada al atraer al faraón a su mente y olvido por completo el problema en sus zapatos, así que al ir caminando, al poco tiempo se tropezó con las cintas sueltas y estaba por caer al suelo…pero justo cuando pensó que caería al suelo, una persona se acerco a Yugi rápidamente y lo sostuvo de los brazos impidiendo que cayera, Yugi tenia sus ojos cerrados pero al sentir, unas manos calidas que lo sostenían, los abrió lentamente, sonrojado por haber sido salvado de caer al piso

- Arigato…-dijo sonrojado y con la mirada baja, ya que temía ver a la persona que estaba en frente de el a los ojos…

- ¿Estas bien- pregunto el chico de forma cortes, Yugi se dio cuenta que su tono de voz le era muy familiar…-¿Te lastimaste- el chico estaba preocupándose ya que Yugi no contestaba, Yugi se dio cuenta de eso así que solo afirmo con su cabeza y luego levanto su mirada, encarando al chico…

Abrió sus ojos en impresión al apreciarlo mejor…

- Por Ra… Yami…-dijo con alegria al creer haber recocido al chico, aunque el era muy diferente al faraón su cabello era color café, sus ojos tambien tenían rasgos diferente aunque no muchos, ya que sus ojos eran color violeta iguales a los de Yami…-Mi Yami no sabes cuanto te he extrañado…snif…-el chico abrió mucho sus ojos en impresión al sentir al pequeño que acaba de ayudar, abrazarlo de una forma que parecía que no queria que se fuera de su lado jamás- Yami promete que no te iras, por favor…por favor….

El chico no sabia, que decir, así que solo abrazo de forma delicada a Yugi dándole unas palmaditas tras su espalda para calmarlo, estaba sonrosado por tener a Yugi entre sus abrazos y además por que todos lo que estaba en las mesas se le quedaban viendo…

- Yuki ¿que paso con las hamburguesas- de pronto atrás de los chicos se escucho una voz con un ligero tono infantil…

- Creo que a Judai se le olvido el almuerzo- dijo con fastidio un chico de cabello negro mientras miraba la escena de Yuki y Yugi…

- Tranquilízate hermano…- dijo un chico de largo cabello color celeste y con facciones y ojos muy parecidos a los de Yugi solo que su color eran azules

- Cierra la boca Sho…-le dijo el chico, mirando con enojo el pequeño de cabello celeste, el cual solo miro a otro lado al tener sobre si la mirada tan severa del mayor…

Yuki escucho su discusión y no sabia como se libraría de aquella escena tan bochornosa ya que parecía que el joven de cabello tricolor que ayudo iba estar abrazándole por siempre…

- Ya voy chicos…-logro decir con una sonrisa nerviosa, y mirando al chico que tenia abrazado…-pequeño…-llamo la atención el joven…-lo siento pero yo no soy Yami…-dijo con una gotita, ya que no sabia que mas hacer para que lo soltara

Yugi al escuchar las palabras del chico lo encaro levanto su mirada y pudo ver que su cabello era diferente al igual que algunas facciones de su rostro…

- Siento darte esa noticia amigo, pero mi nombre es Yuki Judai, no Yami, la verdad no conozco a ningún Yami…-dijo con una gotita y risa nerviosa…

- Apresúrate con esas hamburguesas Judai…-exigió el chico de cabello negro mal humorado por la espera

- Gomen Marufujy-san- Yuki se disculpo, mirando nervioso al chico antes mencionado el cual solo lanzo una mirada asesina, eso hizo poner mas nervioso a Yuki, el cual, sintió como Yugi lo soltaba poco a poco y un sonrojo muy pronunciado pintaba sus mejillas….

- Gomen…-dijo en tono bajo y sin, sin siquiera darle la mirada salio corriendo del lugar, no pasando desapercibido por sus amigos…

- ¡¡YUGI ESPERA- gritaron los tres a una sola voz, pero Yugi no se detuvo…

Al contrario el pequeño corrió a un mas rápido y se alejo del lugar, mientras las lagrimas caían por sus mejillas, por ese desaire de creer tener entre sus brazos al faraón y descubrir que solo se trataba de una fantasía, un cruel sueño y nada mas…

- Snif Yami…-dijo Yugi en medio de aquella carrera que había iniciado, esperando de esa forma olvidar un poco su sufrimiento…

- Ra creo que la hice bien esta vez…- dijo con una sonrisa nerviosa mientras esperaba que le sirvieran el pedido que llevaría a la mesa con sus amigos, Yuki miro por donde Yugi se había ido y en verdad se sentía culpable por su estado ya según el, fue por su causa que se puso tan triste…

- DIOS YUGI…

Mientras tanto los otros tres chicos se levantaron de la mesa y fueron tras el chico, el cual ya no se miraba por ningún lado…

- Dios por donde se habrá ido…-pregunto preocupado el rubio, al no ver la figura de Yugi en ningún lugar…

Para Yugi todo estaba perdido, se imagino tener entre sus brazos el cuerpo calido del faraón, pero solo fue una jugarreta de su mente, de su deseo de verlo otra vez, sabiendo que eso ahora era bastante imposible…

- Bien aquí esta…-mientras tanto Yuki llevaba entre sus manos el pedido hecho por sus amigos…

- Ra al fin…la próxima vez iré por el pedido yo…-gruño el chico que de los tres que habían en la mesa era el mayor…

- Tranquilízate hermano…-dijo preocupado el chico de cabellera celeste…

- Cierra la boca Sho…-gruño con enojo…

- Ra…-risa nerviosa…- ¿Yuki tu conocías a ese chico?…- interrogo el chico de cabellera celeste mirando seriamente a Yuki, el cual negó con su cabeza…-pues que raro se me hizo familiar…pero no lo vi bien…

- Ustedes son un par de bakas…-gruño el mayor…-es chico era Yugi Moto…el rey de los juegos…-dijo mientras le daba un mordisco a su hamburguesa…

- ¡¡YUGI MOTO- gritaron ambos a una sola voz, ya que conocían muy bien el historial de Yugi Moto y de igual forma lo admiraban mucho

- Ustedes son bastante bakas…y que no decían que lo admiraban tanto…-gruño otra vez el mayor…-veo que la preparatoria el "Osiris Rojo" no les enseñan nada….

- Eso no es cierto hermano…-protesto el menor de ambos…

Cada quien pertenencia a escuelas diferentes…Yuki y Sho a la escuela secundaria llamada "Osiris rojo" y Ryo a otra llamada "Obelisco Azul" estaban en domino ya que los tres juntos, con otros de sus compañeros que una no llegaban a la ciudad, habían sido trasladados por un año a la escuela secundaria Domino donde estudiaban Yugi y sus amigos

- Olvídenlo…ambos son unos perdedores, solo espero que mis demas compañeros vengan pronto, para estar con ellos y no con ustedes…-dijo cerrando sus ojos he intentado disfrutar su comida…

- Pero Yugi se notaba muy triste…-Yuki bajo su mirada…-Ra quisiera haber hecho algo para ayudarlo

- No te preocupes Yuki…-Sho tomo una de las manos de Yuki para que lo mirara- presiento que esta no será la ultima vez que lo veamos…

- Ojala y así sea Sho…

Yuki sonrió y con eso termino la platica entre ambos...mientras tanto los amigos de Yugi estaban buscándolo por diferentes lugares, esperando encontrarlo pero Yugi lo que menos deseaba era que lo encontraran. Estaba demasiado deprimido y triste como para que querer estar con ellos…por ello había ido a un lugar donde el y Yami solían ir cuando el faraón, necesitaba pensar y reflexionar…el parque…quien se imaginaria que el lugar mas obvio seria el lugar menos probable de encontrar al pequeño duelista…pero para el, ese lugar solo le traía mas dolor y sufrimiento…

- ¡¡YAMI- grito un desesperado chico en medio de aquel dolor en el que atravesaba, volvió a sufrir otra decepción, otra ilusión que se la llevo el viento, y quizás de esta vez no se repondría tan fácil- quiero morirme…Yami si existes si aun estas a mi lado…llevare contigo, por favor…snif…

Sollozo Yugi cayendo al piso, y al igual que la tristeza en su corazón, el cielo se puso gris, y luego las primeras gotas comenzaron a caer, mojando al chico que sollozaba… las gotas se hicieron tan fuertes que mojaron toda su ropa y cabello el cual se había pegado a su cara, pero ni ese detalle hizo al chico buscar un lugar donde refugiarse, era mas la tristeza en su corazón, era mas fuerte, que la sensación de estar empapado…pero sin saberlo no era el único que sufría de la misma forma, ya que muy alejado de su época había un faraón que miraba el sol radiante de Egipto y a su gente hacer sus tareas diarias, con entusiasmo y alegria… mientras el, miraba el pasar del tiempo con tristeza y nostalgia…

Nadie podía saber si Ra, les haría el deseo que pidieron en sus corazones, o si los nuevos chicos que Yugi había conocido a uno de ellos, los cuales sin que el pequeño duelista lo supiera, se iban a convertir en una parte importante de su vida, los cuales se encargarían de cambiarla para siempre, tanto la vida de Yugi y sus amigos…como tambien Yugi y los demas cambiarían la vida de los cuicos que hasta aquel momento eran desconocidos…

CONTINUARA………………..

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

HOLLY: Hola gente…bien aquí esta loca idea que se me ocurrió… espero que le guste…este fic será combinado con Yu-Gi-Oh! GX bueno con la poca información que tengo sobre esta serie, intentare darle una personalidad a cada personaje…disculpen si es bastante alejado de la realidad…

YAMI: Ra compartiré cámara con la competencia…-mirando de reojo a todos los actores de YGO GX

RYO: No te preocupes faraón, no te opacaremos mucho…

SHO: Hermano no seas malo con el…recuerda que es el rey de los juegos…

RYO: Seh, seh…

YUKI: Ra, yo aun no entiendo como no reconocí a Yugi…

RYO: Huy eso fue demasiado con ese cabello, esa estatura…Ra era bastante obvio es un chico que no pasa desapercibido…

YAMI: (Sape a Ryo) Oye no te permito que hables así de mi hikari…

RYO: Lo siento pero es verdad…

YUGI: Ya chicos no se peleen…

YUKI: Yugi-kun me das un autógrafo…

SHO: A mi tambien por favor…

Yugi sonrojado…

YUGI: Claro…

MARIK: Oye faraón, el enano te esta robando mucha cámara…

BAKURA: El cuidatumbas tiene razón…

YAMI: Mejor el, que los engreídos de la competencia…

BAKURA: Buen punto…XD

HOLLY: Bueno gente espero que les haya gustado el primer champer, solo una aclaración si ustedes aun no han visto el final de YGO…pues les explicare un poco…en el final del anime…Yami regresa al su mundo…al pasado con sus amigos de Egipto…cruza un portal y todos los chicos incluyendo Yugi lo ven desaparecer en el, hasta que la puerta se cierra nuevamente…se supone que el fic...este fic…es un año después de eso…espero que no los haya confundido…

YAMI: Bueno no mucho…

HOLLY: Si hay alguna confusión me lo hacen saber….o si quieren que les pase el final de YGO para que lo vean y le tomen mas sabor al fic…pues me mandan un correo en mi Bio esta mi correo de MSN para quienes me quieran agregar a su lista de contactos…XD

YAMI: Pero cuidadito que ella es mi nena…

HOLLY: Si Yami…

YUKI: Tengo un autógrafo del rey de los juegos…-abrazando la libreta-…-soy feliz…

SHO: Yo tambien…XD

BAKURA: Que patéticos…

MARIK: Gotita…Ra…

HOLLY: Bien gente me despido espero que sigan leyendo el fic…y que les haya gustado…les aviso que el próximo fic que actualizare es "El Amor de un Angel"asi que estén pendientes…

YAMI: Sayonara…

YUKI: Besos…

SAYONARA.-

HOLLY MOTTO.-