Promesas

Capitulo 1

El retorno

Ahhh, que aburrimiento. –Se queja un hombre mientras se estira en su lugar con desgano y fastidio.- Ya he estado tres horas seguidas en este tren. Espero llegar pronto. –Se dijo así mismo mientras se volvía a acomodar en su pequeño asiento. Acto seguido volteo a ver el paisaje por la ventana. Era primavera, así que todo estaba verde o en el caso de Japón rosa. Ya que todos lo árboles estaban repletos de sakura hana. Si, la vista era realmente hermosa, pero pronto dejo de ser el centro de atención de aquel hombre, cuyos pensamientos comenzaron a recordar el porque se encontraba haciendo ese viaje. Sus labios se movieron susurrando una palabra que apenas pudo escuchar el. Después de eso se volteo dispuesto a dormir lo que quedaba de viaje.

Mientras el tren apuraba su marcha, bajo aquel mismo calido sol en la Escuela Seito Sannomiya se encontraba sentada en el verde pasto una chica que se veía muy interesada en algo.

¡Me rindo! No puedo hacerlo. –Gritó repentinamente la chica de cabello castaño atado en dos pequeñas coletas mientras arrojaba la lo que tenía en sus manos fuera de su vista. La castaña se sentía un tanto frustrada, así que recargo su cabeza en sus brazos intentando no pensar en aquello que no podía resolver. Así estuvo buen tiempo. Levanto la cabeza solo cuando escuchó pisadas alrededor. Volteó hacia todos lados pero no vio a nadie. Repentinamente sintió como la abrasaron por atrás para después levantarla en el aire, lo cual le causo mucha sorpresa hasta que vio de quien se trataba.- Konnichiwa, esta vez si que me has asustado. –Le susurro suavemente.

Eres tan linda… Fuko. –Sonrió aquel joven para después besarla suavemente y bajarla al suelo. Fue entonces cuando se percato de una revista tirada en el suelo. Se dirigió a ella para recogerla.- ¿Es tuya? –Le preguntó a Fuko, quien solo asintió.- Toma. –Le dio su revista. Ella la agarró con un poco de desgano para después entrelazar su mano libre con la de aquella persona e irse caminando hacia el edificio, ya que la campaña que indicaba el fin del receso comenzó a sonar.

Las clases pasaron rápido. Fuko y todas sus amigas (Fujio, Miho y Seiko) habían quedado en salir a comprar un helado y quedarse a platicar en algún parque. Mientras tanto en otro lugar de esa misma ciudad un tren llegaba a la estación después de un largo recorrido. Una ves que se detuvo, este abrió sus puertas para dejar salir a toda la gente.

Al fin pude salir de esa horrible lata de sardinas. –Dijo para si mismo el joven mientras se estiraba perezosamente. –Ahora solo tengo que encontrar un lugar donde hospedarme. –El joven se quedo pensativo un momento.- Ya se, iré con Umeda. Tal vez… -Sonrió perversamente.- Pueda fastidiarlo un poco, además de que ya se como escapármele para no tener que pagar el alquiler de inmediato. Bien, aquí voy. –El joven suspiro hondamente antes de comenzar a caminar. A cada paso que daba pensaba en la razón del porque se encontraba el ahí en ese momento y también en si había hecho bien al regresar. Pero ya no había vuelta atrás. Ya se encontraba ahí y ahora seguiría hasta el final. No importando lo que pudiera pasar.

Continuara…

Esta es mi primera historia de este anime. Espero que me quede bien, o al menos que alguien la lea ¬¬.

Se que este capítulo me quedo corto, pero eso es porque este es como un prólogo o introducción. Ya los demás serán más largos.

Dewa Matta!

PD: Dejen Reviews Onegai.